EXISTEN DOS TIPOS DE MUJERES: “NO ME JUZGUES POR MI PASADO” II por DANIEL DÍEZ


 Las inversionistas y las probadoras. Así lo expresa Vincent Dicarlo en su “Pandora Box”. Las mujeres de mi generación y años posteriores han sido educadas para que sean económicamente independientes. Un muy buen consejo si tenemos en cuenta los números de divorcios.  Pero esa educación hace que las mujeres se tengan que convertir en súper madres. Tener hijos, cuidarlos, educarlos, mantener la casa, comidas, trabajo, compras, etc. etc. Esto es prácticamente imposible. Por lo menos hacerlo bien. Y así la vida es una mierda. Corrijo, no es vida. ¿Qué pasa entonces? ¿A cuántas mujeres has oído decir que quieren ser amas de casa? Seguro que no a muchas. Y no lo oyes porque está mal visto y te arriesgas a que te metan la chapa de que no debes ser dependiente del hombre, patriarcado, bla, bla, bla… Pero incluso a mí me gustaría ser amo de casa y no aguantar la cada vez más hostil vida laboral. Pero para ello uno debería tener garantizado que no te van a dejar tirado o que no terminarás en una situación desfavorable.

Las mujeres de hoy tienen muchas presiones de cara a la galería: para ser modernas e independientes, para no ser promiscuas, para esconder su sexualidad y para no parecer fáciles. Algunas llevan mejor que otras esas presiones. Pero sobre todo, éstas, las presiones sociales, se manifiestan y calan en ellas de diferentes formas modificando el comportamiento y creando ciertos conflictos. Sobre todo con la maternidad, con el sexo y con la naturaleza real de la mujer y sus instintos. Por lo tanto, en función a esto que digo, las mujeres pueden dividirse en dos tipos en función a como manejan los conflictos y las contradicciones que las obligan a cargar.

LAS INVERSIONISTAS

 Es una chica que normalmente ya desde muy joven ha tenido un solo novio o varios novios con los que ha estado mucho tiempo. No es excesivamente selectiva o lo es en las cosas importantes cuyas características muchos hombres cumplen. Podemos encontrar fácilmente casos de esos que dices “¿Qué hace esa con ese tío tan pardillo?”. Es selectiva en las cosas que a ella le importan que normalmente no tengan tanto que ver con el “valor de mercado”. Lo que hace es echarse novio “porque es lo que hay que hacer” o es lo normal y luego, si hay cosas que no le gustan de él intenta cambiarlas o aceptarlas. Puede ser que termine aburrida de intentar cambiarle y después de varios años lo termine dejando. Pero de inicio le perdona muchas cosas que otras no pasarían por alto. Y sobre todo invierte esfuerzo y tiempo en mantener la relación. Toda su energía estará enfocada a convertir a su novio en el hombre perfecto con una relación perfecta que desembocará en una vida acorde con sus expectativas.

Son mujeres que aceptan las diferencias entre hombres y mujeres y el establecer ciertos roles. No les desagradaría ser amas de casa. Por supuesto quieren ser madres algún día y el depender económicamente del hombre no es algo a evitar si es el hombre adecuado. Tampoco lo ven como algo denigrante o de otros tiempos. Eso tampoco significa que deseen parasitar al hombre ni que no quieran trabajar. Hablo de que cada uno aportará algo a la relación. No suelen sentirse bien con la idea de tener sexo con alguien que no sea su novio. Son más conservadoras. O por lo menos, de ser más modernas sexualmente hablando, no recurren al sexo prematuramente. Más bien solo tienen sexo cuando ven que las intenciones del chico son “buenas”. Las que sucumben al deseo o a la presión social y no esperan demasiado para el sexo, pueden terminar pasándolo mal al ver como los hombres las dejan una vez hayan consumado. Las inversionistas en toda su vida tendrán pocas parejas sexuales pero de larga duración.


LAS PROBADORAS


Son chicas que normalmente han tenido varios compañeros sexuales. Cuando digo varios digo más de… digamos 10-15 ya a los 25 años. Para ella, en sus años jóvenes no ha tenido presión ni prisa en pillar novio. Más bien en pasarlo bien y lo del novio como opción. Creará en su mente al hombre perfecto con los componentes individuales de los diferentes hombres que va conociendo. Pero a la vez, al conocer tantas cosas buenas de los chicos pero ninguna de ellas presente en su mayoría en uno solo hace que su criterio y listón sea bastante alto. En resumen: todos tienen algo lo suficientemente malo, para no servirle como novio. Son chicas modernas. Que quieren su trabajo y ser económicamente independientes. Separan más fácilmente el sexo del amor. No ven mal ser solteras y tener sexo con hombres solo por pasarlo bien. De hecho, les parece mal que se las quieran juzgar por ello, porque creen en una plena igualdad entre hombres y mujeres. Es habitual que conozcan a un chico, tengan sexo con él rápidamente y luego evalúen si les interesa para el medio/largo plazo o dejarlo solo en una aventura.

Seguro que ahora estás pensando ¿Soy probadora o inversionista? Y alguna pensando que tiene algo de las dos. Y otras muchas pensando que son lo que no son. Pero esto, como yo tengo pene, lo estoy escribiendo para los hombres ¿por qué? Porque a ellos nadie les dice las cosas como hay que decírselas. ¿Quieres estar todo el día de fornicio sin complicación alguna? Elige a una probadora. O mejor dicho, busca probadoras. ¿Quieres sentar la cabeza? Elige a una inversionista. Pero como elijas a la que no debes o le harás daño o te harán daño. Por lo tanto. Aquí tenemos una pequeña aproximación a la teoría de que el pasado de una mujer puede determinar fácilmente lo que puedes esperar de ella. Si ha tenido pocas parejas sexuales es fácil que:

1 – Este pasando por una fase “destroy” porque lo tenga el luto aún reciente y no quiera nada serio con nadie. Pero lo serio no tardará en llegar.
2 – O la más probable: que le tire más el tener novio y por lo tanto has de tener cuidado con hacerla daño si tú no piensas serlo. Vamos, si solo te la quieres calzar.

Esta chica de la que hablo con pocas parejas en su biografía es una inversionista, salvo que los hechos te demuestren que se está pasando al bando de las probadoras. En cambio. Si ha tenido bastantes parejas sexuales podemos fácilmente entender que pertenezca a las probadoras y no deberías tener miedo en hacerla daño porque ella, si no apruebas sus exámenes, también te dará pasaporte.

¿SIRVE UNA PROBADORA 

PARA PAREJA ESTABLE?

Una probadora puede volverse inversionista, en el momento que encuentre al hombre “adecuado”. Pero has de tener en cuenta que es una probadora invirtiendo. Por lo tanto, estás continuamente en prueba. En el momento en que suspendas (y en ocasiones ni dependerá de ti) puede “vender sus acciones” y dejarte por otra cosa mejor para sus intereses. Esto por ejemplo, no lo haría una 100% inversionista, que te perdonará más los fallos y tendrá las metas de su vida más centradas en construir algo juntos. La inversionista no rompe las relaciones con facilidad. Una mujer probadora, aun habiéndose pasado a la fase inversionista, está más familiarizada con las rupturas y le costará menos pasar página. Por lo tanto. El pasado de una mujer te puede indicar qué tipo de mujer es: Inversionista o probadora y por lo tanto, esto has de tenerlo en cuenta en tu manera de actuar y de las cosas que puedes esperar y de qué forma se te van a presentar.

¿Una probadora se puede convertir en una 100% inversionista? Ya lo dije antes. Una probadora puede entrar en modalidad inversionista pero nunca será una inversionista. Solo una probadora que invierte. Y esa inversión solo existirá mientras sea buena para ella.

¿Una inversionista puede convertirse en una 100% probadora? Aquí sí que puede cambiar. El “inversionismo” tiene que ver (pero no solo) con la idea del romanticismo y/o de envejecer juntos. Es como la virginidad. Una vez perdida ya no la recuperas. Una inversionista a base de palos puede cambiar el chip y darse cuenta que el modelo de vida que tenía en la cabeza no era realista o ya no lo puede realizar. Por lo tanto podemos concluir que una inversionista sí puede evolucionar a probadora. Tu pasado dice mucho de ti. Lo siento si no te gusta. 

Si te perdiste la primera parte NO ME JUZGUES POR MI PASADO

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada