¿DONDE ESTÁ LA FRONTERA DEL ACOSO?

El otro día estaba mirando como cumplimentar un formulario para que me pasasen la mensualidad de la línea de internet. Y es que resulta que, a nivel europeo, se ha estandarizado la forma de hacer estas cosas. Bueno, pues como suele ser habitual, no había manera de saber cómo cumplimentarlo. Porque ya me dirás que hay que poner cuando te pide un “ID identificativo”. ¿Pongo el DNI? ¿El NIF? ¿El número de pasaporte? ¿Mi nombre y apellidos? ¿Vale cualquiera de ellos? Pues tuve que buscar en Google y encontré un manualillo que una empresa había desarrollado para facilitar la vida a sus clientes.


Un artículo de Daniel Díez
 El Estado nos complica la vida. Y luego, a la siguiente convocatoria de elecciones nos vende que van a simplificarnos los trámites de todo. Y así desde que tengo uso de razón. Pero bueno, una cosa es cierta: una vez que sabes cómo proceder, cumplimentar el formulario y hacerlo bien, es toda la misma cosa.

Hace unos meses vi estupefacto un vídeo de una actriz española que nos quería enseñar a los hombres, todos muy ignorantes en la materia, que, si no había un sí verbalizado, no había consentimiento sexual. Así ella con cara de drama total en plan “Que esto es muy serio”. Y claro, tan serio es que me puse a pensar. Pues para no ser un violador, mis conversaciones tendrán que ser algo como esto:

Oye, sube a mi casa que te enseño mi nueva guitarra. Aunque bueno. Lo de la guitarra es una excusa, en realidad si subes es porque vamos a follar. ¿Sabes? ¿Quieres follar conmigo?

Entonces ella me dice que sí, y ya puedo proceder. Solamente falta que le haga firmar un pliego de conformidad ante notario. Pero cuidado: que aun puedes ser un violador. Porque si ella cambia de opinión a la mitad, o lo hace borracha, podría argumentar que fue forzada igualmente.

Entonces me veo a mi mismo imaginándome la escena en plan dirty talk: “Te gusta eh??? Dime que te gusta. Dime que siga”. Y claro, para registrar la conformidad expresa de tu compañera sexual, tendrías que documentarlo de alguna forma ¿qué hago? ¿grabo el acto sexual contenido en video? Bienvenido al mundo del porno jurídico-estatutario y al sexo intervenido: todo muy… no sé… raro.

Aunque bueno, aún podría argumentar que la forzaste. Así que lo mejor será que tengas un formulario donde ella pueda firmar su consentimiento. Uno al empezar y otro al terminar. Y ya no te digo que lo grabes en vídeo porque seguramente sea delito. Aunque pensando un poco… y si me graba ella a mí, también es delito ¿no? ¿Parece que soy un insensible y que bromeo con algo muy serio? Nada más lejos de la realidad.

PARA CONDENAR A UN HOMBRE SOLO HACE FALTA ACUSARLE

 Si alguien no quiere que bromee, que no lo lleven al absurdo. Que curiosamente es donde está ahora mismo el dichoso asunto. De unos meses para aquí, han salido en las noticias informaciones de hombres con poder, que han acosado e incluso violado a mujeres. Todo sea dicho, en muchos de esos casos, es la palabra de uno contra la de otro. Pero sea verdad o no, el honor de esa persona va a quedar en entredicho para toda su vida. Quizá algunos, gracias a esas acusaciones no pueda volver a trabajar en la vida: social, pública y mediáticamente YA eres un violador.

Por ejemplo, leo noticas de una mujer que cuenta que fue acosada por un alto político británico. El titular es impactante y no deja duda alguna. El político es un acosador. ¿Pero que hizo? Cuenta la noticia: “… se insinuó hace dos años durante una conversación en un bar, poniéndole la mano en la rodilla y asegurando que su mujer era "muy comprensiva". La militante conservadora asegura que salió tan "turbada y enfadada" del incidente que no volvió a tener contacto con él, aunque el actual secretario de Estado, le siguió enviando mensajes de texto explícitos.”

Espera ¿Acoso? ¿Qué es lo que entendemos por “mensajes de texto explícitos”? ¿Cómo debería de haber procedido este señor? Quizá decir algo más “conservador” como: “¿Quiere vuestra merced darme licencia para probar los favores de su sensualidad y la frugalidad de sus labios?” ¿O el problema es que el político no puede intentar ligar en el trabajo? ¿Hay una ley que lo prohíba?

Tenemos una noticia muy reciente donde un actor de Hollywood es acusado de acoso e intento de violación por un episodio de hace treinta años donde el susodicho, en estado de embriaguez interpretó como consentimiento que un chiquillo se quedase en su casa cuando todos habían marchado. No hubo violencia, ni hubo coacción o chantaje. Solo un tío borracho queriendo ligar cuando la otra parte no estaba por la labor. Y si es cierto que el chico “acosado” era muy joven. Pero igual hubiese dado si hubiese sido mucho más mayor.

También tenemos la historia de un chico que es muy abierto e intenta hablar con todo el mundo. Pues en el gimnasio se puso a hablar con la chica que tenía junto a él en la máquina de pecho. Hablar del ejercicio. Al día siguiente se la encuentra y le pregunta que le toca ese día. No la vuelve a ver más pero sí vuelve a saber de ella unos meses después. Un amigo le cuenta que esa chica es amiga de su prima y que esta dice que este chico la acosaba en el gimnasio. Este chico era yo. ¡El WTF!  lo oyó medio vecindario. ¿Qué la acosé por hablar con ella?

SI INTERACTUAR SOCIALMENTE CON UNA MUJER ES ACOSO... ENTONCES ¿QUÉ PASA A SER NORMAL?

 Ahora pongamos otro ejemplo: imagínate a una mujer que a la puerta de casa tiene constantemente a un hombre observándola. Le manda mensajes diciéndole las de cosas que le haría si ella quisiese. Y le envía fotos de su pene. Mensajes que sigue enviando, aunque ella le haya dicho en múltiples ocasiones que pare de enviárselos y la deje en paz. Esto es un acoso. ¿Esta historia se parece en algo a las anteriores? Yo diría que no. Eso es acoso, es denunciable, es condenable y es penalizable.

Pero ¿dónde está la frontera entre acoso y no acoso? Parece ser que es arbitrario. Parece que depende de si gustas, o no gustas, atraes o no atraes. Si la otra persona dice que es acosada, es su verdad. Y como seas mediático, a los periódicos les dará igual. Lo importante es que hay una mujer diciendo que fue acosada. La redacción de la noticia va a estar orientada en victimizarla a ella y culpabilizar al hombre.

Pero resulta que, en bastantes casos de estos, el hombre solo estaba intentando ligar. ¿Torpemente? Puede ser. Pero ¿Existe un manual donde se especifique que se puede hacer ¿dónde y cuándo? Si al final me van a juzgar, ya sea un juez o la opinión pública. Que me den un manual de lo que es acoso y lo que no es.

Y si al final tenemos que ir exigiendo un “sí” verbalizado, que así sea. Pero no podemos ir acusando a hombres de acosadores a la primera. Es mucho más fácil decir “Que no quiero nada contigo macho. Así que no sigas por ahí y ciñámonos a trabajar únicamente”. Si no lo entiende y sigue. Entonces sí será un acosador.

Si las mujeres aprendieran a decir que no en vez de sentirse “turbadas” y “enfadadas” porque un hombre ha querido ligar con ellas de forma torpe o inexperta, no arruinaríamos la vida de la gente tan alegremente ni habría esos “abundantes” problemas de “acoso”. Y es que parece que queremos infantilizar a la población. Luego nos ofendemos cuando hay tantos hombres que dicen eso de…

Eres un acosador si eres feo y un romántico si eres guapo

Pues a mí que me den un manual como me lo dieron para rellenar el formulario. Así sabremos que seremos unos acosadores si hacemos algo que se salga de ahí. Eso sí, que luego no vengan los lamentos de las solteras. Eso de “ya no hay hombres de verdad” o eso de “a mí no me entra nadie”. Y es que, lo están convirtiendo en un deporte de riesgo.
Publicar un comentario