ME FOLLO A TU MUJER MIENTRAS ESTÁS EN EL TRABAJO: Gimme a $dollar BB! Te podría pasar a ti

 ¿O qué pensabas? ¿qué ella iba a estar durante meses aguantándose las ganas de que alguien la tocara? Mira de qué te ha servido tanto romperte los cuernos con la hipoteca. Y además literalmente, uno cuernos bien puestos. Ni si quiera sabías quién era yo, y me he cruzado contigo en el portal mil veces, porque además ella me deja la puerta abierta. En cuanto te largas, me hace una señal por la ventana y allá que voy. No me siento orgulloso de ello, pero está tan a mano y me trata tan bien, que resistirse es complicado. Que tú lleves un año sin tocarla en la cama, no quiere decir que ella no quiera guerra. Doy fe.

Además, me deja hacer todo lo que quiero. Antes era solamente por las mañanas, pero como además nunca vienes a comer, hemos ampliado el horario. Es súper-cariñosa conmigo… no me pide una sola explicación, cuando entro en tu casa ella ya está desnuda esperándome, o a lo más con una toalla en la cabeza. Para darle explicaciones y tener broncas, ya estás tú… porque yo solo me quedo con lo bueno ¿y sabes qué? Habla de ti con lástima, no se divorcia porque sabe que te busca la ruina y al menos, no te desprecia hasta ese extremo.

Sí, soy yo… el vecino, parece una comedia ¿verdad? Pues no veas, los polvos que le echo a tu mujer, son cualquier cosa, menos una broma. A veces me da la sensación, de que quiere dejarme seco y dormido, porque ella quiera quedarse con todo lo que llevo dentro. Lo que no entiendo es cómo has llegado a esto ¿por qué? Yo me la encontré un día de casualidad, mirando por la ventana… y empezamos a jugar. Dos días más tarde, ya me estaba haciendo señas en cuanto la casa se quedaba vacía. Por cierto, tu mujer cocina de puta madre, deberías comer más en casa.

Lo único que me jode de todo esto, es que no me puedo encariñar con ella, porque a ti tarde o temprano, se te ocurrirá llegar antes de tiempo, o sin avisar… o se te olvidará algo, y le puedo buscar un lío. Después de todo, no creo que tengas culpa de ser un cabrón como eres, y tampoco me agrada la idea de hacerte daño contándote todo esto. Yo no tengo donde caerme muerto, no sé si ella hará rotaciones con el fontanero o con el repartidor… me importa poco, porque no es nada mío.

Este fue precisamente tu error colega: pensaste que era tuya, y la guardaste en un cajón, donde creías que nadie la vería. Pues permíteme recordarte, que el día tiene 24 horas, y que si tu mujer está en casa sola dedicándose al hogar… lo puede hacer antes y después de que follemos en el sofá. Y tranquilo, la cama de matrimonio, no la hemos usado… No porque ella no quisiera, es que no soy tan hijo de puta como crees. Pensaste que nunca te pasaría, pero has visto y comprobado, que también… Te podría pasar a ti. 
Publicar un comentario en la entrada