DE MAYOR QUIERO SER UN NEANDERTAL

 El hombre de Neandertal (Homo neanderthalensis) es una especie extinta del género Homo que habitó Europa y partes de Asia occidental desde hace 230.000 hasta 28.000 años atrás, durante el Pleistoceno medio y superior y culturalmente integrada en el Paleolítico medio (Wikipedia). ¡Qué tiempos aquellos! Yo me cambiaba por uno de ellos ahora mismo, a sabiendas que probablemente no llegara a los cuarenta años de edad y muriera en una pelea entre tribus rivales por quedarme con sus hembras, de un garrotazo en el cráneo, o bien víctima de una bestia en una cacería con mis congéneres. Con un poco de suerte, cada día llegaría a mi cueva con alguna pieza de caza que ofrecerle a mi neandertalita, que con más alegría que otra cosa, le sacaría el máximo partido a mi esfuerzo diario, quitándole la piel al bicho cazado para hacerse una bonita prenda y encender un fuego para ponernos morados con un asado más que rústico y natural… un kiki salvaje y a dormir, que mañana tendré que estar fresco para jugarme otra vez la vida para que no falte de nada.

Así sí… así lo que tú quieras mi vida, dame las órdenes que quieras mi amor, que yo te cazo y te traigo lo que me pidas, para que no te falten pieles, collares de hueso y madera para tener la cueva calentita. Y si me matan, que me pille la muerte haciendo lo que tenía que hacer y no perdiendo el tiempo con algún sinsentido. No te preocupes mi hembra… que no te faltarán  candidatos si esto ocurre, si así ha de ser, lo aceptaré, esto es la lucha por la supervivencia. La vida seguirá y la voluntad de la naturaleza y el instinto, se seguirán cumpliendo, para que el ciclo continúe. Esas normas, eran las que eran y no admitían discusión, por eso eran fáciles de acatar. No como ahora, que trabajar, tener pareja y llevar una vida digna, parece una cuestión de imagen social, lujo, estar dentro, o fuera de un dibujo preestablecido por los bancos, los gobiernos y las empresas.

Me cago es vuestra puta calavera y en la imagen social… yo quiero salir a cazar, pelearme por el territorio con la tribu rival, matar un bisonte y ver la cara de mi hembra cuando vuelva con la misión cumplida a la cueva. Eso sí es ser apto y compatible con el medio. ¿Ahora quién me dice que soy apto? ¿El test de compatibilidad de eDarling? Anda ya pajas mentales y cajeros automáticos, liquidez, deuda y despachos llenos de mindundis con traje y corbata calculando para llegar a fin de mes y pagar putas hipotecas… o lo que es peor, haciendo cola para que te den un papelito que te diga que estás en paro ¿para seguir parado hasta que alguien haga o diga algo de relevancia? No sé tú, pero…

SE VIVÍA MEJOR EN LA PREHISTORIA

... sin tanta gilipollez postiza. Hablando con mi farmacéutica, me informó que cada vez se vende más viagra, más antidepresivos, más pastillas para dormir y más píldoras del día después… Ni se nos pone dura, ni tenemos ganas, ni podemos dormir, ni queremos o lo que es peor, ni podemos ser padres o madres porque la economía y una supuesta libertad, no nos lo permite ¿Qué coño es esto? ¿Somos humanos? ¿Nos queda algo de animal corriendo por la sangre? ¿O es que ya estamos instalados en un sinsentido de negación completa del instinto? Ya solo falta que nos enchufen un cable por el culo y que nos vistan con un neopreno sin bolsillos, nos marquen con un código de barras y nos asignen una casilla dentro de una colmena.

Ahora parece que ser libre, es poder entrar en google, es poder escribir citas ingeniosas en twitter, abortar a la carta, casarse entre parejas del mismo sexo, poder ir a comprar a un centro comercial y ganar el Mundial. ¿Tomarse una caña después del trabajo? Eso también, quizás sea lo más natural de toda la lista, después de comer, dormir y follar, aunque esto, parece que también nos lo quieren intervenir. Y viendo lo visto, hay que tomar pastillas para hacer lo normal ¿Sabes una cosa? Para amaestrar a un animal, lo primero que se hace, es regular sus instintos y necesidades, para someterlos y adaptarlos a los deseos del adiestrador. Así que ya sabes, saluda con la patita, siéntate, salta, ahora tráeme el periódico… Muy bien perrito, toma una galleta como premio.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

LAS AGENCIAS DE CALIFICACIÓN: LOS SANTEROS DE LA ECONOMIA

 Cada vez tengo menos ganas de ver las noticias, a la par que cada vez que el enterado de la urbanización, llamémosle Standard & Poor's, llamémosle Moody's en USA, llamémosle Fitch en Reino Unido, o personalmente la que más miedo me da, porque se ve de lejos y que no resulta ser tan mediática como sus parientes anglosajonas, Dagong Global Credit Rating en China. Cada vez que uno de estos abre la boca sube el pan. En todo vecindario, o barrio de aquí y allá, siempre hay un energúmeno. El típico listo de urbanización que en las reuniones de la comunidad, se erige en posesión de la verdad absoluta, que afirma pagar menos en todo, saber más que los abogados, más que el mercado, lo encuentra todo siempre más barato o eso afirma y tiene además la fea costumbre de llamar tonto a todo aquel con quien trata… Vamos, el típico socio de la OCU al que dan ganas de partirle la cara. Este fantasma sabiondo de barrio, cuñado incierto de favores geniales sin atestiguar, y amigo del descuento en casuísticas imposibles para cualquier mortal… representa perfectamente a estas agencias de calificación.

¿A qué me refiero exactamente? BLA BLA BLA BLA BLA… hablan, hablan y hablan, se justifican y punto, pero no muestran un solo informe técnico o base de cálculo para sus afirmaciones ¿sabes por qué? Porque no las hay; sino solamente opinión. Es gente que funciona a base de rumores, chivatazos, bulos, expectativas, etc. Es un tráfico tan incierto que me asusta ¿Se puede saber por qué cada vez que hablan estos Santeros del  Payatú (donde siempre pagas tú) estamos todos más puteados? ¿Es que nadie se da cuenta que dan la información al revés? Es que esto lo ve hasta el último de la fila. Pues sí al revés, que no predicen, sino que programan, teniendo como única referencia a sus inversores y quienes los financian. Y claro, lo que me resulta más increíble, es que todo el mercado y hasta la política entre naciones de por buenas estas resoluciones basadas única y exclusivamente en orientar el mercado a conveniencia de quienes tienen pasta en estas entidades, para asegurarse un posicionamiento infinito.

Me recuerda al típico santón caribeño, al que si vas con un fajo de billetes enrollados, te bautiza con un nuevo nombre, te echa el humo, se mete un trago de aguardiente, mata a una gallina, pega un grito y pone los ojos en blanco, mientras te promete prosperidad. Y cuantos más billetes les des, más prosperidad vas a tener. Estas agencias no son independientes, nadie lo es. Y están dejando sembrada Europa preparadita para la subasta de deuda, que por cierto ya ha empezado. Van con pintas de ejecutivo, pero la validez de sus afirmaciones, o el fundamento de las mismas, no es mayor que las palabras del Santero que el 80% del tiempo está colocado y el tiempo restante durmiendo. No deja de ser opinión remunerada por terceros a la que no tendríamos ni que mirar, ni que oir, ni que prestar atención. Insisto, no deja de ser opinión. Por cierto, no es por ser grosero querido, además lo sé… hablo desde mi ignorancia; porque me reconozco ignorante; y quiero que conste, porque esto no deja de ser una mera explicación del andar por casa, para que todo el mundo la entienda. Pero bueno, con un rigor científico asemejado al que usan en…

¡SUS REVELACIONES FUTURAS!

No voy a ser yo menos que nuestros queridos e intrépidos agentes financieros, que se inventan índices y tablas a ojo. Eso, con los ojos en blanco, medio en pelotas y mirando al cielo invocando a no sé quién. No sé si seguirán ese procedimiento como en Haití, pero me fio más de un santero cubano, que  de un ejecutivo de Moody’s ¡fíjate lo que te digo! El segundo siempre querrá más dinero, al menos el primero se sabe hijo de alguien. Pero si los políticos a quienes votamos se dejan llevar por estos santeros con corbata, no nos quedará más remedio que dejar de reconocer su utilidad, y directamente pasar a ser 100% mercado, o bien empezar absolutamente de cero. No sé que es peor:.. EL SINDIOS QUE HAY MONTADO, o que te pares un momento a cobrar conciencia de este hecho, o que todas las medidas y restricciones que nos están exprimiendo a todos, al final no sirvan para nada. Si al iluminado de turno, le han prometido una pasta gansa, solamente por abrir la boca y tirar más para la izquierda que para la derecha, según te caiga bien o mal el que presida, o según sepas quien va a asumir esa deuda cuando llegue a un punto tan miserablemente bajo que no la quiera comprar nadie y diga nuestro colega Chino –¡ESTA LA PAGO YO!- Nos compre la deuda y la mitad del país con la misma, hasta que lleguemos a ser una provincia más de China en suelo europeo.

Sería algo parecido a lo que sería la relación de parentesco de USA con Israel, siempre con un fondo económico de por medio por supuesto, que en este mundo ninguna amistad es gratuita. Esa sería una buena analogía. El proceso por el que nos están haciendo pasar dentro de Europa  ahora, es algo parecido o paralelo, a lo que ha ocurrido con el sistema Inmobiliario: la gente sigue sin comprar porque aún no ha bajado lo suficiente, y no suelta prenda hasta que no está segura que el vendedor (de la deuda en este caso) ya se ve obligado por necesidad a aceptar cualquier precio antes que seguir perdiendo. El comprador mira con lupa, el caer y caer continuo del vendedor de deuda, que no sabe ya dónde ni cómo colocarla; de forma que cuando “el salvador” se presenta a asumirla, el “salvado” endeudado, ya tiene el agua al cuello y adquiere con su patrocinador, una relación de subordinación económica y posteriormente política y hasta cultural. Eso, se llama esclavitud y comienza por reconocer una deuda que ni nos va ni nos viene.


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

RECUERDA: LO ÚNICO QUE TE OFREZCO ES LA VERDAD. NADA MÁS.

 Esta es tu última oportunidad, después ya no puedes echarte atrás: Si tomas la píldora azul, la historia acaba, despiertas en tu cama y crees lo que quieras creer. Si tomas la píldora roja, te quedas en el País de las Maravillas y te enseñaré que tan profundo el hoyo del conejo es. (Morfeo a Neo. The Matrix) Justo antes de darle la pastilla, le advierte que no le promete felicidad, sino el hecho de ver las cosas como son realmente. Al igual que a Neo, a mí también me cuesta dormir, siempre estoy dándole vueltas a algo. A veces siento que dormir me hace perder el tiempo porque muy probablemente haya algo que no haya terminado de resolver que me quita la paz, mi bien más preciado. ¿La verdad nos hace felices? Mentira, no tiene nada que ver una cosa con la otra, cuando muchas veces la felicidad la da la ignorancia, o el amor, o incluso un amor ignorante, un estatus bueno… pero pasajero y absolutamente perecedero. Y el listo o lista del fondo que diga que se puede tener todo… bueno, mejor me callo, o no… no me callo: siempre hay gente que por ley parece que tiene que quedar bien, a la que le cuesta reconocer su humanidad, el sufrimiento, su instinto y su miseria, para quedarse y vivir de cara a la galería, en el ámbito de lo políticamente correcto, o sea, la negación absoluta de la verdad en forma de máscara. Animales somos y como diría JC tras uno de sus discursos: quien tenga oídos para oír que oiga.

La forma de tentar a Neo con la verdad, es un paralelismo exacto  al  pecado de Adán, que al comer del fruto prohibido, SE LE ABREN LOS OJOS Y VE QUE EN EFECTO ESTÁ DESNUDO. Se da cuenta de cuál es la verdad, y que probablemente si no se hubiera centrado en los pechos y voz de Eva que le estaba midiendo a ver hasta dónde llegaba su influencia, ahora estaría mucho más contento y feliz sin necesidad de pagar una puta hipoteca. Jamás defenderé la felicidad dentro de la ignorancia, aunque egoístamente el cuerpo y el corazón me pidan alegrías. Por cierto, debería follar más. Mientras éstas alegrías estén basadas en ponerme una venda en los ojos, me negaré a serlo. Así de claro. ¿Para qué? ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que somos animales? ¿No sería todo mucho más fácil? En la prehistoria era todo mucho más sencillo, cada uno cumplía una función, no había problemas de economía, ni de empleo, ni de violencia de género, ni de contaminación, deuda europea o demás historias que nos hemos ganado en beneficio de un hipotético progreso.

Cuando no éramos más que tribus, la gente vivía y moría según las leyes de la naturaleza. Si antes los movimientos migratorios de población, los causaba el clima, ahora los causan las guerras y las desigualdades económicas. A la mierda el progreso, quiero volver a ser un CAVERNÍCOLA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN. Progreso que por cierto, al que al parecer no le queda demasiado, y que pega sus últimos coletazos, cuando ve que la base de su puto sistema no va, porque ya no tiene de dónde extraer para el que se cree Dios desde arriba. El que manejando diferencias, que en su vida llegará a poder gastar, por no tener la vida humana tantos años para poder disfrutarlo, pero que acumula, porque puede y que se alimenta sobre sí mismo cuando ya no le queda de dónde coger por estar todo consumido. Una perfecta pirámide que cada vez está más invertida, que se queda sin base. Como una empresa de las de hoy, en las que hay un consejo de dirección con 13 vicepresidentes y dos empleados, que son los que trabajan. Creo que es un buen ejemplo para explicarlo.

Sí, yo también me tomaré la píldora roja, comprobaré que estoy desnudo y probablemente metido en un capullo, desde el que alguna máquina sorbe mis fluidos para sacarme hasta la última gota de sangre, energía, voluntad y esfuerzo, y que a cambio de mantenerme calentito y engañado en un falso estado del bienestar, INMERSO EN THE MATRIX, que en realidad es una apoteósica mentira por todos aceptada, mientras dure ¡claro! me da comida por un tubo. Prefiero saberme desnudo, reconocerme un animal y vivir como tal. ¿Qué nos hace mejores? Me gustaría saberlo, en serio para poder dormir de noche y dejar de pensar en estas cosas. ¿Por qué siento culpa? ¿por qué debo comportarme? ¿por qué tengo que comulgar con lo correcto?

¿QUIÉN ME DICE LO QUE ES CORRECTO Y LO QUE NO LO ES?

Morfeo no existe, es un personaje de ficción, pero simboliza lo que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro: LAS RESPUESTAS CORRECTAS, que no la respuestas dictadas desde siempre y que nos encasillan a estar aborregados dentro de una masa pasiva y reclamante. Ya te lo he dicho alguna vez, si le reclamas al poderoso, estás reconociendo su autoridad y poder sobre ti y tu vida. El seguirá arriba, y tu seguirás bien abajo, junto con todo el bulto que cree que hace algo más que ruido, pero bulto que le sirve de escabel y huerto, al que riega de vez en cuando con goteo para que no deje de rendir y de producir. Si dentro de ti, sientes que esto no debería ser así, por algo será ¿crees que se te va a aparecer Laurence Fishburne disfrazado de Morfeo y te va a dar una pastilla? No, pero si te pasa, llámame que yo también me voy a luchar contra las máquinas, a cuerpo si hace falta. Y no, tampoco se te va  a follar una heroína vestida de cuero negro llamada Trinity. No flipes. Probablemente te des cuenta que eres una mota de polvo en el universo, que viniste al mundo desnudo y que con el tiempo no serás más que polvo, pero eres y eso no te lo puede quitar nadie.

Reconocer y participar de nuestra naturaleza animal. Es lo único que nos hace falta para recuperar nuestra humanidad y que todo vuelva a su cauce ecológico ¿sabes qué quiere decir esta palabra realmente? Y no, no quiere decir separar la basura para reciclar, ni utilizar bombillas de bajo consumo como medida innovadora de ahorro… no, todas esas mierdas no van a ninguna parte y quiero que lo sepas, que uno ha trabajado en la administración local, para ser más concreto en urbanismo y medioambiente, y sabe bien que todo acaba junto y enterrado, preferiblemente donde no lo vea nadie, por ejemplo… en el margen de un río. ¿Qué te parece?

Ahora ponme a parir, llámame idealista, utópico, fantasma y narrador de imposibles… me la pela, pero alguien tiene que poner esta idea sobre la mesa. ¿No hay quien propone gilipolleces impracticables que se votan en el congreso? ¿No quieres soluciones? Pues aquí tiene no solo una solución, si no LA SOLUCIÓN A TODOS LOS PROBLEMAS que ha engendrado esta maquinaria llamada sociedad del bienestar. ¿Sabes algo? Un hombre es hombre, y una mujer es mujer ¡toma perogrullada! Y ambos animalitos con partes compatibles que encajan unas con las otras, algo tan simple como eso. Aquí, además de vender libros y publicar artículos, lo que queremos es que la gente piense por sí misma. ¿No querían algunos cambiar nuestro modelo de producción actual, por el de la sociedad del conocimiento y la información? Pues toma conocimiento, información… ya solamente falta pensar y vivirlo en tu vida de borrego que se deja arrastrar por las masas.

¿No quieres reconocer la autoridad de los bancos? No te endeudes con ellos ni lo pretendas ¿No te sientes representado por los partidos políticos actuales? Propón tus ideas, comunícalas, escríbelas, hazlas públicas, convence y pon tus pensamientos e ideas como bandera ¿No te gusta vivir en este país? Vete ¿No quieres que te arruine un divorcio? No te cases ¿No quieres que te exploten en una empresa? Monta tu propio negocio, emprende y haz algo que te sirva a ti y a los demás. No quieras cambiar “la sociedad” si no estás dispuesto a cambiar tú, los reclamos y quejas no son la vía, responsabilízate de tus opciones, pero para eso hay que exponerse y dar un paso al frente, a sabiendas que la gente ni te entienda, ni lo comparta. Si  prefieres seguir dentro de un capullo, dormido y enchufado por todas partes siendo uno más de todo ese bulto pasivo reclamante por no exponerte y asumir un riesgo, cállate la boca, o no… sigue llorándole al banquero y al político en quienes confías, si no eres capaz de proponer tu propio camino y responsabilizarte de ti mismo. Recuerda que todo tiene un precio ¿No querías tomar la pastilla roja? Pues ¡toma pastilla roja!

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

EL SEXO ESTÁ SOBREVALORADO… ¿Y EL AMOR VERDADERO?

 El sexo está sobrevalorado, reza en unas  de las citas célebres de uno de mis ídolos, Clint Eastwood. El sexo llama más la atención, no tengo más que comprobar cuando meto carnaza sexual en los contenidos, como empezáis a hacer la hélice con el pene, pequeños esclavos. Ahí estoy pecando de totalitario y no me voy a disculpar por ello. No pienso hacerlo. El día que haya amor verdadero, que es el que se predica aquí (o mejor dicho, no se predica por lo ausente del mismo) supongo que serás el primero en darte cuenta... esas cosas se notan, pero por el momento el color es el que es y no pienso disfrazarlo. Si lo hiciera estaría cometiendo una irresponsabilidad y prefiero caerte mal, a darte algo que no sea real, y después de tragarte uno de mis sermones, vayas y te creas Billy Cristal dentro de una comedia romántica, o el reclamo pasivo, resignante y autocomplaciente de Disney del When you wish a pound Star. Ya sabes que no cortamos tela por ese patrón en esta casa, ni lo vamos a hacer nunca. Los DVDs de Disney, los tienes en las grandes superficies.

Aún así, el cuerpo me pide querer hoy, más que hablar de amor ¿para qué te voy a engañar? Y sí, me refiero a querer de verdad, a dar de corazón, que no a casarse, me refiero a amar y no me refiero a follar ¿queda claro? Los casados que no reclamen, que solamente hablan fuera de casa y cuando su mujer no está delante ¡cobardes! Además, lo cortés no quita lo valiente y no voy a por ellos, una cosa no quita la otra, pero no tienen por qué ser lo mismo el amor verdadero y el matrimonio… y lo sabes. Si eres casado o futurible y te picas, allá tú, que a veces los casados os ponéis excesivamente susceptibles cuán doncellas. Yo también me harto… tengo mis momentos ¿he dicho amor? Pues sí y del verdadero, mucho más allá del ¿Dónde se la pongo señora? que diría cualquier decente y honrado butanero, a una señora de su casa que en soledad le reclama que le meta “la bombona”, donde ella le diga. Eso, eso… hasta la cocina, al fondo y todo recto.

Amor verdadero, del que ni se compra ni se vende, ni se paga con dinero… del auténtico ¿para siempre? No lo creo, a menos que quien lo padezca o disfrute (según se mire) sepa estar por encima de sus propias emociones y de los beneficios del sexo inmediato, o del reventón de uno rápido con la amiga o amigo cuando nadie mira. Algo auténtico, no tiene por qué ser eterno, me parece una estupidez pretender forzar la naturaleza humana, que empieza siendo animal en la base, para amoldarla al papel, la normativa y lo hipotéticamente correcto. E insisto, no les estoy hablando a los casados específicamente, que sé que más de uno llamará ahora  a media mañana a su casa el día de reparto de butano, o cuando venga el fontanero, el técnico de la TV, el electricista,  el de la reforma, el del pedido del supermercado y un larguísimo etcétera. Me gusta que haya comunicación en la pareja, así que llama, llama… comunicación ante todo. Que no sea por gastar teléfono ¿OK? pero espera…

¿Y SI NO TE LO COGE TE PONDRÁS NERVIOSO?

Bueno, es amor verdadero ¿cierto? Si Clint dice que el sexo está sobrevalorado, me lo creo. Punto. Y además lo está por quien menos lo practica, de eso estoy seguro. ¿Y el amor? Iba a empezar el artículo con la sincera intención de hablar de un amor auténtico, pero es que...  ni tú mismo te lo crees sin antes AFIANZARTE UNA SEGURIDAD CONTRACTUAL E HIPOTECARIA. El hecho es que si sigues leyendo y no me mandas a la mierda, me estás dando la razón. Si te dijera que amar de verdad es simplemente “bonito”, me estaría quedando corto, porque como cualquier hijo de la factoría Disney y de las comedias románticas de los ochenta y noventa, todo empieza de casualidad, al final pasa algo raro, parece que sí, pero es que no, al final todo se va al carajo y el amor verdadero triunfa en el último segundo con una declaración estelar, lagrimón, y beso de película. El problema, es que esa es la imagen que tienes del amor verdadero y de los cuentos que terminan en … fueron felices ¿para siempre? Yo lo dejaría en fueron felices sin dar un plazo, que ya es bastante.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

PERO MIRA QUE ERES ANIMAL…

 …Y además en este caso, te lo digo en sentido figurado, porque no te voy a echar en cara que te comportes de forma instintiva, si no todo lo contrario. Haciéndote ver, recurriendo a ciertos tópicos que pueden rozar lo cómico, que quizás lo que corra por tus venas se asemeje más a la horchata valenciana que a la sangre verdadera. Como no podría ser de otra manera, a un hombre de las cavernas en peligro de extinción como lo es un servidor, este particular sermón se me ocurrió en el MOLLY MALONE’S viendo un partido de fútbol, pinta de cerveza en mano y echándome las manos a la cabeza para después gritar y celebrar los goles de mi equipo. Pensé ¿por qué hoy un martes cualquiera en el que este pub irlandés no tendría por qué tener hora punta, está hasta los topes de energúmenos como yo, gritando los goles al unísono? Tiene una explicación muy simple: Todos los que allí estábamos, con amigos, solos o en pareja tenemos algo en común: sangre en las venas y un comportamiento normal. ¿Por qué te lo digo? Voy a hacer un leve repaso de faltas, por llamarlo de alguna manera, que me vienen al oído, a la vista y al recuerdo.

Al de el fondo de la sala le está cambiando la cara, y te voy a decir por qué: NO LE GUSTA EL FÚTBOL, o al menos eso dice afirmar. A ver, a ver… aquí pasa algo, y no porque sea el fútbol en sí, sino que tampoco el baloncesto, el rugby, la Fórmula 1, el tenis o Moto GP o cualquier variante deportiva, digna de ver, disfrutar, apostar, o lo que sea y de la forma en que se prefiera disfrutar. A este tío le pasa algo, y ojalá fuese una broma: niveles bajos de testosterona en sangre. Indudablemente esto quiere decir algo que no sabría cómo calificar médicamente, pero si se le podría achacar en lo deportivo o meramente lúdico un comportamiento poco masculino. ¿Le hace esto mejor o peor persona? Ni mucho menos, solamente he dicho que no es un comportamiento masculino. Prefiere ir a ver la nueva de Helen Hunt, antes que el clásico. Definitivamente, le pasa algo. Es un derby que ve hasta mi madre. Si un tío no percibe el más ligero estímulo por ver un proyectil yendo de un lado a otro con un objetivo, a su cerebro le pasa algo, y probablemente sea de naturaleza neurohormonal.

Ahora me mira raro el de la segunda fila, me ve venir y sabe que me voy a meter con él. No hombre no, contigo no… con tus hábitos sí: NUNCA SE HA EMBORRACHADO, o al menos eso afirma. Para empezar, no me lo creo, cosa que me hace mantener mi esperanza en sus posibilidades, pero a la par si fuera verdad, me preocuparía. Pues sí, porque simplemente, tampoco es normal, y lo que me preocupa realmente, es que quede con el colega del fondo, al que no le gusta el fútbol y se vayan a una tertulia literaria en una terraza de la Plaza de las Comendadoras… No cuadra, simplemente que un tío haga eso, y afirme que nunca se ha emborrachado, no encaja. ¿Malo? ¿es eso malo? Para nada, a simple vista es algo inteligente, que puede alegar alguien que se cuide, que marca un comportamiento responsable ¿cierto? Pero de igual forma que en el caso anterior, no es normal. Ojito, que ya te veo venir de lejos… que no quiero que te alcoholices, solamente digo que no es normal semejante "perfección", eso sí bien entrecomillada.

¿Cómo que os vais de la sala? Lo flipo, pero espérate tú, el que está cogiendo el abrigo para irse… Sí, sí… tú, el que dice que NUNCA BUSCA PELEA. Tú pareces el más listo de todos, y por eso me sorprende que te marches, pero ya lo veo… En tu vida has pegado un puñetazo y es algo que habla bien de ti, eres un tío pacífico, dialogante, conversador e inteligente; pero cuando le pegaron el tirón del bolso a tu novia en la Puerta del Sol y te quedaste como un pasmarote, ella no te lo dijo, pero te odió por no ir detrás de aquel hijoputa que la robó el bolso y partirle la cara. Eso tenías que haber hecho también cuando te diste la vuelta y en un descuido en el metro a ella la tocaron el culo. Cuando fue ella misma quien te chistó para que no te enfrentaras, el desprecio que sintió hacia ti en su interior, cuando vio que te quedaste quieto y obedeciste como un caniche, al no haber reaccionado como un puto hombre y estrellarle al otro la cara contra tu puño, fue de campeonato. Esa noche no follaste, ella estaba cansada ¿recuerdas? No te digo que vayas buscando pelea, so payaso… te digo que reacciones, cuando tengas que reaccionar “pacifista dialogante”.

¿LE METO? ¿NO LE METO? 

Y ahora, el que mira para otro lado como si la cosa no fuera con él… Sí, el que está tomando apuntes y dice que LAS DECISIONES EN CASA SE TOMAN DE FORMA CONJUNTA... ya, los cojones, no te lo crees ni tú, pero bueno... otro dialogante y creador de consenso. ¿Iniciativa? ¿liderazgo compartido? ¿pides permiso para ir al baño también? ¿lo sometes a consenso? Espero que ella pueda confiar en ti, cuando todo falle y tengas que resolver un problema si surge ¿serás capaz? Mira chaval ¿de verdad tú mismo te crees eso o solo lo dices porque tu mujer está delante?  Espero que nunca tengas un problema serio, porque ya verás entonces a dónde se va lo políticamente correcto de las decisiones consensuadas en pareja, cuando te reclamen responsabilidades. Porque pese a quien le pese, para eso eres el hombre ¡capullo!

Bueno, antes de abandonar la sala y dejes de escuchar la charla de este cavernícola, te diré que en lo más profundo de ti, están las respuestas correctas, independientemente de lo que te digan por la TV. Como sé que no me vas a hacer caso, porque los sermones que les he echado a tus compañeros de sala, han desairado su lado femenino cuán doncella desconsolada, y claro… no querrás quedarte fuera del progreso ¿verdad? Pues eso colega, progresa, progresa, que ya veremos como terminas, como dejes de hacer lo que te dicte el instinto por adaptarte a “los tiempos modernos” y encima te lo creas. Por cierto, si eres padre y tu hijo se parece al fontanero… igual solo es una casualidad, igual te parece hasta bien, hombre progre y moderno.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

ALGUIEN LO SABE TODO SOBRE TI: NO QUEREMOS TU DINERO, TE QUEREMOS A TI

 Como sigamos así, al ciudadano de a pie no le va a quedar más remedio que pagar consigo mismo cuando ya no tengan de dónde tirar. El capital humano, o sea... tú, tu tiempo, tu esfuerzo y tu voluntad, son atributos mucho más valiosos que el dinero con el que especulan los de arriba, a quienes no conocemos ni tú ni yo. Mientras ellos se entretienen con diferencias y transferencias de capital que jamás se convertirá en líquido para el ciudadano medio, o en inversiones para crear empresas que den trabajo a nadie, sino simplemente a acumular… tú te partes la cara para que alguien te de trabajo, o haciendo cola. Ese no es el camino, pero el cambio no viene si no hay guerra de por medio. Y sí, he dicho guerra o ¿acaso crees que esto no es una guerra? Lo que está pasando a día de hoy, es una guerra económica, una puesta  a punto para una Subasta Europea, que no ha de tardar demasiado en llegar, para que los países elegidos para ser subastados no les quede más remedio que pagar con el propio patrimonio y con sus propios gobiernos e instituciones. Que no te sorprenda que esto pase, cuando ya el petróleo deje de ser un elemento de poder y el mercado se tenga que basar en un intercambio de participaciones o acciones entre entidades, por estar el dinero líquido inexistente, si no en el Olimpo de la especulación donde el ciudadano medio no llega.

Tras las últimas noticias de fusiones de cajas y bancos, no me queda más que reafirmarme en los expuesto en LA VIDA DE CRISTIAN, alguien lo sabe todo sobre ti, que pese a ser una novela de ciencia ficción por estar narrada en un futuro a medio-largo plazo, no deja de ser un futuro muy probable. Y me asusta comprobar, que a cada paso que se da, nos dirigimos directos a ello. Vaya por delante que tarde o temprano, todos deberemos aceptar un cambio real en el sistema, porque o se cambia o se muere, es así de simple. Este cambio ha de pasar por la institucionalización de medidas económicas en un primer lugar, y en lo posterior sociales, para garantizar un modelo que funcione realmente; pese a quien pese, ese ha de ser el orden para que en efecto haya para todos. Esto tendrá un precio, en riesgo y en libertad. Es algo tan simple como que de donde no hay no se puede sacar, y si empezamos sacando a expensas de pedir y no de generar, seguiremos siendo esclavos de una deuda, más ficticia que real por el mero hecho de pertenecer a Europa.

¿ACASO CREES QUE ESTE FANTASMA DARA LA CARA POR TI ALGUNA VEZ?
 No te equivoques, quien cubre su rostro con una máscara, es porque no se atreve a dar la cara ni si quiera por sí mismo. Se trata de un cobarde que se esconde tras un anonimato para no ser reconocido por la justicia ante sus obras al margen de la ley. Y no, ni dará la cara por ti, ni te pagará la hipoteca, ni hará que tus condiciones de vida sean más justas. Ningún fantoche incendiario, apocalíptico, cobarde e invasor de la propiedad ajena te dará solución alguna sobre tu situación, jamás te dará una alternativa que no sea el empujarte a una ruina mayor, ya que no te enseñará más que a pedir, reclamar, ocupar, robar e incendiar… ocultándose en la confusión de un desorden público que a ti te seguirá perjudicando al añadido de la falta de medios que sufrimos todos. Este fantasma de la ópera, solamente protesta porque nadie le da su trozo de pastel, no porque crea en un mundo más justo. ¿Crees que te hablo de realidad o solamente sobre una ficción? Creo que ya la realidad ha sobrepasado cualquier novela, pero nunca olvides que quien se oculta tras el anonimato y tras una máscara, es porque no tiene valor para dar la cara y es un miserable cobarde, que sabe que lo que está haciendo no está bien y ni si quiera está dispuesto a asumir las consecuencias de sus actos. Por eso mismo se cubre la cara.

