¿POR QUÉ LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL CREARÍA DESIGUALDAD ENTRE HOMBRE & MUJER? por DANIEL DÍEZ

 ¿Qué es la renta básica universal? Para los despistados, la renta básica universal (RBU) es una propuesta de pensadores mayoritariamente de izquierdas donde se plantea una sociedad donde cada ciudadano por el hecho de ser ciudadano tiene derecho a recibir una renta básica que cubra sus necesidades. Tiene muchos detractores y en el mundo, en su forma más pura y teórica, no se está aplicando en ningún sitio (que yo sepa).  Las críticas van orientadas en sacar a la luz su imposibilidad práctica, su insolidaridad, o la anulación de su utilidad debido a la inflación. Pero imaginemos que se consiguiera ¿OK? y se implantara en un país “europeo” por ejemplo España. Cojamos un ciudadano cualquiera como caso práctico y dibujemos sus primeros pasos:

Imagínate dentro de una década, si esto se diera: Pedro es un chico al que la implantación de la RBU le ha pillado estudiando el bachillerato en la ESO. Sus padres al igual que muchos españoles votaron a una nueva formación política que se desmarcaba totalmente del bipartidismo forzado, que juntando fuerzas con otros partidos de izquierdas y proponiendo ideas nuevas “fuera de mercado” consiguieron llegar a la presidencia del gobierno. La RBU era una promesa electoral y un compromiso con la ciudadanía, así que como “cabeza de cartel” tenía que implantarse sí o sí, cayera quien cayera, fuera sostenible o no.

Era las reforma más esperada, la que por fin iba a dar una verdadera igualdad de condiciones entre toda la ciudadanía, justicia y equidad entre salarios de hombres y mujeres, era la implantación de la Renta Básica Universal. Pedro, una vez dejados los estudios tenía la posibilidad de disfrutar de esa renta básica para emanciparse. Como sus padres tenían un piso comprado para él, la RBU era un dulce caramelo: No necesitaba una hipoteca y los gastos básicos para sus cosas las cubría la RBU. Él podría dedicarse a sus vocaciones: el dibujo y la fotografía, sus hobbies y vender sus trabajos para sacarse un sobre sueldo. Que buen invento eso de la RBU: Sueldo Base + “apaños” de joven emprendedor.

Pedro terminó el bachillerato y decidió que ya no quería estudiar más. Se iba a vivir solo a la casa que con un gran esfuerzo sus padres le habían dejado como herencia anticipada, llevando una vida modesta pero lo justo para ir tirando con su emancipación. Un día llegó una chica nueva a la pandilla, se llamaba Alicia. Era muy guapa, bailarina como hobbie y por lo tanto con un bonito cuerpo. La chica era simpática y lista. Muy sociable. Pedro tardó muy poco en enamorarse. Como era un chico independiente, con su piso y su dinerillo, era un “chico chollo”. Sus amigos en la uni, aún eran estudiantes y no disfrutaban de la RBU, Alicia y Pedro, hacían muchas cosas juntos.

Pero el tema al año se complicó. En la pandilla apareció un tal Raúl. Tenía un BMW nuevecito con equipación deportiva. Un loft en el centro. El chaval trabajaba en el Forex y se sacaba mucha pasta. Claro, además era futbolista de un equipo de tercera división. Pues Alicia, después de un periodo en el que todo lo que hacía Pedro “le parecía mal”, terminó dejándole (vaya, con lo bien que iba todo ¿no?). Una de las cosas que le echó en cara era su falta de ambición. Y para más desesperación, a la semana le dijeron que la habían visto en el BMW de Raúl.

ESTATUS Y MUJER VAN DE LA MANO

 Parecía que algunas cosas no habían cambiado. Los hombres debían de competir por las mujeres. Para ser elegidos debían de parecerse a los hombres que se les daban bien las chicas. Pedro que era muy observador se dio cuenta de algunas cosas:

1– La gente ya no veía mal a los que no querían trabajar, podías elegir llevar una vida modesta o progresar a voluntad.
2– Las chicas ya no tenían la tremenda presión de ser independientes financieramente y por lo tanto tener que trabajar sí o sí. La RBU se había llevado de un plumazo esa necesidad. Con la RBU cualquiera podía ser financieramente independiente. Por lo tanto, las mujeres trabajaban si querían y en lo que querían.
3– Las chicas guapas y en demanda solían elegir a los chicos que más destacaban. Con más estatus y posición social. Eso parecía que no había cambiado mucho de generaciones anteriores. Los chicos con un buen trabajo y buena posición eran más exitosos.
                   
Pedro, después de una época de bajón y sequía de mujeres, decidió que debía de cambiar su suerte. Había que ser “más guay” y tener más pasta y mejor estatus social. Él quería estar con una chica guapa como Alicia. Y las guapas se fijaban siempre en chicos con trabajo, pero sobre todo con dinero.

Se puso a trabajar. Pero como lo había dejado en el bachiller, los trabajos disponibles eran los menos demandados y más duros.  La RBU hizo que los trabajos más penosos, por falta de gente que los quisiese, fueran los mejor pagados. Y el tema cambió. Conoció a una chica. Ella trabajaba a media jornada. Pero después de casarse con Pedro y de tener su primer hijo, como el sueldo de él y la RBU de ella eran más que suficientes, ella se dedicó en cuerpo y alma a la familia dejando de trabajar. Sí, he dicho bien: dejó de trabajar por voluntad propia.

PERO… ¿POR QUÉ UNA MUJER 

DEJARÍA SU TRABAJO?

Bueno, quizá vea las cosas desde mi filtro subjetivo o quizá algunas mujeres me tachen de machista. Pero creo firmemente que el caso de Pedro sería el caso de muchos más hombres. El hombre por norma general es feliz con tiempo libre para sus hobbies. Es feliz cuando le dejan en paz y es feliz con sus cosas. Y eso con la RBU es más que suficiente. Pero cuando entra en la ecuación la competitividad por las mujeres, el hombre se pierde y se enfoca en ello. Por desgracia, el hombre compite por la mujer intentando destacar sobre los otros hombres en lo que ellas valoran. Y salvo los despistados, los  “políticamente correctos”, los amantes de Disney y de los ministerios de Igualdad que fomentan todo menos la igualdad real, todos sabemos que te lleva a una liga superior. Y mucho más si se implantase la RBU ya que con una renta básica nos encontraríamos con:
                           
1 – Muchos hombres dejándose la vida (metafóricamente y no metafóricamente) en el trabajo para ganar status y posición. Para sentirse “hombre” y para alimentar a su familia y para no tener que vivir con la sospecha de que su mujer le podría dejar si no trabaja.

2 – Hombres que no desean entrar en ese juego. Que les sirve con la RBU y estar tirados a la bartola. O trabajando cuando y como ellos quieran.  Estos se juntarán con mujeres más normales y más tolerantes con la falta de estatus en el hombre. Arriesgándose igualmente a que esta, les pueda dejar cuando aparezca alguien más ambicioso y con más estatus. Aquí siendo justos, y aunque a más de una no le guste oír, las chicas más tolerantes con estas cosas suelen ser las chicas con menos oferta y por lo tanto con menos atractivo, o más normalitas.

3 – Mujeres con menos presión por tener un trabajo y que con la RBU  y con el sueldo de su novio/marido (que quiere trabajar “porque él quiere”) tienen más que suficiente.

Yo no me imagino una RBU desarrollándose de otra forma ¿y tú? Estaría bien que pensaras en ello.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada