¿QUIERES SER EL HOMBRE DEL FUTURO?

 De nada sirve que te sepas de memoria, todas nuestras arengas, conceptos, ideas, propuestas y demás líneas que te presentamos aquí, para que ejercites tu criterio y tomes opciones… si nada más terminarte este artículo, vuelves a lo mismo de siempre. La verdad es que muchas veces siento que contigo trabajo para nada, te lo digo completamente en serio. Creo  que ya está todo dicho, pero lo que te hacen falta son cojones, y eso ya no te lo podemos dar nosotros. No hay que saber tanto, ni te digo que te lo creas todo. No nos creemos en posesión de la verdad absoluta, pero sí sabemos que nuestras líneas de pensamiento y actuación, apuntan en la buena dirección ¿Sabes por qué estamos seguros de ello? Porque nuestras ideas y nuestra actitud, apuntan en favor de tus intereses como hombre, y nacen en tus raíces. Es así de simple. Se desmarcan de toda la basura ideológica políticamente correcta, en referencia a lo que podríamos llamar el hombre del futuro.

¿A qué me refiero con hombre del futuro? Te hablo de todos los modelos y argumentos, que pretenden convertirte en un muñeco ken, en un guaperas plastificado sin pene, en un virgen de cuarenta años… en Justin Bieber y asemejados inocentes, que creen que tienen que entender y empatizar con la mujer, para poder estar, vivir, convivir, acostarse y disfrutar con y de ella. No te equivoques, porque no tienes ni que entenderlas, ni ser su amigo; solamente tienes que saber qué es lo que te pueden dar y lo que no, si lo que realmente quieres es estar con una mujer como un hombre, y no como una comparsa. Dentro de poco, hasta el puesto de amigo gay de las chicas, va a estar solicitado como alternativa, ante la desesperación de muchos por arrimarse a una tía. Esto te lo digo porque me doy cuenta, que tus preguntas siempre van encaminadas a hacer todo lo que sea por agradar a una mujer, pero no a ti mismo. No es que esté mal, porque si quieres convertirte en un perro faldero sin derecho a roce, es tu opción.

Pero si lo haces, entonces después no me vuelvas a preguntar ¿qué tengo que hacer? Ya te lo he dicho mil veces, mira por ti y por tus intereses. Si tu único interés, es entonces la promesa del sexo, seguirás siendo un esclavo de tus relaciones con las mujeres, a las que por cierto  nunca te follarás así. Bueno, no lo reduzcamos todo al sexo, OK. Otros eligen el matrimonio como seguro de vida, y por ello, tragan carros y carretas. Y lo hacen, para que no se les tambalee el mundo que han elegido vivir. No hay más que ver, como se ponen muchos maridos o parejas, cuando su mujer, o su novia, les sube el precio de la convivencia, y les amenazan con el abandono o con dejarlos “si las cosas no cambian a mejor”. Eso solamente lo hace una mujer, cuando sabe que va a salir ganando, mejor para ella. Me refiero a ¿es que estaba mal antes? ¿entonces por qué lo eligió como pareja? ¿es que no le conocía? ¿es que era tonta?

Mira, lo dudo, porque no he conocido en la vida  a una mujer tonta. Te lo digo completamente en serio. Conmigo querido amigo, no te tienes que justificar ¿OK? pero por favor, no quieras maquillar ni justificar tu debilidad, necesidad y carencias, justificando sus necesidades ¿te has planteado alguna vez justificar las tuyas?  Si, justificarlas en pareja ¡qué coño! Son tus necesidades, no son negociables y punto. Si ella no las cubre ¿por qué sigues con ella? ¿por miedo a quedarte solo? ¿crees que así se puede estar en pareja tío? O si no estás con ella ¿por qué aceptas sus condiciones sin poner las tuyas propias sobre la mesa? Eres capaz de mostrar tanta empatía con ella, hombre del futuro que…

¿TE QUIERES CONVERTIR EN UNA COPIA?
 ¿No te das cuenta, que si “no te tienen que comprar”, si no le pones un precio a tu esperma, a tu compañía, a la seguridad que aportas, ella tendrá siempre la sensación de coste cero en cuanto a ti, y jamás valorara un solo gesto o acción que venga de tu parte? Así tan fácil es engancharse a un tío, como dejarlo ¿qué le ha costado a ella? Nada. Fuiste tú el primero en negarte ese valor, regalándote a coste cero. Ese es el problema del hombre de hoy: no es capaz de traducir sus necesidades y luchar por conseguirlas, porque tiene miedo a quedarse solo, descolgado, a no encajar, a quedarse “impar”. ¿De dónde viene este miedo? Del avance de la mujer, así de simple. Yo no me meto con el avance de la mujer, me meto con el hombre, que es capaz de renunciar a sí mismo, en función de unas necesidades que no son las suyas propias. ¿Y sabes por qué me meto tanto con él y por qué lo persigo? Porque nos jode a todos los demás y devalúa a nuestro género. Regalarse, debería estar penado.

Lo único que te pido, es que seas inteligente y aprendas a pensar en el largo plazo. Que cuando digas que sí, sea que sí; y cuando digas que no, sea que no ¿tan difícil es? Lo he visto mil veces, el hombre que se regala y que lo acepta todo sin chistar, cuando se queda solo… porque le acaban dejando por otro mejor, se queda no solamente solo; si no sin herramientas con las que volver al mercado. Me refiero a que como siempre ha dicho “sí a todo” y le ha funcionado para contratar un matrimonio, después se piensa que con las demás es igual. Y entonces vemos a pagadores compulsivos y proveedores al 100% cuarentones y divorciados, que están dispuestos a cualquier cosa, para que una mujer les haga de nuevo tener la cama caliente. Estos hombres, post-divorcio, se convierten en puretas de luxe a lo Mauricio Colmenero, y pagan, pagan y pagan de mil formas a coste cero para ellas, con tal de volver a meterla en caliente. No hay peor destino para un hombre que éste, apoyado en una barra y pidiendo gin-tonics…


Si no quieres ser así, aguántate un poquito y piensa antes lo que vas hacer y cuanto te va a costar un sí, que no un no. Un hombre inteligente, no es aquel que sabe cubrir las necesidades femeninas. Un hombre inteligente, es aquel que sabe cubrir sus propias necesidades. Si no tienes esto claro, y si no sabes decir sí y no cuando corresponde, es probable que te entre miedo, y ese miedo te haga decir siempre que sí, para no perder lo que puedas haber creído ganar. Nos quieren vender a un hombre moderno, supuestamente inteligente porque sabe reaccionar antes las necesidades femeninas: una mujer con pene y cuenta bancaria de luxe, un eterno Justin Bieber asexuado y pagador conformista de treinta y tantos. Y si no sigues ese patrón, entonces “no eres inteligente” según este tipo de marketing. Pero dime ¿acaso no es más inteligente un hombre que sabe antes que cualquier cosa hacerlo todo por si mismo y cubrir sus propias necesidades? Por favor, no es tan difícil, piensa un poco y deja de agarrarte la polla por un momento para responder.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada