MÁXIMO, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 –General, no esperaba tu visita, contigo tengo que cuadrarme. No soy digno- No digas tonterías, soy un hombre igual que tú. Dime ¿qué es lo que te atormenta? –Después de todas las visitas que me habéis hecho, tengo la sensación de tenerlo todo más claro, y me temo que ya sé la raíz del problema- No te preocupes, conmigo puedes expresarte con libertad –Creo que lo que me pasa realmente, es que no sé estar por encima de todos los cambios que veo a mi alrededor… con el trabajo, con las mujeres, con  mis empresas, mis batallas- Dime querido amigo ¿y quién es capaz de estar por encima sin antes haber luchado mil batallas? –Pienso demasiado y creo que es precisamente eso, lo que más me afecta. Busco justicia y no la encuentro. El conjunto me resulta inabordable-

No hay más justicia, que la que tú seas capaz de crear con tus actos. ¿Te has responsabilizado de tu propia suerte? –Pero si la suerte… ¿existe la suerte?- La suerte y la justicia, has de trabajar por ellas, no esperes recibirlas de nadie y mucho menos de Roma. ¿Crees que en el frente, tu contrario no busca exactamente lo mismo que tú? ¿crees acaso que tu lucha es más legítima y más noble que la suya? ¿quién de los dos tiene razón? Quizás nunca lo sepas, ni tú ni yo. Incluso después de haber salvado mil y una veces la vida en el campo de batalla. Tras una arenga, tras una orden, tras una carga… dime ¿hay espacio para pensar quién de los dos dejará una verdadera huella?

Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad
 –Eso ya lo había oído antes mi General, pero no sé cómo llevarlo a cabo en mi día a día- Está bien, nunca repitas una cita sin saber lo que significa realmente. Quizás no debamos pensar tanto en la eternidad, nuestras huellas se irán grabando con nuestras acciones y el paso del tiempo si así ha de ser. Pensar en ello no resulta demasiado útil. De lo que sí puedes estar seguro, es que si eres capaz de asumir todas las consecuencias de tus decisiones, día a día para poder afrontar tus batallas, serás camino para los demás. Es algo de lo que no has de preocuparte, o que ni si quiera tienes que pretender, ni que plantearte. Céntrate en tu propio Norte y sé fiel todos los días de tu vida a tu propia brújula. ¿Lo veremos en la eternidad? Quién sabe…

Tal y como nos hemos encontrado al mundo ahora, de una cosa sí podemos estar seguros: Este mundo está cambiando, lo antiguo se desmorona, y lo nuevo se impone. Te haré una pregunta: ¿Crees que el futuro pide permiso para abrirse paso? –Desde  luego que no, mi General- Pocos le hacemos frente, muy pocos. Es más fácil dar por bueno todo lo que dictan desde Roma, antes que cuestionarte si es bueno o malo para ti –¿A qué te refieres?- A entregarte a una causa mayor que tú mismo –Pero Máximo ¿esta causa mayor son las órdenes de Roma? ¿son las leyes del Senado? ¿son el Progreso y la Modernización?- No, Roma y el Senado están corruptos.

 –¿He de someterme a una causa mayor para ser un hombre verdadero?- Solo has de someterte a una causa que entiendas desde dentro. Solo tú sabes dentro de ti, qué es lo que despierta al hombre y qué es lo que lo aletarga. Las causas mayores, son tus ideas, o las ideas que para ti son justas –¿Cómo podré saber si una causa es realmente justa?- Cuando no solamente lo sea para ti, si no para todos. Cuando no habite el egoísmo en ella, o la diferencia, o la discriminación. Una causa es noble cuando no alberga injusticia alguna. No todos saben ver esto, y antes que planteárselo, se someten porque ven que se somete todo el mundo a su alrededor. Dejan de luchar dándolo por bueno. Pero lo más importante de todo, nunca…

¡NUNCA TE RINDAS!

Aunque veas que todo el mundo se derrumba a tu alrededor, aunque todo esté en contra, aunque todo cambie sin control, aunque te anuncien una posible derrota… Mientras estés en pie, es posible. Mientras te mantengas firme no hay excusa para la rendición. Dime si no ¿Qué objeto tiene ser un hombre? ¿Quién dijo que fuera fácil? Cuando veo a todos aquellos que se encogen de hombros, se resignan y tiran la espada antes de si quiera haber atacado o haber llegado a la primera línea, me pregunto ¿es que no os dais cuenta? ¿vais a rendiros antes de haber empezado? Rendirse es más fácil que luchar, y decir a todo que sí para que no te salpique la sangre en la arena, también lo es. Solo es hombre, aquel que es capaz de transformar una arenga en un paso al frente. Quienes se rinden, no merecen llamarse hombres. Nunca olvides esto.

Si te perdiste COCO, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER? [fin de la serie]

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

COCO, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 ¡Hola soy COCO! –Esto es de coña ¿no? pero tú ¿qué pintas en esta serie?- He venido para darte una clase de nociones básicas, parece que has olvidado el “arriba y abajo” –¡Jajaja! Pero ¿cómo pretendes que te tome en serio con ese tono de voz? ¡por favor!- Miguelito, cuando eras pequeño, me veías todos los días en Barrio Sésamo, y no parecías tener problemas para creerte todo lo que te decía. Te quedabas delante de la TV con la boca abierta, con el arriba-abajo, el lejos-cerca y el izquierda-derecha –Ya COCO, pero es que tenía cinco años, ahora soy un treintañero- Mira niño, tienes que reinventarte, que empezar de cero; porque te veo viejo, muy viejo. Ya crees que lo has visto todo, que nada te puede sorprender y crees que vienes de vueltas en tus relaciones –Es que es así, dime tipo listo ¿qué crees que me queda por saber de las tías? ¡Por Dios, estoy hablando con un peluche de color azul que veía de pequeño… estoy fatal!-

Ese es tu problema, que te crees que lo sabes todo, y antes de que ella abra la boca, tú ya le estás dando la respuesta, pero… ¿a qué pregunta? ¿quién te ha preguntado? Tú antes ya te has dibujado una imagen sobre ella, que es cosa tuya y te comportas con ella, según esta imagen. Eso son prejuicios ¿dices que ellas son difíciles? ¿qué son complicadas? Te diré: deja de tratarlas como si fueran difíciles y complicadas, y quizás obtengas otras respuestas. Eso es algo que depende de ti, no de ellas. Te quejas de que siempre te dan en el mismo lado, entonces ¿no crees que es hora de ir sin juicios previos? No te montes películas con las tías, creo que sabes demasiado. Tienes que volver a lo básico.

–¿Y qué es lo básico? ¿lejos-cerca?- Es simple, acción-reacción: Tú la ves complicada y actúas con ella a la defensiva, esperando que ella sea complicada ¿qué respuestas crees que vas a tener? Si vas ya con el cartel en la frente puesto, de “estoy a la defensiva”. Es tu actitud, es tu forma de verlas la que falla, ya antes de abrir la boca estás pensando en cubrirte la espaldas y que no te ataquen ¿quién te va a tacar? Estás paranoico, con eso saber tanto y que te haya pasado de todo. No existen las tablas o perfiles exactos, no te digas “esta mujer es así” al verla por la calle. Intenta pensar a favor, porque esto no es ley, pero si eres positivo, es más fácil que las respuestas sean positivas. No te defiendas antes de que te ataquen. Nunca olvides lo más simple: entre arriba y abajo…

¡SIEMPRE ARRIBA!
Quieres ganar la batalla antes de empezarla, pero ¿y si no hay batalla? ¿y si no hay guerra? No vayas con la confrontación en el bolsillo preparándote para soltarla. Si buscas un enfrentamiento, encontrarás un enfrentamiento. Si buscas una mujer, encontrarás una mujer. Relájate y no lo reduzcas todo a una guerra de sexos –¿Por qué todos me habláis de guerra?- Porque las batallas y las guerras siempre vienen solas, tienes que asumirlo y a pesar de ello, no siempre estarás preparado. No hace falta ni que las busques, ni que las provoques. Eso sí lo entiendes ¿verdad? Las mujeres no son tus contrarias.

–Sí COCO, así si lo entiendo- Te lo repito, claro y despacito, para que lo entiendas, como cuando eras pequeño: es tu actitud. Olvídate de las respuestas preparadas, y ten el valor de tener ganas de vivir algo nuevo. Si crees que sabes tanto, aprovéchalo para construir, no para defenderte, o prevenirte del dolor, o del sufrimiento que pueda implicar querer a una mujer en momentos puntuales. Estar con una mujer es algo más que una batalla de poder, no lo reduzcas a eso antes de empezar algo con una de ellas. Para terminar esta serie, va a venir a verte alguien muy importante, espero que estés a la altura…


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

JESÚS, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER? PERO, ESPERA… ¡SI TÚ ERES CHUCK NORRIS!

 ¿Y qué esperabas pequeño? –Esto es una broma ¿no? ¡No jodas Chuck!- No digas tacos y compórtate –Pero ¿tú entiendes de mujeres?- Piensas demasiado y actúas poco –¿Cómo?- Piensas demasiado, te pasas el día hablando, planeando y prometiendo. Habla menos y actúa más, pareces un poeta ¿cuándo has visto a un poeta luchar o ir a la guerra? –¿Crees que eso que me estás diciendo es inteligente? ¿por qué todos me habláis in extremis o cómo si estuviéramos en guerra continua?- Te diré algo, tu problema sigue siendo que no te ves hombre sin tener una mujer al lado. Nos estás preguntando ¿qué hacer? Pero ahora el Mesías Chuck te pregunta ¿qué vas a hacer tú? No te das cuenta, pero tú eres hombre, haya una mujer delante o no la haya.

¿No te has planteado qué quizás lo que tienes que hacer es ser, hablar y comportarte como un hombre en todo momento? Te hablo, independientemente de la mujer que tengas delante, de seguir tu propio norte, de luchar tus propios objetivos, de centrarte en tus empresas, de luchar tu propia guerra… –Es que mi guerra, ahora mismo… mi guerra es ésta- Eres un burro y te voy a partir la cara. Como no espabiles, te voy a mandar con los charlies ¿esta es tu guerra? Si fueras mujer y tuvieras delante a un tipo que está preocupado contantemente por ella, y por cómo hacer las cosas para no cagarla… y después, hubiera otro tipo que tiene su vida propia y el estar con ella no le supusiera una preocupación ¿con cuál de los dos te irías? ¿quién para ti da una mayor garantía? ¿quién te da más seguridad?

Pues hombre, si lo pintas así, el segundo… el que hace su vida- Mientras para el primero, el norte es ella y no habita liderazgo en él, el segundo tiene su propio norte. Seguridad, pequeño… te hablo de seguridad, de saber qué es lo que quieres y de trabajar por ello. No hay nada mejor que tener tu propio norte y liberar tus propias batallas. El amor de una mujer no es algo que se tenga que defender, es algo que se tiene o no se tiene. No es una batalla, pero lo puedes tener librando tus propias batallas y persiguiendo tus propios objetivos. Una mujer para quererte antes tiene que admirarte; y no te va a admirar yendo con cuidado viendo qué haces mal o qué haces bien detrás de ella. Un hombre preocupado, no es digno de admiración.

¡QUIEN TENGA OIDOS PARA OIR, QUE OIGA!

Dime ¿qué respuesta o qué garantía puede ofrecerle a una mujer un hombre preocupado? Y te digo, preocupado por lo que sea, no solamente por ella, esto es reducir tus objetivos miserablemente ¿es que no tienes otra cosa mejor qué hacer? –Claro, es que para ti es fácil, eres el Mesías Chuck Norris, todo el mundo te admira- No busques admiración, no se trata de eso. Si así lo hicieras, no dejarías de estar trabajando para el agrado de todos. Se trata de fijar tus objetivos y ser coherente en palabras, actos y pensamientos con tus objetivos, aunque sepas que te la puedes pegar. ¿Quieres ser un héroe? ¿quieres ser congruente? Selo para ti hermanito, has de serlo para ti mismo.

Tú que siempre vas de listo, de tener respuesta para todo, si le pides consejo a Chuck Norris, ten la humildad de reconocer las palabras del Mesías –¿Y cuales son las palabras del Mesías? ¡Quiero saberlas maestro!- Mis palabras hermano, son solamente tres, así que presta atención: BÚSCATE LA VIDA y deja de retorcerte con el monotema. Una vez que tengas tus objetivos claros y sepas lo que quieres para ti, insisto: para ti mismo y seas congruente con ellos, todo lo demás vendrá. En los evangelios está escrito: BUSCAD EL REINO Y LO DEMÁS VENDRÁ POR AÑADIDURA ¿te enteras? ¿o te crees que hablo por hablar? Mira que te cojo y te…

Sigue tu vocación hasta las últimas consecuencias ¿tienes valor para ello? No hay batalla ni misión en tu vida más importante que esta, ni gloria más alta que despierte más admiración que la de ver a un hombre fiel así mismo y convencido con su propio camino. Nadie te puede decir cuál es este camino, eso siempre has de decidirlo tú. Ni mucho menos, esperes que te lo marque ella, eres un hombre. Ahora te voy a presentar, a un alumno mío que lo ha conseguido…


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

CLINT, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 –Sargento, no esperaba que aparecieras por aquí, me honra tu presencia ¡eres mi puto héroe! Dime ¿qué puedo hacer?- Mira hijo, te diré algo que probablemente te sorprenda, pero te lo diré solamente una vez, después de esto, no pienses que vamos a intercambiar fluidos corporales en la ducha esta noche –¡Señor! ¡sí señor!- Me parece que lo que te pasa, es que quieres saber y entender demasiado de mujeres. A las mujeres, no hay que entenderlas, ni lo intentes. Si tratas de hacerlo te puedes volver Mariconetti, o  loco, y entonces tu cagada será la gran cagada. Debes dejarte llevar por tu instinto, por tu impulso primario, por esa voz que te habla desde la base de tu cerebro, aquella a la que no le haces caso por miedo a “no ser correcto”, porque te dice que te comportes como un animal, como un puto depredador –Clint, es que si le hago siempre caso a esa voz, la puedo liar gorda. No está el mundo como para hacer el animal con las tías… y lo sabes- Parece que no te has enterado enano, eres un hombre, y lo que diga el mundo, es lo que dice la revista Cosmo y toda esa basura sorbesesos que te meten hasta en los cereales del desayuno. Te diré algo con un ejemplo para que lo entiendas:

Imagínate que entramos en guerra, si esto pasara, contéstame: ¿Con quién crees que se iría ella? ¿Con un animal capaz de hacer frente a cualquier peligro real con dos cojones bien puestos, o con un hombre que la entienda y sepa empatizar con sus sentimientos y emociones? –Hombre… es que menudo ejemplo me pones Clint- Responde a mi pregunta hijo ¿con quién crees que se iría? –Pues con el animal, sin dudarlo- ¿Crees que en una situación así ella buscaría empatía, comunicación, comprensión, entendimiento y toda esa mierda? –No, ella querría estar a salvo y estar del lado del más fuerte- En los extremos, como en la guerra, es como nos comportamos de la forma real en que somos ¿lo entiendes? Al final siempre es el instinto primario el que manda, nunca olvides eso. Te aseguro que ella eso lo tiene muy claro, una mujer es inteligente por naturaleza y sabe adaptarse a todo.

 –Pero entonces ¿nada de eso es verdad?- Lo que es verdad, es que he bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos… y sigo aquí, así que contesta ¿Qué crees que es realmente más importante para ella? ¿Alguna vez has visto a una mujer irse a la cama con un hombre que tuviera la Cosmopolitan en su mesita de noche? –La verdad es que no- La mujer es inteligente, sabe qué tiene que hacer en cada momento para salir a flote, para estar en el mejor bando y su instinto de supervivencia es mucho más agudo que el tuyo. ¿Tú qué quieres? ¿Entretenerla y conversar con ella como una María o ser un hombre y hacer lo que tienes que hacer? –Obviamente lo segundo, Sargento-

¿ALGUNA OBJECIÓN?

No señor, pero entonces ¿tengo que esperar a tiempos de guerra para realmente ser un hombre de verdad?- Escucha Mariconetti, en tiempos de paz los soldados nunca se quitan el uniforme. Un soldado lo es cuando hay guerra y cuando hay paz, se comporta como tal y actúa como tal. Siempre está preparado. Vive la paz y la guerra como un soldado, no como un tibio cobarde que quiere agradar a todo el mundo siendo políticamente correcto. Puedes estar seguro, que ella elegirá al soldado con los ojos cerrados. 

El soldado siempre estará dispuesto a actuar, porque ha sido adiestrado para ello. El entendedor, comprensivo y empático, hablará, hablará y hablará… pero nunca hará lo que tiene que hacer a la hora de la verdad. Tú irás a la guerra porque eres un soldado, pero el otro, huirá como un cobarde, y se esconderá en un agujero hasta que el enemigo lo encuentre, lo sodomice y lo mate… y no necesariamente en ese orden. De todas formas Mariconetti, solamente conozco a un hombre por encima de mí, que es capaz de continuar esta conversación y darte algún consejo. No muevas tu pichita de aquí, que ahora viene… 


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

HUMPHREY, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 –Humphrey, necesito tu ayuda- Vaya, me sorprende que tú me pidas consejo, tú que siempre vas por ahí callando bocas y soltando verdades como puños ¿de verdad quieres que te ayude? –Si Humphrey, prometo estar callado aunque me cueste. El ego me juega malas pasadas y no estoy seguro de estar yendo por el camino adecuado. Siento que me pierdo y que por más que intento hacer las cosas bien, siempre me acaban dando en el mismo sitio ¿tú nunca te has sentido así?- Mira chaval ¿ves la cara que tengo? Aunque me veas en blanco y negro, puedes ver rasgos marcados en mi rostro ¿sabes que son? Son los golpes que me he llevado por el camino. No intentes no llevarte golpes, porque estos son inevitables. Cuanto más los evitas, más fuerte será el próximo cuando te alcance, porque créeme, que tarde o temprano te alcanzarán.

–No jodas Humphrey ¿acaso no hay forma de ir directo con ella sabiendo que estás haciendo las cosas bien?- No amigo, no la hay y deberías empezar a aceptarlo. –Tú me dices eso, pero yo a ti siempre te he visto entero, siempre te he admirado por eso. Pareces estar por encima de sus palabras, de sus reacciones, de sus opciones, hasta de sus traiciones…- Nadie está por encima de nadie amigo, lo estás enfocando mal. Simplemente las acepto como son y no pretendo que cambien, sé lo que puedo esperar de ellas y lo que no. No me sorprenden, ellas saben que es imposible que me ponga nervioso, se pongan como se pongan y hagan lo que hagan.

–¿Y cómo has hecho para conocerlas tan bien?- Observando lo que hacen, y entre lo que hacen y lo que dicen, dándole más peso a lo primero. Inténtalo, y no des tanta importancia al contenido de sus palabras, no merece la pena… en serio. Te puedes volver loco. Las tías no entienden de contratos verbales, lo que te dicen ahora, en media hora puede caducar. Te digan lo que te digan, es más importante el cómo te lo dicen, porque así puedes saber cómo se sienten, pero nada más. Sobre todo, lo que define a una mujer, o… perdona, lo que define a cualquier persona de verdad, son los hechos. Esto vale para ellas, pero para ti también. En nuestro caso, ya sabes… somos básicos y tendemos a hacer lo que decimos. Pero en ellas, lo que dicen y lo que hacen, está en constante batalla. Quédate siempre con lo que hacen ¿OK?

–Es jodido ¿sabes? Me gustaría tenerlo tan claro como tú, pero siempre que me atrae una mujer pienso “Bueno… ¿y si ella es diferente?- No digas memeces pequeño, si ella te gusta, es precisamente porque es una mujer, pero no porque sea diferente a las demás; si no porque es “más que las demás” por eso te llama la atención: porque puede estar más buena, puede ser más atractiva, más femenina, más sexual… pero no porque sea diferente. Diferente, eres tú que eres un tío, así que no te líes. No le pidas peras al olmo, es así de simple. No esperes, que ella vaya a ser diferente a las demás, acéptala y punto. –Pero es que entonces…- Espera de ella, lo que te pueda dar, por cierto...

DAME FUEGO PRECIOSA
Entonces ¿qué? ¿sigues esperando a que una mujer se comporte, como se comportaría por ejemplo un amigo tuyo? –Ni de coña, oye… que hasta ahí llego- Pues querido amigo, ¿hace falta que te lo diga? Ahora entenderás entonces por qué nunca hay que dejar a los amigos de lado, ni a la familia –¿Por qué tiras por ahí Humphrey?- Pues porque te veo que cada vez que te gusta una, te enfocas como un burro en ella, te olvidas del resto del universo, la idealizas y la cagas… porque en ese momento empiezas a esperar de ella, lo que tiene, y lo que no tiene. Ella te puede aportar algunas cosas, básicamente: sexo, cariño y emociones, el resto te lo dan la familia, los amigos y el trabajo. Por eso, quienes se encierran en sus parejas, acaban fracasando, reduciendo su mundo entre cuatro paredes, porque todo lo demás lo echan a perder.

–Bueno Humphrey, no te quiero joder el discurso, pero es que… todo esto yo ya lo sabía- Si claro, si tenerlo claro de cabeza es fácil, pero cuando se te pone una tía delante, y esa mujer te gusta de verdad, siempre vas a pensar aquello de ¿Y si ella es diferente? Reconócelo, que una cosa es hablar aquí, y otra tenerla a ella delante. Haz como yo, simplemente, sabes antes de que ella misma abra la boca, que no es diferente a las demás, y que si te gusta, es porque es una mujer, y se comportará como tal. No hay más historias, por eso siempre me ves tan tranquilo, porque tengo esa certeza. De todas formas, creo que en un rato, te pasaré con un buen amigo mío…

continúa en CLINT, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

APOCALYPSE NOW: HA LLEGADO TU MOMENTO SOLDADO


Puede que llegue el momento en que te encuentres solo, angustiado, derrotado, bebido y rozando el absurdo, sin saber qué coño pintas en este mundo. Sabes que ese momento puede llegar. Cuando crees que nadie más va a contar contigo, o que ya ha pasado tu época y te encierras para aislarte del resto del mundo en tu propio sinsentido. Justo en ese mismo momento, vendrán a convocarte. Puede que se te reclame para la misión más importante de toda tu vida. Algo que solamente se te encomiende a ti, que solamente puedas hacer tú. Pensarás  que probablemente no estás preparado, aunque quizás hayas estado preparándote durante toda una vida, para una misión que nunca sabrías si llegaría o no. No te lo han pedido cuando te sentías fuerte, cuando estabas preparado, cuando deslumbrabas, cuando todo iba bien. Precisamente cuando no se te requería, pero ahora llaman a tu puerta. 


Durante toda tu vida, te has podido estar preguntando  ¿Para qué me estoy preparando tanto? ¿Cuándo llegará mi momento? No se te requería, siempre parecía que estabas entre los suplentes. Ahora, en el peor momento, cuando más débil te encuentras, cuando creías que nadie daría un duro por ti, se te requiere. Solamente tú puedes hacerlo. Estabas esperando tu momento y no ha llegado como esperabas que sería en tu programa, en tus planes, en tus pensamientos, en tus ideas o en tu lógica. Sentirás miedo, angustia, más soledad quizás, pero ese es tu verdadero momento. Los verdaderos desafíos, los que forjan a los hombres, nunca vienen cuando uno se los espera, o como uno imaginaba, o cuando uno se siente preparado para abordarlos. Quizás tenías que llegar a tu límite para estar realmente preparado.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

CUMPLIMOS 5 AÑOS ¡EN PIE DE GUERRA!

 Mira los ojos de Lucía. Nuestro quinto aniversario ¿qué te parece? La verdad es que se dice pronto. Cinco años que se me han hecho cortos si los miro ahora, y muy largos en el día a día. Aquí seguimos dándote lo mejor que nos sale de dentro. Haya más o haya menos para dar, porque no todos los días son fiesta como diría mi abuela, ni somos iluminados infalibles y etéreos. Pero cueste más esfuerzo o nos salga del tirón, sabes que pase lo que pase y se ponga el mundo como se ponga, puedes seguir entrando en esta santa casa, con la seguridad de encontrarte algo diferente. Y digo realmente diferente con propiedad ¡y lo sabes! Esta casa es el gimnasio de tu criterio, un lugar de apoyo y en ocasiones de guerra abierta declarada contra la gilipollez globalizada y la mentira social de lo políticamente correcto. En realidad, lo único que hacemos es ponerle palabras a la realidad que nos rodea, nada más. Ya sabes, nada nuevo hay bajo el Sol. Jamás te diremos que hemos inventado o descubierto algo, solamente te contaremos las cosas que pasan y cómo pasan. Nuestro único misterio, si es que lo hay, es que te seguimos diciendo lo que realmente pensamos y nunca, insisto nunca, te trataremos como un borrego. Aquí te preparamos para pensar y para la guerra, y el día que no te convenza una palabra nuestra, nos mandas  a la mierda con todas las letras. Ya sabes cuál es nuestro lema: TOMA LO QUE TE SIRVA Y DESECHA LO QUE NO.

No será por empujones desde luego, empezando por los empujones que me das tú a diario, exigiéndome claridad, sinceridad y coherencia; porque si crees que no te paso ni una y es verdad, tú a mi menos. Ese es nuestro trabajo aquí: darte motivos para pensar y hacer que te plantees las cosas que a ti y a mí nos importan de verdad. Sin máscaras, sin teoría Disney, sin plástico y sin cuentos. Tenemos energía para darte, que es mucha y pese a quien le pese, te la vamos a seguir dando para que no tengas que conformarte con verdades a medias y creencias derrotistas televisivas y conformistas. Esa es nuestra verdad, que no tiene porque ser la absoluta, aunque me digas a veces que son verdades como puños. Aunque ésta resulte incómoda y difícil en ocasiones. ¿Se paga un precio por ser fiel a lo que se piensa, se lee y se predica aquí? Te aseguro que sí, pero a mí me merece la pena porque sé que hace falta que alguien haga este trabajo, y lo hago y hacemos encantados. Eso quiero que lo sepas. Nos demuestras que merece la pena día a día. Como premio a tu fidelidad y santa paciencia, hoy te voy a confesar y anunciar algunas cosas, y también a desvelarte algún misterio que en realidad no es tal ¿por qué no? Estoy seguro de que te lo mereces. Para empezar, te anuncio nuestro próximo trabajo que sacaremos en este año 2012:

  Gimme a $dollar BB! te podría pasar a ti
  Una historia absolutamente original, real hasta la nausea y excesivamente viciosa, acerca de cómo le empiezan a ir las cosas a un soltero de treinta y tantos, cuando una madrugada decide salir a la calle a buscar alguien que le de fuego. Nuestro amigo no sabe la que le espera a partir de ese momento, y todo lo que va a desencadenar en su vida, el hecho de haber renunciado a dormir, a favor de encenderse un miserable cigarro. Te puedo dar una pista: nuestro protagonista dormirá muy poco por las noches y se dedicará a hacer entre otras cosas, hijoputeces varias, que en su vida se había atrevido a hacer ¿crees que se irá de rositas? ¿crees que la vida nocturna es siempre una fiesta continua? ¿será capaz de seguir llevando una vida normal, o se dejará atrapar por ese universo por descubrir? Próximamente en P&R. Por cierto, otro tema por el que me habéis preguntado más de uno y que creo que ya merece ser respondido… 

¿QUIÉN COÑO ES EL REVERENDO?
Pues mira, ya te lo tengo que decir porque este incomparable compañero de fatigas y batallas, ha ido cobrando cada vez más presencia e importancia en nuestras publicaciones. ¿A qué se debe? ¿Por qué os gustan tanto las historias del Reverendo? Y como dice aquella canción ¿QUIÉN ES ESE HOMBRE? Para empezar, te tendría que hacer una lista de tíos, porque no solamente ha sido uno entre nosotros, si no que esta marca se la han ido pasando a modo de relevo, varios tipos a los que me ha merecido mucho la pena conocer. Desde un primer protagonista, que utilizó esta firma para proteger su identidad, debido a la relevancia de sus hijoputeces y hazañas... hasta el día de hoy, en el que bajo esta firma, hemos publicado experiencias, reflexiones y artículos de amigos nuestros, lectores, clientes y grandísimos cracks a los que les apetece algo tan sencillo, como seguir siendo colaboradores anónimos. ¿Qué te quiero decir con esto? En efecto, todos llevamos un hijoputa dentro, a veces sale, a veces no. Cualquiera podría ser El Reverendo ¿quieres serlo tú?

¡AQUÍ TIENES UN SITIO!

... por si no te habías enterado, quiero que lo sepas. Aquí siempre tendrás un asiento reservado, un empujón, una arenga y una paliza asegurada. Un año más viejos, un año más pellejos, todavía podemos decir que lo celebramos y que nos seguimos manteniendo fieles a nosotros mismos y a nuestro público, o sea: tú. Así que hazte el favor de seguir siempre adelante, cueste lo que cueste y digan lo que te digan. Sigue sin creerte todo lo que te quieran enchufar, ni si quiera lo nuestro. Sigue utilizando nuestro espacio para formar tu propio criterio: compara, busca, sigue comparando y crea tu propia verdad. Sé congruente con ella y recuerda, que para el verdadero hombre, nunca existe el descanso, ni la relajación. Hoy en día no podemos permitirnos el lujo de acomodarnos y lo sabes bien. La vida está muy jodida y estamos en pie de guerra. Recuerda que después de la arenga, siempre viene la batalla, y después de la batalla, siempre hay un momento de paz.

Un amigo, te da las gracias

Miguel Lázaro Caballero
Equipo P&R

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

SI VAS A POR ELLO, HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS – DOBLE O NADA V


Ha llegado el momento de la verdad y es a vida o muerte. Mientras te acercas a las llamas pasan por tu mente todos los momentos importantes que tu memoria te atrae y te preguntas si ha merecido la pena. Sabes que has de hacerlo, para eso estás ahí. Miras a tu alrededor y ves como el resto de rostros se quedan paralizados e impotentes ante el fuego. Tú no puedes permitirte ese lujo, ni lo harás. Tu misión es atravesar las llamas y salvar vidas, aunque ello te cueste la tuya. Piensas si has amado lo suficiente, si tu vida ha sido de verdad, si has hecho todo lo que tenías que hacer, o te ha quedado algún te quiero por el camino, o algún perdón por pedir o por dar. Sigues avanzando hacia tu destino, porque tu verdadero valor se medirá en ese momento y no en otro.

¿Estarías dispuesto a dar la vida si fuera necesario? ¿Estás dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias de tus ideas, tu preparación, tus actos y tus pensamientos, aunque ello te lo cueste todo? Y cuando te digo todo, quiero decir todo. Todo lo que has vivido y que en un momento podrías perder, por ser congruente hasta el extremo con lo que llevas dentro. Nunca miraste a la verdad y a la libertad tan de cerca como lo haces ahora, cuando descubres que todo puede cambiar, o todo puede desaparecer. No te engañes, no hay verdadera victoria sin riesgo. Sin pararte, pegas una patada a la puerta y entras en un edificio en llamas. El fuego no discrimina, ni los obstáculos, ni el tiempo, ni las dificultades. Solo tienes una oportunidad y no hay margen de error: o todo o nada.

Nadie te puede garantizar que vayas a salir vivo de ahí. Nadie te puede prometer que te premiarán si lo consigues. Nadie puede ofrecerte un resultado seguro, más que tu propio esfuerzo. Una vez dentro cualquier duda desaparece, y solo piensas y actúas para cumplir tu tu misión. ¿Estás dispuesto a darlo todo?

Si vas a por ello, puedes equivocarte. Puede costarte el coche, un par de dientes, tu próximo ascenso. Puede que haga frío, puede que te hagas daño. Puede que pierdas la cabeza, las formas, la legalidad. Puede suponer el ridículo, el desprecio o la soledad. Pero si vives como tú quieres, hasta las últimas consecuencias, quizá y sólo quizá, llegues a ser quien eres.

Fin de la serie DOBLE O NADA. Si te perdiste la cuarta parte: PUEDE SUPONER EL DESPRECIO O LA SOLEDAD

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

SI VAS A POR ELLO, PUEDE SUPONER EL DESPRECIO O LA SOLEDAD - DOBLE O NADA IV


Ya has visto la cara que han puesto todos cuando has salido pitando de allí. No esperes que lo entiendan porque no lo harán. Tú quieres vivir a tu manera, es así de simple: no comulgas ni con hipotecas, ni con bodas de película, ni con mezclar tu libertad con cualquier otra cosa que no sea amor, amistad, compromiso y cariño. –Firme aquí- te dijeron en el banco, como si te estuvieran haciendo un favor. ¿Sabes qué? Tu puta madre va a firmar. Ese cuadro con esta foto está demasiado visto ya. No pueden entender que quieras vivir la vida a tu manera, que no te importen una mierda los esquemas de casa / coche / marido y mujer / dos niños muy guapos / hipoteca / perro y por supuesto… ¡una deuda a 50 años!  Y perdonándote la vida. Has dicho que no a  ese plan, no te crees ni lo del príncipe azul, ni lo de la media naranja. Se ha ido aproximando el día, y lo has terminado antes de haberlo empezado.  Mejor haber dicho que no antes que después, más vale tarde que nunca.

No te cuadra y punto ¿qué les vas a decir? Desde luego no vas a engañar a nadie, y ni mucho menos a ti mismo. Tú planeas tu propia vida y no te gusta hacer teatro. Has visto que a cada día que pasaba las prioridades no eran las que tú pensabas. Y el hecho de ser congruente hasta el extremo con tus principios, y tu forma de ver la vida, te ha llevado a salir de ese pozo en el que te estabas metiendo. Mientras todo el mundo aplaudía, porque como casi siempre se cumplían los patrones que desde siempre te habían marcado. Todos pensaban que entrarías en la rueda… como todo el mundo hace: por costumbre, por edad, porque se supone que "ya toca", y por no pensar, ni plantearse en que de verdad hay otra vida fuera de todo lo dictado, y realmente se puede vivir de otra manera.

El precio de la libertad absoluta es la soledad ¿quién puede seguir tu ritmo? No vas a imponérselo a nadie, ni a intentar que todos te entiendan. Es así de simple, ahí la última palabra siempre la tienes tú. El precio de la compañía es el compromiso, pero ¿quien dijo que ese compromiso hubiera que firmarlo en algún lado? Si para ellos el amor no bastaba, para ti sí; porque ya bastante precio se paga con la libertad aceptando un compromiso. Hay quienes no confían en su propia voluntad, ni en su capacidad de compromiso, y necesitan ver un papel firmado, pero tú no. Es lo que has entendido desde siempre, y has visto que no es garantía de felicidad firmar un documento ¿dos voluntades unidas por contrato, que no por libertad?




Te tacharán de bicho raro, de informal, de inmaduro, de lo que les de la gana…Verás cómo cada uno de los que te rodean tratarán de convencerte de que su camino es el adecuado y que tú te estás echando a perder. Piensa que a ellos no les queda otra forma que justificar su estado día a día, para convencerse a sí mismos. Tú no necesitas justificar nada. Si te quieres ir mañana, te irás mañana. Si quieres volver, volverás. ¿Se va acabar el mundo porque hayas dicho no? Lo dudo mucho, a lo mejor tu mundo acaba de empezar ahora mismo.

Si te perdiste la tercera parte PUEDE QUE PIERDAS LA CABEZA, finaliza en en HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

SI VAS A POR ELLO, PUEDE QUE PIERDAS LA CABEZA - DOBLE O NADA III


Esto no hay quien lo vea, no hay dios que trague con tanto “me gusta – no me gusta” opinando siempre sin saber, y corrigiendo el trabajo de los demás mientras están en su sillón señalando con el dedo. Para hablar así hay que saber de lo que se habla ¿Qué será lo próximo? Nunca es tarde para empezar de cero, pero eso tienes que verlo tú. Has de ser el primero al que convenza tu trabajo, ya que tus creaciones son la expresión de ti mismo en el mundo. ¿Sabes qué? Aquel que no tiene ni puta idea de lo que habla, siempre te hablará de superficialidades porque es capaz de tocar carne. Nunca se mojará, nunca se expondrá por aquello de “llevarse bien con todo el mundo” y ser políticamente correcto. El mundo lo cambian los contrarios, los auténticos, los rivales, los que desafían los esquemas creando esquemas propios, los que aportan algo nuevo, los que piensan que en efecto las cosas se pueden hacer de otra forma, y en efecto lo hacen.

Te hablo de los pioneros, los innovadores, los inventores, los creadores y todos aquellos a los que la sociedad llama locos. Locos sí ¿Nunca te han tachado de loco? O haces las cosas muy bien, o no molestas lo suficiente si lo que a de verdad aspiras es a que las cosas cambien. ¿Haces siempre todo lo que te piden a sabiendas que no es tu verdadero camino? ¿Dónde está tu verdadera vocación? Esta es la pregunta que te hago ¿Y tu vocación? Hay algo auténtico en ti que deberías explotar en lugar de poner tu capital humano, al servicio de alguien que jamás entenderá que la máquina puede funcionar mejor de otra manera.

Tu verdadero núcleo te habla, y traduce en frustración todas aquellas veces que no has seguido tus propias ideas, o no has sido fiel a tu instinto cuando has cumplido una orden ajena a tu verdadero impulso. Tus ideas valen, y la única forma de demostrarlo es ponerlas en marcha ¿funcionarán? Puede que pierdas la cabeza, pero si no lo haces, nunca lo sabrás. Para romper con todo y empezar de cero hace falta valor, y contar con la posibilidad de que puedes equivocarte. Desde luego, si nunca haces nada por ti mismo, y te limitas a cumplir órdenes, jamás te equivocarás. ¿Estás dispuesto a equivocarte y a empezar de cero? Puede que funcione, o puede que no, pero eso solamente lo sabrás si materializas tu idea.




¿Hasta cuándo vas a demorar tu iniciativa? ¿Hasta que no te quede más remedio? ¿Hasta que no te echen a la puta calle porque “dejes de servir”? Que no te maten, que no te ahoguen ni te expriman hasta el último momento. Si no confías tú mismo en tus propias ideas, y en tu propia iniciativa, no esperes convencer a nadie de que funcionan. Aprovecha tu capacidad creadora, que la tienes, tú sabes que las cosas se pueden hacer mejor y las vas a hacer mejor. Si te dejas arrastrar toda tu vida por el no-riesgo para no equivocarte ¿cuándo serás realmente quien de verdad eres?  Nunca permitas que ate arrebaten tu verdadera y más auténtica esencia, la expresión de tus obras en el mundo, de tus ideas y de tus actos. Siempre has de estar dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva, a empezar de cero. ¿Estás dispuesto a luchar contra tu propio conformismo? Tu mundo necesita algo nuevo ¿estás dispuesto a dárselo?

Si te perdiste la segunda parte: PUEDE QUE TE HAGAS DAÑO, continúa en PUEDE SUPONER EL DESPRECIO O LA SOLEDAD

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

SI VAS A POR ELLO, PUEDE QUE TE HAGAS DAÑO - DOBLE O NADA II


Tienes que contarlo. Tienen que saberlo. Esa información puede ser una denuncia y puede salvar una vida, o muchas vidas y levantar otras. No te calles, tienes que ir a por esa imagen, esa palabra, esa información que ha de llegar a tantos, y eres el único que está ahí para poder transmitirla. No puedes permitirte el lujo de callarte, porque si lo haces nadie más será consciente de lo que está pasando en realidad. Si te callas, llevarás esa carga toda tu vida, de que en efecto se podía haber hecho algo, se podía haber actuado si todo el mundo lo hubiera sabido. Eres tú quien está y nadie más ¿Qué vas a hacer? ¿Acaso vas a mirar hacia otro lado como todo el mundo hace? No vas a dejarlo pasar, no puedes dejarlo pasar, porque si lo haces, el daño se volverá a repetir una y otra vez gracias a tu silencio. Y eso, no lo vas a consentir.

En el silencio de tu omisión, se refugian los cobardes, los que se aprovechan del resto, las injusticias, los delitos, los que te chupan la sangre sin piedad mientras miras la TV para mantenerte ocupado. No eres consciente de la fuerza real que tiene una palabra, una imagen, un ¡despierta ya de una puta vez! Vas a contarlo, a expensas de lo que pueda pasar. Porque puede que te hagas daño, puede que te hieran, puedes quedarte sin trabajo, puedes perder tu estatus o tu corrección. Nadie dijo que no tuvieras que pagar un precio por denunciar y por reclamar la verdad ¿estás dispuesto a correr ese riesgo?

Sí lo estás, correrás entre la gente, las llamas, la guerra, la manifestación o los despachos para hacerlo y poder ser testigo de la injusticia para denunciarla. Te vas a manchar, te aviso. No va a ser fácil. Te amenazarán, te darán un ultimátum, querrán comprarte, sobornarte, anularte, ponerte en nómina o hacerte callar a las buenas o a las malas. Querrán disfrazarlo de malentendido, querrán pintarlo como un daño necesario, como un mal menor, se justificarán, te darán razones e incluso, te acusarán a ti de ser partícipe por consentirlo con tu silencio, pero... ¡De ninguna manera! Tú no eres así, tú no tragas con las injusticias y no te vas a callar.




Ya te has expuesto y has sido marcado, no puedes echarte atrás. Sabes que ahora tu bandera es la justicia y te van a mirar con lupa en todas partes, esperando a que cometas un error. Tu denuncia será tu propia liberación y tu compromiso. En ese momento te darás cuenta que tu palabra les hace débiles, delatando la injusticia y su incompetencia. Te darás cuenta que sí se puede, y que al haberte expuesto, habrá otros que también denuncien. Darás ejemplo. Puede que te hieran en el camino, e incluso que acaben contigo, no te engañes: esto es una guerra y nadie se va sin heridas, pero recuerda: tú eres el testigo y tu palabra puede cambiar las cosas. Tu denuncia liberará y dará palabra a los que no tienen voz.

Si te perdiste la primera parte: PUEDE COSTARTE UN PAR DE DIENTES, continúa en PUEDE QUE PIERDAS LA CABEZA

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

SI VAS A POR ELLO, PUEDE COSTARTE UN PAR DE DIENTES - DOBLE O NADA I


A estas alturas, sabes que no te van a regalar nada. Sabes que no te puedes quedar sentado pensando. Sabías que tarde o temprano tendrías que ponerte en pie. Se terminaron los plazos, se terminaron los aplazamientos, las excusas, los miedos, la preparación… Te das cuenta que no tienes más tiempo, y que vas con lo que tienes, ni más ni menos. El día que por lejano parecía que nunca iba a llegar, es hoy, es ahora y no hay lugar para dudas. Sientes el miedo, eres humano. El miedo propio del momento antes de la batalla, de la confrontación, de la lucha… Notas como una sensación de incertidumbre rodea tu cuello, tu espalda, te hace apretar los puños y mover tus piernas para que abandonen la rigidez de la formación. Alégrate, estás vivo. Es la sangre cargada de adrenalina que recorre cada rincón de tu cuerpo avisando que la batalla va a empezar. No eres un robot programado, eres un hombre, un guerrero, un luchador.

Sabes que en el momento en que des el primer paso, no habrá marcha atrás. Escucharás a todo un público en contra, oirás abucheos, burlas y voces que dentro de una falsa prudencia, te pedirán que por tu bien, lo mejor fuera quedar sentado, no luchar y callarse. Míralos bien, todos esos cobardes prudentes, están sentados. Ellos jamás tendrán valor para bajar a la arena a luchar, a exponerse si es preciso, a riesgo de perder. Ellos  prefieren quedarse sentados apuntando con el dedo, juzgando, criticando y abucheando a todo aquel que les hace quedar como lo que son… unos cobardes que no tienen valor.

Ya ni los mires, no les prestes más atención. No son tu objetivo. Esta solamente es la comparsa y la música de fondo que pretende distraerte de tu verdadero objetivo: ganar. El rival que tienes en frente quiere lo mismo que tú, quiere aquello por lo que has estado luchando hasta llegar a este lugar. Es tu contrario, y al igual que tú ha salido a la arena y se ha expuesto. Sabes que solo uno de los dos ganará y que la consolación de quedar el segundo, no es premio. Eso no te da de comer, ni te consuela. Como tú ha salido a ganar y sabes que hará todo lo posible para arrancarte tu tan merecida victoria.



¿Quién dijo miedo? Un paso al frente, porque para eso has venido. Este era el día que estabas esperando, para este día naciste y te preparaste desde siempre. Ves como en el otro extremo del campo se alinean militarmente tus contrarios. No cederás una sola pulgada, a quien se acerque le costará un par de dientes. ¿Estás dispuesto a perder un par de dientes por ganar una pulgada de terreno? Piensa que tu rival si lo está y no dudará en arrebatártelas si temes por un segundo perder. No vas a ceder, vas a avanzar. Cuando les veas correr hacia ti, tu correrás a su encuentro. No evitarás el choque, buscarás el choque,  correrás más rápido que ellos y a por ellos. Lamentarán haberse cruzado contigo.

La grada ruge, el suelo tiembla, los ánimos se caldean y suenan los himnos. Es tu momento, tu gloria. Cierra por un momento los ojos y asume toda la energía del entorno, respira hondo y empápate. O todo o nada, ya en tu mente no caben las dudas, ni el miedo. Solamente avanzar y pelear. Estás preparado, agradeces estar ahí, es tu oportunidad, tu desafío y vas a ir a por él hasta las últimas consecuencias. Por un momento se hace el silencio, abres los ojos y suena el silbato. Comienza la batalla.

Continúa en PUEDE QUE TE HAGAS DAÑO

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

¿A QUIÉN PERTENECE TU PENE?

 –¿Cómo que a quién pertenece mi pene?- respondió indignado el muñeco Ken ante mi pregunta –Yo que tú me miraría- le dije sin piedad –Mírate ahí abajo porque creo que no te has dado cuenta de que te falta algo- Entonces, se estiró el elástico de sus pantalones y se percató de lo que todos sabemos –Te lo dije- afirmaba mientras el muñeco Ken respondía con una mirada de asombro e incredulidad –Alguien tenía que decírtelo colega, y es a mi al que le ha tocado ser “el malo de la película”- Es lo que tiene decir las cosas como son, te pueden mandar a la mierda, pero… alguien tiene que hacerlo. Ken se ha quedado jodido, porque se ha dado cuenta que no tiene pene, y parece haber sido el último en enterarse, que es lo que más le jode. Pensaba que era un tío auténtico, que vestía a la moda, que estaba acorde con los nuevos tiempos que corren, que ser el novio de Barbie era lo más de lo más, pero… se ha dado cuenta que él no elige la ropa que se pone, que nunca sale solo en las fotos, que Barbie hace lo que le da la gana, y que él está desde siempre en un segundo plano ¡Vaya mierda!

¿Dónde está el pene de Ken? ¿Quién lo tiene? La cuestión es que cuando lo crearon, se olvidaron de este detalle tan importante. No es que lo tenga nadie guardado, es que nunca lo ha tenido entre las piernas. Así lo diseñaron. Igual te piensas, que solo te estoy hablando de muñecos, pero lo que quiero como de costumbre, es hacerte pensar. Este muñeco ha ido evolucionando con los tiempos: le han cambiado el pelo, la cara, la forma de vestir, el coche, las aficiones… le han convertido en un muñeco atractivo para todas las chicas del planeta consumidoras de Barbie. ¡Qué mono es Ken! Es correcto, es guapo, moderno, está cachas, sabe vestir, siempre sonríe y siempre acompaña a Barbie a todas partes. Es el "hombre" perfecto.

¿Un hombre perfecto sin pene? ¿Qué es lo que te estoy diciendo aquí? Ken fue creado para acompañar a Barbie, pero ¿y sus amigos? ¿de qué equipo es? ¿a quién vota? ¿en qué trabaja? ¿cuál es su marca de cerveza? Este muñeco reúne en sí mismo desde su creación, la demanda perfecta y políticamente correcta de lo que se supone es un hombre moderno en sociedad. Es un muñeco hecho para suplir las necesidades de compañía de la original Barbie; ya que de hecho, ese es el sentido de la vida de nuestro apenado Ken. Apenado por pena, y "a-pen-ado" por carecer de miembro viril. A este paso, cuando Barbie quiera ser madre, tendrá que llamar al fontanero para que le "desatasque las tuberías", o ir a un centro de inseminación, porque lo que es Ken, no está diseñado para esos menesteres.

¿Qué te están colando con esta modernidad y con todos estos avances que nos rodean en la publicidad, la política, la moda, la educación, el cine o el mismísimo Disney? Te están diciendo que mientras seas un bonito muñeco Ken que se pueda enseñar en público, podrás ser hombre en sociedad; pero… ¿quieres ser un hombre en sociedad que no cumple con lo básico? Si te hablo de tener pene, te estoy hablando de tu virilidad, de tu carácter primario, de tus deseos, de tu instinto, de tus necesidades, de tu reconocimiento,  de tus valores, de tu honor, de tus principios, de tus derechos, de tu ocio… ¿quieres que siga? Te lo digo, porque parece que no puedas sacar a pasear tus necesidades y tus instintos en sociedad, sin resultar penalizado por no ser políticamente correcto, o moderno, o feminista de pro.

¿ACASO NO TE DAS CUENTA QUE ERES UN JUGUETE PARA CHICAS?

Si, un boy-toy, un hombre objeto hecho de plástico en manos de una chica que hace lo que le da la gana contigo. Te pone donde quiere, te viste como quiere, si le apetece te guarda en un cajón, o te deja tirado en un rincón hasta que su madre le obligue a recoger. Además, tu existencia se basa solamente en ser el novio de Barbie… hasta en las cajas donde te comercializan, el nombre de Barbie es mucho más grande que el tuyo, que aparece solo en la esquina derecha en pequeñito. Eres el acompañante de Barbie ¿ahora te das cuenta?

¿Sabes algo? Hace poco me dijeron, que nuestras publicaciones dan a entender que ellas no tienen la llave sobre las relaciones, y que ello podía hacer que haya personas "que se sientan ofendidas". ¿Ofendidas? Vaya ¡que pena! Y yo que pensaba que las relaciones eran cosa de dos... Puedes hacer algo, y no solamente una cosa para ser tú el que administre sus propias relaciones: ponle precio a tu esperma, que no es gratis. Al igual que puedes decir que sí, puedes decir que no. No te regales a menos que lo desees, no comercies con el sexo, no aceptes absolutamente nada que no te cuadre. No te conformes con lo que te digan que es correcto. Cuando quieras algo pídelo… Y si no te lo dan, ve a buscarlo a otra parte, no te quedes sin ello. Tu pene es tuyo, así que no delegues el gobierno del mismo en otra persona que no seas tú. No te calles y actúa. Antes de pensar en satisfacer las necesidades femeninas, actúa para cubrir las tuyas propias, son tus necesidades y tus deseos, y como tales no son negociables. Si piensas que no tienes la llave, te equivocas ¿te lo tengo que decir yo? Si todo tiene un precio, ponte tú el tuyo. Solo necesitas ser coherente con lo que quieres ¿o es que tienes miedo a que "no te compren"? Punto.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!