LOS HOMBRES EN PARO NO LIGAN

 … ni muchas otras cosas por desgracia, pero no hemos venido aquí a echar lágrimas autocomplacientes ¿verdad? Ni a echarle la culpa a la sociedad de lo que nos pasa ¿sabes por qué? Quizás tengamos muchas ganas de hacerlo, así parece que somos menos responsables de nuestra situación, pero a estas alturas sabes tan bien como yo, que quejarse no sirve absolutamente para nada. No sirve de nada decir “injusticia”. Sí sirve de algo moverse para cambiar las cosas, empezando por uno mismo. Igual crees que soy un insensible por hablar de esta forma, o un individuo carente de empatía… ¡pues espérate ella!

Yo no tengo derecho a quejarme, ninguno ¿tú crees que sí lo tienes? No sé si te has planteado alguna vez la cantidad de veces que has pensado o creías que “tenías derecho a…” y te han dado bien dado. Mira cómo suena esto, porque es impopular por donde lo pilles: de todos los derechos que tienes, dime cuántos, te sirven para algo en la vida real, para el mismo momento en qué sales de tu casa. Dime qué bienes o servicios, en tu día a día, no tienes que pagarte tú mismo, o ganarte tú mismo antes de disfrutarlos.

Dime tú mismo, si serías capaz de condonar una deuda que te debieran, si serías capaz de irte con alguien a quien no quisieras o no te gustara, solamente por lástima… dime si además de todo esto, perdonarías de forma impune a alguien que te ha hecho daño a ti o a un ser querido, o si además te irías con una tía que supieras que te va a dar problemas a la hora de compartir casa por no tener solvencia económica.

A ver, hablando clarito: si no eres capaz de abordar estos compromisos “de mierda” ¿por qué esperas que alguien quiera o deba asumirlos contigo? Si no te los crees ni tú. Si en tu vida serías capaz de dar algo gratis ¿por qué a día de hoy sigues esperando “tener suerte”? ¿eres tonto o es que te has quedado atascado en alguna comedia Disney adolescente? Esas cosas no pasan en la vida real.

UNA MUJER NO ES UNA ONG 
PARA SU PAREJA
¿De verdad esperas que alguna mujer a día de hoy vaya a “cargar” contigo? Ni de lejos chaval, ni de lejos. Y ojo, que si lo hace es porque no le queda más remedio, pero no te creas que eres la hostia si te pasa, que eso es una cuenta atrás que tiene un final más temprano que tardío. Tenlo bien claro, porque la realidad te duela más o te duela menos, es que a la hora de la verdad, estamos solos.

Haz memoria y dime ¿cuándo fue la última vez que te dieron algo gratis fuera de casa de tus padres? ¿sigues viviendo con tus padres o de tus padres? No me vale, conozco gente que las ha pasado muy putas y que se ha roto los cuernos fuera y dentro de aquí para buscarse la vida. Insisto: no me vale, ni a ellos tampoco. Todas las excusas que te pongas, te servirán solamente para quedarte cómo estás, o no hacer nada al respecto.

Yo te preguntaría ¿tú te irías con alguien como tú? Es así de simple, por eso en este texto no has encontrado ni vas a encontrar un solo analgésico que te sirva de evasión o consuelo ¿por qué? Tan simple como que en la vida real no lo vas a encontrar. Cabréate lo que quieras, que no te va a servir para nada quejarte. Los hombres, aunque creas que sí, no tenemos derecho ninguno a quejarnos. Podemos hacerlo, claro… pero ¿de qué nos sirve?

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada