UNA GOTA DE CIANURO EN EL CAFÉ, POR FAVOR

 Empezaré diciendo que estamos sobre-informados. Ahora entenderás por qué y para qué. Por encima de cualquier modelo, o de cualquier sistema real de gestión o de gobierno, siempre hay una mente creadora. Me refiero a una mente humana, que obviamente aparte de pensar en un interés general piensa en el de su clase, y por supuesto, en el propio. Nos quejamos mucho de los bancos, pero es una hipocresía ¿por qué? Un banco es el perfecto espejo del egoísmo humano. Una entidad financiera, funciona exactamente igual que una persona normal: solamente da algo para ganar, guarda para sí todo lo que encuentra y te lo presta solamente con la certeza de que se lo vas a devolver sí o sí. Además ¿de qué se queja quién firmo una hipoteca? ¿te ha obligado el banco a firmar algo? Un banco se comporta exactamente igual que tú en la gestión de sus recursos, o es que ¿vas por ahí regalándolo todo a manos llenas sin pedir nada a cambio? Si te quejas de algo, es de que no te dan suficiente, pero ¿poner tú? Si pones es para ti. Y cuando te obligan a poner para tapar agujeros que no son tuyos, pues te pones como te pones, como nos ponemos todos. Somos animalitos egoístas ¿recuerdas?

Creo que en este sentido solamente podría callarme la boca Francisco de Asís, y tres o cuatro más. De todas formas, a lo que voy, es a que a diario escuchamos todos un poco más de mierda en las noticias ¿verdad? Tiene su razón de ser. Y aun así nos parece poco, porque tenemos la absoluta certeza, de que los medios de comunicación y los políticos se callan muchas cosas. Reclamamos más transparencia, más honestidad, más honradez en quienes gestionan nuestro sistema. Pero espera… que solamente pedimos transparencia, cuando sentimos que nos están pidiendo, o robando según se mire. Cuando te dan a manos llenas, o simplemente tienes un acceso fácil a financiarte, a los recursos, a conseguir trabajo o ganar más dinero; nadie se hace preguntas, y nadie se cuestiona la procedencia de ese capital. ¿Por qué? Porque lo único que ves, es que te pagan la nómina y te conceden el crédito (hablando en pasado) o la hipoteca; y por eso mismo no te haces preguntas. Ves el saldo a favor y con eso te callas la boca. Eres igual que un puto banco.

Ahora te quejas y me quejo yo, porque cada vez el saldo es más pequeño, e incluso negativo. Pues lo que se hace a día de hoy, para tener controlada a toda esta masa de gente, es precisamente sobre informarla. Te aseguro que ahora, hay mucha más transparencia informativa que hace unos años en Europa ¿y sabes por qué? Porque es conveniente, que escuches a diario, que cada día que pasa, estamos un poco más jodidos. Así no te sorprendes de nada, o mejor dicho, te vas acostumbrando a que ya te suelten cualquier carga o montón de mierda en las noticias. Un día sí, otro día también. La gente que ahora sale a manifestarse a la calle por el robo de los bancos y los políticos, cuando les decían que sí al préstamo para su segundo coche, o a una hipoteca sin hacer preguntas, y sin seguridad ninguna, no se quejaba porque decían que sí a todo el mundo. Nadie se cuestionaba nada…

¿INDIGNADOS?


Sí, indignadísimos comprando viviendas sobre plano que ni si quiera existían en la vida real, si no en papel y proyecto. No te indignabas tanto cuando firmabas hipotecas astronómicas y te decían que sí a todo. Ahora como estamos todos indignados… pues hay que darnos la razón en parte, más que nada, para que sigamos pagando. Por eso todos los días, nos echan una gota de cianuro en el café con las noticias. Al día siguiente, otra gota de cianuro… y al siguiente y al siguiente igual. Nos estamos inmunizando y nos estamos acostumbrando al veneno, porque siendo sincero, por más gente que salga a la calle, ya no tenemos la misma percepción que hace unos años en Europa. Ahora, estamos acostumbrados a estar apretados y asfixiados. Antes no. Antes éramos más felices con menos transparencia, y es que aquello de que la ignorancia es la clave de la felicidad, no es ninguna tontería ¿o es que no lo ves? ¿te vas a indignar más que ayer, pero menos que mañana? Indígnate lo que quieras, porque va a dar igual.

La cosa es simple, lo que vemos a diario por más revelador que parezca, o por más mierda que nos creamos que se está destapando, no es más que anestesia, o veneno. Un poco más de cianuro en el café por favor, que tengo que irme a trabajar, para seguir pagando facturas. Una gota de cianuro a diario, para estar bien inmunizado. Así y todo, nos vemos más afortunados que algún país vecino ¿por no estar tan mal? Visto objetivamente suena de chiste. ¿No te das cuenta? Interesa que ahora estés al tanto de todo, para que estés preparado para cualquier historia que pueda venir. Los gobernantes y los medios no son tontos, por eso se dedican a lo que se dedican. Todos encajonaditos en el redil, y todos la mar de indignados… No sé tú, pero a mí me dan ganas de balar como las ovejas: BEEEEEE!!!! BEEEEEE!!!!

Soy de los que piensan, que esto solamente se arregla con un buen Apocalipsis meteorológico, precedido por un Apocalipsis económico que colapse el sistema, siendo ahogado éste en su propio egoísmo. No creo que haya otra forma de dejarnos a todos al mismo nivel. Así, todos iguales tal y como vinimos al mundo, en pelotas. Parece que te lo digo de broma, pero no… No creo que haya otra forma más realista que esa de volver a empezar de cero. El tema de la rebelión de las máquinas y los Terminators, lo veo más improbable. Veo bastante más técnica y económicamente viable, un The Matrix. Porque mientras haya sistema, habrá corrupción. Y sí, tú y yo por mucho que nos indignemos, somos dos bichos corruptos viandantes sobre la faz de la tierra, y si nos podemos quedar con el saldo a favor, más que los demás, lo hacemos. Ese es el problema, que en realidad el banco, somos nosotros.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

AMOR PARA TODA LA VIDA, UN DOGMA PARA INCAUTOS

 Vamos a empezar por decir que humanamente esto es imposible. Sí, he dicho imposible. Las relaciones y las personas no son así, aunque sea el dibujo del cuento del príncipe y la princesa, que por cierto es de marca Disney. La historia de nuestros abuelos, tampoco es tan distinta ¿por qué? Seguimos siendo hombres y mujeres; así de simple. Pero aunque ya los matrimonios y las parejas no duren cincuenta años, ya que se divorcia la mitad de parejas que se casan, nuestras necesidades siguen siendo las mismas. Insisto, seguimos siendo hombres y mujeres, y nuestras necesidades siguen siendo las mismas que hace cien años, que hace mil años y que hace veinte mil, cuando se cazaba y se vivía en cuevas. No sabemos mucho más créeme, porque aunque no se cace ni se viva en cuevas, lo que nos corre por las venas a hombres y mujeres, sigue siendo sangre. Al menos de momento sí, y parece que va a ser así por mucho tiempo, obviando toda la ciencia ficción cinematográfica y literaria.

El concepto de para siempre está diseñado por la moral, pero no es coherente con la verdadera naturaleza del ser humano. Si el ser humano es finito y limitado, el para siempre no tiene objeto por mucho que te haya contado tu madre. Es bonito ponerlo en las tartas de boda, y en las tarjetas de felicitación, pero ni es humano, ni animal, ni real. Sé que suena frío, pero es que quiero hacerte consciente de nuestra verdadera realidad. Tampoco se trata de que comiences a cavar una trinchera de protección contra mis palabras; lo único que quiero es que no te engañes a ti mismo, pensando que una relación de pareja es un seguro de vida, cuando en realidad es todo lo contrario. No quiero que tengas miedo, quiero seas consciente del acto y las consecuencias.

El cajón en el que nos han metido nada más nacer, nos dicta como buenas o impuestas, pautas que no son naturales: eternidad, fidelidad, perpetuidad, monogamia, sumisión… Que a fin de cuentas nos enseñan que si nos portamos bien, todo va a salir bien, cuando un día tras otro vemos que como en la propia naturaleza, los ciclos tienen un principio y un fin natural. La cosa es simple: interesa que creas lo contrario, para que no salgas del cajón en el que te han metido. Una de las cosas que te enseñan de pequeño, es que un matrimonio ¿es para toda la vida? De lo que no te hablan, es de la renuncia a ti mismo que supone una carta de felicitación de bodas. ¿Entonces? ¿no hacemos nada? ¿nos quedamos como unos eternos individuales toda la vida? Tampoco hemos nacido para estar solos, porque hombres y mujeres somos complementarios. La existencia del uno, no tiene objeto sin el otro. Es algo básico y fácil de entender. Ni ellas pueden solas, ni nosotros tampoco; pero todo pasa por aceptar nuestra verdadera naturaleza, humana y limitada.


NO DEJES DE HACER ALGO, AUNQUE SEPAS QUE TENDRÁ UN FINAL


¿Por qué? Pues porque en la naturaleza, todo tiene un principio y un fin. Es cuestión de aceptarlo. Y tanto el principio como el fin, nunca serán iguales de una pareja a otra, si hablamos de pareja. Por otro lado, tenemos el tema legal. Esto ya no es ni sangre ni instinto. No es que los hombres tengamos miedo al compromiso en sí mismo, es que cuando nos comprometemos, tenemos todas las de perder. Mientras que para la mujer una relación es probablemente una inversión fríamente hablando, que le va a aportar un estatus, para el hombre es una apuesta a fondo perdido, en la que puede palmar. ¿Miedo al compromiso? No señoras, no... miedo a palmar y a echar tu vida a perder. Nosotros socialmente y legalmente, no tenemos el mismo margen de maniobra ni para rehacer nuestra vida, ni para empezar de cero con las mismas posibilidades o recursos. Así que... hasta que las relaciones formales y los contratos de matrimonio no sean realmente equitativas, un servidor no firma nada. Hombres y mujeres, no nos exponemos a los mismos riesgos, es así de simple ¿Miedo al compromiso? Como dicta una reconocida campaña publicitaria: yo no soy tonto. Yo no me comprometo a nada si sé que tengo todas las de perder.

Un contrato de matrimonio, no es un seguro de vida como muchos quisieran. Para ti como hombre, ya has visto que no lo es. Todo lo contrario: es tenerte cogido por los cojones desde que firmas y una criatura empieza  a llevar tus apellidos. Suponiendo que sea tuya, claro… Yo lo digo sinceramente, me quitaría de todas estas disyuntivas, comercializando esperma, a un precio razonable. Razonablemente caro, por supuesto. Porque lo vale, y porque en este sentido los tíos no somos verdaderamente conscientes, de lo importante e imprescindible que es nuestra participación en el proceso. La cosa es tan simple, que insulta: sin esperma, no hay negocio. Punto. En cambio, ser padre de una criatura es algo importante, pero es otra cosa. Es un acto libre y trascendental, pero no tan importante como el de poner los medios para que una criatura llegue al mundo. Si ellas tienen el útero, nosotros el esperma, es fácil de entender ¿verdad? Pues no seas tonto, y ponle el precio que se merece. Nadie te está haciendo ningún favor.

Te pido que seas inteligente, que sepas lo que estás haciendo y dónde te estás metiendo. No es que tu papel como hombre sea importante, es que es imprescindible. Cambien lo que quieran cambiar las cosas, sin tu intervención, no hay trato que valga. Hay cosas que nunca cambian, por más que la ciencia y el progreso supuestamente avancen. Y no, no estoy hablando de amor verdadero, ni de matrimonio con hijos, ni si quiera de paternidad. Te estoy hablando de continuidad de la especie, en plan de andar por casa. En lo más básico que podamos pensar, es donde hemos de ser conscientes de que la llave en realidad la tenemos nosotros. Aunque en un hipotético futuro se nos cultive en probetas, hacemos falta ambos: óvulo y espermatozoide. Es insultantemente fácil de entender. Párate un poco a pensar de dónde venimos todos y olvídate de seguros de vida que no son tales. Al final todo se resume a si eres apto o no.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

TODO EL MUNDO MIENTE

 Ya sabes que esta cita célebre no me pertenece ni mucho menos. Este axioma cuasi-matemático 100% aplicable a la naturaleza humana debido a su inteligencia, que no a la naturaleza animal en sí, es obra y gracia del personaje de ficción House M.D. Valga la redundancia y mi egocentrismo, al identificarme con este personaje de ficción... por lo mucho que nos une en cuanto a percepción, e ¿historial amoroso? No cojeo físicamente, pero mis contradicciones internas y humanas con mi lado animal, bien valen una cojera o dilema moral. En una hipotética lucha a muerte entre mi yo animal  e instintivo, contra mi yo racional y humano ¿cuál de estos Yo anda cojo? El humano desde luego, estamos hablando de un animal domesticado por padres, moral,  profesores, política, medios de comunicación y hasta por las mismas amistades y círculos sociales en los que participo. Para ir al grano, en efecto todo el mundo miente sin excepción. No es un supuesto, es una realidad objetiva propia de nuestro ser inteligente. La sangre no miente, en cambio la inteligencia sí… y mucho. Hoy no escucharé a los que se quejan al fondo de la sala ante estas palabras, por una simple y mera causa: no tienen razón y por pretender alegar en contra de esta realidad, sus propias quejas agrandan este gran axioma.

Miente ella de forma natural e integrada en la conversación, miente bien. Miente él de forma intencionada y premeditada, miente mal porque ensaya para mentir. Miente ella, cuando dice que está contigo por amor, cuando en realidad no tenía una opción mejor en sus posibilidades… en efecto, el guapo millonario jamás le pedirá matrimonio. Miente él cuando dice que la ama de verdad ¿por qué? porque es la única que le aguanta, y probablemente con la única que ha estado en serio… fue él seleccionado, él no eligió más que conformarse y dejarse llevar. Mejor no pensar en más opciones ¿verdad?

Mintieron tus padres cuando te dijeron que llevaron la carta de los reyes magos al buzón, y mintió tu jefe, cuando te dijo que no sabía nada dos días antes que te despidieran del trabajo y te lo oliste. Miente la Iglesia católica con la Virginidad de María, cuando todos sabemos como vienen los niños al mundo, y lo llaman la anunciación para poner al ser humano como divino cuando no lo es. Es más, la Inmaculada Concepción, por tener que llamarlo milagro. ¿Acaso no es ya un milagro el hecho de traer un hijo al mundo? Y no por moral judeo-cristiana, si no porque estando ya la naturaleza tan sumamente alterada, que nuestro genoma siga siendo funcional ¡eso sí que es un milagro!

Mienten los políticos cuando dicen que pueden solucionar un problema. Mienten y además, lo hacen mal, porque ya no se lo cree nadie. Miente ella cuando te dice que solo te quiere como amigo en lugar de decirte la verdad ¿Y cuál es la verdad? Que no van a follar contigo porque no les gustas. Miente él, cuando te dice aquello de te mereces algo mejor, o cuando dice que está ocupado, o hasta arriba… Entérate: no le gustas, cuando a un tío nos gusta una mujer, hacemos lo que tenemos que hacer, eso sí, con más o menos inteligencia. Ella se miente a sí misma, y se cree todo lo que se dice, mientras que tú le mientes a ella, le mientes a tus amigos, y ella por otro lado… le miente a su marido.


LA MENTIRA ES EL PILAR FUNDAMENTAL DE NUESTRA SOCIEDAD


Todos mienten porque creen que no les van a pillar, aunque el refranero popular hace ver que se coge antes a un mentiroso, que a un cojo ¿será por eso que el Dr. House está cojo? ¿será una alegoría del personaje a la mentira? En este caso, es el cojo quien descubre un diagnóstico acertado, dando por hecho que todos los pacientes que pasan por su consulta, mienten como bellacos en algún punto, para que nadie descubra que la mayor causa de sus desgracias, está oculta bajo una mentira con las que todos han comulgado. ¿Te pasa a ti lo mismo?

Decir la verdad, es honorable de puertas para fuera, pero ¿nunca has pensado en ir con la verdad por delante por ti mismo? ¿quieres ser honorable de cara a la galería? Si es así, acabarás mintiendo para que nadie detecte tu debilidad, tu pereza, tu fallo, tu delito, tu engaño… hasta tal punto, que te suponga la enfermedad, o incluso la muerte. ¿Crees que vendrá alguien ha curarte o a rescatarte? ¿O tendrán que hacerte una autopsia para descubrir que todo era una fachada? No te equivoques, esto no es una serie de TV.

Siempre podrás decir que todo el mundo lo hace, encogerte de hombros y decir que da igual… El mundo está como está, por gente que piensa así, hasta que la burbuja revienta. Tú sabes que no da igual, y que cada contradicción dentro de ti, es un grado más de hipocresía en el mundo. Esto no es una charla moralista judeo-cristiana, no te digo que te portes bien. Te digo que defiendas tu verdad y tus ideas desde dentro hacia fuera. Te digo que no renuncies a ellas, aunque la masa te dicte que pases desapercibido y que lo dejes correr. Te daré una pista: las verdades colectivas no existen, por muy justas que parezcan. Las verdades individuales sí, porque son propias y no son impuestas.

Mientras defiendas y propongas tu verdad, sin quitársela al de al lado, ni imponérsela a tu contrario, podrás hacer algo útil en este mundo. ¿Eres capaz de eso? ¿o prefieres sumarte a una verdad absoluta y categórica que te quite de pensar? Eso siempre es más fácil, formar parte de una mente colectiva y totalitaria, que te proteja si te sometes, que tomar un papel activo en el mundo, lejos del anonimato de una ideología, un partido, o una doctrina o religión; en los que siempre manda alguien, que te dicta el qué, el cuándo y el cómo. Esto no lo vamos a arreglar con verdades absolutas y totalitarias, hermanitos. Así ya sabemos cómo se termina. Aquí tenemos que ser cada uno, motor de nuestra propia verdad, para que el mundo avance. Perdón, el mundo no, para que tú avances… y el otro, el otro y el otro.


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!