LA CULPA ES DEL CAPITALISMO ¡QUE LAS VISTE COMO PUTAS!

 No sé cómo será una desintoxicación de drogas o alcohol, o cómo será dejar de fumar, o un lavado de estómago… pero si puedo llamar desintoxicación a sacar de mi disco duro a toda costa, toda la cantidad de basura mediática que tengo metida, prejuicios y pautas sociales de comportamiento falsas y políticamente correctas, esta desintoxicación me está costando la misma vida ¿por qué? El sexo, siempre es el sexo ¿no? Pues no, no solo es sexo. Es sobre todo estatus, estatus y más estatus. Con dinero, poder, huevos e influencia, no nos crece el pene, pero casi. Sí, desde luego somos todos mucho más guapos con ese arsenal a las espaldas como fuente de recursos. La desintoxicación viene del lado de arrancar el amor romántico como fuente de inspiración, y ser más realista, materialista, frío, primario… vamos, todo aquello que te dicen que no es el camino marcado hacia una vida íntegra, pero que después en la vida real es lo único que funciona. Todo lo que se aleja del mamífero y se aproxima al reptil. Pues eso, lo único que realmente funciona a la hora de la verdad, pero que por estatus solamente pueden permitírselo algunos. Si tienes estatus, se te perdona todo. Si no tienes estatus, eres un criminal: animalitos somos.

Creo que ya olvidé qué cara se le ponía a una mujer, no hace tantos años, cuando le dejabas una rosa en la almohada, mientras te ibas a preparar el desayuno para llevárselo a la cama. Volvías con la bandeja en mano, y su cara se llenaba de luz. Esas cosas me hacían feliz. La última reacción, se parecía más a un ¿Y esto por qué? De estas caras, que te dejan sin palabras, porque sinceramente lo haces, porque quieres que ella se sienta especial. Pero en lugar de eso, obtienes un ¿Y esto por qué? Que te deja KO y sin palabras. Y claro, en esa situación, no vas a responder –¡Porque me sale de mis santos cojones llevarte el desayuno a la cama! ¿Pero qué te pasa en la cabeza? Anda y que te den- Si es que encima parece, que está mal hecho. Ahora cada vez que me apetece tener un detalle con una mujer, me lo pienso dos veces. Y miro antes, si con ella tengo la confianza suficiente para tenerlo.

Y a todo esto, sigo viendo cada vez más mujeres solteras, con perro al que ponen nombre de persona (nombre de varón, con apellidos y todo). ¿Y soy yo el raro? ¡Por favor! El perro, claro que no les puede llevar la contraria, ni decir lo que quiera, ni contestar, ni salir o no cuando lo deseé. El perro con nombre y apellidos propiedad de la soltera moderna, come, bebe y sale a pasear, solo cuando su dueña lo dice ¿a qué sabes ya por donde voy? Y cada vez veo más hombres con barba, hablando de forma amanerada de dos en dos con acento pastoso y cogidos de la mano, porque obviamente son gays. Mi pregunta, es ¿acaso con lo que les han metido en la cabeza han tenido otra opción? Les han condenado por educación y formación, a ser unos perfectos peleles, acompañantes para ir de compras y a la peluquería. Les han inoculado una princesa Disney en su interior.

¡ASÍ NO!

A los heterosexuales que quedan, les dejan pocas alternativas: o bien palmas con la hoja de ruta de la hipoteca, subordinado a las necesidades femeninas a cascoporro, para poner esperma, firma y dinero, hasta que no te quede sangre o vida que te circule por las venas… o bien, te quedas solo y out del mercado, y en cuanto encuentres un clavo ardiendo, pues a por ello para quedarte dentro. Te darás cuenta, que una vez exprimido y desechado, cuando ya tengas cuarenta y tantos, y no te quede nada más que dar, o no te puedan exprimir más, la primera opción también te puede conducir directamente a la segunda. Así, sin comerlo ni beberlo, has cumplido con el plan vital, has sido usado ¡gracias por participar y vete bajo un puente! Te darás cuenta que toda esta problemática desaparece, cuando tienes dinero y estatus. Por eso hay que desintoxicarse del amor romántico, porque te lleva a la perdición y muy posiblemente al expolio, o a la decepción.

Si tuviera que resumirlo ¿cómo lo diría? Te diría, que te buscaras la vida y que pensaras en ti, hasta que por estatus puedas permitirte el lujo de comportarte como lo que realmente eres: un animal que tiene que satisfacer sus instintos. Con ese estatus conseguido, ya verás como dejas de tener problemas con las mujeres, si es que alguna vez los has tenido. Después de todo, la culpa no la tienen los padres: la culpa es del capitalismo, que la viste como putas. Lamentablemente, hay demasiada gente buscando ese pelotazo, así que tú tendrás que ser más listo. Más que listo, te diría perpendicular, como un reptil atacando. Igual tienes que pasar por encima de tu propia conciencia. Sí, esa conciencia que te han insertado, precisamente para que no te la saques ni para mear, sin pedir permiso antes. No todo el mundo es capaz de hacer esto. Por eso, los reptiles no tienen conciencia ni este problema.

Si con lo aprendido, te das cuenta que manda más lo de fuera que lo de dentro, es que hay algo que no funciona. O en el mundo, o en ti. Como el mundo al completo no puedes cambiarlo, pero sobre ti mismo sí puedes actuar, ya sabes por dónde empezar. Deja el amor romántico, para un fin de semana con tu novia, para cuando hagáis una escapada, y entonces sí: disfrútalo. Pero no te lo creas más que un par de días seguidos, o una semana de continuo como mucho. Enseguida el capitalismo aflorará, y te darás cuenta que el romanticismo fue solo la entrada y el principio, y que al final todo se resume en un ¿qué me das a cambio de…? Si todavía te puede la conciencia como a mí, pensarás ¡Qué asco! ¡Mierda de mundo! Pero si supieras estar por encima de esa conciencia, de ese Pepito Grillo, o si quizás nunca te lo hubieran inculcado, la disyuntiva entre amor verdadero y un par de tetas, simplemente no existiría.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada