ENTRE HOMBRES Y MUJERES NO DEBE HABER BANDOS

 Y aunque haya público que no esté de acuerdo con esta afirmación al no emplear la palabra género, creo que se entiende perfectamente. Utilizo la palabra hombre y mujer y no género, porque el género es algo que se dice, se piensa, se cree, se escribe, etc. pero el sexo lo llevamos todos y todas entre las piernas y ahí no da lugar a equívocos. Aquí hablo de hombres y mujeres, el o la que se sienta otra cosa, que no siga leyendo y no pierda el tiempo.

¿TE ATREVERÁS A HACER LO NECESARIO?

 Cuando se está en política, o en un contexto público, o en una posición social de responsabilidad, hay que tener cuidado con lo que se dice y con lo que se hace. Teniendo en cuenta que cada uno en su casa “hace y dice lo que quiere”, cuando se tiene una responsabilidad pública, esto no es así al menos en apariencia. La libertad de expresión, es más bien un don divino o virtual. De hecho, cualquier taxista en una conversación mañanera con cualquiera de sus clientes, goza de un margen de maniobra mucho más amplio que cualquier político con una cámara delante.

¿FEMINISMO? SÍ, PERO CON FUNDAMENTO por MARTA IGLESIAS

Artículo original en medium.com
 Yo soy feminista, como todos los que luchamos por el cambio. Incluso los que no lo saben. Incluso los que dicen necesitar un poquito más de autocrítica. Pero no vengo a hablar de opiniones, ni a meterme en debates “entre feministas”. Vengo a presentar algunas pruebas obtenidas empíricamente muy interesantes, a mi entender, para el feminismo. Estas pruebas aspiran a explicar el porqué de buena parte de nuestro comportamiento y me servirán para tratar de convencerles de que entender realmente qué somos es lo que nos puede hacer libres. Lo positivo de añadir un enfoque empírico es que permite presentar pruebas (pruebas que otros pueden refutar, claro).

CUANDO EL MATRIARCADO ES QUIEN OPRIME Y NO TE DEJA NI ABRIR LA BOCA

 Así es y me pondrá a parir más de una ¿sabes por qué? Porque cuando el feminismo se encuentra institucionalizado de forma endémica, no es posible la libertad de expresión, porque todo lo que se quiera decir o publicar en referencia a una igualdad real cuando y solamente cuando es alegado por un varón, como por ejemplo yo, es de inmediato tachado como una agresión machista. Da igual lo que diga, porque si lo digo yo será calificado como una agresión machista, un micromachismo, machismo, violencia de género, o cualquier calificativo que se le ocurra a las que forman parte del lobby feminista y que tienen cogidos “por los huevos” y nunca mejor dicho, a los partidos políticos.

NO ESTAMOS AQUÍ PARA PERDER EL TIEMPO

 Hay cosas que por mucho que creas que sepas y dominas, con el tiempo y a largo plazo, te das cuenta que se trata de meras rachas. ¿De qué te hablo? Pues de lo de siempre, hombre… de lo de siempre ¿de qué te voy a hablar si no? A estas alturas de la película, me hace mucha gracia cuando escucho o me cuentan, que tal o que cual, domina tal o domina cual. Básicamente, mi reacción es el descojone si estoy en confianza, o un silencio correcto y educado si en la mesa hay personas que creen saberlo todo: básicamente, dejo hablar y escucho.

¿POR QUÉ LAS MUJERES SE QUEJAN DE QUE LOS HOMBRES MIENTEN?

 Igual en persona, en una primera cita o si te presentan a alguien que “te valide” es más fácil de calar a alguien al cual se le vea venir de lejos. Si estamos hablando de contactos por Internet, una queja común es que los hombres mienten en sus perfiles (¿Y las mujeres no? Me parto): ¡ojo! no te digo que no ¿eh? Por otra parte si me preguntas si los hombres mienten más que las mujeres, te respondería que los hombres mienten peor y que por eso se les pilla más. De ellas diría que no es que mientan menos, diría que mienten mejor y que por eso se las pilla menos. Ahora dime ¿por qué las mujeres se quejan de que los hombres mienten?