QUIEN TE DESEA, TE BUSCA Y SE DEJA VER: ELIGE TÚ

 Te diría un par de cosas que más para tener esperanzas, podrían causarte justo el efecto contrario en el amor. A veces creo que piensas que me gusta fastidiarte con sermones y sentencias, pero no me gusta quemar por quemar, esa no es la intención. Lo que pretendo es que dejes de idealizar: pedirle peras al olmo es un grave error en el que seguimos cayendo muchos hombres a la hora de elegir la mujer con la que queremos estar.

Una cosa es querer y otra es poder, OK… no todos somos el puto amo, pero no dejes que te elijan por muy fácil que te lo pongan: elije tú. Si aparte de idealizar, te dejas elegir por alguien, ya verás que tarde o temprano pagas el precio a tanta “facilidad”. Esto es algo que te puedo asegurar, porque solamente sabiendo cuál es la realidad de las necesidades humanas y nuestro comportamiento sexual, se puede amar y elegir desde la libertad, y no desde la más absoluta ignorancia, como hacen aquellos hombres que “se dejan elegir”.

Tampoco tienes que ser la hostia, no te creas. Hay más demanda femenina de la que crees, solamente que ellas suelen saber manejar mejor sus cartas, no mostrándolas todas. Es cuestión de seguridad en uno mismo, tener paciencia y estar tranquilo. Doy por hecho, que la parte de trabajo, independencia económica y un estatus aceptable es la base de todo. Si tienes mucha paciencia y estás tranquilo, pero vives con tus padres, no trabajas y te sigue haciendo tu madre los tuppers… ya puedes heredar, que el mercado no valora a los hombres inútiles, a menos que sean muy guapos y follen muy bien.

AUNQUE TE LO PONGAN FÁCIL: 

ELIGE TÚ

Algo tendrás que decir al respecto ¿no? Se da por hecho que el hombre siempre ha de decir que “sí” y por eso mismo así nos va. Pues que no se dé por hecho, si te gusta ve, si no te gusta… siempre puedes decir que no, y te aseguro que no pasa absolutamente nada, ni se derrumban edificios a tu paso, ni mueren personas a tu alrededor, ni se abre un agujero temporal por decirle que no a una mujer que te lo ponga relativamente fácil. Por eso cuando dicen que la mujer tiene siempre la última palabra, no cuentan con que tú siempre puedes aceptar o no aceptar.

La última palabra la tienes tú porque tu polla es tuya, tu trabajo es tuyo, tu dinero es tuyo y sobre todo tu tiempo y tu voluntad son también tuyos y exclusivamente tuyos. Es así de simple. Te darás cuenta si eres un poco observador (solo un poco) que su pasividad desaparece instantáneamente en el momento en el que hay un hombre que le interesa, porque ellas también cortejan. A su manera, dejándose ver más de lo habitual, con pretextos, “por despiste”, etc. pero cortejan. Pero espera, que muevan el culo cuando les interesa realmente un hombre, no quiere decir que tengas que aceptar, ten paciencia porque siempre puedes tener una mejor opción, pero si te gusta y la quieres perfecto… ¡Y no pasa nada!

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada