SI LUCHAS, QUE SEA POR ALGUIEN QUE LO MEREZCA DE VERDAD

Cuando te pasas la vida luchando por cosas, por ideas, por causas justas, por trabajos y por proyectos que quieres que salgan, te acabas quemando. Te quemas mucho además, si todas estas batallas en las que has gastado tiempo y esfuerzo, te han sido encargadas y no has visto un premio o una recompensa. Dicen que la fe, es precisamente esto: creer, aunque no veas. Deduzco entonces, que debo ser un hombre sin fe. Te voy a decir algo: a Superman, le importan una mierda la Tierra y todos sus habitantes. A Superman, quien de verdad le importa, es primero Lois Lane… y después su madre. Si existiera de verdad, estaríamos jodidos.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Si Superman existiera de verdad, estaríamos jodidos. Lo digo, porque la inmensa mayoría no merecemos que luchen por nosotros. Es fácil acogerse al papel de justo y bueno sobre el papel, pero cada uno sabe lo que lleva por dentro, lo que ha hecho y lo que no. ¿Por qué ama tanto Superman a Lois Lane? Pregúntale a él, si le ves por la calle yendo al trabajo, aunque dudo que esto ocurra.

Cuando luchamos por alguien, lo hacemos porque le queremos, porque le amamos, no porque esa persona lo merezca. El ser amado, es algo que no implica merecérselo: pregúntale a tu madre si mereces que te quieran. Simplemente estás aquí y ella te quiere. No creo que se haya planteado el detectar las causas exactas del por qué esto es así; simplemente, te quiere. A lo mejor no le queda otra, a lo mejor no es algo voluntario.

No se necesitan razones, aunque las tengas, para fijarte en alguien. Puedes justificarlo a posteriori con las palabras y las ideas que quieras; pero no es algo que se te exija. De hecho, cuando te enamoras de alguien, la racionalización siempre viene después del impacto. Hasta para alguien tan supuestamente cerebral como yo, esto es así. Puedo poner todos los parches que quiera, pero la atracción estuvo allí y primero… y ésta, fue irracional e instintiva.

¿QUIÉN TE PIDE QUE LUCHES 
POR ELLA O POR ÉL?

 Ahora piensa fríamente en las personas que te rodean, en las personas que quieres, en tus amigos, en tu familia y en tu pareja si la tienes. Dime sinceramente, incluyéndote a ti mismo en la lista de la duda ¿Quién de todos nosotros merece realmente que luchen por él o por ella? Y mientras te hagas esta pregunta, te darás cuenta que en efecto, mi querido princeso o princesa ¿Acaso no somos capaces de luchar por nosotros mismos, que tiene que venir alguien a demostrarnos amor verdadero?

¿NECESITAS SER SALVADA POR AMOR?

 No pensaba que la discusión fuese a salir por ahí, pero mira… me he terminado respondiendo yo solo, sin tanta heroica ni romanticismo. Porque aunque no lo parezca, este texto está cargado de romanticismo: luchar por alguien que lo merezca, lo dice todo. ¿Quién lo merece realmente? ¿Los amores verdaderos? ¿Tu mujer? ¿Tu novia? ¿Tus padres? ¿Dónde está escrita esta norma? Por favor, que venga alguien que sepa más que yo, y me lo explique como a un niño.

Siempre puedes decir eso de “Si de verdad me quisiera, lucharía por mí” ¿verdad? Veo Disney por todas partes ¿Y tú qué haces? ¿te quedas quieta esperando? Si ese es tu planteamiento, es que sigues esperando a tu príncipe azul. Porque ese argumento, es de princesa del cuento encerrada en una torre y custodiada por un dragón, que espera a que un caballero de brillante armadura, venga y la rescate. ¿De verdad es necesario un rescate? ¿Un rescate de qué? Me pregunto. Esto no es amor, es ser un bulto pasivo necesitado de adoración.

¿NECESITAS QUE TE RESCATEN?

Al final resulta que esto va a ser contenido de memes angustiosos, de esos que se ponen en el muro de Facebook con arcoíris en el fondo… Tiene toda la pinta. Luchar por alguien que de verdad lo merezca… ¿en serio? Creo que cuando alguien nos interesa, y digo bien: nos interesa, debemos movernos y punto sin darle tanta épica a la historia. Realmente si le quitas el drama a la viñeta, es todo más fácil.
Publicar un comentario