LA LECCIÓN QUE TODO HOMBRE DEBERÍA APRENDER

 Estimadas esposas, no leáis este artículo porque se os van revolver las tripas, avisadas estáis. Este aviso también es válido para las novias. Estimados maridos, cuando tengáis un minuto o dos de libertad dentro de vuestro calendario esclavo, echadle un vistazo a esto, y si después vuestro miedo no os gobierna, ponedlo en práctica. Si eres un noviete, aplícate el cuento. Si eres un soltero a la fuerza, no te vendrá mal. Si eres un soltero libre, bájate al bar o vete a dar una vuelta.

Si ahora mismo supieras que abandonar tu relación actual, no te iba a suponer coste alguno ¿seguirías con ella? Seré más concreto: si no te fuera a causar ningún perjuicio económico, si no te fuera a penalizar frente a la familia, si supieras que además a ciencia cierta habría una mujer más joven, más atractiva y con menos exigencias que tu actual pareja (improbable, pero esto es un supuesto ¿OK?) ¿Seguirías con tu relación?

Y ahora añadamos un poco de ciencia-ficción. Digo ciencia-ficción porque si el supuesto anterior es poco probable, o nefastamente ilusorio, lo que viene a continuación es científicamente imposible, o en palabras llanas es una película porno: si además, se te bonificara económicamente con “una pensión del porque sí”, tuvieras derecho a quedarte en tu casa y que se fuera ella, o al menos tuvieras la opción de largarte a un lugar mejor con un trabajo mejor, gracias a esa opción de abandonar la relación ¿seguirías con ella? Ya te he dicho que…

esto era una película, 
pero dime ¿qué harías?

 Aunque a mi parecer la respuesta es obvia, no me voy a pronunciar ni a favor ni en contra. Ahora quiero que pienses al contrario y que este mismo supuesto, lo traslades a tu pareja. Sí, sí… a ella, a tu santa esposa, a tu novia la íntegra, maravillosa e intocable novia ¿qué crees que respondería ella a este mismo supuesto si se lo brindaran en bandeja? ¿de verdad crees que te has casado por amor y que ese amor y ese compromiso pesa más que cualquier otra cosa en el mundo?

¿Puedes responder por ella? Desde luego que no puedes (ni debes) responder por ella, tu mujer o tu novia saben muy bien lo que quieren, estoy seguro de ello. De lo que no estoy tan seguro, es que ambos dos respondierais lo mismo ante semejante supuesto. Ahora que si dierais la misma respuesta, al menos estaríais dando una lección de coherencia con vuestra relación al resto del mundo.

 Que un hombre y una mujer respondan lo mismo en un caso límite, es señal de que sus opciones han sido tomadas de forma libre y voluntaria. O sea, que si no hay nadie mirando y no existe penalización, la respuesta de la una y el otro será sincera. Si hay observadores, responderán lo que se supone deben responder, o quizás no… pero me juego medio testículo a que más de la mitad de los hombres encuestados responderán de una forma conservadora y poco inteligente, y que la práctica totalidad (exceptuando mártires de la causa) de las mujeres, responderán de una forma lógica e inteligente.

¿Cuál es la respuesta MÁS inteligente?

Eso ya lo sabes tú sin que te lo tenga que aclarar. Es una simple cuestión de recursos. Lo que pasa, es que tienes miedo a responder en voz alta por si ella te oye, y además no estás tan seguro de lo que ella pudiera responder. Ahí es donde tienes que ver si lo que estás viviendo es auténtico, o es simplemente una farsa. Que sí, que es un supuesto límite, pero de vez en cuando también les toca la lotería a los que juegan.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada