FREUD, LA EXTINCIÓN Y EL ÚLTIMO DE LOS NEANDERTALES

 El otro día me fui de cañas con Sigmund Freud y me confirmó algo que sospechaba desde hacía tiempo –En efecto querido amigo, los Modern Talking… fueron los primeros en caer- ¡Lo sabía! Pero como se pusieron de moda, nadie se daba cuenta que aquello, era el principio del fin. Mi amigo Sigmund en su tiempo, planteó una teoría sobre la naturaleza humana: decía haber descubierto fuerzas sexuales primitivas escondidas en la mente de todos los seres humanos, fuerzas que si no son controladas, llevarían a la sociedad moderna tal y como la conocemos, al caos y la destrucción. Aunque le admiro y le cito mucho porque he aprendido mucho de él, estoy soberanamente cabreado con Freud por no haberle parado los pies a su sobrino. ¿Sabes por qué? Porque desde su exploración de la mente humana, diseccionando estos impulsos animales, un sobrino suyo llamado Edward Bernays engendró la primera teoría de manipulación de masas, para tratar de hacer sostenible este invento llamado sociedad.

En efecto, animales somos. Esa es nuestra verdadera naturaleza, y sabes que en recordarte nuestra verdadera base, me va la vida. Pero para poder vivir en sociedad, tenemos que estar domesticados y adiestrados, para que no nos gobiernen los impulsos que corren de forma natural por nuestra sangre. Naturaleza humana y evolución social, no van cogidas de la mano ¿eras consciente de esto? A mí esto me jode, aunque sea el patrón común ¿Qué le vas  a pedir a un neandertal como yo? No esperes mucho más de mi, solamente una verdad incómoda. Además, otra cosa en la que no comulgo con Freud, es que pinta estos impulsos sexuales, como algo oculto; cuando en realidad estos impulsos son los que hacen que el invento marche, nos hacen seres humanos y deberíamos construir sobre ellos en lugar de negarlos en público ¿negarlos por qué? ¿de dónde hemos salido todos? Pues entonces hombre, pues entonces… ¿para qué taparlos, prohibirlos y regularlos hasta el extremo? Siempre podrás tacharme de fósil, porque tú…

¡ERES UN HOMBRE MODERNO!
 Pues tanta regulación, porque no interesa que seas libre de conocer toda tu humanidad, ni mucho menos ejercerla. El tema, es que para que consumamos y paguemos los sueldos de los de muy arriba, tenemos que estar bien controladitos ¿Sabes cómo se consigue este control de masas? Sencillo: satisfaciendo de modo controlado nuestras necesidades básicas animales e instintivas: comer, beber, entretenimiento, hogar y reproducción. Teniendo estas casillas mínimamente cubiertas con productos auténticos, o con sucedáneos, mientras haya para todos, el pueblo no se levantará en armas y seguirá pagando sus facturas. Haciendo que en cada uno de los productos que consumimos, haya una pequeña dosis de marketing que le diga a la base de tu cerebro, que lo que comes es más que lo que comes.

La cuestión es, que para que todo el mundo quepa, hay que hacer renuncias para que esto no sea una jungla de depredadores y presas. Una jungla en la que solamente se coma, se mate y se folle dicho de mala manera, pero ¿es que acaso esto no es una jungla ya? ¿No hacemos exactamente lo mismo pero con otro formato? Lo único que te pido, es que seas consciente de esto: mientras estás distraído persiguiendo migajas y comprando lo que te dicen, hay otros que son los que te lo venden ¿qué te venden? Una figura masculina castrada y manejable, absolutamente falsa y totalmente contradictoria con tu verdadera esencia, sangre, impulso y deseos. Un patrón que te puede llegar a convertir en un sucedáneo de hombre…

¿QUIERES ESTO PARA TI?

Lo dudo mucho. Por cierto ¿sabes qué es un taxón lázaro? No pienses mal. No  es que sea un concepto que haya bautizado yo por apellidarme así ¡dios me libre! Este fenómeno se da, cuando una especie que parecía estar extinguida, reaparece de pronto, tras un período de aparente ausencia. En el caso de especies que se reproducen sexualmente, o sea… como la nuestra, por mucho vidrio y laboratorio que haya, la extinción es generalmente inevitable, cuando solamente queda un individuo de la especie, o únicamente algunos individuos del mismo sexo, a los que ya no les queda “ningún sexo opuesto” con el que aparearse ¿te suena esto de algo? Dicen que el neandertal se extinguió, pero quizás, en lo más profundo de ti, sabes que eres un verdadero neandertal, por mucha mierda que te quieran vender con los cereales del desayuno. Y por más que el marketing y la política actual, te quieran convertir en una versión actualizada de los Modern Talking.

Nunca olvides esto hombre progre y moderno: tu novia un día vendrá al zoo y visitará la jaula del último neandertal. Se acercará a admirar de cerca a este espécimen enjaulado, para echarle cacahuetes, fotos, o de paso… una Voll Damn, y dirá aquello de -¡Qué mono!- No por lo guapo, si no por lo literalmente animal. Una especie en peligro de ¿extinción? Lo dudo mucho, quizás solo en las noticias. Cuando me lleven a diseccionar al museo de ciencias naturales, en mi testamento pediré, que me pongan con el dedo corazón bien levantado mirando al público ¡Que os den! Entonces entenderás, viendo la sonrisa del último de los neandertales que probablemente, tu novia, me echó algo más que fotos y que habrá neandertalitos míos sueltos por ahí, heredando el mundo. Pero no te preocupes, no es algo que dependa de ti. Tú no te puedes quedar embarazado, pero ella sí.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada