LA TRIADA OSCURA: EL SEX-APPEAL DE LOS PSICÓPATAS

Se tú mismo
Trátala con amor y respétala siempre
Quiérela más que a nadie
Hazla reír y la conquistarás
 
Después de este repaso a nuestros valores inculcados ¿Sigues vivo? ¿Te ha estallado ya la cabeza? ¿Qué no? En esta lista, estaban encerradas toda la sabiduría y todas las herramientas, que un buen hombre necesitaría de cara a una mujer a lo largo de su vida.


Un artículo de Daniel Díez
 Todo esto lo aprendí de adolescente. De entonces a ahora, no creo que haya cambiado mucho. Los valores y consejos que se nos dan son muy por el estilo. Vas creciendo e intentas ser un buen hombre. Haces caso a lo que se te dice y tienes la esperanza de ser recompensado. Lo ves en las películas de Hollywood. Hay una forma de ser: la correcta. Y haciéndolo así, todo funciona. ¿O no?

No vas a tratar a patadas a la gente. Es que ni siquiera es moral. Ni legal. Tratar mal a alguien es de ser un malnacido. ¿A dónde se va tratando mal al personal? Espera. Antes, un poco de realidad:

Sigues todos los consejos que se te han dado. ¿Y qué pasa? Pues pasa que, si eres alto, suficientemente bien parecido o tu situación socioeconómica es suficientemente buena, tendrás novia y lo que llegue después. Y esa persona hará suyo lo que dice todo el mundo: trátala bien, se simpático, hazla reír, estate seguro de ti mismo, etc. etc. Jamás se planteará si él hizo esas cosas. O sí las hizo, si su “triunfo” en el amor fue por eso o a pesar de eso. ¿Cómo se lo va a plantear? Hizo lo que le dijeron que había que hacer y funcionó. ¿No?

Si eres bajito, si no eres buen parecido, si no tienes familia con dinero o un trabajo chachi, haces todo lo que te dijeron y sufres. Sufres desengaños. Sufres abstinencia sexual forzosa, empiezas a ver como la mayoría de las mujeres que te gustan te dicen lo bueno que eres, pero te quieren como amigo.

ERES MUY BUENO, PERO... 

SOLO TE QUIERO COMO AMIGO
 Y claro, se folla a ese amigo tuyo que es gilipollas. Y todo lo aprendido, todo lo que te dijeron que tenías que hacer… golpea en tu cabeza. Golpea al mismo tiempo, que los testículos del gilipollas en la barbilla de la chica de la que estás enamorado. Zas!!! Ves la película porno en tu cabeza a todas horas. Tu amigo el gilipollas, con tu ángel del que estás enamorado. Dosis de realidad y de sufrimiento. Y si uno es joven, aun puede recibir mucho más de eso.

Esa acumulación de desdichas amorosas y el enfrentamiento con la cruda realidad, la realidad del rechazado, del que es buena persona, cariñoso, simpático, culto, inteligente, pero aun así, por algo que desconoce, sigue a dos velas. Esa realidad transforma a las personas.

“Ya llegará la que tenga que ser” “ten paciencia que ella llegará”. Le suelen decir. Pero no se salen de los consejos de siempre. Consejos que aplicados a rajatabla parece que no funcionan si no tienes otras cosas. Elementos que dicen que no importan. “Eso del dinero les importa a las putas e interesadas. Yo jamás me he fijado en eso” Dice la chica de tus sueños. Acto seguido se marcha, porque va a copular hardcore con un “triada oscura”.

¿Triada oscura? ¿Qué mierda es esa? Pues es un tema de psicología. Una persona con Triada oscura es aquella, que en su personalidad tiene estos tres rasgos: narcisismo, maquiavelismo y psicopatía. Hombres, que diversos estudios científicos han demostrado tener mucho más éxito con las mujeres que el varón promedio. Mucho más. No un poco más. Recalco: mucho más.

¿WTF? Sí. Asesinos múltiples casados con funcionarias de prisiones. Psicópatas y asesinos de masas con harenes de decenas de mujeres. Todos lo hemos oído alguna vez. Pero la tendencia natural, es intentar minimizar la importancia de todo esto, porque se pega frontalmente con nuestra concepción del mundo. Entonces, intentamos argumentar que son casos aislados, donde las mujeres son muy especialitas con psicologías muy determinadas. Pero que una mujer normal, nunca se iría con un triada oscura. No, claro… ¡eso jamás! Y más cuando la mujer hoy en día, es cada vez más selectiva, cada vez más independiente, y su peso social, es cada vez más pronunciado en la educación, política y medios de comunicación.

EL VARÓN PROMEDIO, SE DA CUENTA QUE NO PUEDE COMPETIR CON LOS VALORES QUE LE HAN INCULCADO
 Hasta que con ese fracaso sexual, y con otro más, y así varias veces, un chico promedio, empieza a darse cuenta. Lo malo del amor no correspondido es que el hombre sufre y piensa mucho en ello. Y si es listo, comenzará a darse cuenta de algunas cosas. Su amigo alto y exitoso jamás verá lo que él ve. Su amigo guapo tiene los sentidos orientado a otras cosas. Él ya tiene novia, ya no necesita pensar en esas cosas.

El chaval dolido y con una misoginia incipiente empieza a buscar por internet consejos para ligar. Y encuentra foros, libros y grupos de discusión donde le dicen que haga esto o aquello. Pero por supuesto, todo muy alejado de lo que lleva oyendo toda la vida. Nos dicen que los misóginos son unos maltratadores en potencia. Que todo empieza por la educación. Y las mujeres y el feminismo se apoderan de la educación. Y los hombres escuchan del pez como aprender a pescar. Y esa educación que quiere terminar con el machismo y el maltrato a la mujer, se convierte en una fábrica de misóginos, porque no se puede educar en contra de la realidad. Porque muchos, se están pegando contra ella.

Pues este chico que era bueno, que sufrió y sacó sus propias conclusiones del asunto, se ha vuelto pelín misógino. Y cuando digo misógino, lo digo desde un punto de vista femenino. El mostrar una faceta de la mujer donde no salga bien parada, es suficiente razón para ser etiquetado de misógino. Bueno, pues al replantearse todo lo que le contaron, todo aquello fabricado por la verdad única, por lo políticamente correcto y el pensamiento imperante, termina consiguiendo que busque y encuentre otra solución. Y la encuentra en Internet. En foros donde le dicen como pescar y lo que realmente funciona. El pez le estaba mintiendo. Y mucho.

Ahora internet le dice, que ha de adquirir algunos rasgos de la triada oscura. Y cambia. Y empieza a irle mejor. Y la gente le dice que es un misógino y que se ha convertido en egoísta e insensible. Lo que no saben, es que lo políticamente correcto y su aplicación es lo que le convirtió en un misógino. El ser egoísta e insensible, es solo un cambio para poder tener sexo. Se ha adaptado a la demanda. No es su culpa.

Cuanto más pronto nos demos cuenta, que antes de aprender nada nuevo, hemos de deshacernos del lavado de cerebro previo, antes empezará a irnos mejor. Hablamos de nuestra relación con las mujeres, pero se aplica al mundo en general. El hombre es un animal con un cerebro adaptado a tiempos duros, de cazadores recolectores con grandes posibilidades de morir antes de los 30. Y los estímulos a los que respondemos, no sirven para esta sociedad. El marketing, la política y el mundo en general van a aprovecharse de eso para inculcarnos su mensaje. Un mensaje propio. Con un interés que va a variar en función a quien emita la información, pero siempre irá en función a sus intereses. Pero dichos intereses seguramente no sean los tuyos.

HA LLEGADO LA HORA DE “DESAPRENDER” 

PARA ADAPTARSE AL MUNDO REAL
En el mundo del exceso de información el mejor adaptado es el que desaprende y filtra con mucho cuidado lo que mete de nuevo en su mente.

Así que, una vez conscientes de esto, cuando queramos aprender del mundo en el que vivimos, mejor recurrir siempre al experto en la materia. Con esto de la libertad de expresión, todo el mundo piensa que puede o debe enseñar a los demás. De inculcarle sus valores y su “verdad”. Y luego pasa lo que pasa. Funciona lo que funciona y quedan las victimas que quedan.


No seas víctima.
Publicar un comentario