¿ES O NO ES AMOR? TÚ CREES QUE SÍ, PERO…

Lo veo en las novelas, en las series, en las películas y en la gente. El amor es maravilloso. Dos personas se conocen, se enamoran, se casan y tienen hijos. Para empezar he de decir, que el enamoramiento no es amor. Lo hemos dicho aquí muchas veces y lo repito de nuevo: es un estado transitorio. Un estado normalmente de enajenación mental al que te somete la naturaleza para que tengas descendencia y cuides de ella. Decisiones que tomas enamorado no las tomarías en un estado más sosegado. Y es que por amor, hacemos locuras ¿No?


Un artículo de Daniel Díez
 El gran error de nuestra sociedad es el dar por bueno y aceptar que un enamorado está cualificado para tomar decisiones inteligentes. Y es que, si hacemos caso a lo que la ciencia y estadística nos dicen, el enamoramiento no dura más allá de 36 meses. En muchos casos ni eso y en casos más extremos donde hay dificultades o separación de los amantes, puede prolongarse un poco más. Pero lo que está claro, es que decisiones que afecten a todo nuestro futuro, no deberían de tomarse en un estado de sentir que es transitorio. O si no, dime ¿Qué necesidad hay de casarse y tener hijos al año de conocerse?

TE CAMBIO MI CUERPO POR EL TUYO

Dicen que los hombres tenemos privilegios por nacimiento. Dicen, que se da por hecho, que por ser hombre tienes más probabilidad de hacer historia, de que se reconozcan tus logros, de no ser juzgado socialmente por tu comportamiento, de no ser responsables directos de la educación y del cuidado de nuestros hijos, de que ganamos más por el mismo trabajo que una mujer, de no temer por nuestra integridad física sexual, de ser más fuertes por constitución corporal, de no ser víctima por condición, de ostentar el poder económico al ser proveedores de facto, de tener más fácil el acceder a puestos de responsabilidad, y aparte de todo ello y otras cosas, de orinar de pie.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Después de repasar esta lista de privilegios, que el feminismo alega que tenemos por condición, cuando nos señala con el dedo a cada uno de nosotros, como culpables naturales e históricos, de todo lo malo que hay en el mundo, haciendo que la propia mujer por ideología de género, parezca el ser más atacado, débil, frágil y despreciado de toda la naturaleza, quede relegada a un plano de indefensión continuada, por la mera existencia del varón, parece que a los hombres, no nos queda otra que dejar de existir.

PRESENTISMO: LO QUE PASA EN TU CABEZA

El otro día me encontré con una compañera del instituto. La recordaba tan rubia, tan guapa, tan bien hecha… Bueno, pues no me encontré con nada de eso. De hecho, me tuvo que parar ella porque no la reconocí. Ya era una señora. Supongo que yo un señor. Hay quien dice que los hombres envejecemos como el vino y las mujeres como la leche.


Un artículo de Daniel Díez
 A ver, a nivel de precio de mercado sexual, es cierto que un hombre puede mejorar o empeorar con el tiempo. Dependerá de lo que suba en la escala social y económica y lo bien que se mantenga físicamente. Una mujer, joda a quien joda, en el mercado sexual, a partir de cierta edad solo se puede perder valor. De momento es así y no tiene pinta de que vaya a cambiar.