TREINTA Y TANTOS Y CUARENTA Y POCOS

 Acabo de cumplir años y esta vez parece que me ha pesado más que las anteriores. Sin querer podría decir, me han pasado muchas cosas por la cabeza: he pensado en lo que tengo hecho y ganado a día de hoy, he pensado en mi padre y he pensado en mi abuelo al que ya perdí. He pensado sin saber acertar demasiado, como será mi vida de aquí en adelante, aunque no puedo predecir el futuro. Suelo hablar con mi padre, que siempre me apoya y que dice sentirse muy orgulloso de mí. Yo miro su vida y miro la mía: siendo honesto, creo que yo si tengo motivos para sentirme orgulloso del trabajo que ha hecho mi padre por su familia, muchos más y más reales, materiales y palpables, de lo que pueda significar para él su orgullo de padre hacia mí.

NI PUTAS, NI SANTAS… AUNQUE MÁS BIEN TIRANDO A PUTAS

 Digamos por ejemplo que es jueves, que has tenido un día de mierda en el curro y que has tenido una tarde llena de marrones. No podían haber entrado los marrones por la mañana a las 9:00 no, entran casi a última hora y hay que sacarlos sí o sí. Total, ya es de noche: estás saliendo de la oficina a las 22:30H y no, no te lo van a pagar y lo sabes. Tienes una mezcla entre mala hostia, cansancio mental y agotamiento, gracias al cual no le pegas una patada a lo primero que ves, ni pegas un grito invocando a los ancestros familiares de tu jefe, que se largó hace ya tres horas dejándote la mierda sobre la mesa como “regalo de confianza”.

¿QUIERES SER LA MADRE DE MIS HIJOS?

 Menuda preguntita ¿eh? Directo al grano. ¿Alguna vez seré padre? Al paso que voy, lo veo realmente difícil, aunque afortunadamente matrimonio y paternidad son dos cosas distintas. Digo afortunadamente, porque una cosa es el cuerpo y como funciona… y otra muy distinta la firma de un contrato. Tengo que mencionar a dos buenos amigos: por un lado a mi amigo Javier Ruiz, autor de El Mercado, quien ha definido a la perfección lo que es para una mujer cerrar el trato en pareja, y por otro a mi amigo Daniel Díez, quien me ha propuesto escribir este artículo, en el que hablaremos de admitir la posibilidad en la que paternidad y maternidad puedan llevarse a cabo amistosamente entre un hombre y una mujer. Sí, he dicho amistosamente.

¿POR QUÉ LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL CREARÍA DESIGUALDAD ENTRE HOMBRE & MUJER? por DANIEL DÍEZ

 ¿Qué es la renta básica universal? Para los despistados, la renta básica universal (RBU) es una propuesta de pensadores mayoritariamente de izquierdas donde se plantea una sociedad donde cada ciudadano por el hecho de ser ciudadano tiene derecho a recibir una renta básica que cubra sus necesidades. Tiene muchos detractores y en el mundo, en su forma más pura y teórica, no se está aplicando en ningún sitio (que yo sepa).  Las críticas van orientadas en sacar a la luz su imposibilidad práctica, su insolidaridad, o la anulación de su utilidad debido a la inflación. Pero imaginemos que se consiguiera ¿OK? y se implantara en un país “europeo” por ejemplo España. Cojamos un ciudadano cualquiera como caso práctico y dibujemos sus primeros pasos: