LOS HOMBRES SOLOS SOMOS SOSPECHOSOS

 Según las estadísticas de criminalidad, soy un tipo sospechoso por condición: aunque sea un tipo casero, aunque sepa resolver todas las tareas domésticas, aunque me guste quedarme en casa escribiendo acompañado de café y tabaco un fin de semana entero, aunque me guste el cine, aunque prefiera ignorar una provocación en lugar de pelearme… aunque mi pasatiempo preferido sea cocinar para mucha gente cuando tengo oportunidad. Da igual, las estadísticas dicen que soy un tipo sospechoso.

Si algún día me echo novia y a ella le pasara algo, a quien primero iría a interrogar la policía sería a mí. Si tengo que coger un vuelo a NYC porque quiero conocer la ciudad que siempre me ha atraído por el cine que consumo, cuando pase por aduanas… a mí me van a mirar hasta debajo de las pestañas: voy solo. Cuando cojo un avión, me pasa el 80% de las veces. Si en un ascensor donde van tres mujeres y yo, alguien se tira un cuesco, también me van a mirar a mí el primero.

Lobos solitarios, viciosos, raros, frikis, salidos o ermitaños en el mejor de los casos. Cualquier cosa menos un ser normal. Esa es la fama y el prejuicio que pesa a día de hoy sobre los hombres que, tanto a voluntad, como por consecuencia, caminan por la vida en solitario, haciendo lo que buenamente pueden… o lo que les dejan. Un hombre solo siempre es susceptible, a pesar de su silencio o inacción, de ser considerado el autor de un potencial agravio.

SI UN HOMBRE ESTÁ SOLO 
“POR ALGO SERÁ”
Por algo será, sí… quizás porque básicamente le sale de los cojones, que también es una opción, aunque esta se contempla poco. O quizás sea porque con pareja formal, no podría invertir su tiempo en lo que realmente quiere hacer: deporte, viajar a donde quiera y cuando quiera, escribir, hacer un voluntariado, actividad política, o hacer lo que le de la real gana y punto. Existen personas, que no quieren darle explicaciones a nadie: esto un hombre medio con pareja formal no lo entiende, porque en ello está basada su relación.

Se supone que ya no estamos en la edad media ¿correcto? Otra que te pueden sacar, es preguntarte o dar a entender más o menos indirectamente si eres homosexual. Y no te creas que te hablo de la España rural profunda no… ni de las abuelas cotillas, ni de la vieja del visillo. Es de coña: en la actualidad, una mujer hace su vida por su cuenta dentro de su libertad y opciones, todo en orden ¡pues genial oye! Es su vida y nadie tiene derecho a meterse en ella. Pero si esa misma opción, es tomada por un hombre se le aplican prejuicios.

Oleadas y un tsunami de basura políticamente correcta, jamás podrán borrar el hecho, de que la discriminación que se ejerce a día de hoy contra el varón, sea cual sea su estatus, es el vehículo mediante el cual se practica el todo vale de la ideología de género. Repito: basura y más basura. A este paso, los hombres solos van a necesitar licencia para transitar por la calle, como un perro no puede andar sin collar. Ah no, un perro no… que ahora les ponen nombre de persona y les tratan mejor que a sus propios hijos.
Publicar un comentario en la entrada