HOMBRES LIBRES QUE ESTÁN AL MARGEN DE TODA ESTA MIERDA

Temo por los niños. Y temo sobre todo, por los que llevan naciendo desde los últimos diez años hasta ahora. Aunque temo más, por los que están por nacer. No es justo lo que les están haciendo. Yo como adulto, mejor o peor, soy capaz de defenderme porque ya tengo una mente formada. Tengo unos recursos, una forma de pensar, una cierta independencia y una nada despreciable libertad para tomar decisiones, dentro de un marco social condicionado, que me permite aceptar o renunciar en la medida de lo posible, a aquellas cosas que me afectan. En cambio, un niño no puede hacer esto, es fácilmente programable y manipulable.


Un artículo de Miguel Lázaro
 A pesar de todo, un adulto tampoco está exento de manipulación o de programación social condicionada. Realmente ninguno estamos exento, pero al menos los adultos, tenemos más medios para defendernos, elegir y tomar decisiones. Se supone que somos libres ¿verdad?

Aunque si me preguntas, para mí que es ser libre, te remita a quien yo considero el hombre más libre de toda la historia: Francesco d’Assisi o Francisco de Asís, como le conocemos aquí. Aunque este modelo de hombre libre, hoy no sea entendido, ni compartido, mucho menos en Occidente por lo que implica: renunciar a todo aquello que te hace esclavo y poner la vida al servicio de quien lo necesita.

Hoy nadie se despoja voluntariamente de todo lo que tiene y manda a su familia, a su trabajo, a sus deudas y al resto de los barrotes que conforman nuestra jaula, a la más auténtica mierda. No hay huevos: en casa hay calefacción y en la calle hace frío… la elección parece fácil. Eso sí, el vivir dentro de esta jaula de barrotes de oro, tiene un precio: tu libertad. Y no solamente eso: tu salud mental, que es la que te hace ser quién eres.

Para mí la más absoluta libertad, sería no figurar en documento alguno; que no me conociera nadie, que pudiera moverme y desplazar libremente cuando yo lo considerase oportuno. Cambiar de lugar, de residencia, llamarme en cada lugar con el nombre que yo eligiera. No tener que estar aferrado a una titulación, o disciplina o profesión y poder emprender, crear e inventar. Espera, no tengo la necesidad de ser un Digital Nomad… no va por ahí la cosa. Más bien, tengo alma de ladrón de guante blanco, o de espía, pero como no me gusta que me hagan el mal, intento no hacerlo yo. Ahora viene la pregunta del millón, y nunca mejor dicho…

¿QUIÉNES SON HOY 

LOS VERDADEROS HOMBRES LIBRES?
 No tengas ninguna duda, pero ni por un solo momento: los que tienen más recursos. Y no solo esto, mejor dicho: los que nadan en recursos y menos conoce nadie. Lo mejor que te puede pasar, o mejor dicho, a lo mejor que puedes aspirar, porque estas cosas “no pasan solas” es a tener anonimato, poder de decisión y recursos a tu alcance. Esa combinación, es la que yo definiría hoy, como ser el puto amo; porque implica inteligencia. Si como lo oyes, inteligencia ¿o es que quieres ser princesa por un día? ¿o princeso? Creo que has visto mucha TV, que es precisamente, lo que se supone debes hacer para no molestar.

El tema, es que el exhibicionismo humano, tiende a asociar la fama y la popularidad al verdadero éxito… y eso, como saben todos los putos amos en la sombra, es un error garrafal, porque te quita margen de maniobra para actuar y tomar decisiones. Date cuenta, que de forma honesta y pública, uno no amasa grandes fortunas. Tampoco te van a explicar en un libro, o en un manual, cómo llegar a ser como ellos. No seas imbécil.

TUS HIJOS EN EL COLEGIO NO APRENDEN:

 SON AMAESTRADOS
Te das cuenta ¿no? Hablo de hombres, y habrá quien se moleste porque no hablo de mujeres en el poder… bueno, es que de eso ya hablan sin parar en muchos sitios. Lárgate si no te gusta, y vete a otra parte a aprender de mujeres en el poder, que las hay y no son pocas. Son prácticamente las dueñas de más del 60% del mercado del consumo (por si no lo sabías).

Por otro lado, en el extremo opuesto, Donald Trump y Vladimir Putin caen mal ¿verdad? Pero míralos, ahí están… y eso el feminismo de tercera generación, no lo soporta. Si te sientes atacado o atacada es tu puto problema. Deberías preocuparte más, porque a tus hijos los están educando otros y otras que no eres tú, y les están metiendo basura en la cabeza, para que sean manejables, dominables, incapacitados y sumisos necesitados de una continua figura de autoridad. Y lo peor, es que sabes que tu castillo de naipes, se puede derrumbar en cualquier momento, pero no lo quieres ver. Porque si de verdad abrieras los ojos, te volverías loco. Prefieres no sentirte amenazado, ni excluido… por eso dices que sí y agachas la cabeza.

¿Sabes una cosa? Lo mejor es ser un Don Nadie, quizás sea la única forma de mantenerse al margen de toda la mierda que inunda esta burbuja occidental, en la que estamos todos tan cómodos. Porque hasta en esta burbuja, ya se desprecia abiertamente al varón blanco heterosexual como si fuera el demonio… y eso, tus hijos lo cantan en el colegio al que les mandas, como el himno de la alegría. Y no solo en el colegio.

Lo mejor para ser libre, es que no te detecte ningún radar.
Publicar un comentario