PERMÍTEME QUE INSISTA ¿POR QUÉ TE ELIGIÓ TU NOVIA? por DANIEL DÍEZ

 O mejor dicho ¿Por qué no volvió con su ex? ¿Por qué se fue contigo y no con uno más guapo o con más pasta? Como ya he dicho otras veces: Si ella está contigo, es porque no pudo estar con todos esos que conoció y eran mejores que tú. ¿Qué significa mejor? Buena pregunta. Entremos en materia para intentar entenderlo:

Antes de tener mi primera novia, para mí, la idea del noviazgo era como en las películas. Chico conoce chica, se hacen novios y todo es muy bonito. La chica guapa, el chico normalito (pero buena gente) que es elegido por sus virtudes como persona y por lo mucho que la quiere. ZAS!!!! Porque ahora viene la realidad. Mi realidad fue más bien de observación. O sea, mis amigos se echaban novia y yo miraba sin comerme nada. Venían y me decían: “He conocido a esta, pero está así así con su ex”, “He quedado con fulanita, pero lo ha dejado con su ex y está como que no quiere nada con nadie y no se decide a liarse conmigo” ¿te suena todo esto?

El patrón común era que siempre había alguien más. O el ex, o algún pretendiente y por supuesto ella hecha un lio. Ya sabes, es que tener que elegir deber de ser súper difícil. Es lo malo de tener que quedarte con uno solo. Es una inversión y hay que hacerla bien que luego, si no, te pillas los dedos.

Bueno, pero curiosamente mis amigos salían bien parados. Al final se echaban novia casi siempre a la primera y duraban muchos años. A la mayoría dejabas de verles el pelo o les veías mucho menos. Lo de salir de parranda lo hacían al principio. Luego ya las excusas eran variadas. Tú te buscabas la vida. Porque seguías soltero. Bueno, por “seguías” me refiero a mí. Mis amigos no seguían solteros.

Y por fin me llegó el turno. Pero a mí no me fue como a mis amigos. Bueno sí, el comienzo era el mismo: O lo había dejado con el novio o estaba “mal” con él. El encontrar a una chica apetecible que llevase meses de soltería parecía imposible. Y ya te digo yo que así es. Pero centrémonos. La diferencia respecto a mis amigos fue que…

YO NO FUI “EL ELEGIDO”
 Ellas, decidieron después de unos revolcones que preferían volver con su ex, optar por otra opción (normalmente llevada en paralelo a lo “nuestro”) o directamente descartarme completamente. Entonces aparte de quedarme hecho polvo, porque uno era inexperto, nuevo en la materia y encima costaba mucho que una chica mona te hiciese caso. Pues te venía a la cabeza lo típico: “¿Qué tiene ese que no tenga yo? ¿Por qué tendré tan mala suerte? ¿Lo haré mal en la cama? ¿Beso mal? ¿Qué tengo tan malo para que a mis amigos les elijan siempre y a mí me descarten?

Entonces empiezas a pensar que quizá tengas algo malo. Que quizá el problema está en ti. Y eso es mortal. Menos mal que con el tiempo, la observación y la experiencia uno termina vendo las cosas de otra forma. A esto llegamos luego. Lo habitual del hombre rechazado, y sobre todo rechazado múltiples veces es que se vuelva un resentido. Y busque salidas del tipo “Son todas unas putas” o “Solo les importa el dinero”. Como la simplificación no es lo adecuado para temas tan complejos voy a intentar enseñaros lo que yo aprendí.

Normalmente, la chica me descartaba y se iba con hombres de las siguientes características:

1 – Si volvía con el ex, en este caso pesaba más lo que algunos llaman la “memoria emocional”. Por la mente de ella, en esa etapa de “confusión”, pasan momentos bonitos, recuerdos maravillosos de vacaciones y experiencias varias que le hacen añorar esos tiempos, y sobre todo, que le ponen muy difícil abandonar a ese hombre al que tanto quisieron. Pero esto se da en la mayoría de los casos y no siempre vuelven con su ex. Y no vuelven con su ex, si el nuevo hombre suma suficientes “cualidades”. Esas que parece que yo no tenía.

2 – Siempre, y digo siempre, se iban con alguien más alto que yo.  Yo estoy en la media de españoles. Así que no soy alto. Pero la palabra media lo dice todo, tampoco soy bajo en el sentido estricto. Lo cual, que siempre se fuesen con alguien más alto es digno de destacar porque estadísticamente parece que importa.

3 – Si el padre del que "se la quedaba" tenía dinero, o por ejemplo una empresa, ahí no había nada que hacer. La victoria sobre mí era por goleada. Tenían coche o moto, piscina a la que la invitaba (y no invitaba a la competencia) y un montón de ventajas a la hora del ocio al manejar más pasta, vestir mejor y tener más (falsa) seguridad.  Años después, llegados a la trentena, la empresa la tenían ellos. Y un hombre empresario gana al asalariado. Si la empresa es sí mismo. O sea, si él es el producto, como puede ser músico o deportista, olvídate. Contra eso no puedes competir. Fíjate tú ¿eh? Qué chorradas les importan. Pues es lo que hay.

4 – Toda mujer llegada a una edad tiene un plan de vida. Unas expectativas de cómo debería de ser su futuro. Por ejemplo tener hijos, un trabajo, o un hombre que la mantenga o le haga la vida más cómoda. Y esto es un tema delicado, porque muy pocas te lo reconocerán, pero la realidad es tozuda y existen muchas que así viven: O no trabajan, o trabajan poco o el hombre se come lo difícil de la vida en pareja.

Aquí toda mi admiración para esas mujeres currantes que no se plantean pillar a uno que las saque de tener que buscarse el pan. Si pillas a una no la sueltes. Por lo tanto, si ella ve que vas a facilitar su plan de vida te elige a ti. Si ve que alguien “puja” más y mejor, lo siento, pierdes la batalla. Si por aquí ha entrado una mujer, así despistada o muerta por la curiosidad. Estará pensando “¿Y este en vez de hacerse tantas pirulas de resentido por qué no acepta lo más sencillo? Que el problema es él”. Vale. Venga. Tienes razón.

Ahora seguimos. Las películas son eso, películas. Si quieres que te vaya mejor con las mujeres replantéate algunas cosas y te contestaré a algunas preguntas:

¿IMPORTA ALGO LO MUCHO QUE LA QUIERAS?
Muy poco o nada. Incluso, en ocasiones puede agobiarlas. El único amor que importa es el que se demuestra día a día. Nada de demostraciones pomposas o de las que suben la diabetes. ¿Hay que ser romántico? Si lo eres, puede que no te deje e incluso te lo aplauda. Pero estará contigo a pesar de ello y no por ello. Así que de romántico lo justo. Y si es nada, no te va a restar.

¿Has de luchar por la igualdad en la pareja? Mejor no lo hagas. A ver, me refiero a que respetes sus derechos y su igualdad como ser humano. Me refiero más a que vea que te encargas de las goteras, de los taladros, de gestionar el seguro y papeles de la casa, etc. Encárgate de la ITV de los coches, de cambiar las bombillas y sobre todo, que el que más curre de la relación seas tú. Sobre todo a la hora de dar seguridad y conseguir que se despreocupe del mundo.

¿Hay que ser gracioso y hacerla reír y todo eso? Habrá mujeres que te lo digan. Pero no funciona así. Cuando “gustas” a una mujer, te lo va a reír todo. Aunque tengas menos gracia que el cura en el sermón. Ellas asocian de forma retroactiva el reír con el gustar. Así que no intentes ser gracioso. La estarás cagando.

¿HAS DE COMPLACERLA Y DESVIVIRTE POR ELLA?

Rotundamente NO. Y esto parece un poco contradictorio. No, has de hacerlo, pero no sobreactuar y sobre todo, que vea que se lo tiene que ganar. Que vea que tienes el potencial de hacerlo pero que ella se lo ha de ganar. Lo regalado nadie lo valora. Lamento decirte, que llegada una edad, si la mujer está de buen ver, el tema se convierte en subasta. Bien disfrazada de otras cosas muy peliculeras, pero una subasta al fin y al cabo. Así que si no te descarta por temas físicos, se dejará querer, o sea, te deja pujar. Los sentimientos y esas cosas no entrarán en la ecuación. O no por lo menos de la misma forma que en tu caso. Los tuyo será más “entrepiernil”.

Entrará en dicha ecuación tu nivel de vida. Si tu nivel social es alto lo tendrás todo hecho y salvo que la cagues por torpe o por psicópata, tu puja puede ser fácilmente la ganadora. En cambio, si tu status no es alto, tendrás que pujar a base de ofrecerle una vida cómoda. Sea como sea, que perciba que su vida contigo va a ser mejor que sin ella. Porque para eso buscan el “amor”. Para “ser felices”. Y por lo tanto, si no vas sobrado a fin de mes, tendrás que estar dispuesto a romperte la espalda. También puede servir que ella vea en ti potencial. Que ahora no tengas dicho nivel, pero que vea a un tipo capaz de alcanzarlo. Eso sí, tendrás problemas a futuro si no prosperas lo suficiente. Y por problemas me refiero a cuernos y ruptura.

Después de lo dicho. Puede que pienses que algo hay de lo que digo pero que quizá sea un exagerado. Que hay de todo en la viña del señor. Si eres soltero y quieres comprobarlo, vete por la vida como si cobrases poco dinero e intenta ligar con chicas que podrían ser modelos o casi. A ver qué pasa. Seguro que te gana alguno que físicamente no te supera.

También, puede que decidas que no estás dispuesto a entrar en pujas. Que tú eres lo que eres y quien lo quiera bien, y quien no, pues puerta. Quizá pienses que no te merece la pena. No te preocupes. No estás solo. Simplemente has de bajar el listón de atractivo de tu target de mujer. A medida que una mujer deja de tener oferta, también bajan sus pretensiones y las encontrarás que se “conforman con menos”. Por eso, chicos normales encuentran pareja fácilmente con chicas normales y todo fluye sin que parezca que ella ha hecho ecuaciones de segundo grado a la hora de decidir compañero.

Pero ya te digo yo, que como la chica tenga suficiente donde elegir, cuando diga que está “enamorada”, y lo estará y así lo vivirá, será porque ha pillado a un súper hombre. Y un “súper hombre”, como bien te he dicho, es el que va a conseguir que su vida pase de mediocre a algo mucho mejor. Y esto dentro del rango de hombres de su liga. Quizá puedas entrar en la puja, o directamente el precio de corte te sea inalcanzable.

Sea como sea, si decides pujar, puede que ella con el tiempo encuentre a un mejor postor, se quede con lo que este puje más que el señor juez te obligue a seguir con la espalda rota pujando a cambio de no perder el único amor verdadero que encontrarás: el de los hijos. Viva el amor de pareja.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada