EL VENGADOR FOXYADOR DICE: QUERIDOS HERMANOS, HOY VENGO A HABLAROS DEL AMOR, por MANOLO GARCÍA

 … que no del enamoramiento, aunque haga calor y las alergias estén a flor de piel. No viene mucho a cuento hablar del enamoramiento, tema trillado donde los haya (como si el amor, el verdadero ¡claro! no estuviera también manido), aunque algún ramalazo a tal afección hormonal se me escape, cosa que ocurrirá casi seguro.

La inocencia es algo que muchos perdimos hace tiempo, mucho pero que mucho tiempo. Apelar a la recuperación de esta inocencia, a volver a revivirla, a recrearla en nuestros recuerdos e imaginación es poco más que inútil. Queda muy romántico pero esto no pasa. En mi caso, Manolo García alias “el vengador foXYador” me he dado cuenta de algo muy simple: ella es una tía.

Pero espera colega, no sabes nada de mí ni de mi historia ¿por qué resumo de una forma tan insultante o si quieres “tan fría” el cómo la veo a ella ahora? Te aseguro que no es una mujer cualquiera, no la conocí un sábado por la noche cubata-en-mano, nunca me faltó el respeto, siempre me cogió el teléfono, siempre me devolvió la llamada, siempre respondió a mis mensajes y mis whatsapps… siempre estuvo ahí cuando la necesité. Siempre, ha sido la persona más fiel con la que me he topado. No me lo estoy inventando.

Entonces ¿Por qué digo “ella es una tía”? ¿Me he vuelto gilipollas de repente? ¿Soy un puto cerdo que no sabe valorar a una mujer por encima de lo que tiene entre las piernas? ¿Soy un desagradecido? Parece como si la redujera a lo más básico, o pensara en ella con desprecio pero no… todo eso es mentira ¿y sabes por qué?

PORQUE LA QUIERO ¡JODER! 

LA QUIERO DE VERDAD

 Y esa es la puta realidad que ojalá fuese otra, pero es la que es. La ves desde fuera y aunque con medio mundo sea “una tía” no la ves así. Parece que te esté hablando de alguien distinta, pero no… es la misma, para bien o para mal es la misma. Lo mismo que yo llamo amor, cualquier otro lo llamaría encoñamiento, cualquier otro me diría: Manolo, es una tíadeja de decir gilipolleces. Me lo dirá probablemente con razón, pero yo no puedo verla así.

Un día estás más aburrido que de costumbre, piensas, recapacitas: todo con el ánimo de sacártela de la cabeza porque ya te ha ocupado demasiado tiempo, demasiada mente, demasiada voluntad y demasiado tiempo sin poder ver a otra mujer que le haga sombra. Tienes un momento de lucidez y decides apartar de su imagen, todo lo que es subjetivo hacia ti.

Te frotas los ojos, la ves fríamente y te preguntas ¿cómo cojones he sido capaz de pillarme tanto por esta tía? Sin darte cuenta lo has dicho: es una tía. Lo es, no hay duda. No lo ha sido solamente contigo, lo ha sido más veces, lo ha sido con otros, lo ha sido en la calle, en casa, en el bar, en el trabajo, con los amigos… ¿Por qué no lo habré visto antes?

Siempre hay un listo que folla poco que tiene respuestas para todo. Por eso las tiene, porque folla poco o nada y tiene mucho tiempo para pensar. Este listo te dirá que ya lo sabía, que era una tía y que lo demás era paja mental. Pero ¿sabes qué es lo más jodido de todo? Que aunque sea “una tía” la sigues queriendo.


EL VENGADOR FOXYADOR


Miguel Lázaro Caballero, año 2015
Edita: Luhu Alcoi S.L.
I.S.B.N.13: 978-84-943492-0-1

Manolo García es un tipo corriente que estaba en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Cuando hay cámaras delante y lo que está ocurriendo no le importa a nadie, hay que actuar. Manolo no es un héroe, pero tarde o temprano deberá elegir entre su causa o sí mismo. Puedes adquirir la novela en edición impresa en la librería de Editorial Luhu y la edición digital en la biblioteca online
Publicar un comentario en la entrada