DOBLE O NADA: HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS

CUANDO ELLA TE DICE: “HE TENIDO MALA SUERTE CON LOS HOMBRES” por DANIEL DÍEZ


La frase “He cometido muchos errores con los hombres en mi vida” o “tengo mala suerte con los hombres” es común. ¿Qué quiere decir cuando esto sale de sus labios? Cuando eres joven metes la pata y aprendes. Por lo tanto, si has cometido muchos ¿Eres tonta o qué? ¿No aprendes? Vamos a ver, porque igual no va por ahí el tema. Me lo decía una amiga el otro día, como si buscase en mí consejo: Pues bonita... vas fina. Mejor te dedico este artículo que curiosamente no puedes leer. Esta amiga me volvía loco. Lista, guapa, preciosa, inteligente, divertida, buena gente... ¿Cómo no fijarme en ella? Por supuesto no me hizo caso hasta ahora… ¿ahora? ¡joder! ¿No pudo ser en el pasado? ¿Por qué ahora se me hace tan difícil el decirle que sí? Bueno, al grano: Cuando oigo la frase “Cometí muchos errores en el pasado” suelo acordarme de ese pasado. Suelo verme a mí mismo, como espectador de la vida, como actor secundario, como el negro gracioso de la peli americana que sabes que la va a palmar. Yo era joven, las chicas que me atraían se lo pasaban de lo lindo con los populares, con los capullos, con los “niños bien” gracias a sus padres con pelas y yo era el chico gracioso para amenizar las tardes o para pasar el rato si el José no llegaba derrapando con la moto porque no le apetecía morrear en ese momento. Ella no era una excepción. Esta chica que estaba en otra liga para mí, que para ser feliz y tener ofertas de ocio de todo tipo, solo tenía que estar ahí. La vida ya le había sonreído en forma de curvas y simetría perfecta.

Su rollo de verano, ese capullín que estudiaba FP, bueno, más bien que se había matriculado para que sus padres le comprasen la moto que luego usaría para llevarse a la niña de sonrisa perfecta y bondad infinita que me mataba solo con pasar a mi lado. La niña que me volvía loco y que no entendía que narices veía en ese tontolaba. Pues ese rollo, que luego sería su novio a distancia cuando llegase septiembre y la dejase más que coladita pensando en él durante un año. Ese que ella decía que era tan cariñoso, tan diferente, tan inteligente y guapo… ¿Dónde quedó? ¿Qué fue de él? Pues sigue en su recuerdo. Sigue en ella porque ese tatuaje que tiene en el tobillo se lo hizo con él y para él. Para no olvidarle nunca.

Pero es que ahora, cuenta otra historia sobre ese tatuaje. Y lo peor, DICE “QUE HA COMETIDO MUCHOS ERRORES CON LOS HOMBRES”. Y estas cosas, se han repetido. Una y otra vez. Novios y exnovios que pasaron por su vida y que les dejó por “gilipollas” o por razones del palo. Miramos su Facebook. Verano de 2010: La vemos con su “amiguito” con un tatuaje “que le hace diferente” pero para mí, simplemente es para disimular su pobre genética. Pues ahí sale en la foto abrazada a él súper feliz. El malo con la guapa. Un verano de sexo loco y salvaje. De viajes que no pagó, de aventuras, bla bla bla… ¿Dónde está el error? Se la ve muy feliz e incluso lo comparte con todo el mundo. Muy avergonzada no está. ¿De verdad cometió errores con los hombres? ¿O nos vende la moto? ¿O es que ha cambiado su enfoque de la vida?

El planteamiento de que una mujer joven es altamente emocional y se deja guiar solamente por sus sentimientos es una falacia. Las personas son muy listas y por lo tanto, las mujeres también. ¿O alguien lo duda? Pues hasta la más tonta sabe lo que se hace, con quien se va y con quien no se va. A quien rechaza y con quien se queda. Donde prefiere ir y con quien. Con quien tener sexo y con quién no. Por lo tanto, en todos esos años de ERRORES CON LOS HOMBRES ella hizo lo que quería y porque quería. Vamos a plantearlo de esta otra forma. Y lo vamos a hacer teniendo en cuenta la reacción que puedan tener los demás sobre ese pasado:

  • ACCIÓN PRODUCIENDO UNA BUENA REACCIÓN EN LOS DEMÁS = ÉXITO
  • ACCIÓN QUE LLEVA A UNA REACCIÓN EN LOS DEMÁS NO DESEADA = ERROR

La sociedad machista impone unas reglas para los hombres y otras para las mujeres. Como hombre te las puedes tirar a todas y ser un campeón. Si eres mujer eres una puta. Supongo que has oído esto de muchas chicas, sobre todo de las más feministas. Llevan grabado a fuego que su reputación puede quedar muy tocada si hace determinadas cosas aunque quiera. Y las jode mucho. En realidad, no esto no es tan malo, pero es una discusión que dejamos para otro día. Esta chica tan popular que me volvía loco y a la vez me ignoraba. Ahora tiene unos añitos más. Ha tenido épocas de estudios y sacrificios, pero también un montón de ocio, de novios, de sentimientos, de amor, de diversión y todo ello fácil, gratis, y sin costarle ningún esfuerzo. Y por el contrario yo, viéndolas pasar y teniéndome que currar cada minuto de diversión o de compañía. Por lo tanto, como la chica ahora siente que quiere sentar la cabeza (o sea, desea estabilidad y un futuro emocional definido y seguro), su pasado le produce algo de incomodidad, e incluso podría echar para atrás a posibles candidatos a novio.

A UN "BUEN CHICO" NO LE HACE GRACIA SABER QUE SU ACTUAL PAREJA, FUE UNA PARTY-GIRL
 Y que todavía a día de hoy, puede haber videos en tuporno.tv de sus juergas, tríos, cuartetos, gang-bangs, de la mujer con la que se ha casado, y que por cierto, no le dio sexo hasta bien avanzada la relación. Eso a un tío cuando se entera, no le sienta bien. Es más, se le debe quedar cara de gilipollas. Una chica con demasiado pasado (mierda machismo otra vez). Entonces, ella opta por venderlo como un error, o como que ella era la enamorada ilusa y manipulada, y que el otro, o sea, sus ex eran lo peor de lo peor. Ellas venden el tema como un error del pasado, y así la responsabilidad cero, se encarga de hacer el resto. Sus locuras sexuales con tíos “malotes” o el hippie de las rastas ya no concuerdan con la imagen que quiere dar de sí misma = error. Sus elecciones basadas en el aspecto físico o conveniencia, o sus aventuras sexuales con fecha de caducidad establecida desde el principio = error. Por lo que llego a esta otra conclusión: ERROR = EXCUSA = RESPONSABILIDAD CERO FEMENINA. Como hombre, si oyes esto alguna vez, no seas gilipollas y no te lo creas, porque ella se lo pasaba de puta madre haciéndolo.

Puedes aceptar que la chica haya cometido algún error, pero si es medianamente inteligente, hace tiempo que habrá aprendido de ello. Y si no lo ha hecho, es porque no ha querido. Eso o es tonta y por lo tanto ¿Te interesa? Puede darse el caso de que no sea tonta, simplemente sea una veleta de sus emociones y sentimientos… así, que si sales con una chica así, a nada que aparezca otra emoción más intensa (ósea chico guapo nuevo, emoción nueva, conveniencia nueva) te dejará en la estacada. Serás el siguiente error. Tú mismo. NO ERES UN CABALLERO DE BRILLANTE ARMADURA CABALGANDO PARA SALVAR A UNA MUJER DE SUS “ERRORES” DEL PASADO. Sus “errores” no son errores, son decisiones que luego intenta disfrazar y que no son más que excusas y justificaciones. Veo como la gente se vuelve loca y sé claramente que esa locura no es locura… son solo decisiones que toman y que luego si interesa, nos las disfrazan de errores.

ESTO VA PARA TI PRECIOSA


… que me quitabas la vida: Que supongo que puedes decirme que es culpa de que soy un inmaduro y que no soporto la idea de que una mujer tenga pasado. Es cierto, el pasado de una mujer a los trogloditas como yo nos suele joder de lo lindo. Sobre todo si es con capullos o tíos que creemos no merecen esa suerte. Venimos de serie con ese programa y muchos de nosotros no somos capaces de reprogramarnos en toda una vida. Pero es que en ocasiones, no quiero ni cambiar. Si has regalado tu cuerpo, si has regalado amor, si has hecho lo que te convenía con quien te convenía me parece muy bien. Pero esa forma de ser selectiva en el pasado me va a hacer sospechar cuando de repente, empiecen a gustarte otro tipo de hombres. ¿Casualidad? No creo que haya una sola mujer tonta sobre la faz de la tierra, así que… no te hagas pasar por una. No cuela

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

EL PODER DEL ANONIMATO: HISTORIA REAL DE UN ANUNCIO EN LA RED, DE SVETLANA BELOUSOVA - LA VALORACIÓN DE P&R

 Después de un fin de semana prácticamente enclaustrado, leyendo en profundidad y escribiendo, exceptuando hora y media larga de fútbol y un café, con mi ejemplar de EL PODER DEL ANONIMATO: historia real de un anuncio en la red – editorial Zumaque, firmado por su autora Svetlana Belousova, quiero darte mi valoración de dicho trabajo. El libro hace un dibujo bastante acertado del mercado de solteros en Internet; acerca de lo que buscan ellas y en cómo responden ellos. Visto desde los ojos de una mujer que se ha sumergido por completo para documentarse, dentro del entorno single más maduro. A través de portales, páginas de contactos, redes sociales, testimonios, confesiones y experiencias, que narran la búsqueda de esa otra persona especial de la que quieren enamorarse, eso sí… poniendo mil y una condiciones. Te avanzaré que el libro es una justificación continua, de principio a fin de las necesidades femeninas, y de su actitud, cosa que te conviene saber y cerciorar, si eres un hombre interesado en encontrar pareja en la red. Este es el chip en este trabajo: "ellas son las buenas" y ellos "solamente mienten"Todo empieza en un punto común ¿Cómo afrontamos la soledad hombres y mujeres? Soledad, sensación que todos sufrimos en algún momento de nuestra vida, pero que prácticamente nadie nos enseña a gestionar, a aceptar y a disfrutar. De fondo, queremos amor verdadero, eso siempre, pero a la par a día de hoy nos hemos vueltos exigentes, hasta el punto quizás ¿del absurdo? ¿Por qué cada vez hay más solteros? A lo largo del libro, puedes enterarte de cosas como…

¿Cuáles son los requisitos que exige una mujer hoy en Internet a la hora de buscar pareja estable? Por regla general, exigentes y poco realistas, salvo en el detalle del lenguaje en Internet (en ese punto coincido plenamente con la autora). Una dejadez en el lenguaje, o faltas de ortografía, quita autenticidad y sinceridad a lo que se dice, y deja ver dejadez en un primer mensaje de respuesta (a mi me desanimaría recibir una respuesta con faltas si fuera ella). Queda claro, que una mujer no va  a mover un solo dedo a no ser que sea una apuesta ganadora sobre seguro, al menos sobre el papel, pero... En contraposición tenemos, a que un hombre perfecto sobre el papel, en una realidad vital y tridimensional siempre “le va a pasar algo”, y eso es algo que quisiera aclararle a cada una de las mujeres que habitan sobre la tierra. A las del este, del oeste, del norte, del sur y del centro: ESTO NO ES RENAULT OCASIÓN. Y segundo: toda esa lista de requisitos, pueden cumplirla como mínimo dos hombres (a la vez me refiero): un amante perfecto + un perfecto proveedor. Y tercero: Disney son dibujos animados y las películas de Meg Ryan, son solamente películas.

¿Cuáles son las expectativas de la mujer que busca pareja en Internet? Estas expectativas, para las mujeres suponen un contrato de mínimos, y para los hombres un contrato de máximos, que dan lugar al ser poco realistas, a que ni ellas obtengan en la realidad la respuesta que esperan o desean, y a que los hombres que respondan entiendan que existe un precio de compra, independientemente cumplan o no esta lista de requisitos de príncipe azul del S.XXI … Y lo que es peor de todo: demuestra que la mujer a día de hoy, por más que avance en edad, sigue sin tener una idea fiel y realista, de lo que es un hombre de carne y hueso, buscando “otra cosa”,  de hecho una tipología que no existe (por ser la perfección), decepcionándose con el resto, o sea… con todo hombre sobre la faz de la tierra en la búsqueda de pareja dentro de Internet, salvando raras excepciones, que las habrá y las hay, según me consta.

¿En qué se basan las expectativas de una mujer que busca pareja en Internet? Si estas expectativas, están basadas en su mayor parte en el estatus del varón, a partir de una cierta edad, que podemos situar a partir de los 35 los más jóvenes en adelante, se da lugar a que solamente cierto tipo de hombres respondan a esta demanda. ¿A qué tipo de hombres me refiero? No me refiero solamente a hombres con potencial, buen trabajo y mucho dinero en la cuenta, que haberlos… los hay, y ese parece ser un requisito insalvable. Me refiero a hombres que tienen en mente que una relación se puede comprar, y esto es lo que es peligroso. Estos reclamos por parte del público femenino, convocan a hombres que “pueden pagar el precio”; y todos podemos intuir, lo peligroso que puede ser, un hombre que “compra”, ya que es un hombre que se ve con derecho sobre lo que paga. A mi esta idea me aterra, aunque a una mujer, esto quizás debería aterrarle más.


Svetlana Belousova y Miguel Lázaro en la presentación y firma de ejemplares de
 EL PODER DEL ANONIMATO: historia real de un anuncio en la red
20 de abril,  FUNDACIÓN ADOLFO DOMÍNGUEZ, Madrid

Lo captas ¿verdad? Ya te he explicado infinidad de veces, que la mujer no perdona el estatus a la hora de buscar una relación estable. Cuando hablamos de solo sexo, es diferente, son otros parámetros, y están basados en atracción y en emociones; pero ahora estamos hablando del mercado de solteros y post-solteros, divorciados, o singles de este país. Cuando una mujer tiene estos requerimientos básicos, indirectamente le está dando a entender al hombre que hay un precio de compra. Aquí pregunto ¿dónde está el amor? Porque de si algo estoy seguro, es que tanto ellas, como nosotros, antes o después buscamos lo auténtico: a veces por pretender conocer lo que es, y otras por haberlo tenido y no haberlo apreciado en su momento dejándolo ir. Esto me parece importante ¿es inteligente la mujer que pone y propone sobre la mesa un contrato de mínimos elevados? ¿eso realmente le abrirá las puertas a lo que ella busca?

Si eres mujer, asentirás con la cabeza página tras página; ya que la autora habla en tu idioma ¿hay para nosotros también? Si, caña, caña y caña… mucha caña, ya que en algunos tramos de la lectura me ha venido la imagen a la mente de cómo una hipotética madre experimentada, alecciona a una hipotética hija, acerca de lo que ha de pedirle a un hombre. Pero… ¿ese hombre existe? ¿dónde está ese hombre? Si eres hombre, EL PODER DEL ANONIMATO: historia de un anuncio en la red, te va a sonar mucho, quizás te suene demasiado a lo que no se debe hacer y que tantas veces te hemos machacado aquí. En muchos casos, aparte de darte cuenta lo desmedidas que pueden ser las reacciones de un tío en periodo de escasez sexual, y lo inútil que puede llegar a ser, aparentar una fachada entera, cuando falta sobre todo autoestima a cierta edad. Y para terminar…

Una Post-data de lujo para las lectoras: Después de haber leído con lupa el trabajo de Svetlana Belousova, te diré que si quieres conocer a un hombre de verdad tal y como es en realidad, en una primera cita obtenida por Internet, puedes hacer dos cosas. La primera es acostarte con él, siendo observadora. Así podrás ver si todo lo que ha dicho es verdad, si es seguro o inseguro, si funciona en la cama, además que  podrás ver su casa, reflejo de su estatus, y como la tiene de limpia y ordenada, o de sucia y desorganizada. Para enterarte si te ha dicho la verdad en cuanto a novia, pareja, hijos, etc. Como sé que este primer camino, no te va a convencer, porque no eres una mujer fácil ¿verdad? y además en Internet hay de todo...

Te diré que la segunda cosa que puedes hacer para conocerle de verdad, es ir con él a ver un partido de fútbol de su equipo. Así le verás en su salsa. Si no le gusta el fútbol, malo. Si no le gusta ni si quiera ver o practicar cualquier otro deporte, malo también. Si no toma vino en la cena, ni se toma una cerveza, ni fuma, ni comete algún pequeño error, la cosa es grave. Un hombre perfecto a demanda femenina (en apariencia), o es un piloto de aviación, deportista profesional o modelo de élite… pero lo normal, a mí un tipo así, me recordaría a Adolf Hitler. Después de saber esto ¿realmente existe un hombre perfecto en la red? ¿realmente existe una mujer que esté a la altura de todo lo que pide? Veredicto final: Ya estás tardando en conseguir tu ejemplar del libro EL PODER DEL ANONIMATO: historia de un anuncio en la red y enterarte de lo que hay de verdad en el mercado de solteros actual.

LIBERTAD PARA ESPARTACO

 ¿Qué haría hoy un libertador como Espartaco si se encontrara un siglo XXI tal y como lo tenemos montado? Le entraría una mala hostia difícil de controlar, al cerciorarse que esto sigue siendo un puto sindios, y que sigue habiendo injusticias y esclavitud. De una manera u otra, la sigue habiendo. Injusticias, en las que la mujer, sigue siendo la principal víctima. Cosas como la esclavitud sexual, la trata de mujeres, la violencia de género que no se ha llegado a reconocer como delito hasta casi como quien dice antes de ayer… Hijoputeces como el derecho de pernada del feudalismo, la ablación del clítoris, la violación institucionalizada en culturas orientales, los matrimonios forzados, en la que siempre hay una mujer en medio como víctima o moneda de cambio, o la discriminación con los derechos laborales, que son teóricamente iguales, pero que en la práctica todavía prevalece la discriminación… A día de hoy, has de perseguir, condenar y denunciar estas injusticias si las ves en tu entorno; vengan de donde vengan y las practique quien las practique, porque de hecho, son injusticias pero…

Lo siento mucho, no pienso hacerme responsable, ni pagar por los errores cometidos por mis congéneres en el pasado. ¿Acaso piensas aceptar tu una pre-condena continua por haber nacido hombre en el día de hoy? ¿Qué se han cometido injusticias contra la mujer a lo largo de la historia? Desde luego que sí, las condeno y las persigo si las veo hoy en día, pero… ¿acaso vamos a invadir Alemania por una venganza histórica contra el nazismo? Ni son los mismos alemanes, ni la misma Europa. Al tema: Una cosa es denunciar injusticias y abusos, y otra aceptar una condena social y una corriente feminista politizada e institucionalizada, que me hace pagar y pagar a diario por los errores de nuestros antepasados. Fueron ellos, no yo. Y no pienso hacerme cargo de las injusticias del Medievo, en la inquisición cometidas contra las mujeres.

Tampoco pienso pagar por la esclavitud sexual de la mujer en la sociedad greco-romana del periodo clásico. Ni tampoco pienso pagar por violaciones o maltratos que han cometido unos perturbados criminales. ¿Por qué? Porque ni soy un perturbado, ni soy un criminal. Esos fueron otros, los que esclavizaron a la mujer no fuimos ni tú, ni yo ¿Acaso nosotros tenemos que cargar con los errores de nuestros antepasados? ¿Porque hemos nacido hombres? ¿Acaso los alemanes de hoy han de ser tratados como prisioneros nazis? De ninguna manera. En absoluto acepto ni aceptaré, esta pre-condena impuesta por un feminismo institucionalizado, por el mero hecho de ser hombre. ¿Libertad? Sí, libertad para Espartaco.

¿Acaso las feministas siguen la ley judía del Pentateuco en la que los pecados de los padres eran heredados por los hijos hasta saldar la deuda? ¿Pensar y actuar de esa manera como en el Antiguo Testamento es evolución? No te dejes mangonear, no aceptes como justo aquello que no lo es. No es justo que nosotros, hombres modernos, que hemos nacido al filo del siglo XXI, se nos esté imponiendo y se nos esté obligando a aceptar una discriminación positiva absolutamente improcedente para hombres que hemos recibido una educación muy diferente a la de nuestros ancestros, que tenemos otra forma de vivir y de entender y de aceptar a la mujer como lo que es, una persona como lo soy yo, y como lo eres tú ¿hemos de pagar nosotros una justicia histórica? ¿Hemos de aceptar una discriminación positiva que excede a una igualdad real de derechos? De ninguna manera. 

LA RESPUESTA ES NO

Ni eres un tratante de esclavos, ni un proxeneta, ni un maltratador. ERES UN HOMBRE, y como tal has nacido limpio, como cualquier otra persona que viene al mundo siendo inocente. Así que no asumas culpas, responsabilidades o cargas añadidas que no nos corresponden ni a ti ni a mí. Y lo diré tantas veces como sea necesario para que te enteres, tan alto y tan claro para alejar cualquier duda de tus oídos y de tu mente. La discriminación y la diferenciación de derechos y deberes es tóxica, venga de donde venga y la promueva quien la promueva ¿por qué? Porque no crea igualdad, crea diferencia, excepción y segregación. Me niego en rotundo y me planto, ante cualquier tipo de discriminación que genere una desigualdad positiva o negativa. Cuando te den algo a firmar, mira bien dónde te metes. Una carga legal aceptada por escrito y firmada, que te somete a un régimen jurídico, dentro del cual entras directamente en desventaja por condición, no es buena, ni es justa, ni es correcta para ti como hombre. Aún así, lo siguen haciendo uno, y otro, y otro y otro… ¿sabes a qué contrato me refiero? Seguro que sí. Y si te sale mal ¿vas a llamar a Espartaco para que te libere de la esclavitud?

Porque dime querido compadre, a ti ¿Quién te compensa? ¿Quién te defiende más que tú mismo ante una injusticia social? Y te hablo de casos muy reales y muy concretos que existen, pero que no lucen tanto, porque decir “machista” está de moda ¿A quién crees que le es más difícil económicamente superar un divorcio con hijos, independientemente del origen del mismo? ¿Quién se queda con la casa? ¿Quién te compensa unos cuernos traducidos en un hijo que no es tuyo y que lleva tus apellidos? ¿Quién te protege a ti de ese fraude? o ¿Ante una denuncia que tú hagas de violencia de género? ¿Te van a creer en primer lugar? ¿Acaso no te das cuenta que siempre el hombre paga más? ¿Qué cara se te pondría si te ponen una denuncia falsa por violencia de género para quitarte una custodia compartida? Pues que sepas, que estas cosas que no cuentan en la TV, pasan de verdad y hay hombres que las pasan putas y muy putas por el feminismo institucionalizado. Pero nadie les presta atención… solamente son “casos puntuales y aislados”… que se dan, gracias a un marco jurídico y unas leyes que lo consienten y te sentencian por género. A nosotros, querido amigo, no se nos pasa ni una, así que no comulgues con ruedas de molino y no te vuelvas un puto progre feminista televisivo. Estarás haciendo el imbécil tirando piedras a tu tejado.

Ninguna mujer está exonerada moralmente para pretender que cargues con una culpa que no te corresponde, una culpa histórica que pretenden inculcarnos desde las instituciones, la política y los medios, a todo individuo que marche sobre la tierra con un pene entre las piernas. Y te digo ninguna mujer, y te digo ningún partido político, y te digo cualquier corriente cultural, moda o agrupación, que pretenda en uno solo de sus puntos, normas o estatutos, el cargarte con más responsabilidades y perjuicios sociales, de los que ya nos corresponden por el mero hecho de formar parte de esta sociedad y por respirar. No tienen derecho a hacerlo. No lo aceptes, ni lo asumas. ¿Te ha quedado claro? Si no te queda claro, te lo lees otra vez.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

TODOS LOS TÍOS SOIS IGUALES… ¡Y LAS TÍAS MÁS! por EL DUQUE

 Las tías son tanto o más depredadoras que tú: Unas lo son “a la chita callando”; para guardar las formas y mantener su imagen clásica  a salvo; y otras, mujeres de hoy; en día lo harán sin recato. Cuando una mujer cree que un hombre posee el suficiente valor, es capaz de arramplar con todo, tirar para delante e invertir. Invertir incluso hasta el punto de ser ellas las que depredan sexualmente al macho. El problema, es que muchos hombres no esperan a ver si ellas invierten y “regalan, regalan y vuelven a regalar”, sin darse cuenta de que al hacerlo, precisamente  evitan que ellas inviertan.

Ellas ponen tanto los cuernos como ellos: Y digo tanto, o más ¿no te lo crees? La infidelidad es connatural al ser humano nos guste o no y ellas también sienten deseos de ser infieles. Unas lo serán y otras no, al igual que los hombres. ¿Cuál es la diferencia llevada al extremo? Pues que si le ponen los cuernos a ella, con mandar a la porra al novio, marido o colega basta. Si le ponen los cuernos a él, puede acabar dándole los apellidos a un hijo que no es suyo y pagándole la academia, el dentista y la universidad, a un polvo que echó su mujer con el fontanero, una mañana cualquiera sobre la encimera, mientras él estaba trabajando.

Sus objetivos, son similares a lo tuyos: En este tema también se ha vendido mucha mentira sobre uno y otro sexo; Nosotros; en mayor o menor medida también  queremos ser padres algún día. Queremos tener pareja, sentirnos queridos. Por supuesto hay otras vías alternativas tantas o más respetables, pero si te soy sincero no creo que haya en este caso un sesgo de género. Nuestras aspiraciones son las mismas. No es verdad que el hombre solo busqué follar a diestro y siniestro ni que la mujer quiera “pillar marido”. Los dos, en el fondo buscamos lo mismo, que puede ser mujer o marido pero que también puede ser follar cuanto más mejor hasta que encontremos una persona idónea para emparejarnos… o no.

En definitiva, que nos han metido desde pequeños el cuentecito de blanca nieves y nos lo hemos comido con patatas. La supuesta diferencia hombre-mujer, en realidad se basa en dos cosillas: En primer lugar en algo tan sencillo como los siglos y siglos de represión sexual a la mujer. Siglos y siglos de culpabilizarla, controlarla, menoscabarla y hacerla sentir incómoda con su sexualidad, con sus impulsos e instintos. La consecuencia esencial de eso aún hoy en día la sufrimos y se basa en el miedo evidente de toda mujer a parecer fácil o parecer un poco “zorrilla”. Esta presión más o menos velada hace que existan hasta tres mujeres distintas en una: la interior manipulada, la interior genuina y la exterior.

La exterior es, la políticamente correcta. Miente sobre las relaciones sexuales que tiene y ha tenido; miente y oculta sus deseos; es capaz de fingir desinterés por un chico que le guste, solo para “hacerse la difícil”. Te lo creas o no, en mayor o menor medida esto sigue existiendo, miente incluso a sus propias amigas sobre ciertos chicos con los que ha estado, esencialmente si son chicos que “visten” poco socialmente, como pueden ser chicos de una clase social inferior, otra raza, religión, con estado civil sospechoso. Lo que no quita que si les cuadra la coartada, se lo vuelvan a calzar cuando nadie mire.

La mujer interior manipulada constituye el “como ella cree que es”. Esta mujer interior busca la continua autojustificación de sus actos y la coartada perfecta para salvaguardar dentro de su disco duro la idea de princesita Disney. Si echa un polvo de una noche con un tipo malote, es que el alcohol, es que él la sedujo, es que estaba cabreada con el ex; si va a Senegal es para ayudar a una causa humanitaria, como salvar un pollón africano genuino… Si deja al ex por otro es que su ex la hacía profundamente infeliz… son capaces incluso de reinventar la historia  a su antojo. Como te he dicho, han sido siglos y siglos de culpabilidad y represión. Nadie quiere sentirse en su fuero interno como una puta. Por último está la mujer en su esencia, la que realmente es. Esta es la que siente deseos, la que muchas veces quiere copular por copular; la que siente deseos aún estando casada, la que unas veces es buena y otras no tanto, la que a veces quiere ser depredada y otras quiere cepillarse a un chavalín de 25 aún a pesar de sus 40…

¡Y SE LO CEPILLA!

La segunda causa de esta falsa diferenciación es o ha sido el apartar a la mujer del poder fáctico y del acceso al estatus. Aún hoy en día hay que reconocer como una realidad vergonzante que hombres y mujeres no suelen cobrar lo mismo por igual trabajo; pero es que si echamos la vista atrás veinte años veremos que en nuestro país eran pocas las que trabajaban “fuera de casa”. No se si lo sabías, pero en aquellas sociedades dónde hay o ha habido matriarcado o al menos igualdad real (de esa que no hay aún hoy en día), la mujer es más sexual y esta siempre más disponible. De hecho, no viene a cuento que te hablé de mi experiencia personal pero si te diré que la mayoría de las mujeres que he conocido con alto estatus (casa propia pagada, buen trabajo, alto nivel de ingresos…) eran más independientes y también sexualmente más receptivas y activas.

Tanto los hechos científicos como mi propia experiencia personal me dictan que una mujer que no tiene prejuicios morales y que tiene autonomía financiera similar o superior a la del hombre, se comporta en relación al sexo como un hombre, o mejor dicho, como un hombre quisiera comportarse. En definitiva que deberíamos de dejarnos de gilipolleces, de guerras de sexo, de comeduras de tarro, de juzgar con doble rasero a hombres y mujeres (a veces parece que no entandamos cuando una tía hace exactamente lo mismo que en alguna ocasión hemos hecho nosotros mismos…) y deberíamos buscar acercarnos con más naturalidad los unos a los otros, alimentando nuestra humanidad, a base de aceptar nuestra parte animal, nuestro instinto más básico. Si te perdiste la primera parte ¿Y LAS TÍAS QUÉ?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

TODOS LOS TÍOS SOIS IGUALES… ¿Y LAS TÍAS QUÉ? por EL DUQUE

 Hablando con mi amigo Miguel volvimos a machacar el eterno debate ¿realmente somos tan distintos? Hombres y mujeres, lo de siempre ¿de qué vamos a tratar si no? Y sobre todo ¿Qué coño le está pasando al hombre de hoy en día? A la mujer ya sabemos que le pasan demasiadas cosas dignas de estudio, y las tenemos excesivamente vistas y con poca o nula voluntad por parte del mercado de ponerles remedio, empezando por ellas mismas. Se habla sin parar de guerra de sexos -sobre todo en tele5-; y algo de eso debe haber cuando por más que miro a mi alrededor, solo veo hombres despistados que no saben actuar frente  a una mujer, mujeres amargadas e inconformistas, hijoputismo, mercado y relaciones que tienen una fecha de caducidad puesta desde su mismo engendro, que jamás llegarán a ninguna parte y rotas de antemano por intereses individuales enmarcados dentro de una supuesta libertad. No pretendo cambiar el mundo… Bueno, en realidad sí, porque parte del problema lo estamos generando nosotros mismos. Y como no espabilemos, nos van a acabar criando en granjas de esperama. Yo puedo influir sobre mi parte de responsabilidad, y tú sobre la tuya ¿la de ella? La de ella es cosa suya, si quiere llevar a la especie a la extinción ¡ella verá! Ya nos inventaremos algo ¿Te das cuenta? Parece que no admitimos el famoso término medio. ¿Acaso existe un término medio?

Para algunos, hombres y mujeres son idénticos: cortados a patrón. Y si un tío desentona con esta idea, mejor le cortamos la polla para que sea políticamente correcto. Otro bando te dice, que los hombre y mujeres somos  diferentes en todo. Según estos, la mujer es la que “selecciona”; el hombre actúa de forma indiscriminada. Se sacan de la manga, que a la mujer no le gusta el sexo, al hombre le encanta y además quiere a toda costa esparcir su semilla; la mujer solo quiere estatus para que cuiden de sus hijos, el hombre juventud y belleza. Según esta premisa, la mujer querría siempre usar el sexo como cebo para cazar a un buen proveedor mientras que el hombre tiene necesariamente el papel de predador perseguidor de las tías. Según esto, los tíos somos predadores, ellas selectoras e inocentes gacelas dispuestas a ser cazadas e inseminadas a un precio de hipotecarse por todo lo alto. Nosotros somos “los interesados”, ellas “las interesantes”.

Evidentemente, el que se acerca a esto desde una perspectiva u otra, acaba por darse de cabezazos contra la pared y a no entender nada. Más que nada porque tanto una perspectiva como otra acabarán decepcionándole. Te diré que tanto desde la perspectiva de mi experiencia personal, como desde la perspectiva de las evidencias científicas, todo me hace pensar que hombres y mujeres somos muy parecidos, en pulsiones, instintos, miedos, aspiraciones y deseos. Eso sí, todo con el tamiz de diferencias evidentes en otros temas. Tanto empeño en enfrentarnos en una imaginaria guerra, no es más que una enorme pérdida de tiempo. A fin de cuentas nos necesitamos, y juntos somos compatibles con nuestras aspiraciones vitales. Pero especial atención quiero prestar al sexo. Creo que  es en este tema donde más daño se ha hecho y se hace. Señora, su hija folla ¿se entera? no ponga usted esa cara.

Para que lo entiendas; a las mujeres les gusta tanto o más el sexo que a los hombres. Por mi parte, ni si quiera haría diferencias con esto, entre un sexo y otro, porque quien pretenda sacarlas, lo hará siempre desde lo políticamente correcto. Tal vez lo necesiten menos o sea menos prioritario, o no lo tengan tan presente o constante como un tío; pero ¿gustar? les gusta igual o más. Por otro lado lo de que solo les gusta el sexo con su futuro marido es mentira ¿pero quién se cree eso? Un casado iluso, nadie más que piensa que su mujer no ha visto mundo. Mentira y de las buenas; de esas que según salen de sus boca estalla una risotada de fondo. Es cierto que los hombres nos hemos pasado siglos haciendo creer a las mujeres que disfrutar del sexo fuera de la pareja, era cosa de putas, pero lo cierto es que a ellas les gusta tanto como a ti el sexo dentro o fuera de la pareja. La presión social ha hecho que se oculte, se disfrace o se busquen coartadas; pero gustar gusta tanto como a ti y practicar lo practican posiblemente más que tú. ¡Cariño, me voy a ver mi madre!

LO QUE TÚ DIGAS CARIÑO... ¡PÁSALO BIEN!

Bien es decir poco, se lo va a pasar de puta mdre ¿Lo pillas? Si ella te dice que va a ver a su madre ¿irías detrás a comprobarlo? A las tías, les gustan los tíos buenos. Esto a mi me suena a topicazo lógico, pero es que mis congéneres no lo terminan de asumir, y siguen pagando fantas a gogó. No se quieren enterar, y siguen pensando que ellas los prefieren o muy simpáticos, o muy sensibles, o muy intelectuales, o “no sé cómo”. Pero lo cierto es que les gustan guapos, fornidos, con abdominales, cachillas, sin grasaza, con pelo y si puede ser con un pollón de aquí a Estambul. ¡Y con pasta! Lo de que no les importa que estés calvo o que seas gordo, o que la tengas pequeña es una mentira piadosa que hace que se sostenga el mercado de las relaciones y las familias. La misma mentira que le dices tú a tu novia cuando la dices que realmente no te importa que tenga celulitis o el culo gordo. Otra cosa es que como pareja, además de todo lo anterior, busquen otras cosas y les pese más el estatus. Evidentemente, en esa fase cosas como el estatus o la forma de ser son esenciales. ¿Cuándo vas a sumir también esto? Al igual que tú, saben distinguir un polvo, de una pareja. Continuará en la segunda parte ¡Y LAS TÍAS MÁS!

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

MUJERES TÓXICAS: CÓMO DETECTARLAS Y DESCARTARLAS A LA PRIMERA

 Espérate tú, que hoy nos vamos a poner las botas… por los pies. Igual nos quedamos sin follar, pero de tontos ni un pelo. Estos indicadores te los regalo, para que no hagas el tonto con una mujer que te va a salir tóxica como un yogur caducado y te des cuenta tarde. Habrá cosas que te parezcan obviedades, y otras igual no tanto. Otra cosa a tener en cuenta, es que en este artículo no se habla de amor verdadero ¿OK? que cuando lo hay, no se calcula ni se anda con jueguecitos y gilipolleces (al menos por tu parte, pero te recuerdo que jamás podrás hablar por ella). La cuestión es que hay hombres, que bien por soledad, por ansiedad, por escasez, o por excesivo desconocimiento de cómo funcionan las necesidades femeninas y su forma de percibir la realidad, entran a puerta gayola  en juegos que desde el primer momento les ubica en un plano de perdedor de la partida. Este perfil masculino débil, solo y carente de criterio o paciencia, es presa fácil para mujeres tóxicas que saben o intuyen, que el tío al que tienen enfrente no tiene demasiadas opciones, y en efecto, tratan de sacar el máximo provecho de ello. No las culpo, son tías listas que se encuentran tarjetas visas andantes con pene en desuso, con poca estima o con poca experiencia y muchas ganas de follar. Solamente quiero y deseo, que siendo hombre, estés como estés y seas como seas, sepas lo que estás haciendo, a qué mujer tienes delante y  que no comulgues con ruedas de molino. Así que…

La primera como siempre en la frente: Te pone el sexo como premio  y objetivo, por la puerta grande entra y por la misma sale. Una mujer que te pone el sexo como promesa y cuesta arriba, no tiene más recursos para ganarte ni engancharte, ni intelectuales, ni emocionales, ni afectivos: es ella la que lo reduce todo al sexo. Pretenderá que tus hagas el mil por ciento, para ella limitarse a dejarte el anzuelo, como si de la zanahoria al burro con parches se trata –¡Arre burro! ¡arre!- ¿Sabes qué? Si tus aspiraciones hacia una mujer son solamente sexuales, y digamos que la escasez te mueve a prender y no soltar, lo primero que va a hacer ella es comerciar. En un caso así, es posible que te pida que le compres algo en la primera cita –¿Cómo? ¿Ein?- No te creas que es tan raro, y hay mucho tío solo, y mucha oportunista que sabe a qué pardillo picar. Que estés solo, no es excusa para que hagas el capullo y encima a petición suya. Si sale de ti, me callo la boca, pero descarta a toda aquella que en una primera cita, señale con el dedo a un escaparate y te diga –Quiero ese bolso- o lo que sea, puedes considerarlo una falta de respeto en toda regla. Si pasas por ese aro, entonces no la culpes ¿quieres ser un pagano? Te va a salir más barato acudir a una profesional del sexo, sabes a lo que vas y al menos saldrás follado. Un detalle importante, la que pide y sabe pedir, utiliza mucho el tacto para convencer.

Está contigo, pero coge el móvil cada dos por tres, dándole a mensajes o al wassup. A ver, con matices ¿OK? Si es divorciada, o madre soltera y tiene los niños cuidándoselos alguien, lo normal, insisto lo normal y lo natural, es que esté pegada al móvil. Mala señal sería si no fuera así. Lo entiendes ¿verdad? Si hay una urgencia con los niños, ella tiene que estar. Pero si ella es soltera, está en una primera cita contigo, y empieza a agarrar el móvil a la mínima que chiste, se pone a hablar con una amiga, a mandar mensajitos contigo enfrente, a darle al wassup o corta una conversación importante o interesante porque le está sonando cada vez con un pretexto… pasa de ella en toda regla, es una maleducada y este comportamiento no es correcto, ni de saber estar. Tampoco por sí sola, no la veo razón para descartarla, puede corregirse o hacérsele ver, pero si además de esto hay más… it’s up to you man!

Si te das cuenta que te ha ocultado información importante: –Tengo dos hijos ¿no te lo he dicho?-, o –Estoy en paro ¿no te lo he dicho?-, o –¿Te dije divorciada? No, separada, me estoy separando…- igualmente descartada. Y no por el hecho en sí, que a todos nos puede pasar de todo; que aquí no estamos poniendo matrículas ni letras escarlata, si no porque ella sabe que si te lo suelta de primeras, no vienes a la cita… o perderás el interés. De igual forma y como bien sabes, si tú eres honesto, claro desde el principio y le haces saber lo mismo, o sea… que estás divorciado, que eres separado, que tienes hijos, o que estás en paro, ella desaparecerá misteriosamente en un segundo. Es más, es que ni va a quedar contigo. Te recuerdo que estás tratando con una mujer, no con una amiga tuya de toda la vida, ni con tu madre, ni con tu prima, ni con tu hermana. Y las tías, el estatus no lo perdonan.

Si habla mal de su ex, o echa pestes de personas que están en su vida, en el momento presente y el en el pasado. Directamente te levantas y te vas ¿por qué? Sabes que tú vas a ser la siguiente mierda en su lista, y que a esta tía no la aguanta ni dios. Estas son las peores de todas, todo es malo menos ellas, que son las víctimas. Manipuladoras de primer orden, especialistas en culpar de todo lo que les pasa a todos aquellos que la rodean: víctimas desde el minuto cero, que justificarán lo injustificable y defenderán lo indefendible en pro de cualquier beneficio o aire que les de, para que después vayas tú, y te partas la cara con quien sea. ¡Cuidado! Que todos somos pecadores, y de cometer fallos no se salva nadie ¿Se va a salvar ella? ¿está libre de pecado como la Virgen María? Lo dudo mucho

Te habla del sexo con su ex y lo pone por las nubes. Esto es algo que hace para encajonarte desde el minuto cero y amoldarte a solamente lo que le apetezca, ver cómo reaccionas ¿Cuál debe ser tu respuesta? –No entiendo, entonces por qué lo dejaste con él ¿y por que no volvéis si funcionabais tan bien en la cama?- también le puedes decir que la tienes pequeña como un dedal, a ver qué cara pone ella. No compitas nunca con estos comentarios. Esto, tampoco es para descartarla, pero si se junta con dos perlitas más de las que estamos hablando, sean cuales sean… igual sí es para pensárselo.

¡ERES MALA COMO UN DOLOR!

Tú la invitas y ella no mueve un dedo en toda la cita, dando por hecho que eres el pagano de la fiesta. Insisto, tú la invitas a cenar, y lo haces encantado –Joder ¿por qué no la vas a invitar a cenar? Si es lo suyo- la cosa no va por invitar o no invitar ¡ojo! pero  ella… simplemente, no mueve un dedo. Lo da todo por hecho, hasta la propina del guardarropa. A esta le levantas el dedito de en medio ¿por qué? Porque nada se da por hecho. Esto más que en una primera cita con una chica, o primera cita por Internet, es más propio de las agencias. Pueden darse casos en los que el hombre que se presenta no es del agrado de ella, y al menos, ella quiere llevarse la cena, las copas y el taxi “por las molestias ocasionadas”. Si ves que ella no pretende participar absolutamente en nada, o que ni si quiera tiene intención, pide la cuenta directamente y lárgate. No pierdas ni tu tiempo ni tu dinero, con una tía que solamente está posando y esperando a que termine la cita. ¿Por qué pasa esto? En las agencias, las mujeres se comprometen a presentarse a las citas, para que les sigan presentando hombres, y esto… pues hay algunas que lo llevan mejor que otras (me refiero a rajarse en el último momento). Si el hombre que les proponen no les hace gracia, pues al menos la cena ¿no? Ese es el chip.

Te pregunta cosas como ¿cuánto ganas?, si vives de alquiler o en propiedad y si tienes coche propio –¿Perdona? ¿me quieres conocer a mí o saber mi saldo disponible? ¿ya estás haciendo cálculos?- No te creas que es tan extraño que te lo pregunten. El coche de los tíos que las rondan, es algo de lo que ellas hablan y no te equivoques: ellas le dan mucho más peso al valor del coche que tú. Te digo lo mismo que antes, con matices: si lo que busca es una matrícula de lujo o un estatus en lugar de un hombre. Nunca vayas con el cuánto tienes o cuánto ganas como tarjeta de visita, porque serías tú mismo el que se encajona como proveedor, pagador o pagano, y recuerda que siempre puedes devolverle la pregunta -¿Y tú? ¿Cuánto ganas tú preciosa?- Igual tampoco estaría mal saberlo.

Te pregunta más de una vez si tienes pareja, o te hace ver que sospecha que tengas pareja, o desconfía: esto es algo que me ha pasado a menudo, sobre todo en citas concertadas por Internet. Con una vez que te lo pregunte, espántala. Puedes estar al 99% seguro que ella tiene pareja, novio, amigo con derecho o como lo quieras llamar. Puedes estar seguro, que algo hay, y te pregunta si la tienes tú para equilibrar la balanza de su conciencia y no ser “la mala”. Si tienes pareja, o ella intuye que la tienes, se sentirá justificada y follareis aunque ella también tenga algo, porque precisamente para eso ha quedado. Probablemente se trate de one night stand, una bronca con su pareja, o que simplemente el novio o colega está de viaje o de despedida de soltero (esta última es una excusa que a ellas las justifica de forma automática). Esto más que para una aventura en el tiempo, corresponde a ligue de una sola noche; por eso mismo, si no es lo que estás buscando, carta blanca para descarte. Si no tienes pareja, te debería dar igual, sobre todo sabiendo que es polvo de una noche y el problema en todo caso es suyo.

Lo más importante de todo esto, no es que lo grabes en un mármol y se lo plantes a todas las tías que se te pongan delante, en plan tabla de la ley de los diez mandamientos… porque entonces, querido amigo: no pasa ni una, pero ni una ¿eh? Lo que sí es importante, es que sepas con quién estás tratando y qué juego estás dispuesto a asumir. Todo depende de ti en este sentido, en qué tablero estés dispuesto a jugar, lo que estés dispuesto a aceptar y QUE NO TE FALLE EL CRITERIO POR PRISAS O ANSIAS DE FOLLAR, que esto es a menudo lo que más te cuesta, y lo que ellas saben instrumentalizar mejor. Claro… ¡así nos va! No comulgues con ruedas de molino, simplemente sé fiel a tu criterio en todo momento, y con el tiempo te vas a dar cuenta, que es cuestión de saber exactamente lo que se quiere. A veces no es fácil, saber lo que se quiere me refiero, por conocer poco mercado, o mantenerse firme por hambre, pero seguro que toda esta retahíla, te ayuda a saber qué es lo que no quieres. No entres en el juego perdiendo ¿OK? Te lo dice un amigo.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

ASPIRANTES A VIBRADOR II: ¿ERES UNA POLLA MECÁNICA? por EL REVERENDO

Dándome una vuelta por La Cama de Pandora, blog que seguimos desde esta santa casa, la autora se hacía eco de un e-mail enviado por parte de un hombre que dejaba como perla, un perfecto decálogo de lo que él entendía como el polvo perfecto en  diez mandamientos. Pudiera ser que el tipo, supiera de lo que hablara por tramos, porque se podía sacar alguna cosa, pero macho… Vete a hacer ciencia ficción al cine, a ver si te cogen el guión es lo que le hubiera dicho yo. Muchas cosas parecían más fruto de la literatura, que otra cosa como por ejemplo: asegurar que sus amantes solían tener como 3 orgasmos antes de metérsela.  ¿Telepatía? Bueno no, pero el tema viene, porque algunas de las cosas que decía en su e-mail me preocupan sinceramente. Si hubiera un solo tío en el mundo que tuviera este chip de vibrador con patas metido en la cabeza me daría igual, pero el caso, es que lo peor que habrá varios millones de tipos más, que también lo tengan, o que al menos lo pretendan ¿Sois gilipollas o qué?

¿De qué crees que te hablo? Pues para empezar, el tipo aseguraba que el necesitaba que sus amantes  le dijeran que había sido el mejor polvo de su vida, cosa que creo que da pena escuchar, leer o cerciorar. Y por otro lado, el propio hecho de definir, conceptuar, medir, calcular… con una supuesta precisión matemática, el qué es un polvo perfecto ¿Qué coño es esto? ¿De verdad? Como siempre, comenzaré haciéndote preguntas ¿Crees realmente que puede definirse el polvo perfecto? ¿Crees que es obligatorio echar un polvo perfecto? ¿Hace realmente falta que  tu compañera de cama te diga que has sido el polvo de su vida? Y por último, en caso de que hayas respondido afirmativamente a todas estas preguntas ¿esta marca de perfección digna de un anuncio de Nike es también exigible a la mujer o solamente es patrimonio exclusivo del hombre, el hit  de estar perfecto en la cama? Si no es tu primera visita, y ya nos conoces un poquito, en esto si estamos todos en esta santa casa de acuerdo:

¡Que le den! ¡Que le den a la perfección, al polvo perfecto, a la obsesión por medir, cuantificar y  cifrar, a las mujeres exigentes que piden y piden y no dan, y sobre todo que le den al puto ego masculino! Ala… ¡a tomar por culo! No sé si te estás dando cuenta, pero parte de este  pseudo avance feminista dictatorial de nuestra sociedad actual, trae consigo una exigencia desmedida hacia el hombre, agravado si se trata de temas de cama. Parece que al hombre se le exige estar siempre presto, dispuesto, empalmado y con una gran predisposición a hacer gozar a sus compañeras de cama de mil y un orgasmos. Esa realidad nos convierte sin duda en algo así como el perfecto muñequito ken con pene erecto incorporado para uso y disfrute. Como el hombre es el que habitualmente a lo largo de la historia, ha tratado a la mujer como objeto, ahora voy yo y lo corrijo cosificando al hombre, convirtiéndole a mi antojo en un pene mecánico, en un amigo gay, en mi pañuelo de lágrimas o dentro de poco y como esto siga así, en mi donante de esperma favorito.

Evidentemente amigos, mal esta cosificar a la mujer, mal esta convertirla en tetas y culo, mal esta el usarla como muñeca hinchable, pero igual de mal esta el ser nosotros ese muñequito a medida. Por si no te habías dado cuenta, esto del sexo es para disfrutar los dos. Lo veas como un mero divertimento, como una demostración de amor o como una fusión espiritual, lo que esta claro es que es algo bonito, divertido, delicioso y agradable para compartir con tu pareja. Si nos lo cargamos metiéndole exigencias y fantasmadas, cifras de récords o ego, en realidad nos estamos cargando el invento. Para las preguntas que te he planteado antes te daré una respuesta clara y contundente. Por supuesto que no estas obligado a echar polvos perfectos: Nadie te ha dado la capa de superman y si te la han dado, puedes devolverla y que se la metan por dónde no sale el Sol. A la que viene exigiendo, puedes pedirle su listado de cosas que ofrece, o cederle gustoso la puerta de salida.

Por supuesto que nadie puede medir la perfección; La perfección a veces esta en la imperfección, la perfección  a veces es el café de la mañana siguiente, o ese polvo a medio echar por culpa del alcohol, o  también por que no en una sesión maratoniana de sexo y pizza un sábado noche. La perfección a veces es un abrazo, o un polvo salvaje de 30 segundos contra la pared, a traición y sin previo aviso. A veces la perfección es un minuto y a veces tres horas; la perfección es cuando realmente te evades de la realidad y partes con tu pareja de cama  a un viaje de destino incierto y solo con billete de ida. Por supuesto te tengo que decir, que si necesitas que la mujer que te aguante en la cama, te tenga que decir que eres maravilloso, lo grande que la tienes o lo bien que has estado…

¡ERES GILIPOLLAS!


