MÁS PASADO, QUE FUTURO POR DELANTE

Cuando llegas a los 40 entras en la famosa crisis. Te da por pensar. ¿Qué será de mi vida? ¿Cómo he vivido hasta ahora? ¿Lo he hecho bien o he fracasado? Le das un aprobado o un suspenso. Me da por especular que muy pocos pensábamos que el tema iría como ha ido. Bienvenido a la fascinante década de los 40. Ya hay más pasado que futuro por delante.


Un artículo de Daniel Díez

El español medio se divorcia en esa década. Así que puede decirse que es una etapa de cambios en la vida. Normalmente a peor. Si no te divorcias, verás como tu mujer no quiere sexo tan a menudo. O nada de nada. Sobre todo, cuando deja de tener ganas de más hijos. O puede pasar que seas tú el que te follarías a cualquiera que no fuese tu mujer. Que también pasa. Más de lo que muchos querrían reconocer.

Si estas soltero o divorciado, verás cómo el mercado está mucho peor que cuando aún conservabas la juventud. La que no está resabiada de la vida ya está pescada. Y si no, loca. Y las que están libres quizá fueron atractivas en su día. Pero ya no. Toca bajar el listón y auto convencerte de que te gustan las mujeres que con veinte años dirías que no las tocabas ni con un palo.

Las chicas jóvenes pasarán de tu culo salvo que tengas el estatus de aquel que se puede permitir un Ferrari. Tus amigos de toda la vida te darán cita con la misma prioridad que las listas de espera de los especialistas en la Seguridad social. Te vas a matar a trabajar para estar ocupado o pagar todo lo que tienes que pagar. Si tienes tiempo libre, el problema será poder encontrar a alguien con quien ocuparlo.

HACE TIEMPO QUE NO TRABAJAS PARA TI

Entrar en los cuarenta y estar casado es todo un desafío. Porque tu libertad sexual será nula. Tu actividad sexual seguramente también. Tu tiempo libre será escaso. Las obligaciones y preocupaciones serán muchas. Y si eres de los pocos felizmente casados, con el tiempo te verás a ti mismo organizado comidas y cenas de negocios simplemente para poder tener una conversación de “tíos” con alguien. Para sentirte verdaderamente libre. Sentirte como cuando tenías veinte años.

En la década de los 40 vas a estar tristemente casado, soltero o divorciado. Los muy pocos tendrán una familia verdaderamente feliz. En España, en la última década los divorcios se han duplicado. En breve, el número de no casados será superior al de casados. Y si tenemos en cuenta que los matrimonios verdaderamente felices son los menos, el panorama pinta mal.

Vivimos en un mundo donde la gente sabe lo que es la palabra “estadística” pero no la entiende. Por ejemplo, nadie en su sano juicio jugaría a la ruleta rusa. La probabilidad de morir, aunque el premio sea grande, hace de tal decisión algo inasumible. El matrimonio tiene algo de ruleta rusa. Un matrimonio feliz sería la bala y una vida peor que la de soltero serían los otros cinco compartimentos del cargador. Podría decirte que no te cases. Visto lo visto, sería lógico pensar que no compensa. Pero sé que no me vas a hacer ni caso.

EN LOS 40 EXISTEN DOS TIPOS DE SOLEDAD

Es algo que cada vez se da más. Hay dos tipos de soledades. La buscada y la soledad por obligación. Esta, es la más habitual. Cada vez más habitual. Gente que jamás deseó estar sola pero que termina encontrándose en esa situación.

Observo a los conocidos que tengo. Todos sumergidos en lo que toca de la vida. Al menos en España, el hombre medio se pone a tener hijos cerca o entrado en los cuarenta. Cuando estás en la faena no piensas demasiado. Bastante hay con hacer lo que hay que hacer. Pero si miramos las estadísticas, muchos de ellos pasarán de la paternidad y vida en pareja a la etapa del divorcio. Todo en la misma década. Pasarán de tener una vida con sexo y compañía a una vida en la que solo habrá trabajo. Porque los amigos solo estarán en el Facebook. Es lo malo de no cuidar las amistades por tener otras prioridades y obligaciones. O por tenerlas ellos.

Si algo veo en los hombres entrados en la mediana edad, es lo solos que se encuentran. Echan de menos el hablar con otros hombres, los amigos al nivel que antes tuvieron. El colegueo y la libertad sexual de tirarse (o creer que pueden) a cualquier mujer. El matrimonio es algo que se diseñó por la sociedad hace milenios. Pero no es algo que esté funcionando bien en nuestros días. A los datos me remito.

Como hombre cuarentón me doy cuenta de que si miro para atrás, algunos trenes ya pasaron. Pero no los echo de menos. El amor que recibe la gente no es amor de verdad. Si no, ya me contarás porque una persona que te quiere no desea la custodia compartida o intenta sacarte todo lo que puede en un divorcio. El amor verdadero vendrá sin condiciones ni obligatoriedad de matrimonio. Sin contratos. En libertad. Te dejará pasar tiempo con los amigos y no sentirás que te falta algo. Y menos te sentirás solo. Y si no viene así, es que no es amor ¡despierta imbécil!

LOS 40 SON UNA HUIDA HACIA DELANTE

Algunos sin pensar, o pensando con la entrepierna, se meten en follones en los que no deberían. Otros lo hacen con la esperanza de no estar solos. Aunque luego terminan solos y peor de como estaban. El hombre de mediana edad es un hombre gris. Con vida gris y esperanzas del mismo color. Unos pocos se libran de eso. Por desgracia no demasiados.

¿Qué hago yo? Pues yo vivo como si tuviese 20 años. Algunos dirán que he fracasado o que soy un inmaduro. Otros me dicen que me envidian. Reconozco que un matrimonio feliz podría ser algo mejor que lo que tengo ahora. Pero lo que tengo ahora es infinitamente mejor que lo que hay cuando no te sale bien tu plan de matrimonio feliz. Algo, que estadísticamente es lo más probable.

Me quedo con algo bueno y seguro sin aspirar a algo potencialmente mejor, pero con riesgos que no veo inteligente asumir. No quiero venderte mi vida. Pero si ya estás en los cuarenta, tendrás que apechugar con lo que toque. Y si eres joven y estás leyendo esto, igual te he abierto los ojos y crees que las decisiones que tomes condicionarán mucho el resto de tu vida. Y estarás en lo cierto. Solo deseo que pienses poco con la polla. Y si eres de los que no saben vivir solos, lamento decirte que vas por mal camino. Igual tomas decisiones poco inteligentes con tal de no aburrirte o sentirte solo.

Los que piensen que soy un pesimista, solo espero que tengan razón, porque si no, la estadística estará en su contra. Y solo si has llegado hasta el final:

#WayDownWeGo #Hurt
Publicar un comentario