LA “BALADA” DEL BUENO, EL FEO, EL MALO Y LA MUJER DE TU VIDA

 Empezaré diciendo que no soy nadie para dar lecciones. Mientras te escribo, tengo de fondo Moon River de Desayuno con diamantes para inspirarme, porque hoy sí quiero hablar de amor, pero me doy cuenta que mi historia de amor particular, poco o nada tiene que ver con el cine. Quizás se pareciera a una hipotética mezcla entre Alfie, Sueños de un Seductor y Casablanca. En resumen: auténtico, poco duradero, torpe e imposible. Este texto aunque no lo parezca, es una balada o canción de amor y lo es  por dos razones: la primera porque hablo y hablaré de amor… cosa que hago solamente cuando lo veo necesario, y la segunda, porque balar, también balan las ovejas. Curiosa forma de definir una canción de amor, asemejándola al sonido que emite un mamífero gregario, herbívoro, torpe y cobarde. ¿Tendrá algo que ver? ¿eres vegetariano? En lo personal prefiero quedarme con As Time Goes By, la mítica canción de Casablanca, porque sí me suena más a mi vida y ya puestos a hacer el ridículo, lo hago bien hecho. ¿Ridículo? ¿Hablar del amor es ridículo? Probablemente, porque es poco práctico. Visto en primera persona, siempre es más glorioso que cuando te lo cuenta alguien.