SOBREVIVIENDO ENTRE EL “ERES UN CERDO” Y EL “TE VAS A QUEDAR SOLTERO”

 Según el diccionario de la R.A.E. un cerdo, es un mamífero artiodáctilo del grupo de los suidos, de cuerpo grueso, cabeza y orejas grandes, hocico estrecho y patas cortas, que se cría especialmente para aprovechar su cuerpo en la alimentación humana. O bien, coloq. puerco: 2. persona sucia 3. persona grosera 4. persona ruin U. t. c. adj. Creo que la mujer que me lo llamó, se referiría a los significados grosero y ruin; ya que el tema de la higiene lo llevo bastante al día, y a pesar de mi modesta figura, no creo tener las patas tan cortas, ni las orejas tan grandes. Y más por ruin supongo, ya que trato de cuidar bastante mis formas y mi vocabulario: es lo que tiene vivir en sociedad.

Se supone que soy un cerdo, por querer cortar antes incluso de haber empezado, una potencial relación que a mi juicio no me convenía. Y si creo que algo no me conviene, no me siento en la obligación moral de asumirlo. Es así de simple. Dejarlo antes de que se generen daños o se creen expectativas, o situaciones que no tienen por qué darse, porque si uno deja las cosas claras desde el principio, la otra persona sabe a qué atenerse y qué es lo que puede esperar de ti. Prefiero dejar claro lo que puedo dar, lo que quiero dar, y lo que no desde el minuto cero, porque no me gusta ni que me hagan perder el tiempo, ni hacérselo perder a las demás.

Aun así, ya sea por reto, por convicción, por ¿curiosidad? o por lo que sea, de vez en cuando, encuentras relaciones que, a pesar de mis parámetros, parece entrar al trapo. Creo que en mi caso la cosa puede ir más por el lado de la curiosidad, porque no me veo como un reto para nadie: te empiezas conociendo, quedas un par de veces, tienes un par de findes buenos, si la cosa va saliendo bien, pues oye… uno también se plantea dar más de lo que pensaba, porque la mujer con la que te encuentras, se lo gana o se lo merece, o simplemente, te da la gana dar más porque sale de ti. Y punto.

Pero si ves llegado un punto, que la relación puede salirse del marco definido, que se crean expectativas en la otra persona y lo adviertes… y estás seguro de lo que quieres y no es eso ¿te callas? ¿le sigues la corriente utilizándola? ¿la haces perder el tiempo cuando quizás podría estar con otra persona que sí esté dispuesta? No está bien utilizar a las personas “mientras duren”, ni engañar siguiendo la corriente, ni renunciar a lo que uno quiere, ni pretender cambiar a nadie. Puedes amar a alguien cuando le aceptas. Si tratas de cambiar o moldear a alguien, no le quieres. Simplemente, le estás utilizando para que sea como a ti te conviene, y eso ni es amor ni es nada: es interés de mierda.

OYE TÚ ¿POR QUÉ CREES QUE 

ELLA TE PUEDE DESCARTAR A TI?
…Y hablando de interés de mierda, por ejemplo: por no tener coche, por no ganar lo suficiente a su juicio, por no ser alto, por no tener un físico envidiable, por decir siempre lo que pienso realmente (aunque cada vez menos) y resultar hiriente, o políticamente incorrecto, o mi especialidad: por no dejarme moldear y que se canse y se agote de intentarlo. No se le pueden pedir peras al olmo. Por todas esas cosas, yo sé que me han descartado en múltiples ocasiones. Ni una, ni dos… más veces ¿por eso yo pienso que ella es una cerda? Si no soy lo que ella quiere, y no entra en sus planes ¿por qué tiene que comulgar ella con un tipo como yo? Simplemente, no tiene que hacerlo. No es su plan.

En cambio, si yo como hombre pongo mis cartas en la mesa y soy coherente con ellas ¿soy un cerdo? Pues a lo mejor hay que añadir esa definición al término cerdo: dícese de la persona que en una relación, expresa sus deseos desde el primer momento, y es coherente con ellos durante y hasta el fin de la misma. Y así además enriquecemos el concepto con algo honorable, que el cerdo está muy mal visto. Un buen amigo me dice “a este paso te vas a quedar soltero”. Y no solamente él, y me lo dicen como si fuera un agravio. Si esa es tu intención desde el principio y lo dejas claro, ni agravio ni ambigüedad que valga en lo posterior. No digo que sea la panacea, digo que es una opción: la opción que a mí me vale.

Queridos hermanos… ¿qué podemos pedirle a una mujer hoy en día? Si lo que queremos es una relación sana: que sea independiente, que tenga opciones, que sea trabajadora, que tenga su vida y que si está contigo sea porque ella quiere… no porque le hagas falta para nada, y ¿en cuanto a físico? Cada uno sabe lo que le gusta, así que cada uno sabrá. Pero ante todo, lo que más debiéramos valorar, es que sea una mujer que libremente, opte por estar contigo, porque eso es lo que vale realmente: que te elijan de forma libre.

Por otro lado, la experiencia me dice, que las mujeres que son así y cumplen estos parámetros, no sienten la necesidad imperiosa de formalizar una relación ¿te das cuenta? ¿por qué será? Cuando sientes que te quieren coger del brazo, o percibes que de una u otra forma, que las cosas dentro de la relación empiezan a tener precio, o empiezan a condicionarse a lo que das o dejas de dar ¿de qué estamos hablando? No te engañes, una mujer a día de hoy, no necesita formalizar una relación con hombre alguno para tener una vida plena. Ni tú como hombre tampoco. Entonces ¿por qué lo siguen pretendiendo algunas? Querido amigo, quizás porque no coinciden con el perfil de mujer que he dibujado unas líneas más atrás.

La que quiere amarrar, o el que quiere amarrar… él o ella sabrán por qué lo hacen, pero desde luego si tuvieran los recursos suficientes no te digo para llevar “una vida de la hostia”, sino simplemente para llevar “una vida tranquila”, no tendrían tantas ansias en comerciar y atrapar. Hoy en día, el hecho de querer formalizar una relación, fuera de lo que es simple deseo y voluntad, es una decisión contractual cuyo único objetivo es alcanzar un estatus que no se tiene. Si, has oído bien: estatus. Piensa bien si quieres seguir tus propios planes, o si simplemente quieres ser la pieza que le falta, al plan de otra persona. Obviamente, seguir tus propios planes implica tenerlos ¿tú los tienes? Aparte de ser donante de esperma, y proveedor de bienes y servicios de aquí a treinta años me refiero…
Publicar un comentario en la entrada