#AMOR VERDADERO: HAY QUE TIRAR A PUERTA

 Me cuesta hablar de amor. Me cuesta más aun hablar de amor verdadero. Es algo que tengo en  un pedestal, en un altar. Jamás lo negaré. Y si no uso esa palabra de forma habitual, es por respeto y conocimiento. Sí, conocimiento: yo puedo decirlo porque es algo que te puede cambiar la vida gratuitamente y sin esperarlo, por eso respeto esa palabra, ese concepto, esa forma de vida… y desprecio desde lo más profundo de mi ser, todo aquello que trata de disfrazarlo, por más políticamente correcto, actual, moderno e innovador que parezca. Por más fórmulas que salgan al mercado, cada uno tiene y tendrá la suya propia. Y no, jamás te diré que lo busques en una página de contactos, o saliendo de día o de noche. Jamás te diré que serás feliz haciendo o diciendo tal o cual cosa, o que te llevarás el premio gordo, si haces lo que yo te diga. Solamente te pediré que lo encuentres, no que lo busques y en cuanto a ti, que te dejes encontrar. No te quiero engañar, tengo que seguir mirándote a la cara.

SI ERES HOMBRE, DEJA DE PAGAR: LO QUE LAS MUJERES NO QUIEREN QUE OIGAS

Tengo una pregunta, y no sé si alguien sabrá responderla. Es una pregunta absolutamente sincera, para la que no encuentro contestación. ¿Preparado? Allá va: me gustaría saber, a qué se dedicarían todas las mujeres del mundo, que ejercen la prostitución, si de pronto, abandonaran esta actividad. Te lo estoy preguntando de verdad, es algo que quiero saber. Yo no quiero que exista esclavitud sexual, ni mucho menos que pagues por sexo. Si pones en el buscador de Google el siguiente texto: “porque tú pagas…” enseguida, el autocompletado automático del buscador, termina solo la frase de esta forma: “porque tú pagas existe la prostitución”. Compruébalo. Bueno, esto es lo que dice Google y las administraciones públicas, en sus campañas para penalizar al varón, que hace uso de esta actividad. Pagar por sexo, desde luego que no es algo que se utilice para presumir. Nunca he escuchado a un solo hombre jactándose de haber pagado por sexo, sino más bien todo lo contrario. Pero si un hombre paga por sexo, es porque existe oferta. Pero socialmente, se imputa al varón, o sea a la demanda, de la existencia de la oferta, en este caso, la prostitución.

SE BUSCA MESÍAS “PARA TODO”

 Después de una reunión con William Wallace, Máximo Décimo Meridio, Humphrey Bogart, Bruce Lee, Mahatma Gandhi y Sigmund Freud, hemos llegado a una conclusión: El Mesías no vendrá. Empecemos por aceptar esa realidad. Ya vino una vez y nos lo cargamos públicamente. No creo que tenga ni ganas, ni cuerpo para volver a la Tierra en este plan, sabiendo que solo se va a encontrar con gentuza especialista en “mirar hacia otro lado”. ¿Asumir responsabilidad? Por eso, el Mesías no regresará nunca, porque en cuanto ponga un pie en tierra firme, le van a cargar todas las culpas y responsabilidades habidas y por haber. Todos los desfalcos, delitos, estafas, crímenes, robos, fraudes y deuda que habita sobre la faz de la tierra: todo aquello por lo que reclama la gente –Ahí os pudráis hijos de puta ¿voy a bajar yo desde los cielos a ayudaros? ¿Para qué? ¿Para que me echéis toda la mierda encima? ¡Anda y que os den!- El Mesías, se va a quedar de cañas y en paz con los extraterrestres. Ya vino una vez y salió escaldado. Es Mesías, pero no gilipollas. Estamos solos.

EXISTEN DOS TIPOS DE MUJERES: “NO ME JUZGUES POR MI PASADO” II por DANIEL DÍEZ


 Las inversionistas y las probadoras. Así lo expresa Vincent Dicarlo en su “Pandora Box”. Las mujeres de mi generación y años posteriores han sido educadas para que sean económicamente independientes. Un muy buen consejo si tenemos en cuenta los números de divorcios.  Pero esa educación hace que las mujeres se tengan que convertir en súper madres. Tener hijos, cuidarlos, educarlos, mantener la casa, comidas, trabajo, compras, etc. etc. Esto es prácticamente imposible. Por lo menos hacerlo bien. Y así la vida es una mierda. Corrijo, no es vida. ¿Qué pasa entonces? ¿A cuántas mujeres has oído decir que quieren ser amas de casa? Seguro que no a muchas. Y no lo oyes porque está mal visto y te arriesgas a que te metan la chapa de que no debes ser dependiente del hombre, patriarcado, bla, bla, bla… Pero incluso a mí me gustaría ser amo de casa y no aguantar la cada vez más hostil vida laboral. Pero para ello uno debería tener garantizado que no te van a dejar tirado o que no terminarás en una situación desfavorable.

CUANDO ELLA TE DICE: “NO ME JUZGUES POR MI PASADO” por DANIEL DÍEZ

 Y una polla como una olla. Te voy a juzgar por tu pasado igual que tú me juzgas por otras cosas como mi clase social, mi posición económica o lo “hombre” que soy ¿Pretty Woman? No existe tal cuento de hadas. Para empezar, todos sabemos que no te puedes fiar de una prostituta. ¿Cuántos hombres con la dichosa película en la cabeza más una gran mentalidad de escasez han empezado una relación con una “profesional”? Ya te digo yo, que alguno habrá. En la mayoría de los casos siempre han salido escaldados. Hombres que quieren y se “enamoran” de una prostituta y esta sigue “zorreando” con otros mientras le saca la pasta al pobre pardillo. Una prostituta, salvo que demuestre lo contrario, es una mujer que a base de tener relaciones sexuales por dinero termina viendo a los hombres de una forma muy diferente al resto: Los hombres son dinero con patas. No existen putas románticas. El romanticismo se les fue de la cabeza a base de sexo con viejos asquerosos y con hombres que las tratan como trozos de carne. Pero espera, que esto solo es la introducción, ahora vamos a la vida real:

LA CHICA SE QUEDA CONMIGO

 … Y no vale aquello de yo la vi primero. No la obliga nadie, eso es lo que más te jode: que no puedes convencerla, que no tienes que salvarla de ningún peligro, que no te mira a ti, que no te necesita, que no te quiere. Asúmelo: no le gustas. ¿Todavía te preguntas por qué? Mírame y respóndete a esta pregunta: Tú si fueras ella ¿te irías contigo mismo? ¿te gustaría un tipo como tú? Empieza por ahí y deja de defender lo indefendible. ¿Cómo querrías ser? ¿me ves acaso afectado por una pesadumbre amorosa? Ya ves que no. Creo que te pasa lo que a muchos, has confundido el servilismo con el amor. Dime qué atracción puede tener ella por un hombre como tú, al que ya da por hecho sin necesidad de mover un dedo. Te diría que me duele y que me solidarizo contigo, pero no. El tema no va así. Quédate con tu autocompasión y tu romanticismo. La chica se queda conmigo.