SOÑÉ QUE FIRMABA UN CONTRATO DESDE EL LIMBO

 Hubiera jurado como real, que en un sueño vivido desde un hipotético limbo, yo mismo elegía nacer en una época equivocada ¿Dónde estaría el desafío si no? Así que me despedí desde esa ilusión de lugar inexistente en las 3D, de la tribu de neandertales que aguardaba mi llegada. Después se me ofreció como destino turístico-vital, el Medievo… pero era demasiado predecible para mí. Así que los cruzados, la inquisición y los caballeros de órdenes épicas y nobles, también se quedaron sin mi presencia. En mi sueño de ficción, me la jugué y quise aparecer, en una época en la que nadie se percataría de mi presencia, de no ser por mi dudoso exhibicionismo intelectual, bañado en simpleza, cuadratura y simetría, adornado de un ego, al que desde siempre me ha costado mucho renunciar. Pues sí, así vine al mundo, como un mindundi cualquiera, empleado por cuenta ajena,  hijo de mi padre y de mi madre, con deseos de arreglar el mundo, empezando por arreglarme a mí. Total, por intentarlo ¿verdad? Que no quede. No necesitas ser un líder mundial, si consigues afectar el corazón de la gente que te rodea. Así se levanta a las personas, tocándolas el corazón, como cuando se da la chispa de la vida en un trasplante, o cuando se le dan dos palmadas en el culo a un recién nacido, para que se entere de dónde está.

JAJAJA!... ¿DE QUÉ?

 A riesgo de no volver a recibir una sola respuesta, para cada una de las homilías y comentarios que suelto, a través de mis queridísimas redes sociales, de las cuales soy usuario, partícipe y cómplice, me dirijo a tu atención a causa del archisobreusado jajaja! No quería escribir esto, pero es que veo que de verdad hace falta decir algo. Lo primero, yo también soy culpable, pero ¿Por qué se dice? ¿por qué parece necesario quitarle fuerza o intención a las palabras, terminando la frase con un jajaja! Hay cosas que o se dicen, o no se dicen, pero decirlas y terminarlas con un jajaja! es quitarles fuerza, intención… abaratarlas a fin de cuentas. Si me conoces en el tú a tú, sabes y recordarás, que una de mis citas célebres es: el lenguaje es maravilloso, porque me gusta mucho jugar con las palabras, los dobles sentidos y a fin de cuentas, decir las cosas sin decirlas. Eso mola, que te entiendan sin ser explícito, o incluso sin hablar. Los que se pasan la vida buscando frases brillantes, para dejar en jaque a la mujer a la que aspiran o persiguen, deberían aplicarse este pequeño cuento, el de decir las cosas sin decirlas. Pero si eres explícito, lo eres y tampoco pasa nada, siempre y cuando mantengas la corrección y la educación.

NO SEAS UNA PESETA BUSCANDO UN DURO, por ÁNGEL ALEGRE GARCÍA

 Me presentaré: soy Ángel Alegre García, de Vivir al Máximo, y atendiendo a tus berrinches de pataleta habitual, en plan “todo me pasa a mí” y “la culpa de todas mis desgracias las tiene el gobierno”, hoy seré yo quien te dé una homilía por vía extremeña. Para empezar te diré, que ni todo te pasa solamente a ti, ni que el gobierno tiene la culpa de que no tengas novia. Sé que no te lo tragas, y que te ves como la excepción más honorable, entre los penes que habitan la faz de la tierra. Hace tiempo leí un post en el que el gran Ramit Sethi decía una frase que me llamó mucho la atención por lo bien que describe la situación actual: “No seas una peseta buscando un duro”. ¿Te sientes identificado? Porque la frase va por ti, que sólo piensas en ti mismo y tus necesidades, sin tener en cuenta las de los demás. Y por ti, que vives con la palma de la mano en alto, quejándote y preguntando “que hay de lo mío”, cuando jamás has traído nada a la mesa. ¿Cómo dices, que tú no eres de esos? ¿Que tú eres un ciudadano modelo y la culpa es de la crisis? Te lo voy a dar mascadito, como a ti te gusta, a ver si así lo entiendes mejor…

LA GUERRA TE HA SIDO DECLARADA

 Tú estás tan tranquilo, viviendo tu vida, trabajando, haciendo tus cosas… Un buen día llaman a tu puerta y te dicen algo que te trastoca. Vienen a reclutarte. Imagínatelo de esta forma, quiero que lo veas así, tal cual. Viene una comisión de reclutamiento, formada por un tío con gafas con una carpeta, un sargento y dos policías militares. Te dicen que sí o sí, les tienes que acompañar para ser alistado, pasar una instrucción y entrar en combate vete tú a saber dónde. A ti, como a mí, como a cualquier tío currito de a pie, se nos pondría cara de gilipollas  Yo y… ¿por qué yo?- Quizás fuese tu pregunta y la mía. No tienes opción, o vas o vas. Y si te niegas, te vas también, pero te vas detenido y a la fuerza. Y después de pasar dos meses en un calabozo militar, te vuelven a convocar… pero esta vez, vas “convocado de casa” y tu nombre ya está en el listado de reclutamiento, te están esperando para la instrucción y si te vuelves a negar, vas directo a trabajos forzados. ¿Qué? ¿Cómo se te queda el cuerpo?

EL ÚLTIMO HOMBRE BUENO

 Acostumbrado a contarte historias cuesta arriba, muchas veces por la forma espartana y seca que tengo de hablarte, parece que estemos en una continua guerra pírrica de desgaste. Es así, porque es esta la forma en la que siento, y es así porque esa es la postura que te vas a encontrar en el mundo en cuanto cruces la puerta. Tengo mil y una discusiones en mi cabeza, mantenidas contra un rival incierto al que me gusta ganar con brillantez. Sé bien que este fantasma, bien podría ser yo mismo en otra época, ya que suelo atacarle dónde más le duele, y si creo que es donde más le duele, es porque antes me ha dolido a mí. No es que antes fuese un hombre malo y ahora me considere bueno. Soy el mismo, pero he vivido más cosas: exactamente igual que tú. De todas formas, seguro que me entiendes, porque es lo mismo de siempre: a la contra y remontando contra todo.

CARPE DIEM, MEMENTO MORI, por NOÉ AJO

 Se nos olvida que como humanos, nuestro camino es finito, y tiene como horizonte último la muerte. Tampoco queremos acordarnos, de que nuestro poder es también finito, que no hay tiempo para saber, ni para tener. Vivimos creyendo todas esas fantasías de totalidad. Soñando que podemos ser jóvenes a los 60, que podemos conseguir todo lo que nos propongamos si somos audaces. Nos convencen de que siempre queda tiempo… y de que la esperanza es una especie de virtud santa. Yo estoy con los griegos, y la esperanza no deja nunca de parecerme un bálsamo venenoso… agradable y asesino. Mientras esperas, no puedes sumergirte en la intensidad de una vida que nunca vuelve.

CINCUENTA “SORBESESOS” DE GREY ¿ERES GUAPO Y MILLONARIO?

 Bueno, hoy la cosa va de sexo: Ya está otra vez éste tío con sus batallas perdidas, podrás pensar. Me la pela de aquí a Laponia, pero como siempre te lo voy a pintar clarito, como a los niños pequeños para que lo entiendas. Los tres libros de Cincuenta Sombras de Grey arrasan entre el público femenino ¿por qué? No voy a usar el argumento facilón, de comparar la novela erótica con pornografía hecha para mujeres, aunque la razón por la que lo consuman esposas y novias, habla mucho de lo que carece su vida en pareja. Vamos, como cuando tú ves porno y flipas con las cosas, que jamás te haría tu mujer o tu novia en la cama, si es que la tienes. Precisamente las mismas cosas que ella te haría con los ojos cerrados, si realmente fueras su verdadera fantasía sexual ¿Te molesta? Te aguantas, es así. De todas formas, es un argumento muy manido y a lo que voy, es a otra cosa. Normalmente las personas de alto estatus, o de muy alto estatus, no se divierten de la misma forma, en la que nos podamos divertir tú y yo. Ni fuera, ni dentro en la cama con una mujer, nuestros vicios y virtudes, si bien tienen raíces comunes, un elevado estatus, hace que tengas muchas más opciones que cualquiera, en cuanto a sexo y opciones sexuales se refiere. De eso estamos hablando, pero eso ya lo sabes.