LEVÁNTATE: SI NO CUESTA NO VALE LA PENA

 Ponte en pie aunque duela, aunque te cueste, aunque tus piernas tiemblen de miedo.  Aunque estés cansado y te sientas sin fuerzas ponte en pie, levántate y demuestra que no has venido solo a participar. Y si digo aunque duela, y digo aunque te sientas sin fuerzas,  porque más te dolerá no haberlo hecho por miedo, cuando tuviste una oportunidad que no sabes si se volverá a repetir. Levántate y crea tu nuevo minuto cero: ahora sabes más que antes y esto no ha terminado. No te quedes mirando esperando sus reacciones, ese no es tu problema. No son tontos y no te dejarán ver su miedo. Recuerda que ellos tanto como tú, también se lo están jugando todo a #DobleoNada. Tienes que echar el resto.

Si no puedes vencerles con fuerza, hazlo por agotamiento: que se cansen, que desesperen al ver que te levantas una y otra vez. Que no se crean lo que están viendo: no pueden contigo. No eres más fuerte que ellos, pero eres más resistente, eres persistente, obcecado… el muro terminará por caer. Esa fuerza solo la tienes en tu mente, es la que te hace levantarte una y otra vez cuando a tu alrededor solo ves desánimo. Los músculos “los venden” en el gimnasio, pero la voluntad no se vende en tiendas. Eso sí que depende solamente de ti, y si vas a #DobleoNada tu voluntad debe ser de hierro.

SI NO CUESTA NO VALE LA PENA

DOBLE O NADA

Cuando te pones en pie, debes ser consciente de que volverán a ir a por ti. En cuanto levantas cabeza, siempre habrá alguien que quiera que te agaches, que te sometas, que no te alces ni te levantes. Te volverán a derribar, al menos lo intentarán. Lo sabes. Pero sabes también que te levantarás una y otra vez hasta dejarlos agotados. Nunca fue cuestión de suerte, ni de fuerza. Todo tiene un precio y esta lucha no te va a salir gratis. Quizás no salgas entero, pero tienes que llegar hasta el final. Vuelve una y otra vez hasta que veas el miedo reflejado en sus ojos. Entonces sabrás que habrás ganado el #DobleoNada.

Incredulidad: no puede ser. Eso es lo que sienten ahora. No solo les has plantado cara, además te dieron por vencido y volviste a levantarte. Bien vale una victoria, solo has de aprovechar ese momento de debilidad en el enemigo para volver a cargar. Es el momento de mirarles a los ojos y decirles que sabes que puedes hacerlo, que no te importa que te derribaron, que te levantaste y lo superaste, que cuando te creían muerto, renaciste… Ahora eres más fuerte que antes, ahora ellos están cansados, agotados: es tu momento. Ha sido duro, pero #sinocuestanovalelapena

Si te perdiste PREPÁRATE & AGUANTA
Publicar un comentario en la entrada