COCO, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 ¡Hola soy COCO! –Esto es de coña ¿no? pero tú ¿qué pintas en esta serie?- He venido para darte una clase de nociones básicas, parece que has olvidado el “arriba y abajo” –¡Jajaja! Pero ¿cómo pretendes que te tome en serio con ese tono de voz? ¡por favor!- Miguelito, cuando eras pequeño, me veías todos los días en Barrio Sésamo, y no parecías tener problemas para creerte todo lo que te decía. Te quedabas delante de la TV con la boca abierta, con el arriba-abajo, el lejos-cerca y el izquierda-derecha –Ya COCO, pero es que tenía cinco años, ahora soy un treintañero- Mira niño, tienes que reinventarte, que empezar de cero; porque te veo viejo, muy viejo. Ya crees que lo has visto todo, que nada te puede sorprender y crees que vienes de vueltas en tus relaciones –Es que es así, dime tipo listo ¿qué crees que me queda por saber de las tías? ¡Por Dios, estoy hablando con un peluche de color azul que veía de pequeño… estoy fatal!-

Ese es tu problema, que te crees que lo sabes todo, y antes de que ella abra la boca, tú ya le estás dando la respuesta, pero… ¿a qué pregunta? ¿quién te ha preguntado? Tú antes ya te has dibujado una imagen sobre ella, que es cosa tuya y te comportas con ella, según esta imagen. Eso son prejuicios ¿dices que ellas son difíciles? ¿qué son complicadas? Te diré: deja de tratarlas como si fueran difíciles y complicadas, y quizás obtengas otras respuestas. Eso es algo que depende de ti, no de ellas. Te quejas de que siempre te dan en el mismo lado, entonces ¿no crees que es hora de ir sin juicios previos? No te montes películas con las tías, creo que sabes demasiado. Tienes que volver a lo básico.

–¿Y qué es lo básico? ¿lejos-cerca?- Es simple, acción-reacción: Tú la ves complicada y actúas con ella a la defensiva, esperando que ella sea complicada ¿qué respuestas crees que vas a tener? Si vas ya con el cartel en la frente puesto, de “estoy a la defensiva”. Es tu actitud, es tu forma de verlas la que falla, ya antes de abrir la boca estás pensando en cubrirte la espaldas y que no te ataquen ¿quién te va a tacar? Estás paranoico, con eso saber tanto y que te haya pasado de todo. No existen las tablas o perfiles exactos, no te digas “esta mujer es así” al verla por la calle. Intenta pensar a favor, porque esto no es ley, pero si eres positivo, es más fácil que las respuestas sean positivas. No te defiendas antes de que te ataquen. Nunca olvides lo más simple: entre arriba y abajo…

¡SIEMPRE ARRIBA!
Quieres ganar la batalla antes de empezarla, pero ¿y si no hay batalla? ¿y si no hay guerra? No vayas con la confrontación en el bolsillo preparándote para soltarla. Si buscas un enfrentamiento, encontrarás un enfrentamiento. Si buscas una mujer, encontrarás una mujer. Relájate y no lo reduzcas todo a una guerra de sexos –¿Por qué todos me habláis de guerra?- Porque las batallas y las guerras siempre vienen solas, tienes que asumirlo y a pesar de ello, no siempre estarás preparado. No hace falta ni que las busques, ni que las provoques. Eso sí lo entiendes ¿verdad? Las mujeres no son tus contrarias.

–Sí COCO, así si lo entiendo- Te lo repito, claro y despacito, para que lo entiendas, como cuando eras pequeño: es tu actitud. Olvídate de las respuestas preparadas, y ten el valor de tener ganas de vivir algo nuevo. Si crees que sabes tanto, aprovéchalo para construir, no para defenderte, o prevenirte del dolor, o del sufrimiento que pueda implicar querer a una mujer en momentos puntuales. Estar con una mujer es algo más que una batalla de poder, no lo reduzcas a eso antes de empezar algo con una de ellas. Para terminar esta serie, va a venir a verte alguien muy importante, espero que estés a la altura…


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada