MUJERES TÓXICAS: CÓMO DETECTARLAS Y DESCARTARLAS A LA PRIMERA

 Espérate tú, que hoy nos vamos a poner las botas… por los pies. Igual nos quedamos sin follar, pero de tontos ni un pelo. Estos indicadores te los regalo, para que no hagas el tonto con una mujer que te va a salir tóxica como un yogur caducado y te des cuenta tarde. Habrá cosas que te parezcan obviedades, y otras igual no tanto. Otra cosa a tener en cuenta, es que en este artículo no se habla de amor verdadero ¿OK? que cuando lo hay, no se calcula ni se anda con jueguecitos y gilipolleces (al menos por tu parte, pero te recuerdo que jamás podrás hablar por ella). La cuestión es que hay hombres, que bien por soledad, por ansiedad, por escasez, o por excesivo desconocimiento de cómo funcionan las necesidades femeninas y su forma de percibir la realidad, entran a puerta gayola  en juegos que desde el primer momento les ubica en un plano de perdedor de la partida. Este perfil masculino débil, solo y carente de criterio o paciencia, es presa fácil para mujeres tóxicas que saben o intuyen, que el tío al que tienen enfrente no tiene demasiadas opciones, y en efecto, tratan de sacar el máximo provecho de ello. No las culpo, son tías listas que se encuentran tarjetas visas andantes con pene en desuso, con poca estima o con poca experiencia y muchas ganas de follar. Solamente quiero y deseo, que siendo hombre, estés como estés y seas como seas, sepas lo que estás haciendo, a qué mujer tienes delante y  que no comulgues con ruedas de molino. Así que…

La primera como siempre en la frente: Te pone el sexo como premio  y objetivo, por la puerta grande entra y por la misma sale. Una mujer que te pone el sexo como promesa y cuesta arriba, no tiene más recursos para ganarte ni engancharte, ni intelectuales, ni emocionales, ni afectivos: es ella la que lo reduce todo al sexo. Pretenderá que tus hagas el mil por ciento, para ella limitarse a dejarte el anzuelo, como si de la zanahoria al burro con parches se trata –¡Arre burro! ¡arre!- ¿Sabes qué? Si tus aspiraciones hacia una mujer son solamente sexuales, y digamos que la escasez te mueve a prender y no soltar, lo primero que va a hacer ella es comerciar. En un caso así, es posible que te pida que le compres algo en la primera cita –¿Cómo? ¿Ein?- No te creas que es tan raro, y hay mucho tío solo, y mucha oportunista que sabe a qué pardillo picar. Que estés solo, no es excusa para que hagas el capullo y encima a petición suya. Si sale de ti, me callo la boca, pero descarta a toda aquella que en una primera cita, señale con el dedo a un escaparate y te diga –Quiero ese bolso- o lo que sea, puedes considerarlo una falta de respeto en toda regla. Si pasas por ese aro, entonces no la culpes ¿quieres ser un pagano? Te va a salir más barato acudir a una profesional del sexo, sabes a lo que vas y al menos saldrás follado. Un detalle importante, la que pide y sabe pedir, utiliza mucho el tacto para convencer.

Está contigo, pero coge el móvil cada dos por tres, dándole a mensajes o al wassup. A ver, con matices ¿OK? Si es divorciada, o madre soltera y tiene los niños cuidándoselos alguien, lo normal, insisto lo normal y lo natural, es que esté pegada al móvil. Mala señal sería si no fuera así. Lo entiendes ¿verdad? Si hay una urgencia con los niños, ella tiene que estar. Pero si ella es soltera, está en una primera cita contigo, y empieza a agarrar el móvil a la mínima que chiste, se pone a hablar con una amiga, a mandar mensajitos contigo enfrente, a darle al wassup o corta una conversación importante o interesante porque le está sonando cada vez con un pretexto… pasa de ella en toda regla, es una maleducada y este comportamiento no es correcto, ni de saber estar. Tampoco por sí sola, no la veo razón para descartarla, puede corregirse o hacérsele ver, pero si además de esto hay más… it’s up to you man!

Si te das cuenta que te ha ocultado información importante: –Tengo dos hijos ¿no te lo he dicho?-, o –Estoy en paro ¿no te lo he dicho?-, o –¿Te dije divorciada? No, separada, me estoy separando…- igualmente descartada. Y no por el hecho en sí, que a todos nos puede pasar de todo; que aquí no estamos poniendo matrículas ni letras escarlata, si no porque ella sabe que si te lo suelta de primeras, no vienes a la cita… o perderás el interés. De igual forma y como bien sabes, si tú eres honesto, claro desde el principio y le haces saber lo mismo, o sea… que estás divorciado, que eres separado, que tienes hijos, o que estás en paro, ella desaparecerá misteriosamente en un segundo. Es más, es que ni va a quedar contigo. Te recuerdo que estás tratando con una mujer, no con una amiga tuya de toda la vida, ni con tu madre, ni con tu prima, ni con tu hermana. Y las tías, el estatus no lo perdonan.

Si habla mal de su ex, o echa pestes de personas que están en su vida, en el momento presente y el en el pasado. Directamente te levantas y te vas ¿por qué? Sabes que tú vas a ser la siguiente mierda en su lista, y que a esta tía no la aguanta ni dios. Estas son las peores de todas, todo es malo menos ellas, que son las víctimas. Manipuladoras de primer orden, especialistas en culpar de todo lo que les pasa a todos aquellos que la rodean: víctimas desde el minuto cero, que justificarán lo injustificable y defenderán lo indefendible en pro de cualquier beneficio o aire que les de, para que después vayas tú, y te partas la cara con quien sea. ¡Cuidado! Que todos somos pecadores, y de cometer fallos no se salva nadie ¿Se va a salvar ella? ¿está libre de pecado como la Virgen María? Lo dudo mucho

Te habla del sexo con su ex y lo pone por las nubes. Esto es algo que hace para encajonarte desde el minuto cero y amoldarte a solamente lo que le apetezca, ver cómo reaccionas ¿Cuál debe ser tu respuesta? –No entiendo, entonces por qué lo dejaste con él ¿y por que no volvéis si funcionabais tan bien en la cama?- también le puedes decir que la tienes pequeña como un dedal, a ver qué cara pone ella. No compitas nunca con estos comentarios. Esto, tampoco es para descartarla, pero si se junta con dos perlitas más de las que estamos hablando, sean cuales sean… igual sí es para pensárselo.

¡ERES MALA COMO UN DOLOR!

Tú la invitas y ella no mueve un dedo en toda la cita, dando por hecho que eres el pagano de la fiesta. Insisto, tú la invitas a cenar, y lo haces encantado –Joder ¿por qué no la vas a invitar a cenar? Si es lo suyo- la cosa no va por invitar o no invitar ¡ojo! pero  ella… simplemente, no mueve un dedo. Lo da todo por hecho, hasta la propina del guardarropa. A esta le levantas el dedito de en medio ¿por qué? Porque nada se da por hecho. Esto más que en una primera cita con una chica, o primera cita por Internet, es más propio de las agencias. Pueden darse casos en los que el hombre que se presenta no es del agrado de ella, y al menos, ella quiere llevarse la cena, las copas y el taxi “por las molestias ocasionadas”. Si ves que ella no pretende participar absolutamente en nada, o que ni si quiera tiene intención, pide la cuenta directamente y lárgate. No pierdas ni tu tiempo ni tu dinero, con una tía que solamente está posando y esperando a que termine la cita. ¿Por qué pasa esto? En las agencias, las mujeres se comprometen a presentarse a las citas, para que les sigan presentando hombres, y esto… pues hay algunas que lo llevan mejor que otras (me refiero a rajarse en el último momento). Si el hombre que les proponen no les hace gracia, pues al menos la cena ¿no? Ese es el chip.

Te pregunta cosas como ¿cuánto ganas?, si vives de alquiler o en propiedad y si tienes coche propio –¿Perdona? ¿me quieres conocer a mí o saber mi saldo disponible? ¿ya estás haciendo cálculos?- No te creas que es tan extraño que te lo pregunten. El coche de los tíos que las rondan, es algo de lo que ellas hablan y no te equivoques: ellas le dan mucho más peso al valor del coche que tú. Te digo lo mismo que antes, con matices: si lo que busca es una matrícula de lujo o un estatus en lugar de un hombre. Nunca vayas con el cuánto tienes o cuánto ganas como tarjeta de visita, porque serías tú mismo el que se encajona como proveedor, pagador o pagano, y recuerda que siempre puedes devolverle la pregunta -¿Y tú? ¿Cuánto ganas tú preciosa?- Igual tampoco estaría mal saberlo.

Te pregunta más de una vez si tienes pareja, o te hace ver que sospecha que tengas pareja, o desconfía: esto es algo que me ha pasado a menudo, sobre todo en citas concertadas por Internet. Con una vez que te lo pregunte, espántala. Puedes estar al 99% seguro que ella tiene pareja, novio, amigo con derecho o como lo quieras llamar. Puedes estar seguro, que algo hay, y te pregunta si la tienes tú para equilibrar la balanza de su conciencia y no ser “la mala”. Si tienes pareja, o ella intuye que la tienes, se sentirá justificada y follareis aunque ella también tenga algo, porque precisamente para eso ha quedado. Probablemente se trate de one night stand, una bronca con su pareja, o que simplemente el novio o colega está de viaje o de despedida de soltero (esta última es una excusa que a ellas las justifica de forma automática). Esto más que para una aventura en el tiempo, corresponde a ligue de una sola noche; por eso mismo, si no es lo que estás buscando, carta blanca para descarte. Si no tienes pareja, te debería dar igual, sobre todo sabiendo que es polvo de una noche y el problema en todo caso es suyo.

Lo más importante de todo esto, no es que lo grabes en un mármol y se lo plantes a todas las tías que se te pongan delante, en plan tabla de la ley de los diez mandamientos… porque entonces, querido amigo: no pasa ni una, pero ni una ¿eh? Lo que sí es importante, es que sepas con quién estás tratando y qué juego estás dispuesto a asumir. Todo depende de ti en este sentido, en qué tablero estés dispuesto a jugar, lo que estés dispuesto a aceptar y QUE NO TE FALLE EL CRITERIO POR PRISAS O ANSIAS DE FOLLAR, que esto es a menudo lo que más te cuesta, y lo que ellas saben instrumentalizar mejor. Claro… ¡así nos va! No comulgues con ruedas de molino, simplemente sé fiel a tu criterio en todo momento, y con el tiempo te vas a dar cuenta, que es cuestión de saber exactamente lo que se quiere. A veces no es fácil, saber lo que se quiere me refiero, por conocer poco mercado, o mantenerse firme por hambre, pero seguro que toda esta retahíla, te ayuda a saber qué es lo que no quieres. No entres en el juego perdiendo ¿OK? Te lo dice un amigo.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada