SI VAS A POR ELLO, PUEDE SUPONER EL DESPRECIO O LA SOLEDAD - DOBLE O NADA IV


Ya has visto la cara que han puesto todos cuando has salido pitando de allí. No esperes que lo entiendan porque no lo harán. Tú quieres vivir a tu manera, es así de simple: no comulgas ni con hipotecas, ni con bodas de película, ni con mezclar tu libertad con cualquier otra cosa que no sea amor, amistad, compromiso y cariño. –Firme aquí- te dijeron en el banco, como si te estuvieran haciendo un favor. ¿Sabes qué? Tu puta madre va a firmar. Ese cuadro con esta foto está demasiado visto ya. No pueden entender que quieras vivir la vida a tu manera, que no te importen una mierda los esquemas de casa / coche / marido y mujer / dos niños muy guapos / hipoteca / perro y por supuesto… ¡una deuda a 50 años!  Y perdonándote la vida. Has dicho que no a  ese plan, no te crees ni lo del príncipe azul, ni lo de la media naranja. Se ha ido aproximando el día, y lo has terminado antes de haberlo empezado.  Mejor haber dicho que no antes que después, más vale tarde que nunca.

No te cuadra y punto ¿qué les vas a decir? Desde luego no vas a engañar a nadie, y ni mucho menos a ti mismo. Tú planeas tu propia vida y no te gusta hacer teatro. Has visto que a cada día que pasaba las prioridades no eran las que tú pensabas. Y el hecho de ser congruente hasta el extremo con tus principios, y tu forma de ver la vida, te ha llevado a salir de ese pozo en el que te estabas metiendo. Mientras todo el mundo aplaudía, porque como casi siempre se cumplían los patrones que desde siempre te habían marcado. Todos pensaban que entrarías en la rueda… como todo el mundo hace: por costumbre, por edad, porque se supone que "ya toca", y por no pensar, ni plantearse en que de verdad hay otra vida fuera de todo lo dictado, y realmente se puede vivir de otra manera.

El precio de la libertad absoluta es la soledad ¿quién puede seguir tu ritmo? No vas a imponérselo a nadie, ni a intentar que todos te entiendan. Es así de simple, ahí la última palabra siempre la tienes tú. El precio de la compañía es el compromiso, pero ¿quien dijo que ese compromiso hubiera que firmarlo en algún lado? Si para ellos el amor no bastaba, para ti sí; porque ya bastante precio se paga con la libertad aceptando un compromiso. Hay quienes no confían en su propia voluntad, ni en su capacidad de compromiso, y necesitan ver un papel firmado, pero tú no. Es lo que has entendido desde siempre, y has visto que no es garantía de felicidad firmar un documento ¿dos voluntades unidas por contrato, que no por libertad?




Te tacharán de bicho raro, de informal, de inmaduro, de lo que les de la gana…Verás cómo cada uno de los que te rodean tratarán de convencerte de que su camino es el adecuado y que tú te estás echando a perder. Piensa que a ellos no les queda otra forma que justificar su estado día a día, para convencerse a sí mismos. Tú no necesitas justificar nada. Si te quieres ir mañana, te irás mañana. Si quieres volver, volverás. ¿Se va acabar el mundo porque hayas dicho no? Lo dudo mucho, a lo mejor tu mundo acaba de empezar ahora mismo.

Si te perdiste la tercera parte PUEDE QUE PIERDAS LA CABEZA, finaliza en en HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada