HOMBRES DE USAR Y TIRAR, por DANIEL DÍEZ

 Como hombre, y ya lo decía Eben W. Pagan alias David DeAngelo, en uno de sus discursos más populares: los hombres tenemos suerte de ser hombres porque nuestro valor de mercado no necesariamente ha de decrecer con la edad. El 99,99% de las mujeres del planeta pierden valor de mercado cuando suman años. Porque el ser jóvenes, sanas y simétricas va a disparar el número de hombres interesados en ellas. El hombre por su parte puede elegir dos caminos:

1 – Se cuida y alinea sus metas en la vida en darse una existencia feliz y por ende para todo el mundo que le rodee.

2 – Se descuida, se hace gordo tripudo, putero y viejo verde.

Ambos sexos somos productos de mercado. Nadie te va a preferir al resto de oferta por tu bondad o buenos sentimientos.

Por lo tanto, y después de pensarlo bastante, creo que desde el principio y dejándolo claro verbalmente, se ha de ofrecer al mundo tu vida y tu compañía. Lo mejor de ti mientras lo quieran. Mientras lo quieran tus amigos, tus amigas y tu compañera/pareja. En el momento en que ella te empiece a exigir cosas, estás en tu derecho de decir: Mira nena, me gusta mi vida, me gusta mi vida contigo en ella, pero si piensas que debo de hacer algo que no quiero bajo la amenaza de que vas a ser infeliz o me abandonarás, ahí tienes la puerta.

PORQUE YO LO VALGO

 Pero para ello, has de haber optado por el punto 1. El cuidarte y aumentar tu valor día a día. Si has elegido el punto 2 que conlleva ser un tripudo putero y sin amigos por defecto de cuidados, estarás jodido y dirás que “Sí” a todo lo que se te imponga para no quedarte como un “perdedor” más solo que la una.

El matrimonio es un atraso. Es algo obsoleto que solo puede venir bien para darle protección legal y económica a tu pareja si te pasase algo. Y es obsoleto porque a tu pareja has de ganártela todos los días. Y ella a ti. Ese esfuerzo y dedicación desde la libertad y desde el deseo que esté contigo siempre. Eso, el matrimonio lo arruina. Acéptalo: somos productos de mercado.  Pero… ¿Vas a entrar al trapo? ¿Quieres negociar con personas?

Cuando era más joven pues era “guapo” o “follable”. Más allá de los 30, pasas a ser mirado más como una inversión. Las frases que oyes a alguna mujer despechada tipo “los hombres solo (o no) servís para…” lo dejan claro: Has de tener una utilidad o se cabrean con el mundo si no encuentran para ellas uno con algún uso práctico alineado con sus necesidades. Y todo el mundo viéndolo normal.

HASTA QUE UN DÍA ELLA

HABLA Y TE DAS CUENTA

Sales con una amiga a tomar unas cervezas. Y te viene con una frase del palo. Y te preguntas ¿No estás saliendo conmigo para pasártelo bien? ¿No lo estás haciendo? ¿A qué viene eso de “solo servís para… o no servías para nada…”? Pues va a ser que los hombres servimos para pasarlo bien. Por lo menos los “amigos”. Pero entonces, según esas afirmaciones, los amigos no debemos de ser hombres ¿verdad? Un hombre es aquel que está en el mundo para darte lo que necesitas. Esa es la conclusión que uno termina sacando.

Y entonces ves que te acuestas con una chica, y al poco ya te viene con exigencias y cabreos si no tragas por sus demandas o haces lo que ella quiere o ve “normal”. Y sientes un agobio de muerte: Pero tía, que yo quiero una amiga con la que pueda hacer las cosas que me gustan. Y que me guste ella también para tener nuestra pasión. Para darle lo suyo y lo de su prima. ¿Los amigos te vienen exigiendo algo? No ¿verdad? ¿No sería lo más bonito del mundo que las relaciones de pareja fuesen amistad más pasión? Pues no, ya te vienen con las exigencias y el mercado.

¿Qué eres mujer y te sientes como un objeto? Pues lo siento, pero los hombres somos tanto o más objetos. Lo que pasa es que nos damos cuenta cuatro y nos quejamos dos, uno o ninguno.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada