EL 7: P&R CUMPLE SIETE AÑOS

 En medio del ajetreo y de todo este #sindios, hemos cumplido siete años. Y haciendo un símil futbolístico, seguimos jugando a la contra de todo el teatro que hay alrededor, llamando a las cosas por su nombre, y no por el nombre por el que nos dicen que hay que llamarlas.  Seguimos hablándote a ti en tu idioma para que lo entiendas, pese a quien le pese, y aunque no nos allana nadie el camino, seguimos avanzando. El 7 nos dice que esto ya no es una broma, ni un experimento, ni un “a ver qué tal sale”, y un año más de consolidación, se nos demuestra además con apoyo editorial. Este apoyo editorial, cosa que pensábamos que jamás nos ocurriría, es ya es una realidad y una reafirmación del sí se puede. Sin dejar de luchar y de esforzarse un solo día por contarte algo que realmente merezca la pena, muchas veces es difícil… pero se puede ¡claro que se puede!

Y te puedo decir en primera persona, que los momentos de desánimo han sido muchos. Cuando lo ves todo en contra, cuando tienes la sensación de que no te escucha nadie, cuando parece que le hablas a las paredes, o cuando no ves los frutos de tu trabajo en el mundo que te rodea de cerca. Te sientes pobre para poder entregarle algo al mundo que pueda aprovechar y que le sirva a la gente. De estos momentos ha habido muchos, y supongo que los seguirá habiendo. Si hay algo que creo que nos diferencie del resto, es que lo que te ofrecemos es realidad. Nos va y me va en lo personal, la vida en ello para que lo que encuentres en #Personalidad&Relaciones sea siempre real. Y que desde ahí, sin el ánimo de ser dogmáticos, sigas nuestro lema: toma lo que te sirva y desecha lo que no.

Creo que es precisamente el mantenernos fiel a este concepto, el de ser útiles y servir (porque no hay otro más que ese) ha sido lo que nos ha permitido seguir avanzando entre las líneas enemigas (si es que las hay). Quizás no pongamos nombres o apellidos a las personas que están detrás de nuestros artículos y detrás de nuestros libros, tenemos que preservar ante todo el derecho al honor y a la intimidad de las personas que nos rodean y que tanto nos dan y nos aportan a la hora de contarte una historia, una reflexión o una experiencia; pero cuando lees algo que lleva la marca #Personalidad&Relaciones, enseguida aprecias algo diferente entre líneas: aquí hay realidad narrada desde el minuto cero. Desde el principio y hasta el final…

CALMA, EL PARTIDO 

NO HA TERMINADO

 No tienes que comulgar con todo, nunca te pediremos eso porque nunca quisimos convertir nuestra marca P&R en una fábrica de borregos. Lo que queremos es que de todo lo que te ponemos sobre la mesa, elijas y utilices lo que te sirva. Queremos que seas libre. En lo personal y en lo que me afecta, te confesaré que siempre he querido ser alguien útil dentro de este teatro llamado mundo, y a día de hoy puedo decir con la cabeza bien alta, que lo hemos conseguido. Siempre ha habido alguien en momentos difíciles, que me ha hecho consciente de esa necesidad, para dejar el desánimo a un lado y seguir adelante. Cuando ves que le has dado respuesta y herramientas a un completo desconocido que te para por la calle y te reconoce. Eso no tiene precio y te das cuenta que el mundo no es tan grande como parece, y que detrás de este trabajo hay muchas más personas de las que creías.

ANTES HA HABIDO OTROS

Y nos han enseñado que nunca, bajo ningún concepto debemos rendirnos. Y por eso seguimos, es difícil pero me obligo a ello porque es un trabajo necesario. Aunque cueste hay que hacerlo. Hace mucha falta. Siempre han existido hombres luchadores, que quizás no sabían que lo eran hasta que ha venido alguien y les ha dado ese toque que necesitaban en su interior, en su conciencia, en sus recuerdos o en su corazón. Para despertar a ese luchador, hay que hablar al hombre en su idioma, que te entienda y apartarle de cualquier anestesia, dogma o palabra que haga que se refugie en el conformismo o en la autocompasión. Ese es el idioma que hablamos en P&R y lo seguiremos haciendo. A todos, gracias.
                     
Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada