CÓMPRAME UNA VIDA Y TE DIRÉ QUE “TE QUIERO”

 Si, que te quiero y lo que haga falta; pero solo si me prometes aquí y ahora que de aquí en adelante tendré la garantía de que nunca me faltará de nada, te daré mi “amor”. Me enamoraré de ti y todo será romántico y perfecto, nos sacaremos la foto y tendremos hipoteca con hijos, si antes la cama, la casa, el coche y todo lo demás está puesto. Cómpramelo todo antes y así me podré enamorar de ti… y si además eres guapo y más alto que yo, me sentiré atraída y protegida. Y después de este recital de conciencia, uno no puede juzgar porque son deseos.

ABSTENERSE SALIDOS


 Sigo viendo esa etiqueta en los perfiles de mujeres que veo en páginas de contactos. Es algo común. Si no es con esas mismas palabras, con algo parecido advirtiendo siempre para dejar claro que nada de “sexo rápido” o “rollos de una noche”. Teniendo en cuenta que siempre va la foto puesta, es algo que podría entender, pero termina cargando. ¿Qué pasa? ¿Es que no tienes otro argumento para darte valor? Me parece muy triste, que una mujer sea quien sea y venga de donde venga, utilice esa herramienta de advertencia ¿Es que no hay nada más de ella que merezca la pena ver, oír o disfrutar? ¿en serio no hay nada más?

CÓMO ENAMORARSE DE FORMA REALISTA

 Mírala, si es que parece la mujer de tu vida y  la acabas de conocer ¿verdad que te gustaría que todo fuese perfecto? Durante las dos primeras conversaciones, parece que todo fluye, no hay fricción, no hay precipitación. Sabes que en esta o en la siguiente, puede caer una cita de las que molan. Ya te han caído antes varias fake, petardas, interesadas, gorronas y buscadoras de chollos… qué se le va a hacer: es el mercado, es lo que hay. Pero siempre termina saltando una, y la gracia es mutua. Eso sí, el petardeo que te has tenido que tragar, no te lo quita nadie.

¿QUEDA UN SOLO HOMBRE LIBRE EN OCCIDENTE?

¿Qué tal? ¿te has comprado ya un Ferrari? Supongo que no, pero estás en ello ¿verdad? Todo sea por aparentar un poco y que se vea que hay nivel. Me pregunto si aún quedará algún hombre libre dentro de las fronteras de Occidente, aunque todas las pruebas apuntan que en cuanto te dan un número de afiliación a la Seguridad Social, la esclavitud es un hecho consumado. De ahí hasta que te den de baja ¿Y cuándo te dan de baja en la Seguridad Social? Pues ya sabes, cuando cierras los ojos y tienes que pagarle al barquero con lo que te ha quedado ahorrado.