WELCOME TO SPAIN: CUNA DEL CACIQUISMO, LA TRAMPA, ZANCADILLA, CARAMBOLA Y EMPUJÓN

 Recuerdo que de ser no tan pequeño, y ya con un poco de raciocinio, vi a un curioso individuo por TV que despertó mi atención. Estaba apareciendo si no recuerdo mal en la cadena que por aquel entonces ya era la preferente para los programas de corazón y las galas del “porque sí”. Aparte de tener una mirada, por así decirlo,  curiosa, debida  aun estrabismo que no dejaba indiferente a nadie, no sabía exactamente a qué tipo de profesión asociar a semejante personaje, ya que no me sonaba ni a humorista, ni a político, ni a actor, ni a nada. Dentro de mi cada vez menos abundante inocencia, pregunté a mi padre que en ese momento estaba en el salón –Papá ¿este tío quién es? ¿por qué sale tanto por la TV últimamente?- A lo que mi padre respondió  –Ese, es el Dioni- Entonces, por el nombre pensé, que quizás fuese un torero, que por la edad bien pudiera estar retirado, pero quise cerciorarlo –¿Y este tío era torero?-No Miguel, este tío se ha hecho famoso por robar un furgón blindado- respondió mi padre con impasibilidad. Después me enteré que ese robo, provocó que la empresa para la que trabajaba este tío, se fuera a la bancarrota, llevándola a su desaparición. Pues bueno, a este señor le ha dedicado una canción Joaquín Sabina llamada “Con un par”, ha sacado un disco, dos libros, montado tres bares y que yo sepa, ha sido colaborador en varios programas televisivos y detenido por narcotráfico. Pues no, este tío no era torero aunque como tal se le haya tratado. ¿Qué coño pasa aquí?

Para empezar, te voy a soltar una de mis padrinadas, o sea, lo que me soltaría mi padrino acompañado de una más que probable colleja: AQUÍ EL PRIMERO EN PEDIRTE JUSTICIA VA A SER EL DIABLO. ¿Por qué te suelto esto? En un país donde la norma es que trabajando te mueras de asco, pagando impuestos, pierdas salud y poder adquisitivo conforme el mundo avanza… ¡qué te voy a contar! El que triunfa es que el que salta a la torera la normativa, el “listo de urbanización”, el tramposo, el trepa, el avispado de la familia, el cuñado enterado y el que se cuela en la fila, y alguno que otro que ya tiene desde la cuna, pero que quiere más de lo que le corresponde. Estos son los que reciben reconocimiento público.

Estamos en un país, en el que el justiciero es inhabilitado; mientras el que se paga los trajes es liberado públicamente, y pasa por fases de reconocimiento que rozan lo trascendental. En una nación en la que no hace falta ganar las elecciones para gobernar, en el que el de arriba se va de putas con el dinero de las arcas públicas, y que además… lo hace en tu cara. Un país donde a un tío en estado de embriaguez, que atropella a una persona y la mata, recibe más de cien mil euros en una entrevista en prime time. Y bueno, hablando de TV, ya los niños españoles no quieren ser bomberos, ni las niñas médicos… ahora quieren salir en Gran Hermano. Y ser colaboradores en tertulias televisivas.

¿Sabes qué quería ser yo cuando era pequeño? Quería ser futbolista. Bueno, que no tiemblen los cimientos de la tierra, que siempre nos quedará el deporte ¿verdad? Por no decir, que aquello de AL PUEBLO PAN Y CIRCO, es una verdad como un templo, un templo tan grande como el patrimonio de la Iglesia Católica Española, que especulaba en Gescartera, pero… volvamos al Deporte, que no está todo mal. Por fin campeones del mundo, por primera vez en la historia, mientras por el camino nos van vaciando los bolsillos. Da igual, yo me pongo la roja y se me olvida todo. Se me olvida el fraude, se me olvida que cada vez es más difícil llegar a fin de mes, se me olvida que las trampas son por así decirlo, el pan nuestro de cada día, y que además hay escenarios que se mezclan. ¿Cómo que se mezclan? Podrás pensar ¿qué dices? No pasa nada, vamos ¡repite conmigo!

¡TOT EL CAMP ÉS UN CLAM!
 Anda, quien lo diría, de casta le viene al galgo ¿está todo conectado? Claro que es MÉS QUE UN CLUB, es una fábrica de... (lo dejo a tu elección). Está visto cuáles son los valores del club. Aparte que hay imágenes que no tienen precio, hay mucho más en la parte del iceberg oculta bajo el agua, que en la punta. Y si por ponerte un ejemplo, un tío le mete el dedo en un ojo a otro, y eso es portada de prensa, es porque desgraciadamente, eso interesa más que una estafa mediática deportiva comparada con antelación en los despachos. De pequeños nos decían, que el deporte es sano, el deporte es salud… ¿y ahora qué es? Es que no se salva ni eso ya. Cuando hacíamos la primera comunión, prometíamos que no íbamos a pecar más y nos regalaban un balón oficial de la liga. Ahora dices que no vas a pecar más con treinta y tantos… y eres gilipollas, y encima en vez de regalarte algo, te lo quitan. Pero no te preocupes, que la culpa la tiene el otro seguro, aunque tengan que pitar una falta con la espalda por primera vez en la historia, o defender lo indefendible, justificando lo injustificable, para que las cuentas cuadren, y el que juega según las normas, o sea tú, palme.

TÚ TRANQUILO, SI LA COSA SE PONE CHUNGA… ¡TIRATE!
Ya sabes, lo primero que tienes que hacer, si eres español, es tener un despacho aunque no gestiones nada, buenas dotes teatrales, para cuando te pillen, que parezca que eres la víctima y quedes bien delante del público, porque de eso se trata ¿para que vas a esforzarte si nadie te lo va a reconocer? Aquí tiene que parecer que orinas colonia, que todo te sale más barato, caer simpático y esforzarte lo mínimo, para que parezca que eres más inteligente que los demás. Y bueno, si hay una cámara delante, mejor que mejor… así lo verá todo el mundo. La verdad es que no sé para qué te cuento esto, solamente es un popurrí de los míos. Cosas mías nada más ¿verdad? Aún así, siempre habrá un Mauricio Colmenero, que te dirá aquello de ¡COMO ESPAÑA EN NINGÚN LADO!


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada