¿QUIERES SER PADRE? ANTES HAZ BALANCE, por DANIEL DÍEZ

 El tema de los hijos es un tema complicado. Si conoces a una mujer, y esta empieza a tener su edad, te sacará el tema muy pronto. No sea que no entres en su esquema de vida y te tenga que descartar de principio.  ¿Y qué le dices? ¿Sí? ¿No? ¿Si es no le dices sí para que no te deje?  ¿Pero por qué un hombre normal y sin taras no querría tener hijos? Pues pueden ser muchas las razones. Yo voy a exponer las mías. Y no es que no quiera tener hijos, es simplemente que en el marco en el que me muevo, no se me pasa por la cabeza. Y quizá sea por eso mismo: Porque uso la cabeza y no hago las cosas sin pensar ni por impulso.

En las sociedades cazadoras recolectoras (y no tan atrás) las cosas eran un poco diferentes. Las mujeres podían tener diez hijos. Imagínate si actualmente a muchas parejas les cuesta tener un hijo… pues imagínate diez. Y es que antes los hermanos mayores se encargaban de los pequeños, e incluso las madres y padres tenían a los niños con ellos mientras trabajaban. Y esto, es seguro, no miraban tanto por ellos. No hacía falta llevarlos al centro comercial ni al cumpleaños de un amigo, ni encajárselos a nadie a la primera de cambio. Los niños llevaban tiempo, pero no tanto.

También es cierto, que antiguamente, los núcleos familiares eran más amplios. Las familias eran más grandes porque convivían juntas o próximas; hermanos, primos y tíos y sus núcleos familiares, estaban cerca unos de otros. Para muchos de nosotros de niños, nuestros primeros amigos, fueron nuestros primos. Así era más fácil porque todos echaban una mano. Actualmente, tener un hijo es un derroche de tiempo y recursos que no te deja tiempo para mucho más. Has de renunciar a tu pasada vida, a tus hobbies y amistades.

CUANDO TE DICEN QUE SER PADRE “COMPENSA”

 Y si no renuncias al 100% sí renuncias en un porcentaje amplio. Siempre y cuando puedas permitirte el dejarlos con alguien, para poder trabajar tus horas y esporádicamente, solo cuando se puede “vivir un poco” y cumplir horario. Actualmente, padres y madres en no pocos casos, se realizan en su trabajo, porque poner el pie en su casa, les supone una agonía que no saben asumir, encajando a los hijos a alguien (normalmente los abuelos) siempre que pueden. Así parece que los hijos se crían solos, pero no… no se crían solos.

¿Cuántos millones de personas hay en la tierra? Muchos y subiendo. Por lo tanto, en tiempo de guerra o con problemas de infra población, podría entender que la gente hiciese un esfuerzo por la humanidad. Incluso en otros regímenes políticos se podían tener hijos para que defendieran el país. Pero esto pertenece a otras épocas. Ahora no es necesario tener hijos. La ecología te lo agradecerá. El esfuerzo no es necesario. Ahora se hace el esfuerzo si las ganas son muchas. Pero ¿Y si las ganas no son tantas? Pues igual los esfuerzos que los hagan con gusto otros. Y ahora viene el tema más peliagudo. ¿De quién es tu hijo?

Pues tuyo y de la madre. Pero sobre todo de ella. Y los verás mientras ella quiera. Porque como empieces a ser un problema, o no actúes bajo el guion impuesto y te llegue el divorcio, la custodia fácilmente la tendrá ella. Y la compartida… Suerte si la consigues. Y más suerte aún si no te caen un montón de amenazas de fácil cumplimiento, para que se te quiten las ganas de solicitarla. Así que tus hijos son tuyos, pero los verás cada 15 días. Pero pagarás por los 30 días del mes. Serás de nuevo soltero, pero sin un duro. Divorciado = soltero arruinado. Si la casa donde vivías es ahora de tus hijos. Por lo que si te separas de tu mujer y esta no se muda, el que se muda eres tú. O sea, lo más normal. Otro gasto más, o a vivir con tus padres si los tienes.

EL PADRE ES EL NUEVO SEXO DÉBIL 

Todo esto en el mejor de los casos. Porque es tan habitual entrar en problemas mayores que asusta. Problemas como por ejemplo que tus hijos te empiecen a odiar, gracias a cosas que les meten en la cabeza. Por no decir que no quieres tener unos hijos con problemas emocionales ocasionados por un divorcio. ¿Y si ella te impide verlos? ¿Si te pone pegas? ¿Si se inventa excusas o te amenaza o directamente te denuncia de cualquier cosa para conseguir que no los veas? Estas cosas pasan tanto que uno se sorprende de no verlo en ningún medio de comunicación. El padre, es el nuevo sexo débil. Está claro. Todo ello gracias a las leyes actuales. Gracias a algunas y a sus cómplices.

Pero esto en el peor de los casos. Porque también puede que tengas un matrimonio bien avenido. Vale, pero eso, el saber si te vas a llevar bien con tu mujer lo verás a lo largo de los años. Por ejemplo, en diez años de convivencia, se puede decir que muy nulo puedes llegar a ser si no llegas a conocerla bien. Las cosas buenas y malas. Y habrás aprendido a hacer la convivencia llevadera y a solucionar las diferencias.  Sabrás si es buena gente y como llevaría una ruptura, que después de tanto tiempo, es más fácil que sea más madura y menos traumática. En estos casos, si ella quisiese hijos, pero a ti no te apeteciera mucho, podrías tenerlos. Por ella, porque la quieres. Porque quieres verla realizada y feliz. Porque sabes qué, aunque los hijos sean más hijos de ella que tuyos, ella no pondrá la ley en tu contra.

Ser padre es una gran responsabilidad. Que te toque ser padre a distancia, que te quedes sin patrimonio personal y que te caigan un montón de quebraderos de cabeza es algo mucho más que probable. Incluso en el mejor de los casos el tema no es fácil. A día de hoy hay que estar un poco loco para ser varón y querer ser padre. ¿Qué lo has meditado y aun lo quieres? Vale. Lo harás sabiendo lo que hay. En mi caso, como no tengo ese fuerte deseo de tener descendencia, en un principio es no. Pero no descarto que me hagan cambiar de opinión. En todo caso, haz tus propios cálculos antes de dar un paso tan importante. Piensa por ti mismo.

Pero ve y dile a una mujer que acabas de conocer, que tendrías hijos bajo ciertas condiciones y después de muchos años de convivencia: Te manda a paseo. Así que lo simplifico. Digo que no. Y si se empeña en que se lo desarrolle, lo hago. Y rara vez el tema mejora. Te dejan o no te empiezan… Como hemos dicho en algún otro artículo: Eres un medio para un fin más grande. Viva el amor.
Publicar un comentario en la entrada