CÓMO RECUPERAR A LA CHICA DE TUS SUEÑOS, por DANIEL DÍEZ

 Anoche tuve un sueño. De esos en los que no te quieres despertar porque estás viviendo algo memorable. Tan real y a la vez tan improbable que el despertarte te llevaría a la cruda realidad. Y luchas por no despertarte. Por prolongar el sueño. Casi todo el mundo ha tenido a una persona que le ha marcado. Quizá haya sido un amor de verano, o una novia que lo dejó. O quizá fue su mujer, ahora ex mujer. Es muy posible que te haya pasado a ti. Esa chica…

Quizá entre los dos la relación terminó como el rosario de la aurora. O simplemente tuvo que terminar. O ni siquiera hubo relación, pero aun así esa chica te marcó. Nunca la pudiste tener y eso te causó mucho dolor y frustración. Suele pasar que se pierde el contacto. O quizá se termina mal. O se discute por una tontería y os dejáis de hablar.

Consejo: Si te interesa recuperar a una chica nunca de los nunca jamases termines mal. Y si lo has hecho, procura volver a retomar el contacto. Aunque solo sean 3 WhatsApp al año.

Otra cosa es que por higiene mental prefieras mantener la distancia y dejar que forme parte del pasado. O mejor aún, del olvido. No lo voy a criticar. En ocasiones, te marcan, sufres, lo superas y haces borrón saliendo de ti una nueva versión mejorada. Volver a retomar el contacto te arrastraría hacia atrás en vez de dejarte avanzar. Nada que objetar. Pero si no es el caso sigue leyendo.

Para todos aquellos que aun sueñan con estar con la chica de su vida y de sus sueños, aquí mi sueño de hoy y mi consejo:

No se cómo, porque así son de absurdos los sueños, la chica que por ciclos de procesador mental, o sea, horas de run-run mental, más ha marcado mi vida, apareció en mi sueño. Resulta que retoma el contacto conmigo. No se cómo, pero aparezco con ella y está la mar de simpática. Tan simpática que la veo súper receptiva. Así que le meto el morro y ella acepta encantada. Pasamos la noche juntos. Al día siguiente salimos por ahí súper acaramelados, etc., etc. Pero claro: Sí, ella tenía un novio... Un novio que ganaba más en un año de lo que yo ganaré en toda mi vida.

¿Qué ha pasado con su novio?

 Me lo pregunto, pero queda en mi cabeza. No digo ni mu. Pero tiene toda la pinta que ha roto con él, él con ella o están pasando un mal momento y ella ha recurrido a mí. A mí que soy ese que sabe que tiene seguro y que le va a dar amor y cariño incondicional. Quizá se podría haber buscado a uno “mejor” pero quizá no consiguiese de él lo mismo que consigue de mí: Alguien que sabe que está loquito por ella y que la mira con unos ojos que ningún otro hombre por mucho que se la quiera beneficiar va a mirar.

Y es que cuando tu pareja demuestra que no te quiere y te sientes mal, quizá y solo quizá no deseas apagar tu dolor acostándote con alguien que te trata como un cuerpo más al que cepillarse. Quizá solo quieras ese amor y cariño que te falta en casa. Y lo más probable es que vayas a buscarlo donde sabes que está. Donde siempre ha estado, bien cerca de ti, sin malos rollos y de forma incondicional.

Imagínate que te gusta un coche caro. No hablo de un Ferrari. Hablo de un coche caro pero relativamente “asequible”. No sé, imagínate que te gusta el nuevo Mercedes con acabado deportivo AMG. Un coche de 60.000€. Ahora mismo tu economía no está para muchos excesos y con tu coche de gama media, tiras más que de sobra. Pues lo ves por la calle y aceptas que no será tuyo. Otros sí que pueden disfrutarlo. Así de injusta es la vida.

