SE BUSCA PAREJA DE CONVENIENCIA, QUE EN LA FOTO PAREZCA AMOR VERDADERO


Barbie ha puesto un anuncio por palabras para buscar novio: A ser posible, maduro mentalmente, con buena posición, solvencia económica, que sea atractivo, deportista, culto, sano y bien formado. No se admitirán candidatos fumadores, bebedores o que les guste el fútbol. ¿Perdona? Pero ¿tú te crees que esto es Renault ocasión o qué? Y querrás además, que te quiera de verdad y que te cante cuando te asomes al balcón. Pero espera, que esto no ha hecho más que empezar. Y por empezar, empieza con una maldición: Maldito sea el día, en que a mis padres se les ocurrió llevarme al cine para ver Cuatro cachorros para salvar. Esa fue la primera película de Disney que atravesó mi cerebro en la gran pantalla. Ni habría cumplido los 9 años de edad cuando me creí, como se creería cualquier niño en aquella época, que un perro, era capaz de luchar y desvivirse, por cuatro crías de un felino. Después, vinieron otras películas infantiles, otras parábolas bíblicas, comuniones, confirmaciones, bodas… Sí, digo bodas y ya con más uso de razón, la primera carta a los Corintios de mi amigo Saulo de Tarso, conocido para el vulgo católico como San Pablo, que reza lo siguiente:

1ª Corintios 13 [4-8]: 4 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. 6 El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. 7 Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá.

El Amor por encima de todas las cosas. Por eso te hablaba de bodas, si has estado en alguna, es una lectura que suelen poner de forma recurrente, pero ¿sabes qué es lo malo de todo esto? Que yo me lo creí. Sí, me lo creí a pies juntillas. De tal forma que este amor altruista, auténtico, verdadero, sincero e incondicional quedó grabado con un sello de fuego imborrable, en la base de mi cerebro, y que aun a día de hoy, sigue depositado cuan una toxina de plomo, imposible de reducir o de ser eliminada. Ahí se ha quedado, desde mi más tierna infancia. Una voz que te dicta en la conciencia, un Pepito Grillo, un angelito con tu cara apoyado en tu hombro izquierdo que gana la discusión contra tu mini-demonio opuesto (sí, como en los dibujos animados)… un comando que te dicta, dar hasta el extremo por amor, sin medida, porque eso es lo que quieres: un amor incondicional.

Cualquier listo multi-copista de lo que copian y pegan citas célebres no propias, o cualquier imberbe de conciencia que no de edad, o enterado gafapasta de atrezzo pseudointelectual, o moderno  de peinado a lo Justin Bieber de los que salen en los anuncios de Movistar, y que se lleva tanto ahora… ni si quiera sabrán de lo que les estaré hablando ¿por qué? Porque ellos son guays y no tienen mi problema. Niñatos ecologistas de festival indi-veraniego, que en su vida han jugado con un balón, porque ya nacieron en Matrix apretando botones y bajando canciones para el mp3 y sucesivos… Ellos probablemente crean, si escuchan la cita de San Pablo, que se trata de una canción de Macaco. No se les puede pedir más. Pero espera ¿Cuál es mi problema y probablemente el tuyo? Que sabes que el amor puede llegar a doler. Si has amado de verdad, según tus propios conceptos, sabes que el amor puede llegar a ser muy ingrato. 

¿Y por qué duele?
 ¿Y por qué es ingrato? Porque si eres una criatura de carne y hueso, te darás cuenta en cuanto apartes el filtro Disney y la moral judeo-cristiana que nos rodea everywhere you go, que el ser humano no está diseñado de fábrica, ni para la gratuidad, ni para la incondicionalidad, ni mucho menos para el altruismo. Todas estas cosas, no vienen grabadas en el código genético, son cuestiones de voluntad, libertad y opción. Alguien te las dice, y tú vas… ¡y te las crees! Eliges creértelas. Por eso la rubia, quiere encontrar a un hombre que la valore por lo que tiene dentro, y no por su físico… pero últimamente se la ha visto en el asiento de atrás del coche, con un guaperas de tercero de ADE, que la graba y que sube sus videos porno en tiempo real a tuporno.tv ¿Te suena? Mamada amateur después de clase, el video más votado. Por eso tú cuando conoces a una mujer, quieres dar lo mejor de ti… lo das y te quedas vacío y sin recompensa feed-back en los genitales. 

Pero espera, que no todo es pareja: además por eso, el que da la vida yéndose de misionero a Sierra Leona, y lo matan… se queda sin nada, porque la vida es lo único que se tiene. Hay mucha gente que entrega la vida y no sale en las noticias. Gente que se parte la cara y no sale por la TV, ni escribe, ni tiene vox populi. ¿Y en pareja? Por eso, un buen día, tú te quedas sin trabajo, y ella empieza a arreglarse cada vez más, ponerle ojitos a su jefe (y el culo en pompa), y a negarte a ti el sexo con pretextos de manual, alegando que “ya no eres como antes y que sois muy distintos” ¿Serás zorra? Lo he visto más de una vez, más de dos, y más de tres. Y por eso un buen día, a ti te entra un calentón con una compañera de trabajo, te divorcias… y te quedas con una mano delante y otra detrás, porque un calentón es un calentón, y ahora te dedicas a pagar pensiones alimenticias hasta el final de los tiempos. ¿Quieres más de lo mismo? Pues sí, en la separación ella te denuncia falsamente por maltrato, se compincha con su madre y tu cuñada, que ahora dicen que estaban ahí, y que siempre has sido muy violento… y así te sacan más pasta y la custodia… sí, ella. Aquella misma mujer a la que le pediste matrimonio en un precioso atardecer, en una playa de Cullera en el año 96. Es simple…

el ser humano no es altruista

Necesita que le den algo a cambio, porque tiene que vivir de algo. Tienes que comer, beber, follar y dormir. Si fueras un ser divino, hecho de nubes y espíritu, pues no tendrías necesidades y entonces, si podrías ser un Altruista Super-Star… irías vestido de blanco al estilo Ibicenco, y la gente te rezaría. Si el ser humano no es altruista, por ende, sus relaciones tampoco lo son. Pero esto, no es cosa del ahora, ni de los nuevos tiempos, ni es culpa del marketing… ni si quiera es culpa del feminismo radical ¡fíjate tú! Pero es que, ni si quiera una madre dándole el pecho a su hijo, es un hecho altruista. Se lo da porque se lo tiene que dar, es algo instintivo y programado… es precioso sí, desde luego y enternecedor, pero no es altruista. Es algo absolutamente “codificado en sangre”. ¿Te enteras? Y volviendo al anuncio por palabras ¿Verdad que si el candidato es guapo se le perdonan más los vicios? ¿Verdad que si el candidato tiene pasta… se vuelve más guapo de repente? Pero si es feo, o normalito y económicamente del montón ¿la que ha escrito el anuncio aceptaría? ¿Y si el chaval que responde al anuncio está en el paro? ¡Ni de coña! Y lo sabes.

Pedir altruismo en una pareja, en un familiar, en un amigo, en un cualquiera… es pedirle sobre su voluntad y sobre su libre opción. Uno decide dar, y decide no dar. Aunque amor incondicional, solamente son dos palabras, no tengo muy claro en este punto, si lo que es sangre llega más allá de donde percibimos y la libre voluntad es solamente reflejo de ello, o si en verdad podemos elegir dar porque sí. Por eso, la única forma de esperar altruismo de alguien, es si este alguien es realmente libre. Y aquí va la pregunta ¿quién es realmente libre? ¿Quién sabe estar por encima de sus propios intereses? ¿Quién pide que se le ame de verdad, es capaz de corresponder? ¿Hasta qué punto estás dispuesto a dar? ¿Estás dando o estás invirtiendo para obtener una recompensa y que se te devuelva? Para terminar, te recuerdo que necesitas comer, beber, follar y dormir. Si no te gusta, ponle una reclamación a Disney. Que duermas bien…

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada