SI VAS A POR ELLO, PUEDE QUE PIERDAS LA CABEZA - DOBLE O NADA III


Esto no hay quien lo vea, no hay dios que trague con tanto “me gusta – no me gusta” opinando siempre sin saber, y corrigiendo el trabajo de los demás mientras están en su sillón señalando con el dedo. Para hablar así hay que saber de lo que se habla ¿Qué será lo próximo? Nunca es tarde para empezar de cero, pero eso tienes que verlo tú. Has de ser el primero al que convenza tu trabajo, ya que tus creaciones son la expresión de ti mismo en el mundo. ¿Sabes qué? Aquel que no tiene ni puta idea de lo que habla, siempre te hablará de superficialidades porque es capaz de tocar carne. Nunca se mojará, nunca se expondrá por aquello de “llevarse bien con todo el mundo” y ser políticamente correcto. El mundo lo cambian los contrarios, los auténticos, los rivales, los que desafían los esquemas creando esquemas propios, los que aportan algo nuevo, los que piensan que en efecto las cosas se pueden hacer de otra forma, y en efecto lo hacen.

Te hablo de los pioneros, los innovadores, los inventores, los creadores y todos aquellos a los que la sociedad llama locos. Locos sí ¿Nunca te han tachado de loco? O haces las cosas muy bien, o no molestas lo suficiente si lo que a de verdad aspiras es a que las cosas cambien. ¿Haces siempre todo lo que te piden a sabiendas que no es tu verdadero camino? ¿Dónde está tu verdadera vocación? Esta es la pregunta que te hago ¿Y tu vocación? Hay algo auténtico en ti que deberías explotar en lugar de poner tu capital humano, al servicio de alguien que jamás entenderá que la máquina puede funcionar mejor de otra manera.

Tu verdadero núcleo te habla, y traduce en frustración todas aquellas veces que no has seguido tus propias ideas, o no has sido fiel a tu instinto cuando has cumplido una orden ajena a tu verdadero impulso. Tus ideas valen, y la única forma de demostrarlo es ponerlas en marcha ¿funcionarán? Puede que pierdas la cabeza, pero si no lo haces, nunca lo sabrás. Para romper con todo y empezar de cero hace falta valor, y contar con la posibilidad de que puedes equivocarte. Desde luego, si nunca haces nada por ti mismo, y te limitas a cumplir órdenes, jamás te equivocarás. ¿Estás dispuesto a equivocarte y a empezar de cero? Puede que funcione, o puede que no, pero eso solamente lo sabrás si materializas tu idea.




¿Hasta cuándo vas a demorar tu iniciativa? ¿Hasta que no te quede más remedio? ¿Hasta que no te echen a la puta calle porque “dejes de servir”? Que no te maten, que no te ahoguen ni te expriman hasta el último momento. Si no confías tú mismo en tus propias ideas, y en tu propia iniciativa, no esperes convencer a nadie de que funcionan. Aprovecha tu capacidad creadora, que la tienes, tú sabes que las cosas se pueden hacer mejor y las vas a hacer mejor. Si te dejas arrastrar toda tu vida por el no-riesgo para no equivocarte ¿cuándo serás realmente quien de verdad eres?  Nunca permitas que ate arrebaten tu verdadera y más auténtica esencia, la expresión de tus obras en el mundo, de tus ideas y de tus actos. Siempre has de estar dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva, a empezar de cero. ¿Estás dispuesto a luchar contra tu propio conformismo? Tu mundo necesita algo nuevo ¿estás dispuesto a dárselo?

Si te perdiste la segunda parte: PUEDE QUE TE HAGAS DAÑO, continúa en PUEDE SUPONER EL DESPRECIO O LA SOLEDAD

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada