TENSIÓN SEXOCIAL NO RESUELTA

Hubo una época, en la que decías que eras hombre cuando eras hombre, y no pasaba nada, porque así era. Si eras mujer, lo mismo. No había conflicto. Si eras homosexual, tenías que esconderlo. Y si eras lesbiana, por lo visto, ni existías… socialmente hablando, claro. No morían mujeres por violencia de género, porque no se retransmitía por TV. En esa misma edad, dicen quienes la vivieron, que no había libertad de expresión, y que no podías decir o pensar según que cosas, porque te metían en la cárcel por disidente. Pues de lo dicho, en esta era… es justo lo contrario.


Un artículo de Miguel Lázaro
 Ahora si eres hombre, y afirmas que lo eres, parece que estés declarando la guerra porque molesta que lo seas. Molesta, porque en tu ser de hombre, parece estar encerrado todo el mal universal y eres, has sido y serás culpable y responsable de todo. Si dices que eres mujer porque lo eres, no basta con ser, debes recibir un aplauso. Y no te basta solo con ser mujer, tienes que serlo todo, tienes que tener de todo y tienes que saber hacerlo todo, porque eres mujer y nadie puede ponerte una sola barrera, ni decirte que no a nada, porque por ser mujer, tienes derecho a todo.

TENGO UN AMIGO QUE… SE CASÓ CON LA PRIMERA QUE LE HIZO CASO

Los solteros que hemos elegido serlo voluntariamente, o por vocación, hemos vivido mucho situaciones como estas:

-“Oye tio, no seas muermo, vamos a tomar unas cervezas”. Acabas de llegar de currar y estás cansado, objetivamente cansado; pero bueno… todo sea por hacer equipo.

-Whatsapp cada diez minutos, meme por aquí, chiste por allá. Y el que hasta hace nada era un colega se convierte en un amigo con el que haces muchas cosas. Fiestas, escursiones, deporte, salidas, vacaciones. Y es que, tiene mucho tiempo libre, porque todavía no tiene novia.

-El amigo salido. Se apunta al Tinder, se folla a una, se folla a otra. Fiesta por aquí, fiesta por allá. Por supuesto, cuenta contigo para ser participe de todas las aventuras y salidas de caza.

Un artículo de Daniel Díez
 Mi amigo suele ser poco selectivo. Necesita sexo. O necesita una novia porque se encapricha por la primera que le hace un poco de caso. Y si no la consigue rápido, baja el listón lo que haga falta. Si ella quiere follar y salir con él: sirve.

QUIERO MUDARME A LA ISLA DE LAS AMAZONAS

 ¿Eres un hombre solvente? No te lo van a preguntar así, tan directamente, pero puedes estar seguro de que mucho del valor visible que puedas aportar, va a tirar por ahí. Pasan los años, las décadas, los siglos, las eras, los avances científicos y las supuestas revoluciones sociales; pero sobre el papel, aunque no esté explícitamente escrito, te siguen pidiendo garantías de solvencia a día de hoy, hasta para quedar a tomar café; cosa que en el mundo de las citas, es lo más bajo en lo que se puede caer.


Un artículo de Miguel Lázaro

Fíjate, para que lo entiendas: para atraer más visitas a este artículo, había pensado titularlo ¿Cómo atrapar a un millonario en Internet? Porque sé con total seguridad, que esa búsqueda va a mejorar el SEO de contenidos. Pero bueno, como ya está muy usada, y habrá antes un millón de resultados de búsquedas anteriores, le he dado una vuelta más políticamente correcta, aunque odio decirlo. Claro, que hay un millón de resultados, porque esa búsqueda de un hombre solvente, es una demanda que existe y que se googlea por millones de mujeres en el mundo. Pero no me mires mal: La vida es así, no la he inventado yo.

TU VIDA SEXUAL SEGÚN TU PROFESIÓN

Estaba viendo una serie de televisión donde uno de los protagonistas se quejaba de que su ex mujer le había dejado por un camarero. Se quejaba amargamente de que era humillante. Él era un ejecutivo de prestigio que ganaba mucho dinero. Y claro, que su mujer se fuese con alguien de una clase social más baja que la suya era humillante.


Un artículo de Daniel Díez
 El otro sábado por la mañana, me despertó el silbido del caramillo del afilador. Esa profesión en extinción pero que de momento se niega a desaparecer. Y no se por qué, me dio por pensar: “¿Que pasaría si me hiciese afilador?” y en seguida me di cuenta de que vivimos un mundo donde tener una profesión tan poco cool te pone en una situación donde tu vida sexual pasará de ser lo que es ahora a inexistente.

¿POR QUÉ SIENTO CELOS?

Este es uno de los artículos que hay que escribir explicando los conceptos como lo haríamos con un niño pequeño, que es quizás donde mejor se observa la naturaleza de este fenómeno 100% animal. Porque sí, que lo sepas: se trata de un fenómeno con una raíz puramente instintiva y no emocional, como tratan de pintarlo las corrientes políticamente correctas hoy en día, creyendo que los celos se pueden curar, corregir o eliminar solamente con “auto-sugestión y buenas palabras”.


Un artículo de Miguel Lázaro para EllasSaben.com
 Antes de empezar, te daré una primera pista (sin necesidad de volver a la jungla): Cuando quieras saber cómo somos hombres y mujeres en esencia, de verdad y sin tapujos, tienes que observar lo que pasa entre niños y niñas en un jardín de infancia, cuando todavía no tenemos “el cerebro lavado” ni el comportamiento adiestrado a vivir en sociedad. Te sorprenderías de todas las dudas que podrías resolver.