Te lo diría hasta Obama en la jornada de reflexión ¿Sabes qué quiere decir esto? Significa que en realidad eres un inseguro de mierda. Un inseguro, ególatra, acomplejado y sobre todo un esclavo. Y probablemente la mujer a la que le has echado el polvo, a menos que hayas sido excepcional realmente, pensará que das pena. Eso sí, si la has pagado 200€ por el polvo, te dirá lo que quieras ¡pringao! Esclavo porque desde el mismo momento que ella entienda que tiene el botón de tus mecanismos, y que tiene tu autoestima, seguridad y auto aceptación sexual, en sus manos… que nadie dude que pulsará el botón a su voluntad. Si le interesa tenerte contento empezará, con su repertorio de gemidos, exaltaciones, loas y orgasmos fingidos. Si le interesa meterte en cintura comenzará a criticar, a dejar comentarios desagradables, a decirte que la tienes más pequeña que la de su  ex-mandingo.

Mira, para que te enteres pequeño Mcfly: No es que la mujer manipule, el ser humano por naturaleza manipula y lo hace desde recién nacido y si no prueba con el primer recién nacido que pilles por banda a ver si sabe o no gestionar sus berridos para lograr de ti lo que quiere. A las tías por condición les corresponde el leguaje, pero solamente tú tienes la última palabra con un sí o un no. No seas llorón. Y por otra parte, yo que tú pondría siempre, siempre, siempre, siempre en cuarentena, las siguientes cláusulas de excitación de una mujer en la cama: las exaltaciones, los gemidos, los orgasmos desorbitados y demás parafernalia de una mujer amante de la lírica sexual ¿Por qué? Pues porque no sé si lo sabes, pero ellas fingen y mucho, y saben de sobra que muchas veces nuestra autoestima depende de esta validación. Se pueden poner a gemir como locas, solo para que termines antes… ¡a ver si así despiertas contreras!

Y por último, ni que decir tiene que el acto sexual es un acto de dos. Si es uno, se le llama masturbación, si son tres es un trío y si son mazo de peña, es un Gang Bang y seguro que hay alguien grabando. Por tanto, si son dos, los dos son cooperadores necesarios. Los dos son responsables o deliciosamente irresponsables. Si te preocupas tanto del placer de ella, dime una cosita. ¿Quién se preocupará de tu placer? Hay que ser un poquito egoísta en cuanto al placer, porque si no, no se disfruta, es así de simple. Egoísta tú y ella. Que ella también aprenda a mirar por su placer, a pedir, a moverse, a buscar su satisfacción y busca tú también y di sin tapujos lo que te gusta.

Así las cosas te invito a que la próxima vez que vayas a la cama con una señorita te dejes en la puerta tu capa de superman, tu calculadora, tu cronómetro, tu regla de medir y tu puto ego y que ella también se quite su antifaz, su faceta de actriz, su fusta, sus espuelas para domar potros, su regla de medir (que también las hay), su manual de la perfecta dama y si quiere que se deje puesto el tanga. Si te perdiste la primera parte: ASPIRANTES A VIBRADOR


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

PURETAS, CASADOS, PUTEROS, SINGLES, SOLTERONES, DIVORCIADOS Y OTROS ESTEREOTIPOS

 He tenido un mal sueño. Una pesadilla de aquellas que cuando te despiertas, te sientes como si te hubieran pegado una paliza de las gordas. De las que cuando abres los ojos, y ves el despertador, agradeces que sea hora de levantarse y piensas –Menos mal, todo ha sido un sueño- A mi mismo me veía, que no me reconocía en el espejo. Estaba con mis amigos, todos pinceles y todos mezclados. Debía ser mi cumpleaños, porque estaba todo dios allí. Estábamos en un garito, lleno de gente, oscuro, con espejos y mucho barullo, que me recordaba al Déjate Besar. En uno de los reflejos, me cacé a mi mismo, al que supuestamente era yo en el sueño. Mientras que todos estaban igual que siempre, yo me veía gordo, engominado, con una camisa blanca a cuadros ¿un pañuelo en el cuello? ¿gafas de sol dentro de un garito? Y un gin-tonic en copa de balón en mano. En el mismo sueño no me reconocía, pero la gente estaba normal conmigo. No dejaba de mirarme a ese espejo, entre el barullo mientras mis colegas me increpaban para cantar una reconocida canción de Camilo Sesto, en un momento álgido de aquella celebración.

–¿Nadie se alarmaba por verme convertido en un pureta? ¿Todos me veían ya así?- pensaba mientras me tocaba la cara y recibía empujones de todo el gentío, que iba de un lado a otro con copa en mano. –Así no- me repetía una y otra vez, hasta despertarme de forma cuasi cinematográfica. Maldita la gracia y la parodia de este despertar. Por eso he querido escribirlo ahora, justo antes de ir al trabajo, porque lo tengo fresco, no quería que se me olvidara.

No quiero ser un pureta trasnochado de copa de balón en mano, que con esas edades va persiguiendo faldas. Tampoco quiero ser un casado oprimido de mirada gacha y falto de voluntad, sometido a una hipoteca y  a un matrimonio que no aguanta. Tampoco quiero ser un putero echado a perder que se pase las horas perdidas apoyado en una barra pidiendo copas hasta que cierran el bar. ¿Un single? ¿qué es un single sino una marca comercial? ¿un solterón? Tampoco me atrae la idea la verdad. No me atrae ninguna de estas modalidades o estereotipos. ¡Ah! Por cierto… el que no se casa, no se divorcia. Así que también queda descartado este papel.

Solamente sé que quiero ser yo, de la mejor manera posible, seguir mi vocación… pero parece que si no estás metido en la clasificación no existes. No se me olvidan las caras de los maridos y padres que veo los domingos por la calle Fuencarral, que da pena verlos. Y no lo digo por decir, soy de aquellos que mira directamente a la gente a la cara y la lee. Lo que veo en esos rostros es esclavitud, desgana, pereza  –¿Quién te mandaría? Pues ahora no te quejes joder… o se está o no se está, pero estar con desganas, para esa cara que llevas, mejor quédate en tu casa leyendo el MARCA- No me convencen.

¡NI DE COÑA!

Según estos estereotipos, o tópicos, parece que el destino del hombre actual haga lo que haga, es echarse a perder de una forma u otra. Yo me niego. Solamente sé que quiero llegar a viejo, y a ser posible con barba blanca, enseñando y comunicando, escribiendo y dándole al mundo mi versión a través de mi particular mirada: esta es mi vocación ¿Cuál es la tuya? No creo que hayamos nacido para cumplimentar formularios, ni pagar recibos, ni hipotecas, ni divorcios, ni para pedir gin-tonics, ni para estar aguantando a un jefe 8 horas al día todos los días de tu vida y encima… ¿estar agradecido? ¿a qué? ¿a la esclavitud?

No, así no. Tenemos que seguir nuestra vocación, nuestra propia vocación, no lo que nos digan que tenemos que hacer por ley o por costumbre. Nuestra vocación sea la que sea y no esperar “a tener tiempo” para poder ser realmente nosotros. ¿Qué tenemos si no? ¿Acaso seguir tu verdadera vocación no es LA VERDADERA LIBERACIÓN DEL HOMBRE? ¿Qué es verdaderamente nuestro, si no nuestros pensamientos, palabras y actos? Eso es lo que somos, y todo lo demás es mierda.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!