LA PERRA DEL HORTELANO: EL DESTAPE 2.0

 El destape es el nombre que recibió el fenómeno cinematográfico de la Transición Española, a partir de la desaparición de la censura franquista, cuando empezaron a aparecer desnudos integrales (pechos, pubis y nalgas) de mujeres y, en menor medida, de hombres, junto a los actores cómicos típicos como Andrés Pajares, Fernando Esteso, Juanito Navarro, Paco Martínez Soria, Antonio Ozores o Alfredo Landa. Fuente: Wikipedia. Pues sí, despareció la censura y al menos en la gran pantalla, se quedaron todas en pelotas. Es lo que pasa, cuando después de una guerra y casi cuarenta años de dictadura, en la que solo te podías ir a la cama con una mujer si en efecto era tu mujer. A consecuencia de esto, en una noche de bodas, más de uno no encontraba “el agujerito” para meterla, porque nunca antes se había acostado con una mujer. De pronto, ya no había necesidad de tener que irse al sur de Francia para desahogarse. El desnudo femenino era recibido con expectación, y las colas en los cines para los estrenos de la época eran apoteósicas. Todos querían ver tetas, algo tan sencillo como eso. Fue un “reventón” post-censura. Por otro lado, la democracia empezaba a funcionar: esto era realmente lo importante. Pero espera…

 … se acabó la intro ¿OK? Ahora estamos en una fase a la que yo llamaría EL DESTAPE 2.0 Y lo llamo así, porque ha sido otro “reventón”. Y si bien ya Manolo La Nuit, nos daba una pista jocosa de lo que era una parodia del macho Ibérico pretendido por turistas extranjeras, con el tiempo hemos visto que como reza el refrán: nadie es profeta en su tierra. Pero EL DESTAPE 2.0 es otro muy distinto, porque para empezar no es jocoso, solo lo parodia quien lo parodia y no solo se hacen películas con él. Se hacen leyes, políticas, publicidad, mercado y en resumen marketing. ¿Qué marketing? Pues digamos que se diferencia, se disocia, se ensalza, y se encarece todo lo femenino, sin que exista un intercambio real o una integración hombre-mujer, en la que ambos sexos, salgan beneficiados con estos avances post-¿dictadura? Si hace ya un tercio de siglo de la dictadura, y parece que a más de una se le manifiesta el espíritu del franquismo, cada vez que llega el día de la mujer trabajadora y hay que “felicitarlas por el mero hecho de ser mujer”.

Una manera sencilla y gráfica de decirlo, sería que en lugar de un avance real de la mujer española, que equilibre la balanza de derechos, a la mujer se le ha dicho que vea Tele5 a todas horas, mientras que al hombre se le ha dicho que se esté quieto y callado. Cuando ella vive un sorbe-sesos televisivo, que a la hora de la verdad, no le permite tener los pies en la tierra a la hora de llevar una vida plena, se le propone que la culpa de todo la tiene el varón, estigma viviente de un patriarcado que las oprime. Mientras a ella de continuo, en este show-girls, se le ponen pegatinas, purpurina, luces, colores, aplausos, collares de flores y billetes en el tanga para que baile y se desnude, al otro lado del cristal, hay un hombre que está metiendo billetes solo por mirar y no tocar. Es una buena viñeta ¿así lo entiendes? Hablando en términos de mercado, se ha encarecido el producto, y por más que pagues, la chica no va a bajar de su pedestal marca Tele5 ni aunque te dejes la nómina. Das tú, nada más. Ese es el programa que ella tiene sintonizado. No hay reciprocidad, ni debe haberla, es lo que dicen por la TV. Si antes era el perro del hortelano, el que ni comía ni dejaba comer… Ahora la perra del hortelano, se lo come todo y no deja comer.

SÍ, CLARO… LA “DIOSA” VENUS

Sé de sobremanera, que las mujeres que lean este texto, van a pensar cualquier cosa, menos admitir la posibilidad de que el españolito medio, en su inmensa mayoría: soltero o casado, solo o con pareja, vea este dibujo que a modo de aproximación estoy pintando. Lo sé, y se preguntarán cuál es mi tipo de trauma, o con qué tipo de mujer he parado; pero lo cierto es que ya los españolitos medios estamos más que acostumbrados a que se obvie lo que pensamos, sentimos, vivimos y queremos. Esa es la corriente ahora: cállate y no molestes, en una ausencia de empatía absoluta, por parte del género que es quien más empatía pide para sí. Simplemente no van a empatizar, porque no tienen que hacerlo, no está en el programa de Tele5 que están viendo de continuo. En su programa particular, solamente se les dice que son “La princesa del pueblo” ¿te suena? Así, no me extraña que cada vez lo que durante el destape se mostraba como parodia, gracias a Manolo La Nuit, se esté dando como salida al españolito medio.

Si pintara este intercambio, como un mero desahogo sexual, lo estaría abaratando de una forma insultante. ¿Más rubias? ¿más femeninas? ¿más amables? ¿más dulces? ¿más atractivas físicamente? No, eso no es, queridísimas y avanzadas mujeres españolas de sobre-precio. Sé que a más de una se le retuercen las tripas, cuando ve a un españolito medio “colocado con una mujer de buen ver del brazo” como diría mi abuelo, y cuando lo ven juzgan. ¿Sabes qué es lo que juzgan? Que según su criterio de valor, existan mujeres con menos pájaros en la cabeza que ellas, y los pies más firmes en el suelo, que realmente no se pongan un sobre-precio inalcanzable y que lo que quieran simplemente, sea compartir su vida con una pareja y formar una familia. Mientras ellas tienen un perro y un perfil en meetic, que es para lo que les da la fórmula… la que viene de fuera (o sea, la rubia, alta, atractiva, dulce, femenina e inteligente… o no, que también puede ser morena y bajita) tiene un marido, una casa y dos hijos. Eso es lo que le jode a la avanzadísima mujer española, aunque jamás lo admitirá. Ella en cambio, se va de vacaciones a Brasil o de “safari” a África con las amigas, y le dejan el perro a su amigo el de las gafas de pasta, que es muy moderno y muy progre acorde con estos tiempos.

Se acabó lo que se daba: se acabó la tontería, la estupidez, la feria, el auto-engaño, la sugestión y la piedad contigo mismo. No te voy a decir lo que tienes que hacer, aunque lo estés deseando como un febril borrego. Ahora sabes más que antes, porque lo que acabas de leer aquí es verdad. ¿Qué no te gusta? No te preocupes, siempre te quedarán las comedias románticas. Vamos ¿por qué no te largas? ¿todavía sigues aquí? Ya estás tardando…
Publicar un comentario en la entrada