Pero ahora imagínate que han pasado unos diez años. Que estamos en el dos mil veintipico. Ese coche ya no se vende nuevo. Pero sí se vende de segunda mano. Y ya no cuesta 60.000€, si no, que cuesta 10.000€. Vale, ya no está tan reluciente y existen otros coches mucho mejores. Pero también más caros. Además, no deja de ser el coche que siempre quisiste. Y con un poco de chapa y pintura, Pronto y paño lo puedes dejar bien curioso. Pues si en esos diez últimos años hubieses ahorrado 1.000€ al año, podrías ir al concesionario de coches de segunda mano y llevártelo para casa.

LA MUJER DE TU VIDA 

DIEZ AÑOS DESPUÉS

Pues ahora imagínate a la mujer de tu vida. Imagínate que tenía 25 años. 25 años cuando la conociste y no pudo ser porque no eras el tío más alto, el más guapo o el más exitoso de la pandilla. Pues han pasado 10 años. Ella ya no tiene 25. Tiene 35. El más exitoso de la pandilla es calvo, con barriga cervecera y está casado con una choni con tres hijos. El más guapo de hace 10 años ha empeorado mucho. El que tenía mucho éxito ya no lo tiene tanto o directamente está viviendo en Australia.

Por lo tanto, nos encontramos con esa chica preciosa de 25 pero con 35. Ya no es la misma chica que rebosaba juventud. Ni tiene el cuerpo de antes. Pero ya te garantizo yo que, si fue la mujer de tu vida, diez años después seguirá siéndolo. E incluso ha madurado y es una mujer mucho más mujer de lo que era. Solemos recordar a las personas como eran cuando las conocimos. O sea, les damos el valor físico que tenían cuando las vimos por primera vez. Y aunque ya no esté tan guapa, la vemos guapa, porque sus genes son de guapa y tu memoria primitiva lo sabe. Así lo almacenó en memoria visual tiempo atrás.

Así que, como con esa chica seguiste manteniendo el contacto todos estos años parece que por fin llegó el momento en que ella quedo libre. O no quedo libre, pero se sintió malquerida. Y sabe que tú eres una garantía de todo eso que en ese momento le falta. Y a sus 35 años no tiene ya demasiado donde elegir. Lo bueno ya está ocupado y lo que queda soltero es material de segunda. Luego, físicamente ya no es lo que era y en el mercado de oferta y demanda donde las jóvenes tienen las de ganar, sus 35 años son un problema.

Si te cuidas. Si te mantienes bien, prosperas aceptablemente en la vida y no degeneras como el resto, las probabilidades de que un día de estos esa chica de tus sueños te mande un WhatsApp buscando un acercamiento aumentan considerablemente. Lo único que tienes que hacer es nunca perder el contacto. Algún WhatsApp por aquí y por allá. Mantener algún amigo en común para que sea más fácil coincidir físicamente, etc., etc. Y la mujer de tus sueños será tuya. Solo es cuestión de tiempo.

Quizá sean 10 años. O quizá sean 20. Pero hablamos de la mujer de tu vida. No de cualquier otra. Y aunque parezca que tienes que esperar mucho (y lo es) también puede ser mucho el tiempo que puedas estar con ella. Ten en cuenta que la esperanza de vida cada vez se alarga más. Eso sí, en todo momento y desde que la conozcas, has de dejarle claro, con actos y palabras que es una persona muy importante para ti. Pero no en plan “amigos”.

Nunca jamás permitas que te solamiguee. O sea, has de ser sexual con ella. Sexual pero no pesado ni salido. Respetarla pero que ella sepa que a la mínima que dé pie a ello le incas el colmillo.  Por supuesto, estate con más mujeres, que ella vea que eres sexual y con éxito amoroso. Aumenta tu preselección. Y actuando así, cuando necesite el “apoyo” de un hombre, serás el primero al que recurra. Y la mujer de tu vida será tuya. La vida da muchas vueltas y la victoria es para el paciente.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada