DE MAYOR QUIERO SER AMO DE CASA

Las mujeres están hartas de muchas cosas. No quieren los roles que la sociedad les ha obligado a aceptar históricamente. Y protestan, por muchas cosas, para ellas. Si miras atrás veras que protestan y mucho: a nivel particular, en colectivo, en representación de… Podemos empezar hablando del físico, que es algo que parece que ambos sexos le damos mucha importancia. Porque sí, se la damos. No es algo que me haya inventado yo. ¿Bellas para quién? ¿Para nosotros? ¿Para ellas mismas? ¿Para competir con otras mujeres? o para ¿prosperar profesionalmente? No lo tengo claro, pero están hartas. Y siguen protestando.

Un artículo de Daniel Díez

 Vemos posar a personajes públicos sin depilarse. O enseñando sus cicatrices, o revelándose al uso de tacones. O por tener que ser delgadas o de tetas grandes. Y es que hay mucha presión sobre las mujeres para que sean bellas. O eso dicen. También es cierto que pueden no depilarse. Pueden no ser flacas. Incluso pueden tener pechos pequeños. ¿Pasa algo? No sé, yo creo que pueden hacerlo y no pasa nada. Vale, igual si no te depilas no follas, o follas menos. ¿Es ese el problema? O quizás protestan porque no nos gustan las mujeres sin depilar, o porque consideran una imposición social depilarse. ¿Deberían gustarnos? Lo desconozco.

Igual soy un ignorante y resulta que las consecuencias serían gravísimas y no me cosco del tema. Pero protestan. Y los hombres lo vemos y muchos asentimos a sus campañas y exigencias. Otros, solo a algunas. Porque a la hora de pedir y exigir, muchas se han olvidado de lo que es la igualdad.

¿Y el hombre? ¿protesta por algo? Pues podría decirse, que como los varones son el sexo fuerte y privilegiado no tendrían que protestar. ¿Pedir qué? ¿Poder parir y tener la regla? Y aquí es cuando llego a la conclusión de que quizá el hombre no sea tan privilegiado. ¿Blasfemia? ¿Somos privilegiados porque no tenemos la regla? ¿Es eso? Estoy preguntando, si lo hago es porque estoy abierto a entender fuera de mí, lo que pueda estar en juego.

Según la pirámide de Maslow, cuando las necesidades básicas están satisfechas, es cuando te empiezas a preocupar por otras cosas. De la aceptación en el grupo, de la autorrealización, de las necesidades intelectuales, etc. De esas cosas que no existían en la vida del hombre primitivo.

Bueno. Pues podríamos decir, que cuando una mujer protesta, lo hace estando en las partes altas de la pirámide. Que el tema de subsistir está cubierto y puede pasar a preocuparse por otras cosas.

Cuando entro en las redes sociales veo a mucha gente, sobre todo ellas, compartiendo sus momentos de ocio, de compras, en familia y con amigas. Vale, la gente siente la necesidad de presumir ante los demás de una existencia privilegiada. Y luego resulta que no es tan así. Pero digo yo, si tan maravillosa es tu vida ¿Qué tanto protestar y protestar? Ah, ¿Qué no es incompatible? Dime qué te falta, en serio… quiero saberlo, quiero entender. A mí es una pregunta que nunca me hacen, se da por hecho que mis problemas me los resuelvo yo. No hay ninguna entidad o derecho reconocido que me represente en particular.

CONOZCO MUJERES QUE COBRAN MÁS QUE YO

 ¿TENGO DERECHO A QUEJARME POR ELLO?

¿Y el hombre? En el tema de la pirámide de Maslow ¿Cómo va? Podría decirse que igual que ellas. En el mundo moderno ya pocos pasan hambre. Cosas del malvado capitalismo. Pero. ¿A mí me oprimen? ¿Hay presión sobre mí para o por algo? Pues mira. Ahora que me lo preguntas…

No tengo mucho tiempo libre. Ya sabes, es que tengo que trabajar. Y tengo que formarme para poder aspirar a mayor sueldo. Soy soltero y mientras mejor me vaya en la vida más mujeres guapas me harán más caso. O podría tener que trabajar para llevar dinero a casa y familia viva bien. Porque cuando la miseria entra en un hogar, el amor sale por la ventana. Y todos queremos amor ¿Verdad? Pues resulta que me parto el lomo todos los días y parece que no tengo alternativa.

¡Ostras! que soy bien parecido y me gustaría tener una mujer con un trabajo bien remunerado que me quiera, me cuide y me deje cuidar a los niños y no tener un trabajo más allá de cuidar de la casa y la familia. O un trabajo a media jornada. O trabajar para la galería, pero sin presión. Algo fácil y sin estrés. Aunque gane poco. Que ella gane por los dos. ¿No? ¿No puedo? Bueno, en realidad si puedo. Si alguna mujer guapa y con dinero me deja. Vamos… ¡Que no! ¡Que de eso no hay!

O sea, que a seguir trabajando. ¿por qué yo no puedo tomar esa opción? Quiero quedarme en casa cuidando de mis hijos, cocinar y compatibilizarlo con una media jornada, o trabajando online por ejemplo… Pero, toca seguir prosperando y ganando dinero. Porque si quiero elegir una vida acompañado de alguien atractivo que me quiera, y tengo que competir con lo que demanda el mercado de calidad, es lo que hay. A partirme el lomo. Y mientras yo trabaje, veré a un montón de gente de compras con dinero conseguido sin matarse, con móviles caros que alguien se los compró, a gente que solo le preocupa el filtro que le pondrá a la foto que subirá a Instagram. Mientras, yo sigo con la sensación de que trabajo demasiado, tengo muy poco tiempo libre para disfrutar y que el dinero que gano o ganaré será para “comprar” ese estilo de vida que me gustaría tener.

Y es que alternativas hay pocas. Salvo que renuncie a mis deseos de estar con una mujer que me apetezca follarme y que ella también quiera. Y luego, cuando todo se tuerza, porque estas cosas se tuercen mucho, tendré que llevarme la peor parte. Irme de mi casa. Dejar a mis hijos en ella. A mi ex en ella quizá follándose a otro en la cama que seguiré pagando. Y mientras, seguir trabajando porque las facturas serán muchas. Y querré rehacer mi vida. Y eso costará dinero.

Así que sí. No me siento un privilegiado. No siento que las preocupaciones de ellas sean tan importantes como ellas las sienten. Quizá si fueses un hombre del montón, sí, tú, mujer que no te depilas por la razón que sea. Quizá te sientas una víctima. Pero si de repente fueses un hombre. Quizá al poco tiempo, pedirías volver a ser mujer. O no, quién sabe. Por mi parte, me la sopla un poco todo ese tipo de luchas femeninas. Ya sabes, tengo que preocuparme por la parte baja de la pirámide donde parece que es mi sitio.
Publicar un comentario