¿QUE NO ES AMOR? ¿Y TÚ QUE SABES? CÓMO SABER SI ELLA TE QUIERE DE VERDAD por DANIEL DÍEZ

 ¿Qué es el amor? Quizá sea algo que se nos quede grande. Así que te voy a hablar de lo que no es amor. Así por lo menos, acotamos el asunto un poco y si por el camino aprendemos algo, pues mejor que mejor. Imagínate un chico de apariencia normal tirando a bien parecido. El chaval es divertido, buena gente y nunca te aburres a su lado.

Ahora imagínatelo en un entorno donde se encuentren mujeres muy deseadas. Normalmente, las mujeres son deseadas por su atractivo. Sí, un poco simple e incluso patético. Es lo que hay. Así que vamos a imaginarnos que son modelos. Imagínate su entorno es una exposición de arte. Las chicas atractivas son azafatas y el chico normalito es compañero de estas, pero con otra labor. Por ejemplo, es el guía encargado de explicar a los visitantes de que va cada obra. Suelen comer juntos, se van a tomar unas cañas o a cenar al salir de trabajar, etc. Lo que harían las personas normales. Ahora echándole mucha imaginación, vamos a suponer que el 50% de ellas no tienen novio ni pareja estable.

El chico, rodeado de mujeres bellas, se interesará en tener algo más que una relación profesional o de amistad con alguna. O con todas si pudiera. Pero como no puede, al menos querrá intentarlo con una. ¿Y ellas con él? Porque ellas no son tan superficiales como los hombres. Ellas no van a necesitar que el chico sea un adonis a su mismo nivel de belleza física. Ellas irán mucho más allá de lo físico. Y menos mal ¿o no?

Pues supongamos que son diez chicas. Cinco de ellas solteras 100%. Perfectamente una de esas chicas podría salir y/o enrollarse con el chico. Al menos en teoría. Y de hecho, estas cosas pasan. Y mucho. Si hay trato diario y necesidades físico afectivas es bien fácil que pase. Peeeero… ¿Y si a ellas empiezan a ponérsele a huevo alternativas “mejores”? Por la galería de arte pasan muchos hombres famosos. Una vez al mes se hace algún tipo de convención con su photocall y famoseo incluido.

Y ahí están ellas (y él) rodeados de toda esa gente con mucho éxito social y dinero. ¿Las diez chicas verían a nuestro guía de arte de la misma forma que al príncipe de no sé dónde, al conde de no sé qué o al futbolista de la selección? Imagínate la sala repleta de famosos. Si tuvieses que apostar. Coge a la más atractiva de las diez. Bueno, no. Coge a cualquiera de ellas ¿Tú a quien crees que elegirían de toda la sala?

¿Nuestro chico tendría las mismas oportunidades?

 Nuestro guía, en seguida se da cuenta que dichas azafatas no miran igual a los hombres de la sala que a él. Vale, son famosos. A un famoso siempre se le mira de diferente forma. Pero enseguida va a darse cuenta que la mirada de ellas no es igual que la de él a Serena Williams. Por ejemplo. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe dice el refrán. Imagínate que en esas convenciones de arte y famoseo, se da la posibilidad de que las azafatas interaccionen con facilidad con los invitados.

Y ahora imagínate que clonamos a nuestro guía. Le ponemos unas gafas como las de Clark Kent para que misteriosamente nadie detecte que es calcado a su original y le decimos al mundo que es el nuevo portero del Real Madrid fichado por tropecientosmil millones. Y ahora lo ponemos en la misma sala con nuestros famosos, azafatas y guía de arte. ¿Nuestro nuevo clon tendrá las mismas posibilidades de ligar con las azafatas que su original? Si me vas a contestar que sí, deja de leer y lárgate a ver una peli de Disney.

Ahora imagínate que el clon del guía de arte eres tú. Eres futbolista famoso y te sobran mujeres con las que acostarte o sentar la cabeza. La que elijas para pasar el resto de tu vida a tu lado ¿De verdad te quiere? Resulta que existe una persona idéntica a ti (tu clon guía de arte) que era invisible para ella. En cambio, te eligió a ti. Ahora imagínate que te echan del Madrid, te hacen un boicot mediático y dejan a la altura del betún toda tu imagen y te arruinas. ¿Seguiría contigo?

O la pregunta que tendría que hacerte es ¿Cómo te sentirías al amar a una persona y no saber si realmente te quiere a ti o quiere lo que tienes/significas? Y aquí te puedo asegurar que siendo famoso y rico, la persona que está a tu lado de verdad sentirá que te ama. Que te quiere y que haría todo lo que fuese por ti. Así funciona la atracción, el enamoramiento y la sexualidad humana. Que “engaña” a nuestros cerebros para que sintamos y hagamos lo que la biología nos programó para hacer.

Eso sí, lo que quizá casi nadie de los que viven estas situaciones, es que su “amor” se sustenta sobre algo muy endeble y peligroso. Igual que el hombre que sustenta su “amor” hacia una mujer por su atractivo físico, en las mujeres suele (y se da mucho) pasar exactamente lo mismo. Que su “amor” hacia ti se condicione a ciertas características que poco tienen que ver con la persona.

Luego, cuando el atractivo físico de ella desaparece (en el caso de los hombres) o cuando el hombre deja de ser famosos o rico (o de tenar aquello ajeno a su persona que le hizo sumar puntos) pues en esos momentos es cuando el amor resulta que no era tanto AMOR. Y llegan los problemas, el “se terminó el amor” y las separaciones donde alguien intenta arruinar la vida al otro.

AHORA PONTE TÚ: SIN UN PUTO € ¿ELLA TE QUERRÍA?

Imagínate en el paro, pasando una mala racha. Y tu mujer en vez de empezar a quejarse de todo, a criticar tu enfoque de las cosas y circunstancias, en vez de quejarse de la mierda de vida que tiene, en vez de eso, te apoya, te da ánimos y sigue contigo a muerte. Si quieres amor de verdad en tu vida, parece que la mejor forma de tenerlo es en la pobreza.

Eso sí. Si te gustan las mujeres muy atractivas, esas, huirán de ti la mayoría. Y la que no huye de ti y de tu pobreza por no ser atractiva, es posible que sí lo hiciese si de milagro la convirtiesen en tía buena. Pero a este tipo de cosas (que de repente aparezcan posibilidades mejores que las actuales) estas expuesto siempre. No hay nada seguro 100%. Si quieres amor en tu vida, ni siendo pobre hay garantía de ello. Pero lo que casi te garantiza al 100% conseguir pseudo amor es entrar en la competición de tener más para conseguir algo “mejor”.

Así que si trabajas duro por mejorar socialmente, tener una casa o coche más lujoso, y lo haces para atraer mejores mujeres. Aunque lo hagas inconscientemente y casi ya ni te des cuenta. Te diría que pares. Que vivas por debajo de tus posibilidades. Que intentes no aparentar. Y aunque quizá te comas menos y sea carne más “pocha”, por lo menos va  a ser más fácil tener a alguien a tu lado que te quiera a ti. A ti.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada