CLINT, NECESITO TU AYUDA ¿QUÉ PUEDO HACER?

 –Sargento, no esperaba que aparecieras por aquí, me honra tu presencia ¡eres mi puto héroe! Dime ¿qué puedo hacer?- Mira hijo, te diré algo que probablemente te sorprenda, pero te lo diré solamente una vez, después de esto, no pienses que vamos a intercambiar fluidos corporales en la ducha esta noche –¡Señor! ¡sí señor!- Me parece que lo que te pasa, es que quieres saber y entender demasiado de mujeres. A las mujeres, no hay que entenderlas, ni lo intentes. Si tratas de hacerlo te puedes volver Mariconetti, o  loco, y entonces tu cagada será la gran cagada. Debes dejarte llevar por tu instinto, por tu impulso primario, por esa voz que te habla desde la base de tu cerebro, aquella a la que no le haces caso por miedo a “no ser correcto”, porque te dice que te comportes como un animal, como un puto depredador –Clint, es que si le hago siempre caso a esa voz, la puedo liar gorda. No está el mundo como para hacer el animal con las tías… y lo sabes- Parece que no te has enterado enano, eres un hombre, y lo que diga el mundo, es lo que dice la revista Cosmo y toda esa basura sorbesesos que te meten hasta en los cereales del desayuno. Te diré algo con un ejemplo para que lo entiendas:

Imagínate que entramos en guerra, si esto pasara, contéstame: ¿Con quién crees que se iría ella? ¿Con un animal capaz de hacer frente a cualquier peligro real con dos cojones bien puestos, o con un hombre que la entienda y sepa empatizar con sus sentimientos y emociones? –Hombre… es que menudo ejemplo me pones Clint- Responde a mi pregunta hijo ¿con quién crees que se iría? –Pues con el animal, sin dudarlo- ¿Crees que en una situación así ella buscaría empatía, comunicación, comprensión, entendimiento y toda esa mierda? –No, ella querría estar a salvo y estar del lado del más fuerte- En los extremos, como en la guerra, es como nos comportamos de la forma real en que somos ¿lo entiendes? Al final siempre es el instinto primario el que manda, nunca olvides eso. Te aseguro que ella eso lo tiene muy claro, una mujer es inteligente por naturaleza y sabe adaptarse a todo.

 –Pero entonces ¿nada de eso es verdad?- Lo que es verdad, es que he bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos… y sigo aquí, así que contesta ¿Qué crees que es realmente más importante para ella? ¿Alguna vez has visto a una mujer irse a la cama con un hombre que tuviera la Cosmopolitan en su mesita de noche? –La verdad es que no- La mujer es inteligente, sabe qué tiene que hacer en cada momento para salir a flote, para estar en el mejor bando y su instinto de supervivencia es mucho más agudo que el tuyo. ¿Tú qué quieres? ¿Entretenerla y conversar con ella como una María o ser un hombre y hacer lo que tienes que hacer? –Obviamente lo segundo, Sargento-

¿ALGUNA OBJECIÓN?

No señor, pero entonces ¿tengo que esperar a tiempos de guerra para realmente ser un hombre de verdad?- Escucha Mariconetti, en tiempos de paz los soldados nunca se quitan el uniforme. Un soldado lo es cuando hay guerra y cuando hay paz, se comporta como tal y actúa como tal. Siempre está preparado. Vive la paz y la guerra como un soldado, no como un tibio cobarde que quiere agradar a todo el mundo siendo políticamente correcto. Puedes estar seguro, que ella elegirá al soldado con los ojos cerrados. 

El soldado siempre estará dispuesto a actuar, porque ha sido adiestrado para ello. El entendedor, comprensivo y empático, hablará, hablará y hablará… pero nunca hará lo que tiene que hacer a la hora de la verdad. Tú irás a la guerra porque eres un soldado, pero el otro, huirá como un cobarde, y se esconderá en un agujero hasta que el enemigo lo encuentre, lo sodomice y lo mate… y no necesariamente en ese orden. De todas formas Mariconetti, solamente conozco a un hombre por encima de mí, que es capaz de continuar esta conversación y darte algún consejo. No muevas tu pichita de aquí, que ahora viene… 


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber  y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada