MUJERES SIN PROFESIÓN

Un hombre sin profesión se tendrá que buscar la vida para trabajar y trabajar de lo que sea. Pero trabajar. Es la penitencia por haber estado disfrutando del tiempo mientras los demás madrugaban e hincaban codos. Mientras unos no tenían un duro por ser estudiantes, los otros se follaban a las que a ti te gustaban. Es que ellos eran muy independientes y se comían el mundo con su coche y su sueldo de currante.



El Reggaetón, no se puede decir que sea una música de calidad. Al menos es lo que dicen los entendidos. También es cierto, que hay cierta relación entre una baja cultura y el gusto por estas músicas. Podríamos decir que es un indicador para descartar de entrada a toda mujer que sea fan de estas cosas.

¿Por qué? Pues hoy el tema va de esto. No de echar a correr si ves a una mujer reggaetonera, no, pero sí preocuparte si estás en una relación con una mujer que no tenga cultura. Al menos, que no tenga una profesión.


Imagínate cualquier hombre de los que se fueron al paro en la crisis del ladrillo que sufrió España a principios de década. ¿Dónde están ahora? Ninguno de ellos es amo de casa, eso te lo puedo garantizar. Bueno, alguno habrá, pero será anecdótico.

Muchos de los que se metieron al ladrillo no eran albañiles de profesión, si no, que entraron porque se pagaba bien y se hacía lo que les mandasen. Eran trabajos físicos y muchas de las veces al frio y en condiciones poco cómodas.
Estos hombres, cuando se fueron al paro, intentaron trabajar de lo que fuese. Ya sea desatascando tuberías, haciendo chapuzas, desescombrando fincas, de camionero o de lo que sea.
Ok. Más o menos lo sabes tú y lo se yo porque hemos tenido algún amigo en esa situación.
Son profesiones donde no ves una cola de mujeres. No, son profesiones típicamente masculinas.

Un artículo de Daniel Díez


Pero ¿Qué pasa con una mujer sin profesión? Y cuando me refiero a “sin profesión” me refiero a que no sepan hacer ninguna actividad que requiera cualificación o de tenerla, que sean cualidades de un mercado saturado donde no haya sitio para más profesionales.



Hay profesiones, que ya sea por prejuicios del empleador o por un tema de imagen y marketing, que solo contratan a mujeres jóvenes, pero no a mujeres a partir de cierta edad. No digo que esté bien, no es ese el tema de este artículo. Solo digo que hay mujeres sin profesión o con profesiones donde a partir de cierta edad no las van a contratar en ningún sitio. Por ejemplo, es fácil que, si eres una mujer joven y de apariencia normal, te puedan contratar para dependienta de una tienda. Pero si eres mujer de 45 años. Puede que te contraten si eres experta en lo que se vende, pero hablamos de mujeres sin profesión. Y a estas, a partir de cierta edad lo tienen más difícil como “mano de obra”.

Bueno, pues imagínate que te echas una novia. Pero tu novia no tiene muchos estudios o sus estudios son de estética, o de arte, o de restauración. De lo que sea, pero que sean profesiones donde hay poco trabajo o se discrimina a la gente a partir de cierta edad.
Pues te encontrarás con que sales con una chica que puede tener trabajo, pero:

1 – Seguramente no sea el trabajo de su vida y llegue a casa a contarte lo agobiada que está, lo mal que lo pasa y lo infeliz que le hace su trabajo.

2 – Que si la empresa cierra o se busca alguna triquiñuela para despedirla, a partir de cierta edad tendrá problemas para conseguir trabajo. Y de conseguirlo, será peor incluso que el anterior.


Como hombre, te sientes en la obligación de hacer feliz a tu pareja. No te gustará que sufra o tenga una vida desgraciada. Por no decir lo poco que te gustará llegar a casa para oír a la parienta quejarse de la vida.
Al final, ella terminará siendo infeliz o ama de casa. O las dos cosas. Si es lo segundo y tú ganas lo suficiente por los dos e incluso te gusta que tu mujer esté en casa con los hijos, quizá sea lo ideal. Búscate a una mujer sin profesión y que termine dependiendo de ti.

En cambio, si lo que quieres es que ella sea feliz. Que sea autosuficiente económicamente para que no te sangre en un hipotético divorcio, intenta evitar a las mujeres sin profesión.

Sí, se que muchos no están para poder elegir y descartar. Pero cuidado, si eres de esos con un bajo valor de mercado que se tienen que conformar con lo que caiga, quizá ella esté contigo para sacarte los cuartos o vivir bien a tu costa. Porque si no puedes elegir es porque no vales gran cosa. Y si no vales gran cosa ¿Qué hace ella contigo?

Un hombre sin profesión se tendrá que buscar la vida para trabajar y trabajar de lo que sea. Pero trabajar. Es la penitencia por haber estado disfrutando del tiempo mientras los demás madrugaban e hincaban codos. Mientras unos no tenían un duro por ser estudiantes, los otros se follaban a las que a ti te gustaban. Es que ellos eran muy independientes y se comían el mundo con su coche y su sueldo de currante.

TÚ Sólo tienes una OPCIÓN: trabajar
Las mujeres lo mismo, mientras unas eran responsables y estudiaban algo para ser independientes el día de mañana, otras optaban por la vía fácil de la fiesta, del vivir de guapas y de la atención de los demás. De echarse al novio más guay y hacer que se estudia buscando algo fácil que no requiera mucho esfuerzo.

Luego llega el mundo adulto. La mujer que no se esforzó demasiado, que se metió para el cuerpo todo lo que la vida le ofreció, te llega a ti vendiéndote que la vida la ha tratado mal. Y tú, que hiciste todo bien, que te esforzaste y sacrificaste, la metes en tu vida. Luego, ella vivirá de tu esfuerzo y tu trabajo. Vamos, como el estado.
¿A cambio de que? ¿De amor? Como te he dicho en muchas ocasiones. Quizá ella ame más lo bien que le hace sentir la posición y la vida cómoda que le das que realmente te ame a ti.
Sea como sea, plantéate si tienes que ser siempre el que se sacrifique y tenga que cargar con el peor papel. Sí, ese patriarcado tan malo para ellas. ¿Acaso está siendo bueno para ti?
Si puedes elegir, elige bien. Si elige tu polla por ti, te deseo suerte. Poco más se puede hacer.


Publicar un comentario