¿ERES UN VIOLADOR? EN CUALQUIER MOMENTO PUEDES SERLO

¿Eres un violador? Me imagino que piensas que no. ¿Y si mañana te acusaran de serlo? Supongo que eso no te pasaría. Porque obviamente si una mujer no quiere hacer algo contigo no vas a forzarla.


Un artículo de Daniel Díez




Me acuerdo de hace unos años, un amigo mío conoció por Tinder a una chica con la que acordaron hacer un trio. Mi amigo, mi otro amigo y ella. Estábamos de fiesta, yo con ellos. Se whatsaperaon y quedaron a la puerta de un pub. Les dejé allí. Más tarde, porque dormían en mi casa, llegaron contando la batallita. “Comió más carne que un oso hambriento” decía mi amigo. Sí, ya sabes, los tíos somos lo peor. 

Resulta que se fueron a un descampado muy famoso que hay en mi ciudad. Y se pusieron a la faena. Se puso a llover. Y aun así siguieron. Cuando terminaron, la dejaron en casa y ellos a la mía.

Sí, las chicas follan. Sí, y hacen tríos y cosas “peores”. Yo jamás lo he hecho, pero me lo han ofrecido más de una vez. Vivimos en una sociedad donde las mujeres cada vez son más como los hombres. Y mientras todo sea consensuado, no debería de haber ningún problema.

Pero aquí es cuando llega lo turbio del asunto. Imagínate que mis amigos les da por hacer alguna foto. O ser de la misma pandilla y ella ante el miedo de que el tema se hiciese público, una vez hecho el dichoso trio, decidiera que se arrepiente y para que la sociedad machista en la que vivimos no la tache de la “Más puta de la ciudad”, decida denunciar que fue violada. ¿Es imposible que pase eso? Bueno, improbable, pero no tanto.

Más adelante, la chica del trio quiso repetir. En este caso solo con uno de los dos. Le daba igual cual, pero solo con uno. Y resulta, que, conociéndose más, la chica resultó ser una persona con muchos problemas psicológicos. Había tenido un intento de suicidio y estaba en tratamiento con profesionales. Obviamente, de una persona que no está equilibrada del todo, es más fácil que puedan suceder cosas como las que describo que podrían haber pasado.

Pero supongamos que la chica es una chica 100% normal. Como la mayoría. Y decide tener sexo con mis dos amigos. Pero cuando llegan al descampado le empieza a bajar el puntillo de las copas que se tomó y comienza a ver lo sórdido de todo el asunto. Empieza a arrepentirse. Pero claro, lleva tiempo siendo una chica moderna y echada para adelante. ¿Cómo va a decir a los dos chicos todo calentorros que ha cambiado de idea? Igual la insultan o la llaman calientapollas. O la desprecian. Y tiene el sexo igualmente, aunque lo hace sin ganas de tenerlo. ¿Es una violación? Ella dijo que sí al principio. Pero luego no quería. Pero no dijo que no. ¿Es una violación? Hay quien dice que sí.

“Oye, igual no es tan buena idea”. Dice ella. “Que si, ya verás que lo vamos a pasar genial” Diría uno de mis amigos. ¿Es eso un no? Porque para mi amigo, si al final mantienen relaciones, puede ser “la convencí”.

¿ALGUIEN TE CREERÁ A TI?

En el supuesto de que la chica les denunciara por violación… ¿Alguien creería a mis amigos?

Un prado de mala muerte. Lloviendo. ¿Una chica sola se pondría a tener sexo con dos chicos que “no conoce” en un descampado a las 5 de la mañana lloviendo y por voluntad propia? La defensa y la opinión pública lo tendrían muy fácil para crucificar a mis amigos.

Si voy por la calle y un atracador a punta de navaja me pide el dinero, si me resisto es fácil que me meta una puñalada. Pero si una chica empieza a ver que una situación se complica y decide no tener sexo, no digo que se resista físicamente, pero si dice “No” o “No quiero hacer esto”, no hace falta que lo diga diez veces, solo hace falta que lo diga una vez. Y no hacer nada más. Si la siguen obligando, ahí es mejor que no oponga resistencia por lo que pueda pasar. Pero ha dejado claro que no quiere.

Si una mujer tiene sexo con un hombre. O con dos o con tres, y de verdad no quiere. Ha de decirlo. Porque igual yo soy capaz de detectar que una mujer no está disfrutando. Pero hay hombres con poca experiencia, o los hay con cero empatía o directamente tontos de remate. Y a estos, hay que dejarles claro que lo que están haciendo no es consensuado.

No es no. Lo dicen mucho. Pero es que hay que decirlo. Y decirlo en serio. No sirve un no entre risas mientras ella se pega más a ti.

También se dice que si no hay un “sí” explícito es que es un no.
¿Acaso habéis visto una película romántica donde el protagonista bese a la chica pidiéndole permiso antes?
El cortejo humano es complejo. Obviamente no se puede estar pidiendo permiso explicito para todo:

“Oye, que te voy a besar. ¿Puedo?”
“Oye, te voy a tocar una teta ¿Puedo?” Y así todo.

Obviamente, las cosas no son así. Todos somos adultos a partir de los 18 años. Si una mujer no sabe decirle que no a un hombre algo falla. Si una chica cambia de opinión ha de decirlo. Porque el hombre no lee la mente. Depositar en el hombre toda la responsabilidad de interpretar, acertar en la interpretación y actuar correctamente es mucho pedir.

La mayoría de nuestros adolescentes mantienen relaciones sexuales. Cada vez a más pronta edad. Y lamentablemente, casi siempre borrachos. Son los dichosos botellones.
Una chica joven, bebida y sin experiencia. Como luego se arrepienta y diga que no quería, al chico se le cae el pelo.
Si una chica solo por denunciar que ha sido forzada el varón va a la cárcel hemos de prepararnos para una epidemia.

La ley, al menos hasta ahora, funcionaba con pruebas. Si la mujer no dice que no de forma suficientemente clara para que el presunto sepa que lo que está haciendo no es algo voluntario ¿Qué le podemos pedir a un adolescente? ¿Poderes mágicos?


Si solo sirve la palabra de una mujer y ninguna prueba más para declarar un acto sexual como una violación, hemos de prepararnos para una epidemia. Estaremos menos preocupados por nuestras hijas, pero muchísimo más por nuestros hijos. Estarán indefensos completamente.


Publicar un comentario