CELOS, INFIDELIDAD, AMOR VERDADERO Y MANIPULACIÓN: RESPONDEMOS para Ell@sSaben

 ¿A las mujeres les gustan los hombres celosos o rechazan ese tipo de comportamiento? Ya sabes que aquí no somos políticamente correctos, la verdad de esto es la siguiente: si eres guapo, tienes pasta, estatus y estás en buena forma, puedes ser como te dé la gana. Primero distingue: si eres un birria de pocos recursos, del montón o un tío no muy allá que consigue echarse novia, si además eres celoso… serás un tipo bastante repulsivo, ya que esos celos parten de la escasez.

Recuerda esto siempre: una cosa es lo que ellas digan y otra diferente lo que ellas hacen, o la realidad de sus actos y sus reacciones. No conozco a ninguna mujer que se quiera ir con el gallo perdedor, ni que haga voluntariado de pareja, a menos que no le quede más remedio y sea necesario de forma absoluta. Una mujer quiere estar segura de que su hombre es “lo más” ¿por qué te digo esto?

Con esto quiero decir, que un comportamiento celoso habitual por parte de un hombre corriente, generalmente no es atractivo; pero si es ella la que provoca esos celos de forma intencionada para ponerte a prueba, cosa que no es nada extraña cuando quieren llamar la atención o venderse más caro… si no respondes, es probable que  en el medio plazo la pierdas. Pero no te hablo de una respuesta de control de llamadas y vigilancia, sino más bien de marcar tu territorio con respecto al otro.

Por cierto, el otro estará siendo utilizado por tu pareja para probarte, así que más que celos… lo que debieras sentir es lastima por él, porque probablemente el tipo, ni si quiera sabe que está siendo utilizado. Sobre todo si dejas las cosas claras, dentro y fuera de casa. Digan lo que digan, son ellas mismas las que se sienten atraídas por un comportamiento primario en el varón. Tú recuerda esto siempre: ninguna mujer quiere al gallo perdedor, eso es una verdad universal.

¿Hasta cuándo hay que rogarle a una mujer? Una cosa es que les agrade que se las ruegue y que se vaya detrás de ellas, y otra muy distinta que esto te sirva a ti para algo. No existe mujer sobre la faz de la tierra, a la que no le agrade un detalle o un homenaje en mayor o menor grado. Perdón, quería decir a una mujer en su sano juicio ¿OK? Que por ahí  también hay mucho bicho raro.

El hecho de rogarle y perseguir a una mujer te marca como tipo 100% disponible a coste cero para ella. Y como a ella eso le sale gratis, pues no lo valora, y como no lo valora porque estás tan sumamente disponible, y no tiene que esforzarse lo más mínimo para que estés por ella, pues es fácil: ni si quiera vas a entrar en su radar. Como mucho serás un amigo baboso, un pagafantas, o un tipo de estos, de los que se han puesto tanto de moda como acompañantes: amanerados con barba y camisa a cuadros comedores de cupcakes, que irá con ella a todas partes (de compras y a tomar té verde), pero sin posibilidad a tocarle un hilo de la ropa.

Hombre, si por ejemplo eres un hombre separado y te han echado de casa por infiel o por borracho, pues entiendo que ruegues… entonces sí que veo razón para hacerlo, porque tú fuiste quien la cagó. Pero rogar para conquistar: Olvídate, si no te dosificas a ti mismo, tu tiempo, tu presencia, tu soporte, tu compañía, tu afecto… y no haces que ella se lo tenga que ganar, no tienes nada que hacer.

Te tienes que poner un precio, que sea realista porque hay mucho mercado, pero ponértelo y no darte gratis. El tipo de tío “a todo que sí” siempre es el último de la fila, normalmente es el marido y además, el que menos la disfruta. Lo que se da gratis no se valora, acuérdate de los que reparten octavillas publicitarias por la calle ¿qué haces con esas octavillas de ofertas en cuanto te las dan?

PIENSA EN ELLO: 
FÁCIL VIENE, FÁCIL SE VA

¿Un hombre casado puede abandonar a su mujer por su amante? Esta es buena. Mira, aquí tienes una explicación en profundidad ¿por qué un hombre abandona a una mujer? Pero resumiendo un poco, te diré que esto depende mucho, de que el hombre se sienta capaz o no capaz de asumir las consecuencias (familiares y económicas). Te diré que he visto a mucho tipo perder la cabeza por una aventura, por encontrarse con una mujer de un perfil más atractivo que el de su esposa.

El tío deja a su mujer e hijos y de golpe y porrazo, la otra que suele ser un pibón de campeonato, de pronto… pierde el interés, porque el casado se la echa encima con la intención de “toda la vida”. Esto pasa, pero por ejemplo si metemos el factor edad, si el hombre tiene posibilidad de estar con una mujer más joven y puede asumir las consecuencias y el coste, ten por seguro que lo hará.

No es tan difícil de ver: la pregunta es ¿puede hacerlo? No en cuanto a tener el coraje de atreverse hacerlo, sino más bien a la capacidad económica y afectiva de hacerlo. Cuanto más maduro e inteligente es un hombre, más seguro se siente de lo que hace, y esa seguridad va directamente enlazada al estatus. Un hombre de bajo estatus, no se plantea tantas dudas porque le es más difícil asumir consecuencias, y si es infiel la cosa se queda ahí… hasta que le pillan, pero no se plantea abandonar una relación formalizada porque se arruina.

Así que ya sabes querida, es una cuestión sobre todo de coste, más que afectiva o romántica. Antes de hacerlo o no, hay que hacer un cálculo ¿puedo no puedo? Y para hacerlo bien, hay que dejar las emociones fuera, cosa que si estás enamorado es difícil: el cálculo es acertado cuando antes de abandonar la relación te miras lo bolsillos, y has calibrado si tienes recursos reales y personales suficientes para volver a quedarte solo. No para volver a iniciar una relación, insisto, si no para volver a vivir por tu cuenta. Hacer cálculos en base a si la otra persona estará disponible cuando cortas una relación de matrimonio es un error.

¿Los hombres aceptamos solo el amor que creemos merecer? Vaya, una pregunta así no me la esperaba. El hombre medio, corriente, el del montón suele ser bastante conformista. Otra manera de decirlo, es que se deja pescar pronto, se deja querer en cuanto una mujer le presta algo de atención independientemente de cuáles sean sus criterios de búsqueda (si es que los tiene). Se puede decir, que se dejan caer en “relaciones salva-vidas” creyendo que es eso lo que les corresponde.

Las razones quizás podrían ser, el no haber tenido el valor o la paciencia suficiente para estar solos, aprender a quererse a sí mismos, o poner muy en alza el valor social de tener una pareja y “colocarse”. En cambio los hombres con más opciones (opciones = recursos) siempre buscan desde un marco de selección, no de dejarse elegir. No es algo muy frecuente, al menos ver esto escrito sobre papel, ya que no agrada o hace entrar en cortocircuito al público femenino ¿por qué? Ella quiere sentirse en todo momento dueña de la situación (y más en estos tiempos).

Es una simple (como si fuera algo fácil de hacer) cuestión de recursos. Cuantos más recursos tengas, más inconformista serás con tus parámetros de exigencia de cara a una pareja. Cuantos menos recursos tengas, más conformista serás, más lo dejarás todo a la suerte y más “afortunado” te sentirás cuanto una mujer se te acerque (te guste ella o no) como un hada madrina a tocarte con la varita mágica. Antes de decir qué nos merecemos y qué no, haría ejercicio de mirarme al espejo y ver cuál es mi situación real de recursos.


¿Quieres ver más? En EllasSaben.com encontrarás más colaboraciones:


Ell@sSaben es una comunidad de chicos y chicas que tienen la necesidad de comprender tanto al sexo opuesto como al propio. Haciendo preguntas, compartiendo experiencias, y ofreciendo opiniones sinceras, nos ayudamos mutuamente a develar los misterios que nos intrigan día a día: las relaciones, la sexualidad, la sociedad, los amigos, la personalidad, y todo aquello que nos conecta con el mundo. En Ell@sSaben tienes el espacio para expresar todas tus inquietudes, pedir opiniones, considerar perspectivas, y compartir tus experiencias con aquellos que buscan un punto de vista distinto: el de él, el de ella… ¡el tuyo!
Publicar un comentario en la entrada