Una cosa está clara, este cambio real no se va a conseguir quejándonos, ni reclamando, ni alterando el orden público. Ese cambio vendrá dado cuando seamos plenamente conscientes que no podemos delegar nuestro presente y nuestro futuro, en alguien a quien no conocemos. Cuando Cristian decide optar por la ciudadanía Europea y jugarse la vida en la frontera con el islam radical, no le quedan más cojones que hacerlo. Se trata de eso, o vivir subyugado de por vida por un contrato hipotecario integral, que le ponen en la mesa al poco de terminar la universidad. ¿Queremos que eso pase con nuestros hijos? Al paso que vamos, en breve ya empezarán a aparecer ciudadanos de primera y de segunda de una forma institucionalizada, según la opción que tomen en un determinado momento de su vida: o generar asumiendo el riesgo que ello conlleva, o siendo un eslabón más de la cadena, comprometiendo su tiempo y capital humano propio hasta la jubilación si es que esta llega algún día, sabe que dejará de ser libre por depender siempre de otro, a sabiendas que esto le costará su libertad individual.

¿Te sorprendería que esto llegara a pasar? El que firma los contratos con las entidades con las que se compromete eres tú mismo, y es ahí donde comienza y termina tu libertad. Tú y solamente tú, eres responsable de tus opciones, no te engañes. Por más que haya bandos, partidos e ideologías que te soplen en la oreja, la última palabra siempre será la tuya.  A este paso, está previsto que partidos políticos y entidades financieras lleguen a funcionar conjuntamente hasta el punto de confundirse en un mismo bloque, cuya única diferencia radicará en el origen del capital: nacional o extranjero. Esa será nuestra matrícula: nacional o laboral, o si lo prefieres propio o extranjero, esa será tu opción en unos años tal y como le pasará a Cristian, cuando de pronto siendo un don nadie, comienzan a interesarse de sobremanera por él, cuando ni siquiera ha terminado la universidad. La razón es simple, él como muchos otros, es capital humano, y de su opción vendrá determinado su futuro, como ciudadano de primera, o de segunda. Igual piensas que pretendo mezclar realidad con ciencia ficción. Te equivocas.

ELLAS 
 Sin duda alguna serán ellas quien le hagan entender que en efecto su destino solamente depende de él mismo, y sobre todo, que cada opción que se toma implica ventajas, pero también renuncias. Cuando eres joven estas cosas no las entiendes y crees que todo es gratis; pero quien mejor que una mujer para enseñar lo que es el sacrificio, alguien a la que quizás no le quedará más remedio que educarte para que te conviertas en un hombre de provecho. Alguien que pensó en ti, incluso antes de tu propio nacimiento. Las mujeres con las que se encontrará Cristian, serán fuertes y no le consentirán una sola flaqueza, saben que si lo hacen se echará todo a perder, aunque esto mismo esté a punto de costarle la vida. Hay riesgos que hay que asumir, y eso será lo que él aprenda de de Lili, Sisel, Wei y Patricia, que si se quiere algo realmente, nadie va a venir a dártelo y que el capital que te han dado tus padres, es quizás lo único que de verdad recibirás en toda tu vida ¿sabrás aprovecharlo? o ¿lo venderás a la primera oportunidad para vivir en una falsa seguridad privado de libertad e iniciativa? Ellas no lo van a consentir, cada una de ellas le aportará algo diferente... y cada una de ellas querrá algo de él o para él. Será él quien tendrá la última palabra. A fin de cuentas es su propia vida, o la tuya quizás.


¿Te hablo de libertad? Desde luego que sí. Te hablo de amor, de sentimiento, de realidad, de sexo, de obligaciones, de responsabilidad, de amistad, de fidelidad, de idealismo, de opciones que un hombre ha de tomar tarde o temprano en un momento de su vida. Te hablo de todo aquello que para cualquiera de nosotros, tiene, tuvo y tendrá un significado en algún momento. Todo mirado desde los ojos de un hombre, con el que cualquiera podría sentirse identificado, por ser común y por ser único a la vez.