¿TE CONSIDERAS UN BUEN TIPO?

 Será que eres un altruista carismático. Según la RAE, se define Altruismo como: Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio. Estoy seguro de que te gusta dormir con la conciencia tranquila ¿verdad? No hay nada como ganarte el respeto y el cariño de los demás aun a costa de quitarte el pan de la boca. Es algo muy cristiano, al menos sobre el papel. 

Porque esto es lo que quiere decir ser un altruista, así que ya sabes: si quieres que te quieran, caer bien y ser la hostia, piensa antes en los demás que en ti mismo ¿a qué mola el plan? Es la base de todo pagafantas deseoso de agradar a la mujer amada. No solo a la mujer amada, por tu gente también si quieres que solo te llamen por lo que les regalas, con tal de que te llamen.

El tema es ese, con tal de que te quieran un poquito y te den caricias o palmaditas en la espalda, vas y lo regalas. Maldita sea la hora, en que un tío en aras de conseguir afecto, trata de comprarlo, o de dar algo que no tiene para conseguirlo. Maldita la hora… Y lo digo mirándome al espejo, porque recapitulo mentalmente mis cagadas y mis “pagadas”.

Todo tiene su fundamento: nadie te va a querer por lo que eres, si ni siquiera te quieres a ti mismo. Todo empieza por ahí. Uno tiene que ser un buen tipo, primero consigo mismo. Decir que se quiere a alguien más que a uno mismo, solo por el mero hecho de desear a una mujer, es una de las grandes cagadas históricas que puede tener un hombre en su vida amorosa, o en su vida en general.

Si hay algo que he aprendido, es que el romanticismo aparte de para emocionarse, sirve más bien de poco o nada. No se gusta a una mujer por ser un buen tipo con ella. Puede resultar entrañable, pero no genera ningún tipo de atracción: no estoy inventando nada nuevo ni poniéndole nombre, a lo que es sin duda, el gran error de un hombre a la hora de acercarse a una mujer que por la razón que sea, le gusta o le atrae.

Hay cosas que se pueden aprender para resultar o para ser más atractivo, pero otra cosa que he aprendido es que ninguna de esas cosas determina que te vayan a querer. Quizás no esperabas que hablara aquí de querer o de amar; pero en el fondo, acercarse a una mujer para agradarla sin pensar en uno mismo, es no saber querer, o no saber amar empezando por uno mismo.

¿PUEDO CONSIDERARME UN HOMBRE BUENO?
Es una jodienda que no nos enseñen a querer, o mejor dicho (porque querer, queremos todos o casi todos) que siempre haya más probabilidades de cagarla con una mujer que te gusta de verdad, antes que con otra que te resulte indiferente. Es el miedo a fallar o miedo a perder. En este caso, miedo a perder aquello que no se ha ganado: su afecto. Pero no su afecto amistoso, te hablo del de dentro, del que engancha. Y para que enganche, no se puede ir con miedo.

Date cuenta que hablo de ganarse, no de tener o dejar de tener, porque lo que es tener, no se puede tener a nadie. Nadie es de tu propiedad. Este sería un buen resumen: no se puede ni tener, ni comprar el amor, la atracción o el afecto. Ninguna de esas tres cosas en su verdadera forma, se pueden pagar. Por ello, intentar comprar afecto o atención, por muy elegante que parezca un detalle, no deja de ser un error grave.

No sé si alguna vez has querido a una mujer y desde lo más profundo has querido hacerla feliz. Y si quizás llevabas eso por dentro, pero no sabías por dónde sacarlo. Y que además las circunstancias, o la realidad, o ambas dos se impusieran para forzarte a tener que tragarte ese deseo y obligarte a quedártelo solo para ti. No sé si has pasado alguna vez por ello… yo sí.

Y si la realidad se impone, poco queda por hacer que vivir tu vida, que no es poco. Sin poder cumplir con ese deseo, o ese afecto no queda otra que seguir viviendo; pero lo que sí es seguro, es que el intento de compra no es una alternativa válida, por mucho que creas amarla, desearla o quererla; porque así no la vas a ganar. Doy fe.

¿Un buen hombre? Quizás a ojos del mundo podamos parecerlo muchos, aunque quizás lo seamos, en mucho menor grado de lo que parezca, porque algo de egoísmo siempre hay. Las relaciones altruistas al 100% no existen, porque todos tenemos que comer, dormir y queremos que nos quieran. Y muchas veces por hacer que nos quieran, somos capaces de muchas cosas, algunas más apropiadas que otras. Por desgracia, los manuales para que te quieran, no se venden en librerías ni en grandes superficies.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada