¿QUIEN TE CUIDARÁ CUANDO SEAS MAYOR?

“¿Quién te cuidará cuando seas mayor?”

Buena pregunta. Pero quien la hace no sabe que la respuesta que tiene para sí igual no es tan buena como se cree.

Un artículo de Daniel Díez


Uno de los problemas a los que todos nos tendremos que enfrentar algún día es al de la muerte. No piensas en ella cuando eres joven, pero llegados a una edad, y viendo que gente no mucho más mayor que tú tiene la mala suerte de enfermar, empiezas a plantearte que igual algún día no muy lejano empieces a no valerte por ti mismo.

Tu en cambio, sigues soltero.Y empiezas a pensar que quizá no sea tan mala idea vivir acompañado. O incluso tener hijos que te puedan cuidar si coges algún día una enfermedad crónica.
Esto, que es algo, obviamente egoísta, o sea, algo que haces para un beneficio propio y perjuicio de otros, no sale del amor. Sale de la necesidad. Y es que de una forma u otra, muchas personas se echan pareja por satisfacer sus necesidades presentes y futuras. Por lo tanto, si alguien así te elige de esta forma, te está eligiendo por lo que puedes aportar. Y si lo haces tú, pues lo mismo.

Pero esto, que en un principio, podría verse como una “buena idea”. Quizá no lo sea tanto si analizamos sus pros, y sobre todo sus contras.

Si te casas y tu pareja muere antes de una enfermedad larga y muy dependiente, sacrificarás tu tiempo y tu vida a cuidarla, cosa que te honrará e incluso harás de buena gana porque lo harás a una persona que quieres, pero lo que pasará es que morirás solo igualmente.
Lo mismo pasaría si se divorcia de ti. Morirás solo.

Si hablamos de tener hijos, vamos a decir que tienes 2 hijos, la parejita, por ejemplo. Uno puede que se haya ido a vivir a china o a cualquier otro punto. Y es que en un mundo globalizado y especializado, es más que posible. El otro hijo, por ejemplo tu hija, y que sea chica es una ventaja porque estadísticamente, las mujeres están más dispuestas a cuidar a sus padres que los hombres. Es lo que hay. Esto supongo que nos deja mal a todos los hombres. Pero si es así, se asume.


Igual no es tan buena idea

Tu hija podrá cuidarte en la medida que sus circunstancias se lo permitan. Eso siempre y cuando a su marido no lo destinen a otro país y estemos en las mismas.

También puede pasar que tus hijos no quieran saber nada de ti por el síndrome de alienación parental. O que tengan cualquier otra razón de peso para no poderte ayudar.

Y por supuesto, siempre está el problema de que al estar divorciado, en el caso de que algún día te cases y tengas hijos y termines como digo, divorciado. Lo más probable es que tengas muy pocos ahorros. Una familia es cara de sostener. Y si estás divorciado es fácil que hayas perdido una casa que habrás pagado con muchos sacrificios. Y las pensiones de manutención también son un buen pico. O sea, que llegarás a viejo sin casi dinero o con mucho menos del que podrías haber tenido siendo soltero toda tu vida.
Porque esa es otra opción. No casarse y no tener hijos. Y ahorrar dinero para cuando seas una persona mayor y dependiente. Y sí te puedas costear los servicios de un asistente.

Sea como sea, el futuro no lo podemos ver. Quizá la medicina, los avances tecnológicos y sociales nos den una sociedad donde la dependencia tenga soluciones más fáciles que ahora o incluso se minimice con herramientas que ahora mismo son inimaginables.

Pero una cosa es segura, tener una pareja e hijos no es una solución perfecta para afrontar la vejez con garantías. Incluso, quizá sea mejor ser soltero y ahorrar todo el dinero que puedas para luego costearte los servicios que puedas necesitar. O suscribir un seguro.


Resumiendo, si te estás planteando tener pareja para afrontar un futuro con más garantías. Quizá no sea la mejor idea. O a menos la mejor razón para hacerlo. Luego, claro, siempre puedes hacer lo que quieras. Pero si bajas el listón porque el estar solo no es una opción, quizá lo que pase esté muy lejos de lo que esperabas que era una relación de pareja. Y encima, mueras solo igualmente.
Publicar un comentario